miércoles, 2 de noviembre de 2011

Malos tiempos para la lírica y para muchas cosas más

Dos fracasos económicos


Estamos viviendo unos tiempos muy duros y sobre todo inciertos, vivimos en un mundo cambiante, sobresaltado y maltratado económicamente. Europa, económicamente hablando, parece que camina hacia su destrucción de la mano de Giorgos Papandreu, el socialista griego que debe tener el mismo manual que Zapatero o Rubalcaba y ha decidido que dónde dijo digo, quiso decir Diego y ha armado la de San Quintín, Pavía y Guadalcanal juntas, con el anuncio de un referéndum, del que se acordó justo cuando volvió de las cumbres europeas y tras que Europa decidiera aceptar una “quita” del 50% de la deuda griega, a cambio naturalmente del cumplimiento de una serie de medidas, que son las que ahora pretende someter a referéndum nuestro amigo griego, para que su pueblo diga lo que le parece.

¿Y a usted le parece mal lo del referéndum? Pues a decir verdad no, me parece lógico que en una situación tan grave y ante unas expectativas tan dramáticas, el pueblo, los paganos, tengamos algo que decir al respecto.  Es que parece que esté usted en contra. Pues no, no estoy en contra de que hable el pueblo soberano, de lo que estoy en contra es del engaño y de las trampas. Quiero decir que si Papandreu creía que las medidas impuestas por la UE, por su gravedad y calado, desbordaban su capacidad de decisión y necesitaba del apoyo de los griegos a través de una consulta,  eso se dice en Bruselas y en su momento, antes de que la Comunidad tomara el acuerdo, que tomó.

Porque la decisión del socialista griego ha puesto patas p’arriba a todas las bolsas del mundo y convertido en papel mojado los solemnes acuerdos tomados hace bien pocos días. Hoy tras el escándalo griego le toca a Italia, que lo que son las cosas, se encuentra ya en el punto de no retorno y preparada para el rescate europeo. La prima italiana de riesgo está por los 450 puntos y eso hace insostenible la economía italiana; ni las compras masivas de deuda por parte del BCE han sido capaces de atenuar el pánico que sacude a los inversores, tras lo de Grecia.

Cuando las barbas de tu vecino veas rapar, pon las tuyas a remojar… Eso decimos en España y si estamos viendo como Italia cae, o está a punto de caer, a cuenta de lo del referéndum y Papandreu, me parece que si Dios no lo remedia, debemos ir poniéndonos a la cola y rogar para que, lo que se nos venga encima, sea lo más leve posible.

Como a perro flaco todo son pulgas, la decisión de Papandreu castiga electoralmente a Rubalcaba, que por lo visto ni siquiera pasaba por allí. El candidato socialista se ha opuesto a lo del referéndum griego y, en agosto pasado, al que aquí se reclamaba cuando lo de la modificación constitucional. Resulta fácil de comprender que el electorado situado más a la izquierda de nuestro país, está a favor del referéndum griego y los ataques de Rubalcaba a esa decisión, le van a restar votos de ese sector. Rubalcaba promete por un lado fomentar una mayor participación democrática de la ciudadanía, pero realmente lo que percibe el electorado es que se opone a esas medidas de participación democrática que predica, cuando hay que aplicarlas.

El PSOE ha perdido el norte y lo que es peor también ha extraviado la brújula, no parece razonable ni bueno para los intereses electorales del PSOE, que en el mismo acto, Gómez el líder de los socialistas madrileños, llevara a cabo una encendida defensa de la decisión de Papandreu, llamara “ al voto de rebeldía contra los mercados” afirmando que eso es lo que representaba el candidato socialista, para que cinco minutos después en el mismo acto, Rubalcaba hiciera una defensa de la “política de lo posible” es decir y para que nos entendamos, justo lo contrario de lo  que defendía Gómez.

Ya digo que el PSOE y su candidato han perdido la brújula, ayer eran las críticas al programa electoral del PP, ellos oscuro, nosotros claro, ellos difuso, nosotros concreto, ellos opaco, nosotros transparente, decía muy convencido Rubalcaba, para  que poco después tuviera que reconocer a preguntas de la prensa que no lo había leído. Me parece una conducta que ofende sobre todo a los votantes,  a los que se miente con un desparpajo que causa repugnancia.

Ni la declaración de Zapatero asumiendo la responsabilidad del paro, que por lo visto ahora ya no es culpa de Aznar, del ladrillo, de los griegos o de San Apapucio Bendito, ahora es responsabilidad de Zapatero que se irá para León a contar nubes con esa responsabilidad a sus espaldas y al que encima, parece que haya que agradecerle que, por una vez en la vida nos diga la verdad, puede evitar que Rubalcaba deba asumir la parte alícuota de responsabilidad que le corresponde pues, aunque a él no le guste que se lo recuerden, era el vicepresidente de ese gobierno que ha mandado al paro a 5.000.000 de compatriotas.

Dice Rubalcaba que Rajoy oculta la verdad de su programa, bueno pues hasta en eso, las cosas le van mal. No sé yo en que se basa para hacer tal afirmación, pero como añade que lo que no dice Rajoy, lo hace Esperanza Aguirre, no creo que tenga motivos para alegar ignorancia sobre lo que se propone hacer Rajoy, de todas maneras a ver si alguien le encuentra a Rubalcaba las dos tardes que no tuvo Zapatero y se lee el programa popular. Quizás el electorado no conozca lo que va a hacer Rajoy, pero sí tienen muy presente, reciente, calentito lo que ha hecho Rubalcaba.

Y para agravar más la situación, todos o muchos recuerdan la otra vez que el partido Popular tuvo que acudir al rescate y evitar la quiebra de España y los españoles y a eso se le llama crédito que es lo que tiene el PP y lo que no puede tener el PSOE, por mucho que se empeñen en presentarnos a Rubalcaba como alguien que nada tiene que ver con los últimos años de gobierno socialista.

Así que malos tiempos para la lírica, muy malos para Europa, horrorosos para Italia y también muy malos para Rubalcaba, que tire por donde tire, camine por donde camine, choca de bruces con el muro de la voluntad popular que no lo quiere.

Veremos en que queda la cosa, yo aún espero que la Merkel sea capaz de meterle las cabras en el corral a Papandreu y logre tranquilizar una vez más a los mercados. Si no puede, asistiremos impotentes a la tragedia y veremos como un socialista griego se carga la economía de la UE y con ella  la nuestra.

Lo recordaba ayer, decía Laocoonte que no fiaba de los griegos aunque trajeran regalos, me parece que no iba nada descaminado y eso que, cuando lo dijo, andaban en aquello que la Historia dio en llamar la Guerra de Troya.

4 comentarios:

  1. Zapatero entona el "mea culpa" del paro, para que Rubalcaba pueda seguir adelante. Claro que tiene culpa, pero el otro la tiene tanto como él o más, que ya sabemos como se las gasta el "señor" Alfredo actuando a la sombra.
    Lo cierto es que el asunto se está poniendo muy, pero que muy feo. Si ya lo estaba antes, ahora peor. Que Dios nos coja confesados.

    ResponderEliminar
  2. Los Estados Unidos de Europa han finado antes de nacer.
    Ese sueño que parieron entre ruinas los "paises victoriosos" tras la II Guerra Mundial a mostrado su verdadera cara, la del fracaso.
    El 2012 será el año del entierro, amigos.

    ResponderEliminar
  3. Los sociatas españoles están amortizados y casi no merece la pena hablar de ellos. La tragedia Griega es la tragedia Europea, nos arrastrara a todos y ya se sabe lo que pasa después de que estas crisis económicas, morales y sociales no se resuelvan. Lo pongo en letritas, no verdad, no hace falta. Mala, muy mala cosa.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  4. Está claro que si nos hemos tirado dos mil años dándonos puñetazos día sí, día no, no vamos a hacer fuerza a la primera de cambio. Creo que eso es evidente y sería lo primero que deberían haber tenido en cuenta los padres de la UE.

    Por otro lado RuGalcalva debería hacérselo mirar. Le han puesto de hombre de paja ante un proyecto político en el que todos quieren mandar y ninguno asumir la responsabilidad de lo hecho.

    Zapatero ha asumido por asumir los datos del paro, aún queda tiempo para las elecciones y aún veremos más cosas. Por cierto ¿Para cuando la responsabilidad judicial sobre las decisiones políticas que afecten negativamente al país?

    Un saludazo.

    ResponderEliminar