domingo, 21 de noviembre de 2010

Y hoy le toca a los del PP




Llevo unos días que no hago otra cosa que recibir críticas de algunos amigos que me hacen el honor de su atención y que están empeñados en que trato con demasiada lenidad a los del Partido Popular. Nada más lejos de mi intención, llevaba días pensando en hablar del tema, que hoy si toca, y que por mor de la actualidad se ha ido quedando en el teclado de mi ordenador, que lo del tintero queda más antiguo que el Ceregumil o la Quina San Clemente.

Los seguidores más fieles de este blog han podido leer lo que opinaba de alguna falsedad flagrante que han protagonizado los coalicioneros y socialistas, pues hoy les toca a los del PP.

Centremos el tema, ¿podemos aceptar y disculpar el que un cargo público, por tanto representante de la voluntad popular, en el ejercicio de su cargo vote a favor y en contra de la misma propuesta, sin que haya otra explicación que justifique el hecho, que el intento más descarnado de sacar ventaja partidista, ignorando el interés general de sus administrados?

Bueno pues tras prolegómenos vamos a lo nuestro. In illo témpore, es decir, en aquel tiempo, o si prefieren un buen o mal día, Dª Águeda Montelongo Presidenta Insular del PP majorero, Parlamentaria Regional, Consejera de Turismo del Cabildo Insular y portavoz del grupo popular acudió a un Pleno de la institución. Concretamente corría el día 27 de noviembre de 2009, dirán ustedes que eso no tiene nada de raro y yo no puedo estar más de acuerdo ¿Consejera del Cabildo? pues al Pleno a defender el interés general de los majoreros; faltaría más.

En ese pleno el grupo socialista presentaba una Moción sobre el plan plurianual de financiación del Hospital, en ella los del PSC-PSOE proponían que se ampliaran las partidas del presupuesto destinadas a la financiación de las obras de remodelación de nuestro hospital y que se dotaran de una mayor cuantía lo que aceleraría el mortecino ritmo de las susodichas.

Yo no sé, no estaba presente, si hubo o no un animado debate o si por el contrario se llevó el asunto con el plúmbeo ritmo que Mario Cabrera acostumbra a imprimir a los plenos, pero sí sé que se aprobó la Moción con los votos de todos los grupos representados en la Institución, incluyendo el de Dª Águeda Montelongo, naturalmente.

Desde luego hubiera resultado difícil de explicar que dada la exasperante lentitud de las obras y la urgentísima necesidad que tiene la sociedad majorera de tener de una vez un hospital como Dios manda, como tienen ya todas las islas que componen nuestro archipiélago y que aquí no tenemos, con el agravante que en Fuerteventura tendremos que conformarnos con un hospital reformado y no con uno nuevo, decía que nada más natural que todos votaran a favor de la propuesta por encima de cualquier cuestión partidista o ideológica.

Y allí dejamos a Dª Águeda encantada de haber aprobado una moción que favorecía a los ciudadanos de Fuerteventura, para eso estamos compañero, me parece escucharla. Pero esta vida es muy complicada y más si se atienden a tantos cargos como diz Aguedita que hace, aunque hay muchos que opinemos con el acervo popular que “quién mucho abarca poco aprieta”

Si suman ustedes lo que acabo de señalar a que esto de los Plenos es tan peligroso que se diría que los carga el diablo y que, según algunas doctrinas, los socialistas son unos liantes de mucho cuidado y más si son de Fuerteventura,  nos aproximamos a la solución del misterio.

Resulta que el día 8 de octubre del mismo año el PSC-PSOE había presentado una Proposición no de Ley, la 7L/PNL-0127,  sobre el plan plurianual de financiación del Hospital General de Fuerteventura. El parlamentario socialista y majorero Domingo Fuentes presentó y defendió una PNL que proponía se aumentaran las partidas destinadas a la construcción del Hospital General de Fuerteventura

La Proposición no de Ley fue rechazada con los votos populares y nacionalistas. ¡No me diga usted que Águeda Montelongo votó en contra de conceder unas partidas que aceleraran las obras del hospital que llevan un retraso de padre y muy señor mío! pues sí se lo digo, Águeda Montelongo y el resto de parlamentarios majoreros de los grupos nacionalista y popular, pero no contenta con votar en contra, se encargó nuestra protagonista de llevar a cabo la intervención que justificaba el voto negativo de los parlamentarios populares.

Así que extraña que vote en contra de algo que favorece a la isla que dice representar y a sus ciudadanos y no le duelen prendas y adopta un papel protagónico, interviniendo en nombre de los populares para justificar el voto en contra y sin embargo el día 27 de noviembre del mismo año, cuarenta y nueve días después, día arriba, día abajo, vota a favor de la Moción socialista en el Cabildo que era la misma que se publicó en el Parlamento de Canarias.

Será que Águeda Montelongo vota no conforme a lo que interesa a los ciudadanos sino en función de la proximidad geográfica de sus electores. Resulta injustificable que lo que está mal en el mes de octubre en el Parlamento, esté bien en noviembre en el Cabildo Insular de Fuerteventura, no se me ocurre otro motivo que el de la mayor proximidad al electorado, una actuación que, perdónenme, me parece absolutamente deshonesta.

Creo que Águeda le debe una explicación a sus electores, ¿está a favor o en contra de que las obras del Hospital se doten más generosamente para que finalicen lo antes posible? Y claro la respuesta no puede ser la que ha demostrado con sus hechos. No podemos tener un representante que vote afirmativa o negativamente, en función de si cree que sus votantes pueden enterarse de lo que dice o lo que vota.

Me he acordado del manifiesto que Manuel Velázquez Cabrera dirigía a los hijos de Fuerteventura y que decía: ¿Queréis continuar sumidos en la miseria, en la ignorancia y en el desprecio? Pues entonces votad con los mayordomos…

Hoy como ayer la historia se repite, hay quién vota a favor de los hijos de Fuerteventura, otros lo hacen en favor de los mayordomos, Dª Águeda se las ha apañado para hacer las dos cosas. Intolerable.



































2 comentarios:

  1. Plis plas plas plis, mis mayores aplausos al articulo, por primera vez, Sr. Rives. Soy su ex-vecina de edificio " multiple " Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias ex-vecina, me alegro que por fin algo de lo que escribo le haya gustado. Un saludo

    ResponderEliminar