viernes, 1 de agosto de 2014

Podemos, su imagen y la economía

Mitin de Podemos en Córdoba, campaña elecciones europeas
Lo comentaba hace un par de días, aunque al ciudadano de a pié le pueda parecer que mayo de 2015 está lejos, lo cierto es que las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina, al menos para aquellos que pretendan presentarse a ellas. El tiempo apremia y Podemos tiene mucho trabajo por delante si quiere presentarse a esos comicios y conseguir un resultado que le permita presentarse a las generales del 2016 como alternativa real a los partidos tradicionales.

Señalar una cuestión muy importante, Podemos vive, políticamente hablando, exclusivamente de su imagen. Hay que considerar que cuatro meses antes de las elecciones esta organización era prácticamente desconocida, pero a través de una brillante operación de marketing consiguieron unos resultados espectaculares y lo hicieron con una campaña distinta a las del resto de sus competidores y con un programa electoral que prácticamente no hablaba de Europa. Les fue muy bien y ahora disfrutan de la aureola de los vencedores, lo que les resulta muy útil en la tarea de captación de voluntades.

Pero nada pueden presentar en el terreno de lo práctico, porque jamás han tenido oportunidad de gobernar y eso es un serio hándicap. Para compensar ese déficit se presentan como los justicieros  de brillante armadura que van a erradicar de esta sociedad la corrupción y la injusticia y van a llevar a sus votantes a una nueva realidad social mucho más justa.

Por eso, tanto los líderes, como los portavoces de la organización y muchos de sus seguidores tienen una especial sensibilidad ante el menor comentario que huela a crítica. Su único activo es su imagen y eso hace que acepten muy mal cualquier crítica por cierta y razonada que ésta sea. En Podemos aspiran a que nadie hable de ellos, aunque ellos hablen de todo el mundo, lo que no resulta razonable. No se quitan de la boca la queja de que “nos tienen bajo la lupa y vienen a por nosotros”. Me parece una afirmación que roza lo infantiloide, todo el mundo ha estado bajo la lupa y todos los partidos políticos que se presentarán a las elecciones municipales han tenido su abundantísima ración de observación y de crítica, por mucho que intenten manipular la realidad, el estar expuesto la crítica va unido consubstancialmente a la actividad política.

Colocados en esta tesitura poco pueden ofrecer y si hablamos de su programa tienen un problema muy serio. Supongo que cómo lo que se dirimían eran las elecciones Europeas, lo del programa les pareció que no comprometía demasiado y cargaron la mano en unas ofertas económicas referidas a España cuya justificación les crea muchas dificultades. Porque en cuanto se encontraban en un programa en el que el presentador no fuera el guardián de las esencias de Podemos, en cuanto los economistas no eran de su cuerda, han sido incapaces de argumentarlas y mucho menos defenderlas y no creo que haga falta insistir en lo importante que son las ofertas sobre economía en el conjunto del programa electoral de cualquier partido.

Eso lo digo yo, pero lo podría aceptar el mismísimo Pablo Iglesias, que a la vista del problema, anda buscando un economista de cámara para que les vista al santo de las promesas económicas, que tan alegremente lanzaron. Buscan naturalmente a alguien de prestigio y que esté lo más a la izquierda posible. Si necesitan un economista de tronío para darle lustre y barniz a la oferta electoral de Podemos  en lo que se refiere a la economía, malo. Si lo prometido fuera cierto, no necesitarían a nadie para explicarlo, les bastaba y sobraba con los Monedero, Iglesias y compañía. Se pasaron cuatro pueblos y ahora toca vestir al santo y si la túnica no llega para tapar las vergüenzas de la imagen, habrá que recortarla.

Ahí está el líder carismático de figura inmarcesible, D. Pablo Iglesias dando ejemplo en ese sentido, ya ha dicho que él nunca dijo que la deuda española no hubiera que pagarla, que él lo que dijo fue que harían una auditoría de la misma, lo de la auditoría es una chorrada como la copa de un pino indigna de un joven tan listo como parece que es  Iglesias, porque está la cosa muy mal para ir ofreciendo como solución milagrosa una auditoría como si ésta fuera el bálsamo de Fierabrás, que todo lo cura.

Así que andan preocupados por aquellas promesas de la renta social universal, no pagar la deuda, jubilar a la gente a los 60 años, etc., etc. Mucho trabajo le espera al fichaje económico, por muy experto que éste sea, para maquillar lo que alegremente se prometió y sencillamente no se puede cumplir. 

Cuidan de su imagen porque es lo único que va a sustentar sus ofertas, pero cometen errores, que aunque sus seguidores se nieguen a admitirlos como tales, poco a poco irán permeando la conciencia de los simpatizantes de la organización. Por un lado afirman que la intención de Podemos es la de “crear la estructura organizativa más democrática y abierta que ha conocido nunca nuestro país" , sin embargo el proyecto contempla la creación de una Asamblea Ciudadana de ochenta miembros que es la que va a tomar las decisiones importantes de la organización, programas, candidatos, pactos, etc.

Eso es la demostración palpable de que en Podemos todo el mundo de boquilla, ama la democracia directa, las decisiones asamblearias y todas las paparruchas que venden en ese sentido, pero a la hora de la verdad quiénes van a disponer políticamente de la organización son ochenta personas y a eso se le llama aquí y en Maracaibo, centralismo, para entendernos, que como todos los partidos una cosa es la que se dice y otra la que se hace.

Se toman decisiones sin demasiada reflexión que dejan en muy mal lugar a la organización. Ahí está la captación de militantes que está llevando a cabo Podemos con mucho éxito. Para afiliarse basta dar los datos personales que se piden en la web de Podemos, la dirección de correo electrónico del interesado, su teléfono y ya está. Bueno no, me olvidaba. El interesado debe aceptar unas “condiciones generales” y  someterse a unos “compromisos éticos”, que nadie sabe cuáles son, porque todavía no están aprobados. Lo que quiere decir, que aparte de la chorrada buenista que supone eso de que los afiliados acepten unos compromisos éticos porque queda bonito y progresista, ese compromiso no vale para nada, porque nadie puede comprometerse a cumplir aquello que no conoce.

Son fallos que dicen muy poco de la madurez de los responsables y de la propia organización y eso al final se paga, sobre todo si se considera que se cometen ahora, cuando no hay prisa, ni una presión excesiva, si meten la pata  ahora, que no será cuando la cosa se ponga dura de verdad.

Al mantenimiento de su imagen va dirigido uno de los anuncios que ha hecho Podemos, dicen que ellos se van a presentar sólo en los municipios en los que tengan unas listas en la que los candidatos sean de fiar,  en los municipios que la cosa no sea así, en aras de la limpieza de su organización y para “evitar paracaidistas”, pactaran con otras fuerzas de la izquierda para que se presenten con el apoyo de Podemos, en plan franquicia pero bajo otro nombre. Lo que traducido al cristiano significa que en aras de preservar su imagen de vencedores, Podemos presentará candidaturas en los municipios en los que entiendan van  a obtener un resultado brillante y dejarán de lado los dudosos, a fin de que los resultado mediocres que pudieran cosechar no resten brillo y esplendor a esa aureola de vencedores que pretenden mantener, al precio que haga falta.

A cada día que pasa se ponen más de manifiesto las dificultades que sufre Podemos para presentarse a las municipales, estos comicios son muy distintao a las elecciones europeas y les va a costar mucho trabajo intentar solucionar todos esos problemas. De la financiación hablaremos otro día, que ese es otro asunto serio y difícil y que da para largo.

Alguien dijo: No sólo de pan vive el hombre y es verdad. Como lo es, que los partidos políticos no pueden vivir exclusivamente de imagen, frases ingeniosas y declaraciones. Hace falta trayectoria, historia, base, militancia, ideología, propuestas creíbles y sobre todo, realidades.

Y eso no se vende en el Corte Inglés.

4 comentarios:

  1. Hmmmm... pues yo no estoy tan seguro. En otro país vale pero en España...

    Aquí si que queda mucha, pero que mucha gente que vota solo por el "carisma" de un personaje y porque les regalan el oído sin pararse a estudiar bien las propuestas, es decir, que aquí el "populismo" si tiene caldo de cultivo.

    Yo llevo ya tiempo leyendo y escuchando a pié de calle (es decir, nada de internet, calle pura y dura) que "me es igual, lo que hay que hacer es echar a esta gentuza que nos lleva robando años y sobre todo a los "fachas" de la derecha -o del PP- y si este lo hace..." y se quedan tan anchos.

    Y te aseguro que lo van a hacer, le van a votar sin pensar en las consecuencias y lo que es peor, es absolutamente imposible cualquier tipo de razonamiento lógico y racional con ellos.

    Así que mejor no confiarse.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, también yo estoy convencido que habrá quien les vote de manera absolutamente irracional, lo hace mucha gente a distintos partidos. Ya sabes lo de " si en mi partido ponen a un burro, voto al burro". Es muy cierto que hay gente que no va a pensárselo, pero creo que no van a ser el 1.200.000 que les votaron en las europeas. Podemos está ahí, pero puede fracasar en las municipales, aunque eso está por ver. Muchas gracias por el comentario. Saludos.

      Eliminar
    2. Esperemos porque digan lo que digan, Podemos no es otra cosa que comunismo encubierto. Le han cambiado la denominación por la de "Democracia Directa" pero solo es eso, puro maquillaje.

      Buen finde.

      Eliminar
    3. Cierto, en España se vota por embullo, no por convicción. Esperen porque este Iglesias se aposente en algún municipio.... o entre al Congreso de los Diputados.... denle esa oportunidad.... y nos veremos en la Cuba de Castro o la Venezuela de Maduro..... Esperemos.... Falta poquito.

      Eliminar