jueves, 24 de noviembre de 2011

Las urnas mandan

La legitimidad la dan las urnas, no la calle

Pudiera parecer una verdad de Perogrullo, pero creo necesario recordarlo, porque habrá que reconocer que somos el reino del surrealismo. Por ahí andan ya medios de comunicación  negando sesudamente el triunfo del PP. Para la gente de Público, el Partido Popular no ha ganado las elecciones. Otros hay que exigen la dimisión de Rajoy, eso se lleva a cabo a través de las redes sociales como comentamos ayer, los mismos pero con la careta de más constructivos le piden a Rajoy que haga cosas y todo ello tiene que ver con un señor que ha ganado las elecciones pero que todavía no ha tomado posesión, entre otros motivos, porque el gobierno saliente se lo ha tomado con toda la calma de este mundo.

¡Qué diga lo que va a hacer! es otra de las frases que se escuchan. Creo que  los votantes han dicho que ha llegado el momento de pasar de las palabras a los hechos, no nos queda tiempo, ni tenemos demasiado margen, pero desde luego de Rajoy lo que interesa es lo que haga, no lo que diga.

Comprendo que la utilización de una de las armas más eficaces que ha empleado el líder del PP en esta lucha, el silencio, ponga de los nervios a la artillería mediática afín a las tesis socialistas, que no encuentra objetivos que batir. Es lo que tiene el  vivir, informativamente hablando, de titulares. Éstos duran lo que duran y la izquierda y sus terminales mediáticas necesitan carnaza, por eso claman para que Rajoy hable por adelantado. Creo lo más prudente que permanezca en silencio y hable a través de las acciones de su gobierno, cuando tome posesión, cuanto antes, porque me parece que incluso por interés del propio Zapatero, este trámite debiera adelantarse en la medida de lo posible.

No se engañen, todo forma parte de la campaña orquestada desde hace tiempo por el PSOE, para que nadie me acuse de paranoico, me referiré a lo que ya decía el día 30 de septiembre en este mismo blog, decía entonces: “… hace un par de días se publicaban las opiniones de un ministro en activo que advertía que el PP tendría que pactar con el PSOE para evitar la reacción popular.”

Y seguían las advertencias “Hoy nos comentaba Bono que las calles “se inflamarán” tras el 20 N, y ha exigido al PP y al PSOE un pacto para evitar que el perdedor aliente los desórdenes.”

Para completar el panorama incluía en el post las declaraciones de un portavoz de UGT. Escribía en septiembre “Dicen los angelitos que tienen  asumido el triunfo del PP en las elecciones generales y añadía su portavoz que están dispuestas a convertirse en una fuerza de oposición, respaldando la actividad del PSOE y otros partidos de izquierda”.

Por tanto lo que ayer comentaba en el post, no responde a una ocurrencia, hay datos fidedignos, declaraciones públicas en los que queda muy clara cuál es la postura del PSOE. El Partido Popular sólo puede gobernar en un pacto, un gobierno de coalición, concentración o salvación como quieran llamarlo ustedes, con los socialistas, que en vez permanecer en el lugar al que le han mandado las urnas, pretenden tener un papel protagonista en lo que vaya a suceder y sacar rentabilidad de la acción de gobierno del PP.

Bueno pues para conseguir debilitar la posición de los conservadores los socialistas no dudarán en organizar el follón, a la espera que las protestas, las manifestaciones, los detenidos, los “apaleados” muevan a los “prudentes” de siempre y se empiece a pensar que lo mejor es trabajar en paz y sin el ruido mediático y los desórdenes callejeros y de ahí al pacto, la componenda, el gobierno de concentración, hay un solo paso y muchos kilos de cobardía. Sería un error de bulto, ahí exactamente es donde los quieren los socialistas.

El Partido Popular, sus líderes, los “prudentes”, sus votantes, no pueden ceder, deben estar dispuestos a soportar lo que venga, amparados en una verdad indiscutible, lo dijo Montoro me parece, pero lo puede suscribir la totalidad de la gente que piensa con la cabeza y no con el carnet. La legitimidad la dan las urnas, no la calle.

Desgraciadamente parece que Rajoy y su gobierno van a tener que pelear en dos frentes, por una parte la economía, el paro, Europa y los mercados, la prima de riesgo, etc., y por otra  con la decidida actuación del PSOE que no está dispuesto a aceptar, por las buenas, la decisión de las urnas. Parece imposible pero es así, cualquiera podría pensar que tras dejar al país, su economía y el mercado laboral destrozados, tendrían la discreción de asistir a lo que disponga el gobierno de España y apoyar en lo que haga falta, para dar una imagen de unidad frente a Europa y los mercados.

Lo que se disponga desde el gobierno de España, mientras dure esta situación de emergencia nacional, debería ser apoyado por encima de ideologías y demagogias. Desgraciadamente no creo que sea así. España, los españoles y su gobierno tendrán que hacer lo necesario para salir de esta situación, poner en marcha medidas impopulares pero forzosas y aguantar el tipo hasta que lo más gordo de la tormenta haya pasado.

No hay que ceder ni un milímetro. El PSOE pretende ganar en la calle lo que las urnas le han negado, no voy a calificar esa conducta, todo el mundo sabe lo que hay. Digo como decía el 30 de septiembre que “muchísimos pensamos que tras las elecciones y la victoria, por mayoría absoluta, del Partido Popular, el PSOE pondrá en marcha a los del 15 M, sindicatos y otros grupos de la izquierda radical y antisistema, para incendiar las calles de España y debilitar las opciones de los populares para llevar a buen fin su acción de gobierno”.

Insisto, lo pensaba entonces y lo pienso ahora muchísimo más convencido, tras ver como el lobo comienza a asomar la patita. La legitimidad la tiene el PP, debe utilizar ese capital sin mirar a los lados y poner en marcha su programa. Si la calle grita, ya se cansarán, los que tenían voz y voto en este asunto ya hablaron el 20 N, ahora toca obedecer el mandato expresado por la voluntad popular y dejar gobernar al PP, con cierta libertad y sobre todo, sin ponerle obstáculos añadidos.


Sería lo mejor para todos

6 comentarios:

  1. "Si la calle grita, ya se cansarán, los que tenían voz y voto en este asunto ya hablaron el 20 N, ahora toca obedecer el mandato expresado por la voluntad popular" bonita frase para aplicar a todos los votantes, todos los partidos y todas las comunidades..........
    R E S P E T O

    ResponderEliminar
  2. De vemos respetar los votantes…como se respeto los del Partido socialista creo q debemos ser cautos con todo este lío OJO” no podemos sembrar mas revueltas de las q hay… ser pacifista ¡!!Esto puede traer problemas serio cordura es importante no estamos a ver quien puede mas una revolución q es lo q parece q intenta no creo q sea una solución si mantenemos la cordura sin importancias las aguas volverán a su cause.

    ResponderEliminar
  3. Mi pesamiento es que cuando comiencen las revueltas, cortarlas de golpe, si no se hace así seguirán creciendo. Si los sindicatos mandan a la gente a la huelga, no obedecerles y cuandos los piquetes se enfurezcan, las fuerzas del orden que actuen. Cuando la última huelga mucha gente fue a trabajar y muchos comercios abrieron, solo se vieron obligados a cerrar por los piquetes. Una vez pasada la huelga los comercios deberían denunciar a los sindicatos por los daños causados en las cerraduras y pasarles por ley la factura a ellos. A ver que pasaría.
    Sé que es fácil de escribir y difícil de llevar a la práctica, pero no se puede consentir que quienes no saben perder enfrenten a la gente. No estamos en los años 30.
    Si los sindicatos no movieron el culo cuando lo tenían que mover, ahora que arrimen el hombro o se queden quietecitos. Para mi que incluso han perdido hasta la confianza de sus afiliados.

    ResponderEliminar
  4. Ya se yo de que va el pacto que reclama el psoe. Paraliza toda investigación judicial y danos chollos, pasta y subvenciones y si no prepárate. Salva a los periódicos y televisiones amigas o veras etc. Con lo mal que lo tenemos, soy partidario del dicho "esto tiene que joderse del todo para que se arregle".
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  5. la izquierda maneja de forma excelente la agitación y la propaganda, ya están lanzando la versión de que ellos no son los culpables del desastre que dejan, que es culpa de los mercados, de Alemania de la crisis mundial , del hombre del tiempo y de Pitita Ridruejo, todo el mundo es culpable menos ellos y con esta monserga iniciaran la revuelta anti PP en cuanto este de el primer paso, para ello tienen la experiencia y unos cuadros formados en la subversion callejera que funcionan bien, son gente concienciada y preparada que da caña sin parar, solo se arrugan si tienen enfrente quien les plante cara y les de leña con igual o mayor fuerza y en este momento esa gente no existe y si existe NO esta dispuesta a romperse la cara por una España autonómica que es una ruina, de manera que vamos a tener bronca callejera día si y día también, algunos barrios de Madrid y de Barcelona van a ser un infierno.
    Naturalmente nada de esto sucedería si el Gobierno aplicara la ley a rajatabla, cosa que desde luego no hará, eso de que les llamen fascistas les horroriza.
    Por cierto ¿Puedes poner MI blog en tus seguimientos de Blog?
    Naturalmente si crees que esta a la altura de tus expectativas
    Yo ya he puesto tu magnifico Blog en mis seguimientos
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com/
    Otra cosa, muchos meses al año somos vecinos de Isla, yo estoy en la Isla Conejera
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Las urnas han hablado y no hay más que decir hasta la próxima. A trabajar y a dejar de enredar. Aqui va mi opinión, http://desdefuerteventura.es/2011/hay-mucho-por-hacer

    ResponderEliminar