jueves, 16 de junio de 2016

Albert Rivera dice la verdad ... a veces





En ocasiones parece que los líderes políticos nos toman por imbéciles y si digo verdad me parece que hacen bien, porque viendo el comportamiento de los votantes –distinto de los ciudadanos- se hace difícil defender el rigor intelectual de unos individuos incapaces de aceptar la menor crítica dirigida a su líder, podría entender la ceguera por aquello de que se supone que la crítica viene del adversario, al que con el espíritu cainita que todos los españoles llevamos inscritos en nuestro particular ADN, ya hemos dado por falsario antes de que abriera la boca.

Pero lo que resulta incomprensible es que estos ciudadanos, responsables, inteligentes, formados, sean incapaces de ver más allá de sus narices, si de lo que se trata es de los errores de su particular líder. Puedo entender que haya gente visceral, sufro alguno con paciencia franciscana, que reacciona mal a la crítica al ídolo, pero que gente correcta, educada y con una conciencia pulquérrima, haya dado bula a sus dirigentes y se nieguen a ver lo evidente, resulta penoso.

El martes pasado Albert Rivera, afirmó en el debate a cuatro, que no vetaría a Rajoy. Menos de veinticuatro horas después, el líder naranjito se descolgaba en el Hormiguero afirmando que no apoyará al PP si Mariano Rajoy ocupa la presidencia del Gobierno.

No es que me extrañe que Rivera falte a su palabra, estoy acostumbrado, sus votantes no, pero la gente normal ha visto cómo iba cambiando sus afirmaciones, conforme dejaban de serle útiles en el desarrollo de su particular interés político. Lo que me escandaliza es que haya sido capaz de decir blanco y negro en menos de veinticuatro horas en un asunto de la importancia de los pactos para después de las elecciones, me parece una desvergüenza del tamaño de la catedral de Burgos y lo que peor me sabe, es que mañana, cuando lean esto una serie de votantes naranjitos, se pondrán en cuerpo y alma, en conciencia no, que esa la tienen para votar, a defender lo indefendible.

Dijo que no vetaría a Rajoy en el debate, porque que entendía que eso le garantizaba que el voto procedente del PP no le abandonaría y aprovechó para hacerlo en un programa de gran audiencia; luego se vino atrás en otro programa de menor audiencia, porque en su partido deben haber advertido que esa afirmación les favorecía en la carrera electoral.

Lo que está claro es que Albert, mintió en el debate o en el Hormiguero, aunque es probable que lo hiciera en las dos ocasiones, así que ni honesto, ni veraz, ni transparente. Además, ya digo que a veces nos tratan como imbéciles, se descolgó denunciando una pinza Podemos-PP, cuando el pacto de no agresión PSOE-C,s funcionó a todo vapor a lo largo del programa de una manera tan pública y notoria, que fue la comidilla de todos los comentaristas. Me parece que está claro que sigue vigente el pacto que firmaron Sánchez y Rivera, que éste pretende reeditar con Sánchez y Rajoy fuera de juego, para proponerse como aspirante a la presidencia.

Habiendo dejado claro que Rivera miente, espero impaciente las explicaciones sobre la financiación de las campañas de C,s, ya los pillaron hace un tiempo, haciendo cosas raras con el dinero de los grupos, pero el naranjito mayor del reino habló de “errores administrativos” y se acabó el asunto, ya se sabe que más vale caer en gracia que ser gracioso; que pillan a la Cifuentes en Madrid haciendo cosas semejantes y la decapitan sobre la marcha.

Y lo digo porque a Ciudadanos, le acaba se saltar un asunto que puede ser poca cosa o la pista que lleve a los investigadores al modelo de financiación de los naranjitos. Saltaba a los medios el pasado día 14 que el portavoz de C’s en Bormujos pagó gastos de la campaña electoral facturando a nombre de una empresa de su propiedad tres facturas por un montante de 2.090 euros .

¿Qué eso es una minucia? Esconder la financiación irregular  troceando los gastos en facturas pequeñas, que no sobrepasen los 3.000 euros, para que no llamen la atención, es más viejo que el toser. A ver si la Agencia Tributaria se pone en marcha, porque si al final resulta que al de Bormujos le dio la ventolera de pagar la campaña de Rivera de su bolsillo, pues él verá como se apaña con la Agencia Tributaria, pero como empiecen a aparecer facturas iguales o semejantes, nos vamos a reír todos un montón.

Que el que hace un cesto, hace ciento.

1 comentario:

  1. Este en Canarias vimos cómo actúa es un falso ,mentiroso y aprovechado

    ResponderEliminar