sábado, 14 de mayo de 2016

Pedro "Segismundo" Sánchez: Yo sueño que estoy aquí destas prisiones cargado...

De Asturgalicia.net

No sé qué pensaría Aristóteles, que fue el que dijo aquello de que “La política es el arte de lo posible” de las payasadas con las que todos los días nos obsequia D. Pedro Sánchez, que tiene estupefactos a los votantes y al PSOE tragando nudos. Parece imposible que no haya alguien en ese desdichado partido que le diga a Sánchez que cuando no hay nada que decir, lo mejor es permanecer en silencio.

Nada con sentido puede aportar porque no tiene mensajes que ofrecer y es incapaz de crear alguno nuevo. Lo del gobierno del cambio y el pacto, que ya de por sí eran argumentos de muy poco fuste, los agotó a lo largo del teatro que protagonizó con Rivera durante los cuatro meses del postureo y por lo visto no hay nadie en Ferraz capaz de crear un argumentario plausible y eficaz que les permita arrostrar esta campaña, que ya advertía el socialista Antonio Hernando, tendrían que pelearla como si se  tratara de la última y  por como camina la perrita, me parece que va a tener razón.

Mal puede hablar de programa porque estuvo defendiendo el que le dictó Ciudadanos, lo del pacto de progreso parece que se ha ido por el desagüe del pacto IU-Podemos, aunque  nunca se sabe; sólo le queda meterse con Rajoy, anunciar que lo va a echar de La Moncloa y… y nada más. Tiene al PSOE hecho una desgracia, con los barones en franca rebeldía, Iglesias que lo sabe, se la ha vuelto a liar con las listas conjuntas al Senado; las organizaciones territoriales de Andalucía, Galicia, Aragón y Asturias, tienen “empapelados” a un montón de sus responsables; sus amigos los naranjitos le han reprobado al Consejero de Justicia de la Junta de Andalucía y a él, a título personal, le huele la cabeza a pólvora, una cosa mala.

Algo tendrá que hacer, me decía un amigo. Pues sí, algo debería hacer y rápido, pero francamente ni su ingenio da para mucho, ni las circunstancias le permiten excesivas alegrías. Le están desertando candidatos a mansalva, los “fichajes estrella” que prometía, simplemente son viejas glorias rescatadas del olvido, que huelen a naftalina y zapaterismo trasnochado y poca cosa más puede ofrecer.

Ante esta situación, ha tenido una ocurrencia, hay que ver el daño que han hecho a España y al PSOE las ocurrencias de sus secretarios generales, el figura tuvo una revelación y se descolgó el otro día anunciando a bombo y platillo, ante el pasmo de todos y escándalo de  Ferraz, que iba a presentar a su “gobierno en la sombra”.

Me da en la nariz, que se acordó de la puñalada que le propinó Pablo Iglesias, cuando le montó, con premeditación, alevosía, nocturnidad y todo lo que quieran ustedes añadir, aquel gobierno en el que le colocó hasta los ministros socialistas. Llevado de su propia incapacidad y la de su equipo, he de suponer que recordó el éxito mediático que cosechó la operación podemita y pensó que él podría hacer lo mismo y con el rollito de “tengo ministros, ministros tengo” iba a recuperar la iniciativa en el campo de lo mediático.

En Ferraz están que los pinchan y no sangran, dicen que si este hombre cree que va a obtener el 26J la mayoría absoluta y así poner a los ministros que le salgan del alma. Pero como es un bronquista y está muy mosca con la estructura de su partido, Pedro Sánchez ha elegido para ministros in péctore a una serie de elementos que desde siempre se han llevado fatal con la disciplina interna del PSOE. Así que si sorprendentemente las cosas les fueran muy bien y pudieran entrar en un gobierno pactando con vaya uno a saber  quién, para encontrarse  con unos ministros supuestamente socialistas que no controlaría Ferraz.

Así están las cosas y de oca a oca y tiro porque me toca, este fin de semana se reunirá otra vez el Comité Federal y proclamará candidato del PSOE para el 26J a D. Pedro Sánchez que ha ganado esas ridículas, por innecesarias, primarias exprés; eso sí Pedro recibirá la púrpura electoral rodeado de sus ministros. Cómo estarán en Ferraz que Patxi López, que  no ha sido nunca demasiado sensible al ridículo, ha dicho que el PSOE “está dando un espectáculo vergonzante”.

Mejor le iría a Pedro "Segismundo" Sánchez convencerse de que, como dejó dicho D. Pedro Calderón de la Barca: 


“…y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño, 
y los sueños, sueños son.”

Y tras convencerse de ello, dimitir o al menos estarse callado un rato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario