viernes, 17 de junio de 2016

Pedro Sánchez dice la verdad … nunca o casi nunca.


Estoy convencido de que España necesita a un partido socialdemócrata, de corte parecido a sus homólogos europeos, un partido organizado, coherente y defensor de su ideología. Algunos optimistas entienden que hablo del PSOE y no es que no pudieran los de Ferraz  jugar ese papel, si efectivamente fueran socialdemócratas de verdad, olvidaran de una vez el odio mortal que sienten por la religión católica, aclararan para siempre su postura ante el secesionismo y se olvidaran de intentar ganar la batalla del Ebro.

Lo tienen difícil. Ante el estupor de propios y extraños los leninistas de Podemos y los comunistas de IU se han declarados representantes de la socialdemocracia en España. Un amigo me decía y creo que con buen criterio, que lo del partido socialdemócrata situado en el centro izquierda del espectro político español, debiera ser ocupado por los de Ciudadanos que, por si alguno lo ha olvidado, declaraban en su documento fundacional que nacían con la intención de ocupar el vacío existente en ese espacio.

El PSOE pasa por uno de sus peores momentos y con muy poca esperanza, por no decir ninguna, de hacer algo decente el próximo 26J. Es la primera vez que yo recuerde que el PSOE participa en unas elecciones, no para ganarlas sino para evitar ser el tercero de la lista.

Pedro Sánchez  no tiene credibilidad, hoy leía en la prensa algo, que si no estuviéramos en la situación que estamos, me hubiera producido un ataque de risa. Resulta que la prensa recoge la inquietud de los empresarios, que por si a alguno se le ha olvidado con tanta socialdemocracia de pacotilla, son los que crean empleo y que mostraban su inquietud porque no logran que Pedro Sánchez les explique cómo va a bajar el paro a la mitad, una de sus ofertas estrellas del debate, porque a ellos no les cuadran los números.

Una cosa es decir en el debate, con esa especie de rictus que él cree que es una sonrisa, que va a reducir el paro a la mitad, que ahí todo cuela porque no hay tiempo para debatir y otra muy distinta explicar cómo lo va a hacer y sobre todo cómo lo va a financiar. Los empresarios al ver que Sánchez se apuntaba al no sabe/no contesta o al modo cantinfleo, consultaron con el “equipo económico” del candidato.

El desempleo se encuentra en el 21%, según la EPA del primer trimestre y Sánchez afirma que lo dejaría en el 11% en el año 2020. Los del “equipo económico” que están pidiendo ya agua por señas, a falta de cuestión mejor les han explicado a los empresarios lo del plan de crear 200.000 empleos públicos para jóvenes y parados de larga duración, una oferta mediocre, porque todos sabemos que no es el Estado quien tiene que crear empleo y cuando el PSOE habla de la creación de 200.000 puestos de trabajo público, se olvida de advertir que esos empleos que no son productivos, los pagaremos los ciudadanos con más impuestos.

Dicen  en Ferraz que además organizarán otro plan, por planes que no quede, por el que 700.000 jóvenes que no terminaron la EGB y no tienen cualificación profesional, la consigan, aunque no explican cómo conseguirán el milagro de dar cualificación profesional eficiente a 700.000 individuos que, se supone, en cuanto tengan el diploma en el bolsillo encontrarían empleo ipso facto; será que confían en que El Corte Inglés vuelva a vender varitas mágicas, porque otra cosa…

Les voy a explicar para qué sirve el plan de los 700.000, es sencillo, deshonesto y repugnante pero ya se ha empleado en otras ocasiones. Coges a 700.000 jóvenes parados, los apuntas a un curso de formación y nada por aquí, nada por allá, dos toques de la varita mágica y gracias a la "brillante" labor de Pedro Sánchez los 700.000 jóvenes desaparecen de las estadísticas de la EPA, porque ya no son parados, son individuos en formación, que no computan en las estadísticas del paro.

Así están las cosas, en política fiscal tampoco son capaces los del equipo económico de cuadrar los números, otra mentira imponente y así van casi todos, porque otro que se apuntó a la fiesta de la creación de empleo fue Albert Rivera que hace bien poco habló de crear 2.500.000 empleos, sin aportar argumento, procedimiento o financiación que justificara el milagro.

Cabe preguntarse cómo puede ser que Pedro Sánchez no sea capaz de convencer a los empresarios sobre una de sus medidas estrella y que el naranjito no haya vuelto a poner una cifra de empleo sobre la mesa.  

¿Qué los empresarios son unos cabrones, que votan al PP? Pues tal como están las cosas no me extraña,  al fin y al cabo Rajoy ha creado empleo, por mucho que les duela a algunos. Recuerdo, los tiempos en que autónomos y pequeños empresarios votaban socialista, claro que eran otros tiempos y teníamos líderes y no estos machangos. (1)


(1)  Del diccionario de la Academia Canaria de la Lengua

La palabra machango, procedente del español de América, donde significa "mono parecido al macaco y al mico", es una voz propia del español de Canarias que presenta los siguientes sentidos:
1. m. y f.  Persona de poco seso y ridícula.
2. m. y f.  Despectivamente, niño. Hay unos machangos chicos haciendo bulla en la calle.

3. m. y f.  Figura humana o animal hecha de cualquier materia, como yeso o trapo, realizada sin ningún esmero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada