miércoles, 22 de junio de 2016

Iglesias confía en el “sector sensato” del PSOE para pactar, Rajoy también

¿Sensatos unidos jamás serán vencidos?

Efectivamente Pablo Iglesias confía en que el "sector sensato" del PSOE "se imponga" para pactar con Podemos. Nada nuevo bajo el sol dirán algunos; es cierto que en el partido socialista hay quien desearía pactar con Iglesias a pesar de todos los pesares. Pero si miramos hacia el otro lado, comprobaremos como en el grupo de trabajo de Rajoy, les sucede lo mismo, están convencidos de la existencia en el PSOE de un "sector sensato" que apoyaría el pacto constitucionalista ofrecido por Mariano Rajoy.

Naturalmente en el tan solicitado partido socialista, que demuestra bien a las claras su profunda división, todos, "los sensatos" de una parte y de la otra y los que no lo son, ven con preocupación cómo se acerca el 26J, sin que al parecer Pedro Sánchez tenga ninguna posibilidad de ganar las elecciones, tal y como anunciaba no hace tanto tiempo y con poquísimas de resistir el empuje de los de Unidos Podemos, que de acuerdo a todas las encuestas, salvo la que maneja Sánchez va a ganar al PSOE  por una diferencia de votos situada entre los tres y los cuatro puntos; situación que de acuerdo con los estudios demoscópicos de los de Iglesias, garantizaría a los podemitas alcanzar más escaños que el PSOE.

Entiendo que Pedro Sánchez, en términos de defensa, diga que él va a gobernar, sin que sepamos con quién pretende pactar. Porque no parece probable que el PSOE acepte, al menos por las buenas, que de producirse el fracaso electoral que parece se avecina, Sánchez pacte con Unidos Podemos, por mucha generosidad que les ofrezcan los de la coalición “socialdemócrata”. Por otra parte sigue existiendo un problema muy difícil de orillar, incluso si se diera la sorpresa y Sánchez ganara a Iglesias, lo de pactar con ellos está, de muy difícil a imposible, a cuenta de la líneas rojas impuestas por el Comité Federal del PSOE a su candidato.

Es cierto que Unidos Podemos ya no sabe que decir para mejorar su imagen, las declaraciones de Iglesias afirmando que él no es comunista, que eso está bien para la cátedra política pero no para dirigir un partido en unas elecciones, es una muestra de esa situación. Espero que haya gente con la suficiente memoria para recordar la lección magistral de cinismo político que daba Pablo Iglesias a las Juventudes Comunistas, a las que animaba a no emplear el concepto de “dictadura del proletariado” porque lo de dictadura se vendía muy mal y les explicaba que él hablaba de democracia popular, porque había que utilizar los términos positivos, que es exactamente lo que está haciendo ahora.

Pero a pesar de la voluntad por disfrazar sus intenciones, no puede por menos que lanzar algún guiño a su electorado y coaligados y ahí están las declaraciones del líder podemita en las que afirma que no renuncia al referéndum en Cataluña y pide cambios al PSOE para negociar. Supongo que para que la cuestión quedara meridianamente clara, que con los socialistas ya se sabe, abundó en lo que decía advirtiendo que el modelo federal del partido socialista "no es una propuesta, es un anacronismo" y subrayó que "plantear ahora lo mismo que hace ocho años no es sensato". 

Así que ya sabe el “sector sensato” del PSOE en el que tanto confía Iglesias y Pedro Sánchez de que mal van a morir. Podrán hablar sobre el derecho a decidir todo lo que quieran, pero para pactar “el PSOE deberá moverse”, a buen entendedor...

En el Partido Popular ya han comenzado las conversaciones con una serie de barones socialistas, que están hasta los pelos de los bolivarianos, a los que han asegurado el apoyo parlamentario que necesiten tras las elecciones. Ahí podrían estar Andalucía, Extremadura, Castilla La Mancha, Asturias y alguna organización territorial más.

La oferta del PP persigue el apoyo del PSOE para su investidura y busca conseguir algo que es de interés para ambas partes. El populismo si no toca poder se desvanece, en las elecciones autonómicas y locales el PSOE concedió ese poder a los de Podemos y les dio el aire que necesitaban. Si ahora acuerdan un pacto de apoyo mutuo, los del otro “sector sensato” del partido socialista, conseguirán por un parte aprobar presupuestos sin  dificultad alguna y mandar a los podemitas a la oposición lo que en definitiva debilitaría a los de Unidos Podemos.

Veremos quién actúa sensatamente tras el 26J, aquí toca recordar aquello del color del cristal con el que se mira, . 

No hay comentarios:

Publicar un comentario