viernes, 15 de agosto de 2014

Pujol y Chaves ¿Dos hombres y un destino?



He decidido parafrasear el título de aquella magnífica película dirigida por George Roy Hill, que protagonizaron Katharine Ross, Robert Redford y Paul Newman,  aunque he de confesar que, como soy un poco raro, me rondaba la cabeza la idea de hablar de Pujol y Chaves haciendo una paráfrasis de la obra del Plutarco “Vidas Paralelas”. Como uno ya es mayor, hice un bachillerato en el que se estudiaba latín y hasta griego y precisamente una de las biografías por parejas que componen la obra de Plutarco, la de Pericles concretamente, me tocó traducirla durante mi curso preuniversitario, de ahí la idea.

A pesar de las diferencias que existen entre los dos, que son muchas y los problemas creados entre ellos por la mala opinión que de siempre ha tenido Pujol sobre Andalucía y los andaluces, nuestros dos políticos, al igual que los apuestos pistoleros de la película yanqui, han visto unidos sus destinos, no sé yo si de manos del fatum, pero desde luego les une la circunstancia de tener ambos asuntos pendientes con la justicia, por asuntos que tienen que ver con el manejo del dinero público y la mala gestión en su administración. Cosas de la vida, Redford y Newman se dedicaban a limpiar las cajas de los bancos de la América rural y estos dos próceres,  se dedicaban,parece ser. al innoble deporte de limpiar el bolsillo de sus administrados.

Pero además de ese supuesto amor por la pasta ajena, hay muchas más cosas que unen su trayectoria de manera sorprendente. Ambos han gobernado en sendas comunidades autónomas de gran importancia en España, uno en Andalucía y otro en Cataluña. Los dos lo hicieron durante muchos años, mientras permanecieron como presidentes  se escuchó de manera permanente un preocupante run run sobre cuestiones que tenían que ver en cómo se concedían las subvenciones desde la Junta y la Generalidad o como se negociaban los supuestos concursos públicos. Los escándalos sobre clientelismo fueron una tónica general a lo largo de los muchos años que estuvieron presidiendo el gobierno autonómico correspondiente. Los dos engordaron desmesuradamente la administración autonómica y ambos crearon gran cantidad de sociedades “públicas” para que el dinero del presupuesto escapara al control que se exige en la administración.

Como si se tratara de esas vidas paralelas, de las que hablaba Plutarco, la sombra de la sospecha surgía en su entorno con cierta frecuencia y con ella el escándalo, pero la prensa adicta los defendió siempre a capa y espada, quizás fuera esa la razón que aconsejara a los dos, gastarse una pasta muy importante en subvencionar a los medios y si hablamos de las televisiones autonómicas, me río yo del Nodo de los tiempos de Franco, comparado con Tele Sur y TV3 el noticiero gráfico de la época franquista era un auténtico prodigio de equilibrio informativo y ejemplo a seguir en la transparencia y objetividad de las noticias.

Una diferencia les separa, uno de ellos, Pujol concretamente, se ha auto inculpado de la comisión de un delito fiscal, pero se le vienen encima muchísimas cuestiones más relacionadas con tratos de favor, cohechos, malversación de caudales públicos y no sé cuántas cosas más. Chaves, sin embargo siempre ha defendido su honestidad. Me parece que nadie me tildaría de mentiroso si dijera que los dos prohombres de la política autonómica patria se pueden considerar dos hombres muy dedicados a su familia, de hecho han puesto por delante de cualquier otra cuestión, el bienestar económico de su familia y allegados, aunque para ello tuvieran que faltar presuntamente a sus obligaciones como políticos y como ciudadanos.

La esposa y los hijos, en el caso de Pujol, parece que están más que mezclados en turbios asuntos que les proporcionó la influencia del padre de familia. Los hijos y los hermanos de Chaves han sido piedra de escándalo en multitud de ocasiones. A los dos les rodean comentarios y sospechas, sobre fortunas presuntamente mal habidas ocultas en el extranjero y una serie de propiedades e inversiones en España y fuera de ella, que difícilmente podrán justificar.

Describo una realidad desoladora, pero hay una cosa que une a los dos y que produce muchísima más repugnancia que lo que hasta ahora he descrito. Los dos, en cuanto alguien los ha acusado, se han envuelto en las banderas de Andalucía y  Cataluña, pretendiendo que todas las acusaciones no tenían otro fin que el ataque a los intereses de esos territorios y sus ciudadanos. Vamos, que como el Rey Sol, ambos decidieron que ellos eran Andalucía y Cataluña respectivamente. Una práctica vergonzosa y repugnante que les ha permitido defenderse de acusaciones personales  mezclando en asuntos, como poco turbios, a esas regiones de las que proclaman su amor y entrega.

El amigo Chaves al que se le nota muy aliviado, desde que la jueza Alaya pasó los trastos de juzgar al Supremo, ha empezado a gallear y dice que irá a declarar voluntariamente ante el alto tribunal y que todo lo que le sucede es fruto de una campaña contra el PSOE-A. En Cataluña que lo tienen más crudo porque el amigo Jordi ha cantado, aunque solo sea una estrofa de la larguísima ópera que nos espera, ya sale gente hablando de la campaña contra Cataluña y de la crueldad de la prensa en su trato con Pujol. Incluso hay quien sostiene que Pujol no pagó los impuestos de la herencia andorrana para que no se beneficiara el estado español de su dinero.

Me parece que son dos miserables  de mucho cuidado por muchísimos motivos, Chaves dice no saber nada de la terrible corrupción que tiene que ver con el dinero público para los ERES y los cursos de formación, la juez Alaya afirma que resulta imposible que tanto Chaves como Griñán, otro que tal baila, no supieran nada de lo sucedido Pujol se presenta como una víctima propiciatoria de la UDEF, que sobornó a un currito andorrano o en otras versiones, es el CNI el que le ha montado todo esto con tal de cargarse la causa de la independencia de Cataluña.

No creo a ninguno de los dos, porque entiendo que gente que exhibe una miseria moral tal, que les permite escudarse en sus respectivos partidos o lo que  es muchísimo peor, taparse las vergüenzas con la bandera de la tierra que tanto dicen amar, no tienen credibilidad alguna. Mucho deben tener que esconder, cuando no se atreven a acercarse hasta el juzgado con su abogado y dar las explicaciones correspondientes.

Me parece que desgraciadamente han seguido caminos paralelos, a veces hasta coincidentes lo que justifica el título del presente comentario: Pujol y Chaves ¿dos hombre y un destino?. Espero que sea así. Me da lo mismo si terminan en La Roca o en el Puerto de Santa María, eso si quieren que lo decidan ellos, pero de ser condenados, que cumplan la pena juntos. Seguro que tendrán muchas cosas de las que hablar.


1 comentario:

  1. Miguel, esta trama es muy larga tanto en la vida política de Pujol y la de chaves, has especificado muy bien sus vida y estoy convencido que son dos vidas paralela igualita, aunque pienso que este paralelismo se pierde cuando el Sr, Zapatero lo presente como ministro de política territorial y administración publica, todo esto es un montaje producido por el PSOE, para ocultar sus vergüenzas con total inmunidad diplomática, así se encomendó la cúpula del PSOE. esta es mi humilde opinión sobre este personajillo que es MANUEL CHAVES.

    ResponderEliminar