lunes, 23 de mayo de 2016

Macedonia de mentiras variadas

Sánchez y ZP, amigos y residentes en Madrid... al menos ayer

Llevamos más de cuatro años de campaña electoral, los líderes políticos han explicado hasta la saciedad sus programas, de hecho les ha dado tiempo para rectificarlos, corregirlos, matizarlos o directamente traicionarlos, pero la proximidad a la campaña oficial, pone de los nervios a las maquinarias electorales de los partidos que, a la fuerza ahorcan, se empeñan en contarnos algo nuevo, aunque por ahora con poco éxito.

El PSOE tiene a su militancia de los nervios, lo dije en plan jocoso el otro día, pero tal como llevan las cosas, van a tener que editar un folleto de instrucciones para que los militantes sepan qué es lo que defiende exactamente su partido. 
No hace ni una semana que desde Ferraz se arrastraba a conciencia por el fango venezolano a José Luis Rodríguez Zapatero, pero en aras de la “imagen de unidad”, en el acto preelectoral del PSOE el invitado principal era ZP, el mismo que fue acusado por los socialistas de ser amigo de Maduro por  cuestiones inconfesables.

Están en una esquizofrenia brutal, pretenden ser la garantía del cambio y se estrenan con un vídeo en el que se agarran a las “nuevas figuras socialistas”: Felipe González, Zapatero, Rubalcaba, Guerra e incluso ¡Bibiana Aido!. será que lo que venden es el cambio… nostálgico, baste recordar el gobierno en la sombra de Sánchez repleto de viejas glorias. Y si hablamos de corrupción, Pedro Sánchez, Secretario General de un partido que tiene a dos presidentes (Chaves y Griñán) empapelados por el Supremo y 140 cargos públicos imputados o investigados, jura por sus muertos que si gobierna en España va a instalar la honradez intransigente.

Por lo visto la  realidad no supone un obstáculo para los del PSOE, aunque a lo peor es que no entendemos a Sánchez que, cuando habla de honradez intransigente, igual se refiere a esa que ahora practican, ver y denunciar la corrupción ajena e ignorar la propia.

Otra milonga que se está intentando imponer en el mercado de los latiguillos automáticos a utilizar en las redes sociales y las entrevistas, es la que pronuncian incansables los de Ciudadanos. Dicen muy serios que el pacto C,s-PSOE, sirvió para evitar un pacto PSOE-Podemos. Una afirmación breve y contundente que según la facundia del naranjito de turno se puede adornar como mejor apetezca, pero por mucho que se embellezca, sigue siendo falsa.

Para que quede claro, el pacto C,s-PSOE no sirvió para nada y no sirvió para nada porque era un acuerdo de gobierno y no gobernaron. Eso sí, sirvió a los dos partidos para tener engatusados a los votantes, hacerse propaganda y auto bombo y mejorar sus expectativas electorales. Y no evitó un pacto PSOE-Podemos, todos vimos a Girauta y su equipo negociador, sentados a la mesa con los del PSOE y los bolivarianos, por ver de conseguir el acuerdo.

Eso decían entonces y ahora afirman lo contrario, sería bueno saber si mentían entonces, lo hacen ahora o lo que es más probable, que mientan entonces y ahora; da dolor y vergüenza ajena escuchar decir a Albert Rivera que acudieron a la mesa de negociación para conseguir la abstención de Podemos.

Y si hablamos de dolor, declaraciones y Albert Rivera, qué decir de esta afirmación: “Estoy dispuesto a sentarme con PP o PSOE según cuales sean los resultados el 26-J”. Supongo que habrá devotos del naranjito que entenderán la frase como el epítome del centrismo, pero a mí, que  soy viejo y tengo el colmillo retorcido, si digo verdad lo que me parece es el compendio del oportunismo más feroz.

Sé que habrá lectores que se enfaden, llámenme raro, pero en cuanto la leí pensé automáticamente éste pacta con el PSOE, con el PP o con el que haga falta, porque esa exquisita muestra de presunto centrismo, lo que dice en verdad es “miren ustedes, esta vez hay que conseguir gobierno sí o sí, así que aquí estoy yo para lo que haga falta y a disposición del más generoso.

Quedan más, pero por ahora aquí quedan estas. Mentiras variadas, servidas como prefieran, en macedonia o ensalada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario