sábado, 27 de abril de 2013

Paciencia y barajar


"No están estos tiempos, amigo Sancho, para pesimistas y añorantes, así que mira al frente, espolea y cabalga..."


Tras el Consejo de Ministros de ayer se confirmaron las malas noticias, que no por previstas son menos malas. Efectivamente ayer en la rueda de prensa posterior al Consejo se nos presentaban las nuevas previsiones económicas que son, para que vamos a engañarnos, francamente malas. Es cierto que el nuevo plan nacional de reformas que se pone en marcha, nada tiene que ver con el que se implementó hace un año, no hay tijeretazo, no se producen los recortes en el gasto público, ni las subidas del IVA y el IRPF que la legión de agoreros advertía se iban a poner en marcha. Pero las noticias siguen siendo muy malas. 


Nos anunciaron que se aprobarán impuestos medioambientales y se subirán los especiales, pero no los hidrocarburos, ni los que afecten a la hostelería. También se retocará algo del impuesto de sociedades y se establecerá un impuesto sobre los depósitos que en principio afectará a las entidades bancarias y la bajada del IRPF que estaba prevista para el año que viene se atrasa hasta el 2015. Y también se retrasa con la bendición oficiosa  de la UE, el objetivo de reducción del déficit, fijando el 2016 como fecha para que alcancemos el tan deseado 3%.


El gobierno prevé que nuestra economía se contraiga a lo largo del presente año un 1,3% en lugar del 0,5 previsto y entiende que en el 2014 empezará a tener un pequeño crecimiento positivo. El ministro Guindos afirma que las previsiones son muy rigurosas y que en todo caso se han calculado de manera “extremadamente conservadora” asunto en el que están de acuerdo los analistas económicos que entienden que el gobierno se ha curado en salud y ha llevado a cabo las previsiones desde un punto de vista exageradamente negativo.


Creo que fundamentalmente debemos considerar dos aspectos. En primer lugar la retracción de nuestra economía que obliga a tomar estas medidas responde a un fenómeno general de la economía europea. Hace bien pocos días comentaba que Francia, Reino Unido, Italia e incluso la todopoderosa Alemania habían tenido que revisar sus respectivas previsiones a la baja. Por tanto este frenazo que nos vuelve a castigar no es un problema que sólo nos afecte a nosotros y teniendo presente que Europa crecerá de acuerdo con las previsiones de la CE y el FMI, desde el comienzo del año 2014, lo mismo debe suceder con nuestra economía.


El segundo aspecto a considerar es el del paro. Ese sí es un problema que afecta de manera particular a nuestro país. Las cifras nos dicen que, incluso cuando la economía funcionaba muy bien en nuestro país, sufríamos un paro que nada tenía que ver con el de nuestros vecinos europeos. Ahora cuando estamos tan mal, a pesar de que el fenómeno se ralentiza, el empleo no reacciona y seguiremos sufriendo un paro muy elevado, en torno al 25%, a lo largo del 2014 y muy probablemente permanecerá más o menos igual en el 2015.


Esto es lo que hay, una situación peor de la prevista que obliga a adoptar medidas, aunque ya se ha advertido que la política económica no va a cambiar. El gobierno entiende que el camino que  tomó es el adecuado y va a seguir por la misma senda.


Las reacciones son distintas según sea quien opine. Si escuchamos a la opinión pública expresada, que no es la misma que la sentida, todo está mal y Rajoy se equivoca. Es decir si escuchamos a los economistas de barra de bar, estamos irremisiblemente perdidos. Por el contrario el FMI y la UE entienden que España y su gobierno van por el camino correcto.


El FMI apoya sin fisuras las medidas adoptadas. Christine Lagarde, manifestó: "Quisiera expresar mi firme respaldo a los objetivos del Gobierno de España de restablecer una sólida situación de las finanzas públicas y al mismo tiempo lograr la recuperación y generar empleo" y señaló que "El anuncio del día de hoy de poner en marcha una consolidación más gradual constituye un paso acertado hacia la consecución de estas metas, y se basa en las importantes reformas y las mejoras fiscales estructurales logradas el año pasado". Un  apoyo tan cerrado me hace pensar que lo que Rajoy propone para hacer frente a la nueva situación, se parece mucho a lo que hubiera aconsejado hacer el propio FMI.


Por su parte la UE, más prudente, ha considerado que la ampliación hasta 2016 del plazo en el programa de estabilidad del Gobierno español para reducir el déficit por debajo del 3 % del PIB es lógico con su actual análisis y señaló que de acuerdo con los análisis de la propia CE, el aplazamiento resulta “coherente”, aunque se reservaron la aprobación hasta el día 29 del próximo mes, lo que resulta lógico porque independientemente de la coherencia del análisis y la corrección, la UE debe estudiar a fondo las medidas que se van a implementar, simplemente para comprobar si se corresponden con las que se nos imponen desde la propia UE. 


Así que nos encontramos con un gobierno que hace ya tiempo huye de lo de los “brotes verdes” y que de acuerdo con lo que dicen algunos analistas económicos ha calculado la situación colocándola en el peor de los escenarios posibles. Resulta curioso que cuando Zapatero y Salgado nos engañaban todos los viernes a cuenta de lo bien que iba a ir la economía, la derecha del país se indignaba mientras que la izquierda aprobaba sin reserva alguna cualquier previsión por imposible que ésta fuera.


Ahora que el gobierno es “acusado” de ser demasiado pesimista, la izquierda lo critica y gran parte de la derecha hace lo mismo. Que lo que sucede y su remedio forman parte de las responsabilidades del actual gobierno nadie lo duda. Ahora bien, afirmar que la culpa de lo que nos sucede es de este gobierno es una tontería que sólo se sostiene desde el sectarismo y la cerrazón.


En esta España de nuestros pecados hay mucha gente empeñada en afirmar que Rajoy hace lo que hace por pura maldad y que va a llevar a la ruina al país porque él y sus amigos son así de malos y van a arruinar a los españoles para enriquecerse. Bien está que eso lo sostenga la agit prop de la izquierda pero que haya gente que se las da de entendidos que afirme lo mismo, da idea de la miseria moral e intelectual que sufrimos.


No es posible sostener que un grupo de hombres y mujeres – el presente gobierno, para entendernos – altamente cualificados, con su vida resuelta, se haya unido con el único objetivo de llevar a España y a los españoles a la ruina. En primer lugar porque esas gentes viven de los votos que obtienen y con lo que están haciendo lo que se aseguran en todo caso es su pérdida.


Estamos mal, las cosas van muy despacio, el paro resulta un problema pavoroso al que no se le ve mejora y mucho menos solución, pero el gobierno hace lo que entiende mejor y lo hace “aconsejado” por el FMI y la UE a los que no les conviene para nada nuestra ruina. Y que no me vengan con tonterías conspiranoicas, a nadie, repito a nadie, ni a Rajoy, ni al PP, ni a la UE, ni al FMI, ni a la banca internacional, interesa nuestra ruina.


A ver si nos enteramos de una puñetera vez que aquí se hace lo que se puede y no lo que se quiere, que ya se encargó Zapatero de que España quebrara, entre brotes verdes, la complacida y estólida satisfacción de la izquierda y el “prudente” silencio de los que ahora gritan y patalean.


Esto es lo que hay y ahora – a la fuerza ahorcan – nos toca aplicarnos ese remedio tan viejo y que tan poco consuelo ofrece, de ejercer la paciencia mientras nos entretenemos en barajar.




6 comentarios:

  1. Pues si la verdad es que no queda otra,o ahorramos lo que otro se gastó alegremente o vamos al pozo irremediablemente,el problea es que la izquierda casposa tampoco pone soluciones,solo gastar mas,porque ponerse a levantar aceras para volverlas a poner no es hacer nada,solo gastarpor gastar y que otros (los amiguetes) se lo lleven crudo.

    ResponderEliminar

  2. Miguel, más claro, agua. Jose Luis

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Jesús, está muy claro. Rajoy es como es, se equivoca, hace cosas que no me gustan, pero evitó el rescate de España, al que íbamos de cabeza, lo sufrió Italia, pero la UE confía al menos por ahora en rajoy y su gobierno. Más lo haría si los ciudadanos mostraran su apoyo al gobierno, pero esó sí que ya es pedirle peras al olmo. Saludos y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días José Luis, te agradezco el comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Como casi siempre no estoy de acuerdo en mucho de lo publicado por usted. Pero por eso es divertido. No es verdad que el FMI avale las reformas de Rajoy, primero porque se ha demostrado que ese organismo falla mas que una escopeta de feria en cuanto a previsiones, corregidas hasta la saciedad. Lagarde ha manifestado en muchas ocasiones que los recortes y ajustes del gasto sin medidas impulsoras y de generación económica seguirán sumiendo en recesión a nuestra economía. También me gusta que siga culpando a zapatero siempre que puede de la crisis, de la quiebra, etc.... Todos sabemos que no fue culpable sino de tratar de calmar a los mercados, y de intentar salvar el estado del bienestar. España no estaba quebrada con Zapatero, no se pidió ningún rescate y no alcanzo los niveles de paro que ha conseguido este presidente con su ineficaz gobierno. España no ha quebrado ni quebrará. Y por supuesto ni que decir tiene que este gobierno es una autentica vergüenza en materia de credibilidad, de programa político y de transparencia. A día de hoy, por poner un ejemplo no existe ni rastro de la publicación de las declaraciones de los dirigentes del PP que el presidente puso como ejemplo de transparencia. Se han incumplido la gran mayoría de las promesas electorales que les auparon al poder, La secretaria general del partido inventa indemnizaciones en diferido siendo motivo de mofa europea. Nadie sano mentalmente querria que le fuera mal a Rajoy, pero es que se lo busca con actitudes filoautoritarias retrogradas.

    ResponderEliminar
  6. Amigo mío, una cosa es disentir de las opiniones, lo que me parece normal y otra discutir hechos probados. La Gerente del FMI apoyó las propuestas del Consejo de Ministros, las tiene usted en cursiva recogidas en mi artículo. Así que en todo caso no es verdad lo que usted afirma. España quebró el 27 de mayo de 2010, es público y notorio, salvo por lo visto para usted. Por otra parte usted sabe tan bien como yo que el programa electoral se hace para la legislatura, por tanto habrá que esperar,por otra recordar por ejemplo la promesa de pleno empleo de ZP que nos consiguió 5.000.000 de parados que usted añade ahora a los conseguidos por Rajoy. Está claro que no estamos de acuerdo, pero hay datos y hechos que usted no puede decir que son falsos. En fin, tampoco es que me escandalice, aunque casi lo ha conseguido con eso de que ZP lo único que intentaba era calmar a los mercados, pero al menos me ha arrancado una sonrisa, lo que le agradezco. Saludos.

    ResponderEliminar