miércoles, 23 de noviembre de 2011

Rajoy dimisión

Comentarios "progres" en redes sociales

Resulta sorprendente, sorprendente y desolador, el panorama que ofrecen las redes sociales, las páginas y foros de gente de la izquierda. Quien los visite, se encontrará con el único objetivo que se le ocurre en estos momentos a los “zurdos” para solucionar los problemas de los españoles: ¡Rajoy dimisión!. La petición va acompañada con las advertencias de “encender la calle”, etc., etc. No es que me extrañe, tengo el dudoso placer de conocer de primera mano lo cerril que puede llegar a ser alguna de la gente que teóricamente milita en eso de la “progresía”.

Naturalmente se puede tomar a broma y también como una descomunal falta de capacidad para analizar la realidad, porque a Rajoy se le está exigiendo que haga milagros, lo que no es justo para nadie, cuando todavía no ha tomado siquiera posesión. No me quiero ni imaginar la que se puede organizar tras esa toma de posesión. Quizás sería bueno aclarar que el candidato del PP es un Registrador de la Propiedad, nacido en Santiago de Compostela y no la Virgen de Lourdes.

No hay manera que la izquierda acepte, que Rajoy se ha pasado toda la campaña advirtiendo que tras las elecciones tocaba un trabajo muy duro, sacrificado y nada sencillo. Por el contrario desde esos foros se afirma que Rajoy prometió el oro y el moro; nada más falso y ahí están las hemerotecas para demostrarlo. Somos, lo dije un día, como un enfermo de cáncer, las elecciones han sido para el país, como la operación para el enfermo, ahora tras que la cirugía (los resultados electorales) haya tenido éxito, llega el trabajo durísimo de la cura a través de la quimio y otras terapias, hay muchísimo quehacer todavía para el enfermo, el oncólogo y otros facultativos hasta conseguir la cura total.

Ya digo, se puede tomar a broma, pero la estúpida petición resulta más grave de lo que parece. Los “progres” piden la dimisión de Rajoy, antes de que se produzca el relevo en Moncloa, eso significa pura y llanamente, que los que se alinean con esta petición y los que la modulan y animan, lo que en realidad están demostrando es que no aceptan los resultados de unas elecciones democráticas. Ha llegado la hora en la que los “demócratas fijos discontinuos” se quiten la careta. Ya sé que se dirá, que es que la derecha no tiene sentido del humor, pero lo que se está llevando a cabo es una campaña para ir calentando motores y el que no lo vea es que se engaña.

Si el viento sopla por popa son más demócratas que nadie, o al menos presumen de ello, aunque no acepten la más mínima crítica y denosten a los que no están de acuerdo con lo que lleva a cabo el que haya sido elegido por la sagrada voluntad popular. Pero si por esas cosas de la vida, la misma y tan sagrada voluntad popular no les apoya, entonces sale a la luz su vieja pulsión golpista, que hace, como en este caso, que no acepten la voluntad expresada libremente en las urnas con las excusas más peregrinas. Por eso les llamo “demócratas fijos discontinuos”, aunque lo suyo sería llamarlos totalitarios que es lo que realmente son.

Produce sonrojo y a la vez dolor escuchar a un economista instalado en la progresía, afirmar que los recortes de Rajoy tienen por finalidad  j…r al pueblo para favorecer a los mercados. No puede expresarse mayor falsedad, en menos palabras, pero todo vale, las urnas han hablado, pero los oídos progres no están preparados para escuchar el mensaje.

Van a ocupar las calles y exigen la dimisión del todavía electo, ya he dicho lo que pienso, una decisión teñida por el rencor y el revanchismo, acciones propias de quiénes no saben “perder”. Pero me gustaría que esta gente me explicara donde estaba cuando el gobierno socialista de sus amores, recortaba brutalmente el mercado laboral español y mandaba a su casa a bastante más de 5.000.000 de compatriotas. ¿Estaban incendiando las calles?, ¿pedían la dimisión del responsable?, no, estaban muy ocupados excusando a Zapatero y al PSOE y aplaudiendo con las orejas todas y cada una de las medidas costosas e inútiles que se le ocurrían al iluminado de León.

O cuando este gobierno progresista y extremadamente sensible a lo social, decidió congelar las pensiones, pese a que desde el Partido Popular se les propuso otra solución que proporcionaba exactamente el mismo ahorro. ¿Dónde estaban los progres de salón, los izquierdistas a la violeta y la pijo progresía del país?, ¿incendiando las calles o pidiendo la dimisión de Zapatero?, no, estaban, yo se lo digo, aplaudiendo, justificando y defendiendo la medida y descalificando, cuando no desacreditando a los que estábamos en contra de la decisión.

Hay algo que no soporto, la hipocresía, y en eso son maestros nuestros “amigos” del PSOE. Los recortes que se van a producir son producto de la deleznable política económica de Zapatero y su gobierno… y de la crisis, sí señor, de la crisis también.

Pero si en el 2008 el gobierno socialista en vez de continuar instalado en una política de endeudamiento que muchos calificábamos de suicida,  y desgraciadamente la realidad ha demostrado que teníamos la razón,   se hubiera dedicado a contener  el gasto, y en casos concretos llevar a cabo los recortes, o los ajustes, como ustedes prefieran, estos ajustes o recortes, que ahora nos vienen impuestos por Europa no serían tan graves ni tan duros.

Cualquier persona normal se da cuenta de un fenómeno que resulta hasta ridículo. Si la mano que empuña la tijera que recorta es “zurda” lo que se hace es “implementar una serie de ajustes necesarios para animar a nuestra economía”, mientras que si la mano es de alguien del PP, lo que se produce es denunciado como  “un feroz recorte en los derechos sociales que tanto nos han costado conseguir”.

Los ciudadanos han hablado, a los del PSOE no les gusta ni la música ni la letra, de la canción ganadora y se revuelven, nadie pide que les guste, a nadie, sea de derechas o izquierdas, le gusta lo que obligatoriamente se nos viene encima, no hay que olvidar que de aquellos polvos, estos lodos. Los recortes hay que hacerlos porque Europa nos lo exige, hubo quien estiró más el brazo que la manga y ahora toca pagar.

Que menos, que ante una situación de emergencia nacional como la que estamos viviendo, todos diéramos una oportunidad al gobierno de Rajoy, un gobierno salido de las urnas. La izquierda que apoyó ciegamente a Zapatero, debe darle una oportunidad al país y comportarse al estilo de la socialdemocracia europea, no se puede permanecer instalado de forma permanente en 1934. Aunque hay muchos  en la izquierda que se quedarían gustosamente tuertos si Rajoy se quedara ciego. El problema está en que los ojos que andan en juego son los de todos nosotros, como ciudadanos y como nación.

4 comentarios:

  1. me parece una verguenza todo el comentario,pero no me extraña,los progues todo lo suyo es democrático y los de los demás no.yo creo que no son democráticos, ya se demostro en su historia, en el fondo me dan pena los militantes a los que tienen sumisos, sin embargo los mandos viven fenomenal y luego le cuentan milongas para que les voten y cuando no lo hacen escriben estas tonterias.

    ResponderEliminar
  2. Ellos tan sólo creen en la Democracia cuando mandan, cuando ostentan el Poder. Si no es así, el invento ya no es Democracia, es Fascismo.
    Ellos son la Democracia y, por lo tanto, ellos deben mandar siempre. ¿Alternancia? ¡Fascismo!
    la Historia está plagada de ejemplos similares.

    Pobres ovejitas al corral...

    Un saludo, Miguel.

    ResponderEliminar
  3. Hola, ya sabemos que no tienen argumentos y casi nunca los han tenido. Avisaron desde un principio de que harían una oposición a como diera lugar. Todavía recuerdo a ZP en las manifestaciones casi diarias con el "no a la guerra". El problema es que ni siquiera existe todavía esa oposición porque todavía no ha tomado posesión Mariano Rajoy en el gobierno. De esta gente no se puede esperar mucho más. Menuda legislatura le espera al PP.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Y eso que Rajoy no ha comenzado a gobernar y a desmostrar si vale o no. Pero una vez en el poder, cuando esta gente salga a liarla a la calle, la fuerzas de orden público tienen que actuar con contundencia y limpiar la calle, no quedarse paradas como hicieron con los del 15 M.
    Lo que se ve bien claro es que a IU eso de trabajar no les gusta nada, el trabajo lo hacen con la lengua y llenando las calles.
    En estos momentos es cuando deberían de demostrar que les importa España y que saben arrimar el hombro para sacarla del pozo donde nos han hundido. Pero demuestran todo o contrario

    ResponderEliminar