viernes, 22 de agosto de 2014

Podemos se fue a la mili y… perdió el paso



No pasa día sin que los líderes de Podemos den ocasión al comentario. Dedicados fundamentalmente a vender su imagen, la cúpula de Podemos necesita poner en circulación asuntos aunque su contenido no tenga demasiada enjundia, tampoco sus “circulares” son demasiado exigentes y conviene hablar de lo que sea para tapar los comentarios sobre la inquietud existente entre numerosos grupos de militantes de Podemos, que empiezan a pensar que les han vendido una moto que no es la que ellos creían y que lo de la horizontalidad y lo de la democracia directa no es en realidad como se lo habían contado y lo mismo sucede con la participación de la militancia y los Círculos para manejar, lo que en su momento fue organización política, pero que ya es un partido prácticamente igual a los de la “casta”.

Es cierto que hay un mosqueo evidente en el seno de los "circulares" a cuenta del excesivo protagonismo de Pablo Iglesias y las bases no están contentas; los emperadores romanos cuando les pasaban cosas parecidas inventaron lo de “panem et circenses” que les dio muy buen resultado y los de Podemos se han inventado los de las declaraciones grandilocuentes y las tertulias, que vienen a ser como el circo romano, pero en menos civilizado.

El fuego lo rompió como casi siempre Juan Carlos Monedero, que es como el Juan Bautista de Pablo Iglesias. En ese papel en una asamblea del Círculo de Podemos de Hortaleza afirmaba que la organización contaba con Círculos (en plural) de Podemos en el Ejército y en la línea argumentativa que tanto les gusta usar, de que se les tiene miedo, afirmó que se “iban a llevar un susto”, aunque no aclaró quiénes eran lo que se iban a asustar y sobre el número de militares dijo simplemente que creía que eran bastantes.

En España de siempre la izquierda ha sido profunda y cerrilmente antimilitarista, pero Iglesias y Monedero, bien que leninistas, han pasado por otro mundo distinto al nuestro y han conocido de primera mano cómo se hace una Revolución utilizando a un ejército convenientemente adoctrinado por sus mandos intermedios, como sucedió en Venezuela, supongo que por eso y por el asunto de marear la perdiz  para que no se hable demasiado de lo de la Renta Básica Universal o de la Asamblea Ciudadana de otoño, es que sacan a relucir un tema que de ser cierto, guardarían en el más profundo de los secretos.

Personalmente opino y por tanto lo que voy a decir es discutible, que será cierto que han montado su círculo con algunos militares que desde luego no parecen muy listos porque aunque no tengo el gusto de conocerlos sí he podido leer tres o cuatro perlas que debemos a su ingenio y sabiduría y francamente si yo fuera el que mandara en Podemos, se los mandaba empaquetados con un lacito al PSOE.

Dicen los podemistas de caqui “Nuestro patriotismo no es el clásico de una bandera rojigualda y adhesión al movimiento nacional. Tampoco es defender a los que nos han llevado a la ruina ni a los poderes económicos. Nuestro patriotismo y compromiso es con el pueblo”

Lo que dicen, más parece la afirmación de un rancio  antimilitarista de esos de toda la vida, eso sí, matizada por el oportunismo más descarado, que la que puedan hacer unos militares que pretenden mejorar al ejército español. No hay nadie que pueda creer que el ejército de hoy en día base su patriotismo en la adhesión al movimiento nacional. Bueno nadie no, los “podemistas” de caqui sí. A saber de dónde los habrán sacado, porque pretender que la gente crea que el ejército español defiende “a los que nos han llevado a la ruina y a los poderes económicos”, resulta harto difícil. De hecho hasta Abundio, famoso tonto nacional, sabe que no es cierto.

En primer lugar proponen, que se respete la aconfesionalidad del Estado y que por tanto las Fuerzas Armadas se desvinculen de cualquier ceremonia religiosa. Personalmente no estoy de acuerdo, hay ejércitos de todo el mundo en el que se celebran ceremonias religiosas pero ahí, aunque se les vea el plumero, no voy a entrar, es una opinión y por tanto ahí queda. Sin embargo cuando tocan su segundo tema en importancia, tal como ellos mismos han dicho, es cuando te das cuenta que los del Círculo militar no tienen ni idea de cómo funciona un ejército, sea el español, el de Corea del Norte o el cubano. Los tipos estos que pretenden reformar el ejército, piden la no exclusión de aspirantes a formar parte del ejército sea por cuestión de edad o discapacidad.

O sea que los reclutas, aspirantes a oficiales y suboficiales, o los camaradas aspirantes a soldados podemistas, “responsables” y comisarios políticos podrán tener la edad que tengan el día que les dé el avenate de irse al ejército y podrán sufrir la incapacidad que sea, sin que ello tenga nada que ver para su aceptación. Me parece una barbaridad, a mí y a cualquiera que entienda que los ejércitos de todo el mundo se nutren de personas sanas y jóvenes, aunque los circulares estos se acaben de inventar otro modelo, que no funcionaría de  ninguna de las maneras, seguramente será a lo que aspiren, debilitar a la mayor parte del ejército y montar unas unidades “selectas”, tipo Quinto Regimiento de la Guerra Civil, para que actúe de guardia de corps de los dictadores de turno.

Piden la implantación de nuevos códigos de respeto y la supresión de los roles de superioridad existentes entre los diferentes grados, además de la anulación de las oposiciones como requisito para validar un ascenso. Y aquí ya lo del plumero pasa de castaño oscuro, los ascensos serán supongo yo por la cara, por el tiempo de servicio o por ser el que tenga más puntos circulares. La milicia es una profesión eminentemente técnica, los sistemas de armas, las transmisiones, los equipos logísticos, son mecanismos delicados y complejos que necesitan gente muy preparada y ahora estos pretenden que no se ascienda por oposición o curso, sino utilizando otro procedimiento que no explican, porque lo que preparan no se podrá explicar.

Los podemistas de caqui son militares, dicen, patriotas, afirman, pero amigo mío, con las cosas de comer no se juega y serán de izquierdas, progresistas y solidarios, pero quieren cobrar horas extraordinarias y que no les cuenten penas. Para ello piden la equiparación de los militares con los privilegios (sic) que disfrutan otros funcionarios, lo que les retrata perfectamente. Para cerrar las brillantísimas propuestas, proponen la eliminación de la sanidad militar a favor de la civil, con lo que demuestran que no saben de qué va la vaina compañero, como diría un soldado bolivariano. La sanidad militar funciona porque en situaciones tácticas, pongamos que en el Líbano, el recluta Regúlez no puede ir a su médico de cabecera para que le cure unas anginas, o si al soldado Rodríguez, un irregular afgano le mete un tiro entre pecho y espalda, el SAMUR no puede ir a atenderlo. Es por eso que hay sanidad militar, pero ya digo, éstos deben ser del ejército andorrano o no sé yo de donde diablos los habrán sacado.

Me han dado una alegría, cuando los de Podemos hablan de economía siempre me ha dado la impresión que disparataban, pero no soy economista. Cuando hablaban de reformas, me sucedía otro tanto, pero ahora con estos del Círculo Militar de Podemos ya sé que mi impresión era cierta, porque de lo militar entiendo y las propuestas de esta gente son infumables, simplemente por cuestiones relacionadas con el sentido común que conste. No he hablado de la patria, de la bandera, de la disciplina, del honor, del sacrificio, de la entrega, de la subordinación, he hablado de los ascensos por la cara, de que los aspirantes a militar puedan ser como Dios los haya hecho, con capacidad física para ejercer su profesión o sin ella, sin que la edad signifique nada en su admisión, he hablado de que quieren cargarse la sanidad militar y va a tener que ir el SAMUR a atender a los militares, por esos mundos de Dios con lo mal que está el tráfico y eso sí, quieren que les paguen las horas extraordinarias.



Me parecen unos impresentables por ignorantes y me consuela, porque me demuestra que todo lo que propone Podemos tiene que estar a la misma altura, ya saben, por si no quedara claro, a la del betún.

1 comentario:

  1. Son absolutamente patéticos, auténticos retrasados mentales profundos pero precisamente eso les hace mas peligrosos porque, y en las redes sociales lo estamos viendo, hay un montón de gilip... que se tragan a pies juntillas todas estas majaderías y mamarrachadas, se ponen francamente histéricos y violentos cuando les haces la menor crítica y además tienen a sus líderes como auténticos mesías salvadores.

    Si, son patéticos, son mamarrachos, son majaderos pero no se les debe infravalorar, eso sería un gravísimo error porque también son, PELIGROSOS.

    ResponderEliminar