miércoles, 13 de agosto de 2014

Podemos, peligrosos para ellos, malos para todos

Los Molinos
Ayer comentaba sobre la idea que ronda a la izquierda nacional de buscar un pacto, encabezado por Podemos, para hacerse con las alcaldías en las que el PP no consiga la mayoría absoluta. Habrá quien diga que es lícito hacerlo y por lo tanto no hay nada que oponer, los cual es cierto solo en la primera parte, porque disentir, se puede disentir y estar en desacuerdo con Podemos y con las distintas tribus ideológicas que componen esa organización es tan lícito, como lo contrario. Da vergüenza decirlo, pero los chicos de Pablo Iglesias están consiguiendo crear un ambiente en el que los únicos que pueden criticar, disentir y pensar distinto a los demás son ellos, que  a lo que se ve tienen una bula marxista-leninista que les confiere el poder de ser los dueños de la verdad absoluta.

Con Podemos o la “marca blanca” con la que se presenten a las elecciones municipales hay una duda, muchos nos preguntábamos si esa gente sería capaz de gobernar con cierto criterio un municipio, escribo en pretérito porque hoy he podido leer, que casi como el Cid Campeador que dicen ganaba batallas después de muerto, éstos han sido capaces  de demostrar su incapacidad como concejales, antes de acudir a las elecciones, lo que desde luego resulta curioso y muy aleccionador.

Y es que Podemos, por esas cosas de la inestabilidad ideológica de la izquierda radical o al menos de sus concejales, cuenta con representación en el pleno de algunos ayuntamientos en los que concejales que se presentaron por otras siglas, se identifican  en la actualidad con Podemos. Ese es el caso de Los Molinos, una pequeña población de la sierra de Madrid, cuyos habitantes se han visto obligados  a liar la mundial  para echar atrás un “proyecto” de un individuo que comenzó la legislatura acogido a las siglas de IU y que deslumbrado por el arte de los chicos de Podemos  se escuda en las siglas de un bodrio electoral conocido como  Convocatoria por Los Molinos-Podemos,  que gobierna en un pacto con el PSOE ¡con quién iba a ser! y otra organización local.

El amigo de cambiar de caballo en mitad de la carrera, parece que tiene bien cogido al alcalde por algún lugar de los dolorosos, porque el del PSOE le nombró concejal de Urbanismo, una de las concejalías "delicadas" susceptibles de crear complicaciones y problemas en cualquier alcaldía, pero ya se sabe que el PSOE pacta con el que haga falta, si así puede mantenerse en la poltrona y no le importa pagar los favores porque en definitiva quién paga es el vecino.

El concejal de Podemos, con esa tranquilidad de espíritu con la que ejercen de justicieros, decidió crear un Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos del Municipio. Supongo que para cualquiera que no sea fan de Pablo Iglesias lo de contar, para afrontar una tarea de estas características, con los servicios de los técnicos municipales sería una cuestión de cajón, pero el flamante concejal de Podemos decidió hacerlo sólo o en compañía de otros, sin que por ahora se sepa cómo fue lo del parto del catálogo, aunque he de suponer que contaría con el apoyo moral  de Marx y Lenin.

Cómo aparte de las tonterías que repiten como loros las bases de Podemos, no debe saber gran cosa, el concejal ignoró a los técnicos municipales, desdeñó la obligada prelación de las leyes que dicta que una norma no puede modificar lo que disponga otra de rango superior y rellenó incansable un buen montón de fichas con una filosofía tan extensiva que incluyó en ese catálogo a 500  de las 3.000 viviendas que tiene el pueblo, ante la sorpresa y el cabreo de los vecinos que veían como, sin comerlo ni beberlo, veían limitado el uso y disfrute de propiedades que habían sido suyas de toda la vida y que al estar incluidas en el dichoso catálogo no podían reformar o vender, pero eso sí, deberían costear los gastos de su conservación.

Ya ven ustedes como son las cosas con estos zurdos radicales, un concejal rebotado de IU, decide por su cuenta y riesgo limitar el derecho a la propiedad privada  a más del 16% de los vecinos de un pueblo y se fuma un puro, sorprendente el desprecio que por la propiedad ajena, tienen los “circulares”.

Ya pueden irse haciendo una idea del grado de capacidad que tienen los chicos de Pablo Iglesias para administrar la cosa pública. Habrá que tener cuidado, porque estos de Podemos si llegaran a mandar van a quitar o como poco disminuir el derecho a la propiedad de los vecinos allá donde manden, con el agravante que en el caso que nos ocupa el de Podemos ha demostrado que es un zote de campeonato, porque el pueblo de Los Molinos se ha lanzado a la calle y el alcalde del PSOE ha dicho aquello del Diego y del digo a toda pastilla y el catálogo ha pasado al olvido. Pero imaginen una decisión de ese tipo en una población mediana, con los vecinos “ex propietarios” por la vía “circular”, acobardados por los “voluntarios” que acudirían a defender al alcalde de Podemos en nombre de la justicia popular.

Dicen que para muestra bien vale un botón, pues ahí lo tienen, en cuanto detenten el menor poder se pondrán en marcha, ya sabemos que por ahora los jefazos procuran no pisar demasiados callos, pero en cuanto manden, aquí habrá las mismas facilidades, para que la prensa exprese libremente su opinión, que en Cuba y si hablamos de protestas ciudadanas, tan  queridas por Podemos mientras sean ellos los que manifiestan, si llegan a mandar como se le ocurra a los vecinos salir a la calle para protestar, como en Los Molinos, porque les quitan lo que es suyo, utilizarán los mismos medios de represión que usa Maduro con sus manifestantes en la Venezuela chavista.
Una Asamblea de Podemos en Orense
Si los chicos estos les hablan de libertad, miren para Orense, lugar en el que una de las asambleas ciudadanas, de Podemos, participativas, transversales, horizontales, democráticas y todo lo que ustedes quieran, ha terminado como el rosario de la aurora, porque parece que en Orense había dos “circulares” que no se comportaban como debían y había que expulsarlos o al menos no dejar que trabajaran para la organización.

Los dos justiciables, que tienen que ser dos infelices porque habían creído que estaban en una organización en la que primaba la libertad, lo que quiere decir que conocen muy mal a los comunistas, denunciaron en las redes sociales que la asamblea de Orense estaba manipulada y en ella no se dejaba participar a la gente. Y como los de Podemos son sectarios a morir pero muy torpes, decidieron montar una asamblea que se llamaba "Comportamientos contrarios a Podemos", para expulsarlos, con lo que efectivamente dejaban claro que lo que denunciaban los dos ilusos era absolutamente cierto.

Total que de los cincuenta “circulares” que se reunieron para organizar el auto de fe leninista, tras distintas broncas, insultos y amenazas varias, terminó con cuarenta amantes de la disciplina marxista sentados en la plaza, diez ciudadanos que avergonzados se marcharon. Los dos reos sufrieron distinta suerte, a uno que se fue de allí tras llamarlos fascistas, estalinistas y serviles, se le expulsó sin que mediara votación, que eso de votar en una asamblea debe ser una mamarrachadas fascista y al otro se  le apartó cautelarmente del partido, lo que me recuerda irremisiblemente la medida que se tomaba en la Rusia estalinista con los que, aunque no lo sabían iban a terminar en Siberia o fusilados en el patio de una cárcel, a los que se apartaba de las actividades del Partido.

Así que un día más, Podemos da que hablar. Ha conseguido que los vecinos de un pueblo se amotinarán contra su concejal, que había intentado imponer en Los Molinos el concepto de propiedad “popular” y en Orense han demostrado cómo se las gastan con los que se atreven siquiera a respirar a destiempo, aunque sean de los suyos.


Dios nos libre si llegan a gobernar, los propietarios iban a ser carne de okupas con acta de concejal  y los que están señalados como enemigos de la organización, que se vayan atando  los machos, que esa gente es mal ganado, ahí están los hechos de hoy para demostrarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario