domingo, 17 de agosto de 2014

Podemos y sus problemas de desarrollo


Llevo escritos ya unos cuantos comentarios sobre Podemos y a cada día que pasa y  a cada comentario que escribo sigue habiendo cuestiones en el nuevo partido que me sorprenden. Por un lado está la inmensa capacidad de Pablo Iglesias para generar unos sentimientos radicalmente opuestos entre los ciudadanos, es todo o nada, los que están a favor de las tesis  de Podemos, no atienden ningún tipo de razonamiento que sostenga que hay cosas en ese partido que están mal. Para ellos todo es maravilloso y las críticas que se les hacen, dicen que nacen del miedo que sienten los defensores del sistema que pretenden perpetuar la corrupción y la casta y temen que Podemos se haga con el poder.

Frente a los adoradores del proyecto que profesan una latría sorprendente a todo lo que diga o haga Iglesias, están los que por el contrario no reconocen nada bueno, ni en la organización, ni en sus dirigentes. Dirán ustedes que también habrá indiferentes, gentes a los que Podemos y los “circulares” no les den ni frío ni calor, pues no sé qué decirles, los habrá, pero deben ser como las meigas, que haberlas haylas, pero nadie las ha visto, en todo caso creo que los indiferentes al fenómeno Podemos deben sentirse una inmensa minoría, si se me permite el oxímoron.

No es razonable ni una postura ni la contraria. Nada puede ser totalmente malo o bueno, ningún ser humano puede acertar siempre, pero tampoco  puede equivocarse eternamente, creo que a los de Podemos les ha faltado tiempo y llegará un día en el que no se equivoquen. Hablando de errores y aciertos, resulta curioso que sean los propios dirigentes de Podemos los que señalen defectos fundamentales en la organización, sin que los  felices adoradores del culto “eclesial” se den por aludidos y mucho menos acepten que alguien fuera del ámbito de iniciados se atreva a comentarlo.

Hay una circunstancia inevitable que  crea problemas a los líderes  y a la propia organización; una cosa es lo que organizaron de cara a las elecciones europeas y otra muy distinta la que tienen que afrontar de cara a su actuación en la política española y sobre todo en las elecciones municipales. Les guste o les disguste, van a tener que “homologar” su organización y sus procedimientos a los que tienen los partidos políticos de siempre.

Otra cuestión que complica la vida la vida a los líderes de Podemos, nace de esa organización horizontal basada en Círculos que emergen espontáneamente y que utilizan el método asambleario, que a los "circulares" convencidos les parece el mejor y más democrático sistema de los existentes, lo que es absolutamente falso. La asamblea es un procedimiento  poco democrático y sobre todo poco fiable, cualquiera que sepa de qué va el tema, reconocerá que las asambleas son fácilmente manipulables.

El procedimiento les ha sido muy útil,  iba más o menos bien, hasta que ahora comienza a crearles dificultades. Es el propio Pablo Iglesias el que reconoce que no se puede estar todo el día consultando a la base. Lo que sucede es que esa organización dispersa, diluida, le viene muy bien al líder de Podemos para evitar el nacimiento de líderes regionales, los barones de toda la vida, que surgirían como setas, si la organización fuera parecida a la que tienen los partidos tradicionales.

Resulta clarísimo que a Iglesias le conviene ejercer el poder desde su puesto de líder máximo y evitar que comiencen a surgir personas con capacidad de liderazgo, que le puedan hacer la competencia. En la participación popular y la horizontalidad  se  busca diluir el poder de todo lo que no sea la ejecutiva del partido. Es un problema que tienen que resolver en Podemos más pronto que tarde, pues a cada día que pasa se oyen más voces que reclaman una mayor participación de los militantes en el manejo de Podemos.

En ese sentido el otro día preguntaba un ciudadano a Iglesias, en “la rueda de masas”  que se celebró el pasado 29 de julio, qué medidas se habían tomado para asegurar la participación de la militancia. El líder de Podemos, que tiene una capacidad casi infinita para irse por los cerros de Úbeda y no contestar a lo que se le pregunta, cuando no le interesa, contestó muy serio que: “En la actualidad” y a la espera de lo que se decida en la Asamblea de octubre, “las decisiones que se toman emanan del consenso del programa electoral”. Que está muy bien lo del consenso, pero lo importante de ese acuerdo  es saber quiénes son los que consensuan, que no son otros que la comisión ejecutiva que se creó a la medida el propio Pablo Iglesias. Es decir y hablando en cristiano en lugar de circular, en Podemos se ha apostado por mantener un órgano ejecutivo centralizado que decide sobre lo importante, sin contar con los Círculos regionales y consecuentemente sin que la militancia pueda intervenir.

Otro problema acuciante es el económico, decía yo en un comentario anterior, que a partir de su éxito no creía que tuvieran problemas a cuenta del manejo del dinero, porque irían con mucho cuidado y opinaba que realmente el problema podría estar en los movimientos financieros producidos antes de las elecciones. Por lo visto en el pre borrador  que se llevará a la Asamblea Ciudadana para su discusión, se puede leer que “La manera en la cual estamos actuando y funcionando los círculos financieramente no es demasiado ortodoxa, se podría calificar como irregular en cuanto al manejo de los fondos, y este hecho pudiera causarnos algún problema”.

Hay gente en Podemos que se han apresurado a explicar que irregular no significa lo mismo que ilegal, lo que es muy cierto, aunque el consuelo sea más bien pobre, porque lo que sí está claro es que todo lo ilegal es irregular, así que a buen entendedor, pocas palabras bastan, habrá que ver hasta dónde llegaron esas “irregularidades”.

Lo que ha sorprendido a propios y extraños ha sido la decisión que ha tomado la dirección de Podemos de cobrar una cuota a sus afiliados, en primer lugar porque no tienen, o así lo manifiestan muchos de los que se apuntaron para poder votar en la Asamblea Ciudadana, cómo lo habían hecho para votar al órgano ejecutivo que gobierna Podemos o para decidir los candidatos a las europeas. Nada se decía entonces de pagar y nada decían desde Podemos que la petición supusiera una afiliación y hay quien se niega a pagar o a considerarse afiliado, un concepto que repugna a algunos, que no aceptan el necesario proceso de homologación de Podemos, para poder competir en el campo electoral.

Por otra parte resulta difícil aceptar la sorprendente decisión tomada de manera centralizada y sin contar para nada con la militancia. Cambiar el modelo al objeto de mejorar su financiación me parece una cuestión con el calado suficiente como para que el asunto estuviera incluido en ese pre borrador que se discutirá en la Asamblea. Sin embargo en Podemos, Iglesias y los suyos, han decidido tomar el camino de gobernar por decreto y eso se acaba pagando.

Como decía, problemas derivados de la equiparación de Podemos al modelo tradicional, impulsada por la necesidad de competir electoralmente en igualdad de condiciones, unas municipales necesitan de un presupuesto que no se consigue a través del modelo de los "micro créditos" que hasta hoy han utilizado. Pero por mucho que lo adornen a golpe de semántica y oratoria, recortan la horizontalidad, disminuyen la capacidad de la militancia en la toma de decisiones, crean afiliados para que paguen una cuota, como todo el mundo y como todo el mundo ingresarán esa asignación en un banco, lo que supongo les parecerá un pecado mortal a muchos de sus ¿afiliados? o lo que sean.

Quizás para que no se hable de estas cosas, Pablo Iglesias que ha vuelto de sus vacaciones con ganas de salir en titulares, en una entrevista afirmó que “Jesucristo sería de círculos, habría estado en Podemos”. No sé bien qué diablos busca un leninista convencido metiéndose en semejante jardín, pero por la boca muere el pez. Aceptemos lo que dice Iglesias, es más, yo añadiría que Jesucristo fue crucificado por los poderes fácticos, los romanos, Herodes y la casta sacerdotal, lo que le vendrá muy bien a Iglesias. Pero de lo que se ha olvidado este chico  es de señalar que fue el pueblo, la voluntad popular, los que decidieron que se crucificara a Jesucristo en lugar de Barrabás.

Por lo tanto siguiendo el razonamiento y la peculiar interpretación histórica de Iglesias, aceptemos que Cristo estuvo en Podemos, pero fueron los del Círculo Jerosolimitano del Barrio Viejo de Jerusalén, junto a otros militantes de Círculos diversos que estaban en aquella ciudad para celebrar la Asamblea Pascual de Podemos, los que le mandaron a la cruz al elegirlo, en lugar del ladrón de marras.

Qué como es sabido, dónde las dan, las toman.


1 comentario:

  1. Para mi "Podemos" no tiene nada bueno, lo siento. En realidad es una clara refundación del comunismo.

    Hoy en día, la palabra comunismo o incluso decir "marxismo-leninismo" no resulta atractiva para los pobres incautos a los que se quiere hacer caer en la trampa y por eso todo este nuevo lenguaje. En Iberoamérica se ha puesto de moda el decir "Socialismo Bolivariano" o "Revolución Bolivariana" (algo que además demuestra la poca cultura de una gran masa de población ya que Bolivar era un auténtico liberal y su pensamiento en nada se parece a cualquier tipo de socialismo, ni siquiera a la social-democracia) y aquí en España se han inventado estos rollos tan "modernitos" de "Democracia Directa", "Asamblea Popular", etc., etc., pero no es más que eso, cambio de palabras. Digamos que han modernizado el vestuario, ahora en lugar de gorra, chaleco de pana y apalgatas, son "chupas", camisas por fuera, vaqueros, coletas... todo muy hippy, muy progre, incluso rockero pero no es más que eso, el envoltorio, en realidad, es, simplemente, comunismo del de toda la vida y los activistas no son otra cosa que bolcheviques igual de salvajes y violentos que los de la primera mitad del pasado siglo o los del "Mayo francés".

    Y el solo pensamiento de que esta gente pueda llegar a tener parcelas de poder es aterrador pues nos iriamos,como mínimo, a la Venezuela actual pero eso solo es un paso, el final sería una "Unión de Repúblicas Socialistas Ibéricas".

    Así de clarito.

    Salud.

    ResponderEliminar