jueves, 10 de noviembre de 2011

El boicot del 15 M a las elecciones

Los del 15 M hace  cinco días


La verdad que esto del 15 M es un tema que me aburre. Cuando me dio por escribir sobre él y se me ocurrió disentir y comentar, que en mi opinión, el amigo Rubalcaba los estaba manipulando desde el ministerio del Interior y otros servicios afines, tuve la desagradable experiencia de recibir más de ocho folios de insultos, así que no es que sea un tema de los que me apetezca demasiado tratar.

En primer lugar por su inanidad, ¿qué es lo que pretenden los “indignados”?, supongo que cambiar el sistema, al menos eso creen la inmensa mayoría de ciudadanos bien pensantes que nutren sus filas. Tras ellos están los que realmente manejan el cotarro, que esos no sé yo exactamente qué es lo que pretenderán, pero tampoco es que haga falta una profunda reflexión, para intuir que pueden buscar en íntima comunión, okupas, trotskistas o troskistas como prefieran, miembros de los movimientos autodenominados anticapitalistas, jovencitos y talluditos anarquistas y en líneas generales gente de la extrema izquierda, que aquí por aquello de la corrección política y la estupidez semántica impuesta por el PSOE y sus terminales mediáticas afines, se conocen como los “antisistema”.

Me preguntaba qué es lo que buscan los del 15 M y me respondía que cambiar el sistema. No reconocen la validez del sistema de democracia parlamentaria que tanta sangre y sacrificios costó que nos diéramos los españoles - bueno que se le va a hacer, vivimos en un país libre - y ¿qué proponen a cambio? ¡Ah! me alegro que me haga esta pregunta, diría cualquiera de los portavoces del “movimiento”, y tras la frasecita le iban a endilgar a usted o a mí, una tonelada de lugares comunes, latiguillos de asamblea universitaria y titulares de panfletos, que demuestran que tienen, una empanada política, económica e intelectual, propia sólo de la gente que en el fondo no sabe exactamente qué es lo que quiere y mucho menos cómo conseguirlo.

Quieren cambiar el sistema y han decidido hacerlo desde fuera, bueno eso se llamaba antes de los tiempos de lo “políticamente correcto” la revolución. Aceptan el término a medias, les da un tinte revolucionario que les resulta rentable  mediáticamente hablando, pero están perdiendo credibilidad  e impulso y finalmente se transformarán en la infantería que utilice el aparato socialista para organizar las manifestaciones, que “adornarán” la llegada al poder del Partido Popular.

Oiga pero es que proponen muchas cosas interesantes, si señor y mi tía Carmen la del pueblo también y no está dando el coñazo todo el día en la calle. Ya comentaremos, otro día, sus propuestas, la mayoría de las cuáles ya les anticipo que son perfectamente asumibles por el 110% de la población, ¿qué eso es matemáticamente imposible?, estamos hablando de política Dª María, usted no se preocupe.

Yo lo que quiero saber es cómo quieren cambiar al sistema; por los cauces constitucionales, no, no reconocen validez a esas trampas burguesas y capitalistas, entonces, ¿toca eso de a las barricadas?, tampoco.  ¿Y?, pues nada, ellos se reúnen en las calles y plazas, se manifiestan, reclaman, se niegan a aceptar los cauces previstos para que los cambios que proponen se puedan producir, pero siguen tozudamente indignados. Y ¿a quién reclaman?, pues no se sabe bien, al parlamento español no, no reconocen su representatividad, entonces se lo reclamarán al pueblo soberano, pues eso será, y el pueblo soberano si se sintiera concernido ¿cómo se manifestará?, ¡ahí está el truco! el pueblo soberano son ellos. Son los únicos a los que reconocen representatividad ¿a ellos mismos? Eso no puede ser, pues eso Dª María... pues eso.

Es que eso es una redundancia, si no están de acuerdo con el sistema y reclaman cambios y las reclamaciones van dirigidas a sí mismos, que no tiene representatividad alguna ¿Cómo qué no?, la verdadera representatividad del pueblo español la tienen “los indignados, ¿sí y eso cómo se justifica?, pues porque nosotros somos el pueblo soberano. Usted no lo entiende porque es un fascista, esclavo servidor del capital y de los mercados.

Bueno yo soy lo que soy y no me voy a poner a discutir sobre la inexistente representatividad de los “indignados”, aunque sí puedo afirmar que el movimiento del 15 M ha perdido impulso y que de hecho los candidatos que intervinieron en el debate ni siquiera les hicieron un guiño. Que eso sí que es grave, que Alfredo no se acordara ni para bien ni para mal de sus queridísimos “indignados” a lo largo del debate televisado. Pero la paupérrima asistencia de “indignados” a la concentración que convocaron en Sol a cuenta del comienzo de la campaña electoral y otros actos fallidos, ha hecho que el interés que despertaron en su momento esté desapareciendo.

Por otra parte existen profundas disensiones en el seno del movimiento, parece que el objetivo que persiguen los indignados es celebrar una “reflexión colectiva” durante la jornada previa a las elecciones generales en la Puerta del Sol para con ella escenificar su oposición al sistema. Pretenden boicotear las elecciones y pretenden que se produzca una manifestación muy importante el mismo día de las elecciones o unas horas antes del propio 20 N. La propuesta ha conseguido que los componentes de Democracia Real Ya, la rama más moderada del Movimiento, se hayan desvinculado de manera tajante del proyecto. Manifiestan que “Nuestro objetivo es informar a los ciudadanos de cuál es la mejor manera de que su voto influya en el resultado del 20-N, pero en ningún caso pretendemos boicotear las elecciones”.

Así que en realidad nos encontramos con unos ciudadanos que ocupan la calle con la intención de boicotear las elecciones y a cambio de cargarse el sistema, curiosamente, no proponen nada nuevo. Eso sólo puede suceder por dos motivos, no tienen ni idea de lo que pretenden o lo que pretenden no se puede explicar ya que, de conocerse sus intenciones, se iban a quedar más solos que la una.

Así están las cosas, han perdido impulso, capacidad de convocatoria y su unidad. Sus propuestas políticas no son ya elementos a considerar y  por finalizar, ahora que las cosas van rematadamente mal,  se le ocurre a Llamazares ayer dirigirse a los simpatizantes del 15-M y decirles: “Izquierda Unida es como tú, como tú, estamos indignados”.

A mí me parece que una cosa así resulta excesiva, yo de los “indignados” le metía una querella a Llamazares que lo crujía. Hasta aquí podíamos llegar

10 comentarios:

  1. me parece una desvergüenza que los que presumen de , demócratas estén pensando,en sabotear,las elecciones , mas vale que voten al que quieran , y eso es demócracia

    ResponderEliminar
  2. Nada que añadir. El enfoque y presentación del tema, geniales y profundos. Me mosquea sobre todo lo de qué harán estos mamandurrias después de las elecciones. De todos modos siempre se podría empezar a aplicar la ley con ellos. Es decir, si yo monto un chiringuito con cocina y todo en la plaza de mi ciudad y enchufo la corriente eléctrica de una farola ,la policía me detiene. Pues eso.

    ResponderEliminar
  3. Ya se paso el verano, algunos tuvieron su experiencia de Mayo del 68. Hace frió, llueve y no mola estar a la intemperie. El resto esta de una forma u otra a sueldo de unos y otros, de todo tienen metido dentro de esa amalgama. En fin como usted dice, sin interés mas que para pasar el rato. Solo darán el cante si la pesoe se siente atacada judicialmente, si no nasti de plasti y guardias al canto, que les tienen muchas ganas.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno pues el que no tiene nada que añadir soy yo, salvo agradecer los dos comentarios. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Yo me quedo con algo que dijo Sánchez Dragó, y es que pondría a los indignados a escrbir cien veces sobre el acerado El Antiguo Régimen y la Revolución, de Alexis de Tocqueville. Para que comprendan que la igualdad es incompatible con la libertad: O la una o la otra. / No somos abejas, no somos hormigas.

    ResponderEliminar
  6. En un principio cuando empezaron las primeras manifestaciones del 15M, realmente parecía que sus propuestas iban a llegar a buen término, pedían lo que la mayoría de los españoles de a pié necesitamos, pero en cuanto empezaron a unirse otros grupos, se quedaron por un tiempo casi indefinido en Sol molestando a todos los comerciantes que no sabían ni lo que hacer y sobre todo cuando comenzaron a decir que no tenían representación y tal y como se dice en este buen artículo, mostraron su verdadera cara de revolucionarios sin rumbo, perdieron todo. Lo curioso es que de todo esto nos pudimos dar cuenta en menos de una semana, por lo que todas las personas que esos primeros días vimos esa noticia como ¡ya era hora de que alguien se quejara! no estamos de acuerdo para nada. Si promulgan la democracia lo que menos deben de hacer es boicotear las elecciones, pero ellos no buscan eso. La mayoría de los que asisten a esas concentraciones no tienen ni idea de lo que piden realmente, otros reconozco que sí, que los primeros tenían buenas ideas, pero se les ha ído de las manos y aunque quieran decir una y otra vez que no van en contra de ningún partido y tampoco apoyan a otros, es mentira, se nota demasiado hacia el lado que van. De los movimientos que hay en otros países no he leído demasiado, tan sólo he visto las manifestaciones y no se si esos son quejas reales de personas de a pié o tienen la misma ideología que los movimientos españoles.
    Muy bueno este artículo. Saludos,

    ResponderEliminar
  7. Juan Pedro siempre he sostenido que no hay nada más injusto que tratar a los desiguales como si fueran iguales. Por lo tanto estoy de acuerdo con lo que tu dices, sobre lo que aconsejaba Dragó y sobre lo de Tocqueville, para que voy a decir nada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. El problema es que en España hace mucho tiempo que solo cumple con la ley el ciudadano honrado y trabajador y el resto, empezando por los políticos que nos desgobiernan no solo no la cumplen sino que "cuando les conviene la jugada" como diría el ex ministro Bermejo, fomentan, amparan e incluso financian su incumplimiento.
    Es paradójico que el movimiento de presuntos indignados que afirma que quiere mas democracia no cumpla con la ley y se quiera pasar por el forro de sus caprichos los mandatos de la Junta Electoral o se dedique a ocupar edificios.
    Excelente entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. http://www.youtube.com/watch?v=CrKV6bfqOck&feature=channel_video_title

    La deuda es un movimiento perpetuo que se genera y no va a parar porque los políticos no se están centrando en la raíz del problema sino aplicando parches que no servirán de nada y nos endeudaremos más, pero hay que pararlo si queremos que las cosas vayan a mejor.

    ResponderEliminar
  10. ¡ de verdad ! ¿ estamos en un pais libre ? ... ¿existe la democracia ? de verdad hay alguien que piense en el bien comun antes que en el suyo propio ? ¿ somos tan ilusos ? no nos damos cuenta que todo en este mundo se mueve por el interes , .. cuando el politico de turno accede a un puesto importante ,.. desde un alcalde hasta el presidente es por que a alguien mas imporatante le interesa que este ahy y ese alguien luego espera favores , y da igual que no sea justo , ¡ cambian la justicia sobre la marcha ! y al final lo acabamos pagando los que de verdad hacemos pais , los obreros , los ciudadanos medios , los que tenemos la suerte de trabajar y damos gracias por tener trabajo a cualquier precio ( turnos dobles , horas extras que no se cobran , hacer el trabajo de 2 o 3 personas ) en definitiva ser unos borreguitos ¿ que politico va a cambiar esto ? la respuesta es ... ninguno . ( cuando tu no tienes un problema .. no te preocupas y si yo ganara 6000 o 7000 euros al mes mi madre no esta en una lista de espera para la operacion ni me preocupa su pension .

    ResponderEliminar