domingo, 14 de noviembre de 2010

Sangra el Sáhara, ¿dónde está el PSOE?

La postura del gobierno de Zapatero, me niego a llamarlo gobierno de España ante los sucesos del Sáhara, sólo puede calificarse en el espacio que pueda existir entre la infamia y la traición, entre esas variables supongo yo que exista una minúscula gradación que cada una aplicará como mejor prefiera.

No tengo una gran opinión sobre este gobierno, para ser veraz debo confesar que me parece un gobierno aborrecible, pero ciertamente jamás pensé que fuera capaz de semejante infamia. Todo los miembros de este gobierno desde el primero al último está colaborando por acción u omisión en la escabechina marroquí en el Aiún.

Cuando Jáuregui, ministro de la Presidencia, reconoció en el Congreso la soberanía de Marruecos sobre el territorio saharaui no cometía un error, decía lo que el guión alauita-zapateril le marcaba.

Todos ustedes conocen los pactos de utilización de la semántica que ha llevado a cabo Zapatero, los asesinatos de la T-4 fueron calificados por ZP de “desgraciados accidentes”, todos lamentaron el lapsus linguae, para posteriormente y de boca del propio Presidente enterarnos que el uso de ese término estaba pactado con ETA ; lo que demuestra de facto que para ZP es lo mismo un accidente que un asesinato si se beneficia electoralmente del cambio "semántico".

Lo de Jáuregui está en la misma línea de la “política semántica” y si tienen dudas basta oír a Rubalcaba, Vicepresidente de este infame gobierno, manifestando que la matanza, persecución y torturas perpetradas en El Aiún eran “sucesos en Marruecos”. ¿Tendremos que aceptar que Pérez Rubalcaba, que todo lo sabe menos lo del “Faisán”, ignora que la ONU no reconoce la soberanía de Marruecos sobre el territorio del Sáhara ni tampoco concede al Reino de Marruecos el título de potencia administradora del territorio.?

Y si por ventura quedaba algún resquicio ahí estaba o más bien no estaba Trinidad Jiménez, que se preocupó de poner tierra por medio y se marchó a Bolivia, dicen los marroquíes que le advirtieron de lo que iba a suceder, y la “Trini” nos explica, salerosa, que España está a la espera de que algún organismo internacional reclame sobre la conducta marroquí.

También tendremos que creer que la ministra de Asuntos Exteriores ignora que España continúa siendo la potencia administradora del territorio, conforme a los usos y reglas del Derecho Internacional y que por tanto tenemos la obligación legal y ética de encabezar las acciones conducentes a detener la matanza y aclarar los sucesos, pues debe ser así porque en la ONU han tenido que ser los mejicanos y no los españoles quiénes propusieran acciones.

Y el jefe de los infames nos aclara que las relaciones con Marruecos son asunto de Estado y que la primera prioridad es defender los intereses de España. Debe ser que la muerte de ciudadanos españoles en El Aiún, la prohibición de que informen nuestros medios de comunicación, la detención y vejaciones a periodistas españoles, mientras los medios franceses y marroquíes acceden libremente, no deben considerarse de interés para ZP.

Hay que recordar que Zapatero siempre ha tenido una relación de vasallaje con Marruecos, baste recordar su visita al sátrapa marroquí cuando éste acababa de retirar a su embajador en Madrid, lo que no lo supuso problema al entonces Jefe de la Oposición, rindió pleitesía y se quedó tan tranquilo; su canallada de entonces comprometía sólo al PSOE y ahora con esta, nos mancha a todos los españoles.

¿A qué o a quién teme Zapatero en su relación con Marruecos? España ha sido siempre una nación que ha hecho frente a sus problemas éticos con gallardía y generosidad, hemos sido siempre Quijotes y ahora ante la crueldad inferida a quiénes han sido hasta hace bien poco nuestros hermanos ni siquiera el peor Sancho Panza hubiera sido capaz de aceptar una felonía de este calibre.

Pero mientras tanto ¿qué dice el PSC-PSOE?, sus terminales mediáticas, Secretarios Insulares y su Secretario General han ofrecido un papel deleznable y cobarde que supongo pagarán electoralmente.

¿Dónde está la militancia y responsables del PSOE? pues en su casa, hermanados espiritualmente con Zapatero, el único presidente del Gobierno de España que ha roto el consenso observado por todos sus antecesores. Era de las pocas cosas que contaban con un consenso unánime: El Sáhara debe tener la oportunidad de acceder a la autodeterminación si ese es el deseo de la mayoría de los saharauis.

Zapatero no defiende los intereses de España, insisto, la primera genuflexión la hizo estando en la oposición y sus seguidores no han tenido el valor de alzar la voz y se han refugiado en el dislate de remontarse a los tiempos de la muerte de Franco para justificar lo que no se puede justificar.

Sangra el Sáhara, mueren asesinados los saharauis ¿dónde está el PSOE?






























No hay comentarios:

Publicar un comentario