martes, 7 de junio de 2016

Los lunes al sol…de las encuestas

                                                                                                                                                          Imagen de La Razón

A falta de noticias, la prensa los lunes nos sirve encuestas, como nos descuidemos vamos a tener estudios demoscópicos todos los días de la semana. Al final esto va a ser como el fútbol televisado, sesión continua de encuestas varias.

Ha sorprendido, a algunos gratamente a otros menos, la noticia de la visita de Obama a España. Parece que los asesores del presidente norteamericano tienen claro el resultado de las elecciones del 26J, porque hace  unos meses le hicieron ascos al viaje a España, por aquello de tener que reunirse con un “presidente en funciones” y ahora deben poseer información que aconseja pasarse por la vieja piel de toro y entrevistarse con Rajoy y SM el Rey.

Dicho esto subrayar que las encuestas no aportan demasiadas novedades salvo que, para desgracia del PSOE y de Pedro Sánchez, los números dicen que los de Unidos Podemos les van a zurrar la badana y por lo que señalan las distintas encuestas, la izquierda radical se afianza como única alternativa al PP. 

Los "podemitas unidos" superan a los socialistas en tres puntos y un escaño, con lo que el sorpasso se produciría de manera completa e indiscutible, situación que obligaría a Ferraz a cortarle la cabeza a Sánchez en la misma noche de las elecciones.

Otros que mal andan y al paso que van se van a estrellar sin remisión, son los de Ciudadanos, que hace unas semanas bajan en intención de voto y eso que la encuesta no refleja la insatisfacción que produjo entre su parroquia, el cara a cara entre Iglesias y Rivera, en el que el podemita fiel a su costumbre estuvo mal, tirando a peor, pero se le escapó vivo a Albert que estuvo muy flojo y no supo descabellarlo.

Sea por una cosa o por otra, las encuestas dicen que Ciudadanos pierde tres décimas con respecto la semana anterior y se queda con un diputado menos que los que consiguieron el 20D. El líder naranjito sigue empecinado en afirmar que no apoyará a un gobierno con Rajoy o con ministros de Rajoy, el problema radica en que para el pacto constitucionalista que persiguen el PP y parte del PSOE, los escaños de Ciudadanos son irrelevantes, así se lo señaló Iglesias al propio Rivera y eso lo deja en una situación nada deseable.

A falta de novedades en las encuestas que siguen reflejando las mismas tendencias, novedades en los mensajes. Rivera afirma sin ponerse colorado que Rajoy es más podemita que Iglesias o Pedro Sánchez se juega su incierto  porvenir a la carta de la sinceridad y reconoce que el electorado socialista está desanimado, aunque la sinceridad no le llegue a tanto como para reconocer que la mayor parte del desánimo de los votantes del PSOE, nace precisamente de la desgraciada circunstancia de tenerlo como candidato.

Pregunta a Iglesias cuál es su programa, como si lo desconociera. Es el mismo que tenía cuando él le hacía ojitos, un programa que en gran parte es copia fiel al que ha llevado a la ruina a Grecia de la mano de Tsipras, el amigo de Pablo Iglesias. Pero puestos a hablar de programas poco conocidos, no estaría de más que Sánchez explicara en que cifras apoya él ese programa para el cambio, al que no le cuadran los números de ninguna de las maneras.

Iglesias en este mundo de afirmaciones gratuitas se echa su particular cuarto a espadas afirmando que Marx y Engels eran socialdemócratas, que hay que ver lo que hay que oír y se queja de que le pregunten por Venezuela, como si pudiera ocultar los vínculos que le unen a él y a su partido con el régimen bolivariano. De paso anuncia que sólo hará campaña en seis comunidades autónomas, lo que señala claramente en cuáles creen los bolivarianos que van a sacar más y mejor tajada, tomen nota,  estará en Madrid, Andalucía, Euskadi, Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares, espero que en Ferraz hayan tomado buena nota y se vayan preparando para lo peor.

Y aunque no venga demasiado a cuento, reflejar lo que le dijo Leopoldo López, el líder opositor venezolano encarcelado en una democrática y progresista cárcel bolivariana a Zapatero, que está jugando un papel en favor de Maduro que espero le cueste votos al partido socialista. Con una dignidad que para sí quisieran la manada de zampabollos metidos a políticos que sufrimos, le espetó a Zapatero: "No cambio mi libertad por el revocatorio" y demostró que conoce a los de Ferraz como si los hubiera parido, añadiendo "El diálogo no puede ser para perder el tiempo".

¡En qué pocas palabras se puede retratar al PSOE y a sus falaces políticas de diálogo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario