viernes, 25 de noviembre de 2011

El PSOE se renovará

Rodríguez Ibarra exige la renovación


Hoy me va a tocar palmar,  estoy convencido; pero a veces toca lo que toca y hay que  hacer lo que a uno no le conviene demasiado. Lo prudente en mi caso, que soy un hombre de derechas que escribe un blog que leen mayoritariamente gentes de la derecha y los pocos zurdos que me leen, acostumbran a acordarse de mi quinta generación, digo que lo prudente sería, continuar dando leña al PSOE hasta que aprenda el catecismo o en su defecto inglés, si así lo prefieren, como lo han hecho los zurdos, siempre que han podido con la derecha de este país.

Sin embargo Rodríguez Ibarra, un socialista de los de antes, ha hablado y lo ha hecho a su estilo, contundente, cargado de sentido común y con un convencimiento que muchos quisieran para sí. Voy a comentar lo que ha dicho porque lo considero muy importante, y me lo parece, porque miren ustedes lo que son las cosas, llevo mucho tiempo escribiendo que al PSOE le resulta obligatoria una reflexión muy profunda y tras ella, una refundación que le está haciendo tanta falta como el aire que respiran.

Y algunos o a lo peor  muchos de mis lectores de una y otra banda me van a decir que a mí que me importan los asuntos del PSOE, para entendernos, que quién me da vela en este entierro, yo se lo explico a ver si los convenzo.

Aunque el partido socialista actual no cuenta con ninguna de mis simpatías y con todas mis antipatías y supone, desde mi particular punto de vista, un peligro para la estabilidad política de este país, he de reconocer, sin embargo, que un PSOE reformado, en la línea de los partidos socialdemócratas europeos, es absolutamente necesario para que el escenario político español esté completo y equilibrado.

Y llegados a este punto, si todavía están conmigo, me va a tocar sumar a mis lectores mosqueados, además de los diestros y los zurdos, a los enemigos del bipartidismo que por cierto crecen exponencialmente, pero que deberán reconocer que es muy cierto que el equilibrio político español no está asegurado con un PSOE como el actual, pero tampoco lo está con su ausencia, que es necesaria una fuerza socialdemócrata, en el sentido más europeo del concepto, para asegurar el  equilibrio en el juego político español.

Pide Rodríguez Ibarra, que aquí lo importa son sus declaraciones y no mis rollos, que en la reunión del Comité Federal socialista del próximo sábado, dimita la actual dirección del PSOE, que quedaría  a cargo de una gestora, dirigida por Alfredo P. Rubalcaba, que sería el encargado de redefinir sin prisas el proyecto del partido. Hay que reconocer que Rodríguez Ibarra, no da puntada sin hilo, porque su propuesta lleva implícita una carga de profundidad, el presidente de la gestora – Rubalcaba – no podría por mandato estatutario, ser candidato.

Me parece muy oportuno que uno de los padres de la derrota – aunque su grupo manifiesta que quién ha perdido las elecciones es Zapatero - sea eliminado de la carrera hacia la Secretaria General, mediante un nombramiento de importancia, pero que lo elimina de toda posibilidad de dirigir el partido y me parece más lógico todavía que la actual dirección socialista que es responsable de la derrota, desaparezca sobre la marcha, tras su dimisión.

No es ésta la única propuesta que hace Rodríguez Ibarra al Comité Federal; recuerda Ibarra que el PSOE lleva perdiendo todas y cada una de las elecciones a las que se ha presentado desde el 2008, es por ello que entiende que lo importante, ahora, es llevar a cabo en primer lugar un análisis y tras ese trámite formular un nuevo proyecto para la izquierda del país. Sólo tras esa formulación cobraría importancia la búsqueda del candidato a la Secretaría General.

Lo que dice Ibarra es que primero es el proyecto y después el candidato y no justamente lo contrario, eso lo digo yo, que es lo que está haciendo precisamente el PSOE en estos momentos. Las energías del conjunto se están empleando en la definición y elección de quiénes van a ser los candidatos y el análisis de la situación y de lo que se espera del PSOE queda para mejor ocasión, es decir para nunca.

Bueno lo que pide Rodríguez Ibarra a mí me parece muy puesto en razón, no creo que le hagan el menor caso, pero desde luego, si así lo hacen se equivocan gravemente. El PSOE debe abandonar su deriva de los últimos años, en los que ha radicalizado gratuitamente su discurso, ha creado tensión innecesaria, ha reabierto viejas heridas y se ha apartado de la línea ideológica de los partidos socialdemócratas europeos.

Comprendo que lo que propone Ibarra no va a ser el bálsamo de Fierabrás, ni tiene porque solucionar nada de lo que a mí me parece necesario, pero es el primer paso y no hay viaje por largo que sea, que no comience con un modesto primer paso. Me parece forzoso, el evitar el clima de guerra interna que se está apoderando de un partido que además está postrado tras sufrir la derrota que ha vivido, la propuesta elimina a uno de los contendientes, pero aprovecha su capacidad, la dirección asume su responsabilidad dimitiendo, que aquí parece que no haya pasado nada y se establecen las prioridades: Análisis, proyecto y por fin candidato.

¿Y usted cree que el PSOE cambiará?, pues si le soy sincero creo que no, pienso que en todo caso el cambio puede ser a peor, pero he querido hablar del proyecto de Ibarra, porque puede ser el camino que nos lleve a un PSOE homologado a la socialdemocracia europea, sin tentaciones chavistas, como es el caso,  que estoy seguro ayudaría en gran manera al desarrollo armónico de la vida política de nuestro país.

Me parece que usted espera mucho de la propuesta. No realmente no espero nada, aunque sería muy bueno que el PSOE reflexionara sobre su actual situación y buscara el camino para poderse relacionar mejor con el resto de fuerzas políticas, los dichosos agentes sociales y los ciudadanos de este país, que nos guste o no, necesita de un partido socialdemócrata que equilibre el panorama político, sin estridencias ni radicalizaciones.

Continuará, seguro…

5 comentarios:

  1. Tu lo has dicho, el PS no es que vaya a ir a peor, es que es un proyecto finiquitado, agotado y el partido tiene la obligación moral de extinguirse para dar paso a otras opciones de socialdemcracia cómo UPyD.

    Lo dice otro de derechas que considera que, el sucialismo tal y cómo lo plantea ésta escorialensis quedó finiquitado con el primer mochazo al Muro de Berlín, cosa de la que parece no haberse enterado más de la mitad de la tropa.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  2. Es posible que los pocos zurdos que le lean digan: Que razón tiene!! aunque luego voten lo contrario por eso de los ideales, ya sabe, que los ideales tiran mucho.
    Pienso que tenían que reformar ese partido de arriba a abajo, poner gente nueva que mire hacia el futuro dejando atrás el franquismo, que Franco ya lleva 36 años muerto. Pero me da que el nuevo Psoe que salga de ese Congreso va a ir por el mismo camino.
    Sr. Rives, me atreví, sin su permiso, a poner su blog en el mío como blog amigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Sí, bien. Pero no se, ¿una mafia se puede reciclar? yo no lo creo. Lo mejor lo de Italia Bettino al Exilio y el PSI a la ful. Lo que usted propone ya existe y sin hipotecas se llama UPyD. Yo no les votaría nunca, pero es un partido sodialdemocrata a la Europea y a la Española es decir la unidad de España no se toca ni se cuestiona.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  4. Buenas noches Xad me alegra saber lo de mi blog en el tuyo. Yo tampoco tengo muchas, por no decir ninguna esperanaza en la evolución del PSOE pero por pedir que no quede.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Buenas noches Zorrete, tienes razón en lo de UPyD pero yo creo que hace falta un partido que sea capaz de conseguir más de 100 diputados en unas elecciones. UPyD no tiene el suficiente peso específico como para contrapesar mínimamente la existencia de la derecha. Es necesaria una oferta equilibrada, creo yo.

    ResponderEliminar