miércoles, 11 de mayo de 2016

Ya sabemos lo que cuesta un plato de lentejas

Jacob y Esaú
No pretendo hablar de economía doméstica, eso lo dejo en las buenas manos de nuestras amas de casa que hacen auténticos milagros con los presupuestos que manejan. Pero con lo del pacto IU-Podemos, supongo que como a mí, a muchos de ustedes se les habrá venido a la cabeza la imagen de aquel Esaú que vendió su primogenitura por un triste plato de lentejas y digo triste, porque de acuerdo con la tradición judía, el tocino, chorizo o morcilla brillarían por su ausencia. 

Siempre pensé que Esaú era un botarate incapaz de domeñar su gula, pero al menos él se limitó a vender lo que era suyo, exactamente lo contrario es lo que ha hecho Alberto Garzón, que ha vendido la primogenitura de IU, un partido histórico, por ocho tristes escaños y eso que el pacto se ha cerrado en el mes de mayo, que si a Garzón lo pìllan en el mes de enero le regala a Iglesias su partido, un jamón con chorreras, la peluca de Carrillo y un CD con la Internacional a ritmo de rap, por dos o tres escaños.

Cuesta trabajo entender que es lo que ha llevado a Garzón a cometer tal disparate. Si tenemos presente los resultados que estaba alcanzando en las encuestas, lo entenderemos menos, Garzón había conseguido multiplicar por dos sus expectativas electorales en relación al resultado que obtuvo el 20D,  quizás piense lo mismo que el ciudadano que hoy pretendía convencerme que lo de IU era un gran negocio, habrá pensado que si iba a sacar cuatro diputados, lo de asegurar ocho escaños era un negocio maravilloso.

Me temo que esta decisión, “avalada” por una consulta a la militancia que fue una burla sangrienta al sentido común, porque los militantes comunistas que votaron, cuatro y el cabo que conste, aprobaron un pacto que todavía no se había cerrado, sea el primer paso para la liquidación definitiva de IU como partido independiente. Está claro que Alberto Garzón, por la razón que fuere, fue a la negociación con la bandera blanca por delante o lo que sea que lleven los comunistas cuando se rinden. Le han dado  el número cinco en Madrid y ha tragado, cuando en principio manifestó que ese puesto no merecía ni siquiera su consideración.

Está encantado de la vida, porque parece creer que con este acuerdo garantiza el triunfo electoral de la izquierda comunista - los de Podemos dicen que son transversales para pescar incautos, pero son más comunistas que la Pasionaria - y que conseguirá el adelantamiento (sorpasso, para los que gustan de extranjerismos) al PSOE, de tal manera que la izquierda comunista sobrepase por vez primera a la zurda supuestamente social demócrata. 

Me alegra muchísimo que haya dicho que han hecho historia con este pacto, porque de manera automática me ha venido a la cabeza el “hemos hecho historia” de Pedro Sánchez el día que cosechó la mayor derrota  de la historia electoral del PSOE,  por lo visto eso de hacer historia es un concepto que la zurda entiende justo al revés que las personas normales, ellos hacen historia cuando fracasan, que desde luego es una triste manera de hacerla.

Pero lo que me da miedo de verdad es el trasfondo que oculta el sacrificio que ha hecho de su organización política. Lo que sería un hecho histórico, funesto pero histórico, es que entre Garzones, Iglesias, Monederos y Anguitas, consiguieran la reedición de aquel Frente Popular, que nos llevó pasito a pasito, por la vereda de la violencia izquierdista, a una guerra civil. 

Que a lo del Frente Popular se apuntan entusiasmados los del PSOE en cuanto les den la oportunidad, desde siempre han sido un partido guerra civilista cuenten lo que cuenten y aquí están para demostrarlo las palabras de Largo Caballero que decía “…Si la legalidad no nos sirve, si impide nuestro avance, daremos de lado a la democracia burguesa e iremos a la conquista revolucionaria del Poder”, que ese es el camino que pretende seguir Pablo Iglesias.

El favor se lo ha hecho IU a Podemos que estaba perdiendo intención de voto a un ritmo preocupante, sin embargo los podemitas se han llevado el gato al agua, veremos en que queda la cosa, pero no hace falta tener el máster de Profecía Política que imparte la Universidad de Cafarnaúm para saber que lo más probable es que asistamos a la fagocitación de IU, con bronca y escisión incluida como final de fiesta, pero con la liquidación del aparato comunista que quedaría en manos de los populistas.

Y todo esto por ocho escaños de mierda. Comparado con Garzón, Esaú era un  genio.


2 comentarios:

  1. Amigo Rivas, vaya por delante nuestras diferencias ideológicas que un día definimos, a micrófono abierto como que cada uno cuenta de la feria lo que creyó ver en ella. quede patente nuestro mutuo respeto y valoración personal que siempre nos ha caracterizado. Si eras admirable delante de un micrófono desmenuzando la realidad, hoy lo vuelves a ser con tu pluma elegante, ligera y concienzuda. Me gustan tus juicios de analista político, menos cuando aflora tu vocación jeremíaca, ya que tanto te gusta las comparaciones bíblicas. Queda claro que para todos la convergencia IU-Podemos es una pura negociación circunstancial y tan temporal como la brisa veraniega o como un pacto ad hoc, (perdona el latinajo)
    Digo esto por como terminas tus consideraciones analíticas comparándolas con la vieja sección del Frente Popular fenecido y tan enterrado como la "victoriosa" y "ganadora" Falange que tampoco fue manca. Me quedo con la primera parte de tu análisis, aunque no lo comparta del todo, obviamente y censura la última parte como repetitiva, miedosa, temerosa, asustadiza y "metemiedos" argumento manío cuando no salen las cuentas o, a pesar nuestro, pueden salir beneficiosas para una izquierda que ya no es tal, sino una posible alternativa a la división del vetero-sistema bipartidista que tanto asusta a los ya situados. España que antes era "Grande y Libre y ahora muchas españas, pequeñas y cabreadas" en boca de un ilustre militar, ha cambiado mucho, los españoles han madurado, las guerras, aunque sean populares están cada vez más lejos. Para muchos, la historia se repite porque para esos, los comunistas de antaño lo defendían, era circular, para otros muchos la historia es lineal y progresiva.
    Un abrazo, amigo Rivas.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días Cardón de Amurga, te agradezco el comentario y vaya por delante que también cuentas con mi respeto y la valoración tan positiva que tengo por tu persona, me alegra que alguien con el que no compartimos nada o casi nada en el plano de lo ideológico, sea amable educado y disienta como Dios manda. Sobre lo del Frente Popular tanto tú como yo hemos expresado lo que pensamos, no coincidimos en el análisis, aunque yo entienda esa reedición como una posibilidad.
    Un abrazo y acuérdate que me llamo Rives.

    ResponderEliminar