miércoles, 29 de junio de 2016

Ya no valen excusas, Rajoy debe gobernar



Tal y como están las cosas y después de dos elecciones generales en un plazo de seis meses, no cabe otra solución que buscar un gobierno que sea capaz de sacarnos de este embrollo. Nos encontramos en una situación parecida a la que sufrimos después del 20D, pero con un detalle diferenciador que resulta fundamental. A partir de los resultados que se obtuvieron en la noche electoral, no hay, repito, no hay, otra posibilidad para cerrar un pacto que apoye a un gobierno estable que no sea el que propone Rajoy.

Ahora Sánchez sabe que no puede alcanzar un pacto que le permita gobernar, la ciudadanía a través de las urnas lo ha mandado a la oposición pero eso no supone que pueda cerrar la puerta a la oportunidad de que los españoles tengamos un gobierno. No tiene derecho a hacerlo, al menos mientras siga argumentando que trabaja por el interés general; las urnas han hablado y le han dicho alto y claro que los españoles prefieren que les gobierne Rajoy.

Va siendo hora que el PSOE sea capaz de homologarse de una vez por todas con la social democracia europea. En Europa hemos vivido muchísimas situaciones en las que conservadores y social demócratas han pactado un gobierno de coalición para sacar  a su país de un atolladero, si el socialista no fuera tan mentiroso o ignorante sabría que, en el Parlamento europeo, el 90% de los acuerdos que salen adelante, lo hacen con los votos de los eurodiputados del PP y del PSOE.

Si Sánchez no cuenta con apoyos para formar gobierno, Rivera cuenta con menos todavía, aunque se niegue a aceptar que es el último de la fila y  víctima de su complejo de inferioridad sigue dando la murga como si fuera el jefe del cotarro. La propuesta de una reunión a tres con Rajoy y Sánchez sobraba de todas todas, sobre todo teniendo presente que Rajoy había declarado que hablaría primero con Pedro Sánchez y después lo haría con Albert Rivera.

Ambos han perdido escaños que han ido a parar al PP, eso debería aclararles cuál es su posición, sin embargo están dando una muestra de miseria moral absoluta con el penoso y repugnante ejercicio de mandar el balón al tejado del otro. Sánchez explicando que el PSOE no es necesario para formar gobierno y allá Ciudadanos con el problema y Albert Rivera explicando exactamente lo mismo, pero en dirección contraria.

Todos son necesarios, lo ha explicado claramente Rajoy que pretende un gobierno de coalición para cuatro años y desde luego Rivera no es quién para decidir quién debe ser el candidato popular, empezó vetando a Rajoy y ha continuado con Cospedal, Sáez de Santamaría, Montoro, etc. Una postura infantil que acabará pasándole factura más pronto que tarde. En Ciudadanos ya se alzan voces en contra del veto a Rajoy, ese capricho modelo Guadiana, que el naranjito hace  desaparecer en la noche del debate a cuatro o en la de las elecciones y que exhibe cuando le conviene.

Los españoles tenemos derecho a un gobierno, hemos necesitado dos elecciones y no es de recibo que entre un prepotente y un niño pitongo (1) nos manden a la tercera cita con las urnas, porque ese empecinamiento lo vamos a pagar los contribuyentes y nuestra frágil economía. Las urnas han señalado a Rajoy que  ganó el 20D y ha vuelto a ganar el 26J en versión corregida y aumentada y que como le obliguen a ir a otras elecciones terminará consiguiendo la mayoría absoluta.

Aquí nos estamos jugando, lo que nos estamos jugando y resulta que dos caballeretes han decidido que no va a haber gobierno porque a ellos no les gusta la idea. Más de ocho millones de españoles han escogido a Rajoy ¿quién se creen que son ellos para torcer esa voluntad? A uno le ciega el odio y al otro se le encoge el ombligo sólo de pensar que tenga que ceder y dejar gobernar a Rajoy, un capricho de un prepotente y una pataleta infantil nos separan de un gobierno estable lo que resulta absolutamente inaceptable.

Se han pasado cuatro años criticando la mayoría absoluta del PP, ahora tienen la oportunidad de conformar un gobierno de coalición nacido de la negociación y el acuerdo, me parece que es una buena oportunidad para todos y desde luego vital para España y los españoles.

Si esto no cambia, el PSOE deberá tomar medidas el 9 de julio, fecha en la que el Comité Federal marcará las políticas de pactos del partido socialista; en Ciudadanos hay jaleo y más que habrá, quizás la solución sea que Pedro Sánchez y Albert Rivera se aparten o sean apartados y así permitan la formación de un  gobierno constitucionalista, estable, capaz de hacer frente a nuestros problemas y acometer las necesarias reformas, que sólo se pueden hacer desde una base de consenso muy amplio. 

España necesita un gobierno de consenso, hágase.

(1) Del Inventario general de insultos de D Pancracio Celdrán Gomáriz

Pitongo, niño.
Pollopera, niñato; joven redicho y remilgado de familia bien, hijo de papá, presuntuoso y un tanto gilipollas. También se dice "bitongo", en cuyo caso equivale a niño zangolotino, que siendo ya crecidito y apuntándole sobre el labio superior el bozo se quiere hacer pasar por niño. En algunas partes de Andalucía, aplicado a muchachas, tiene un matiz positivo; en ese sentido utiliza el término González Anaya, en La oración de la tarde, hacia el primer cuarto del siglo. "Mira, aquí, en este carmen tan bonito, floreció la niña bitonga a quien tú quieres".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada