sábado, 19 de noviembre de 2011

Estación Termini

"El pensador de Rodin" puede valer como "Ciudadano reflexionando"


Bueno, no estamos en Roma, pero a pesar de ello,  hoy hemos llegado al final del trayecto que hasta aquí, allá donde esté cada uno de ustedes, nos han traído las distintas vicisitudes que han conformado nuestra experiencia vital a lo largo de esta terrible legislatura. Hoy toca una suerte de descanso, de tiempo muerto, día para la reflexión o para lo que ustedes prefieran y mañana tomaremos el tren que la mayoría decida, que nos llevará al destino que las circunstancias derivadas de la propia elección y todas las demás que acompañarán a este tiempo que nos ha tocado vivir, permitan.

Estamos justo en el centro geométrico de la tormenta perfecta, una extraña calma que va a durar escasamente 24 horas, para que después, nuestro obligado desplazamiento, sumado al de la propia tormenta nos aleje de rápidamente de la engañosa calma chicha de su vórtice y nos encontremos otra vez, luchando a brazo partido con nuestra vida y sus circunstancias, aquellas realidades a las que hacía referencia nuestro, tantas veces citado, y tan poco conocido Ortega y Gasset, de profesión pensador. Como dijo en su momento Rafael el Gallo “Es que hay gente p’a tó”. No sé cuál iba a ser el porvenir de un  pensador en esta sociedad nuestra, bueno seguramente sí, creo que lo íbamos a encontrar en cualquiera de las listas del paro, donde ya forman más de uno y más de diez y seguro, que hasta más de cien  pensadores. Malos tiempos para el pensamiento.

Nuestro gobierno, que debió dejar su capacidad de reflexión y análisis para hoy, al objeto de cumplir con el contenido de la jornada; nos decía ayer, en mitad del Diluvio Universal, que estuviéramos tranquilos que lo que caía era un simple calabobos. Nuestra inefable ministra de Economía y Hacienda y Vice Presidenta de este gobierno explicaba que lo de la prima de riesgo y el estar por encima de los 500 puntos básicos era algo que afectaba sólo “marginalmente a nuestra economía”.

Es más, supongo que ante la estupefacción de los presentes, añadió que no hay preocupación por la financiación de la deuda ya que los intereses son razonables. Eso es como decir que mañana el sol saldrá por el Oeste, y añado para aquellos a los que les gusta defender lo indefendible, que esta afirmación es insostenible,  pues es sabido, que por encima del 7% de rentabilidad la economía se torna  inviable, y estamos dando vueltas y jugando a la ruleta rusa con esa cifra. ¡Oiga, qué todavía no la hemos alcanzado!, pues eso, todavía, pero llegamos a los 300 puntos una vez, y luego llegamos a los 400 y ahora hemos sobrepasado los 500, por lo tanto y si hacemos caso de la teoría socialista  de que aquí no pasa nada, más allá del ruido que hace la oposición y lo que nos  sucede, económica y financieramente, es absolutamente ajeno a la acción del gobierno, no sé cómo se puede aconsejar tranquilidad.

Pero debe ser que el mensaje nace en Ferraz  y no en Alcalá 9, porque milagrosamente el ex Vicepresidente y actual candidato socialista se empeñó ayer en quitar importancia al asunto de la prima de riesgo, diciendo aproximadamente que “hombre, tiene su importancia, pero es una cuestión relativa”. En fin como de costumbre el gobierno saliente y su entorno hoy dice digo, dónde hace 15 días, una semana o 48 horas decía Diego, ¡qué le vamos a hacer!

Lo cierto y verdad es, que España debe en su conjunto, por todo tipo de deudas, incluida la privada, el 270% de su PIB, debemos 2,7 billones de euros (con b de ruina, que quede claro) y  de esos 2,7 billones, 1,6 los debemos en el exterior. Y que la deuda estatal es de 650.000.000.000 de euros que tenemos que devolver y… financiar.

Lo cierto y verdad es, que el gobierno saliente no ha cumplido el objetivo de reducción del déficit, que nos impuso Europa y ahora, a partir de Enero si nos dan vidilla y a partir del lunes, si no nos la dan, habrá que hacer frente a esta circunstancia, con lo que tengamos y con lo que no. Lo cierto y verdad es, que este gobierno, que nos deja por la puerta de atrás, por la gatera de ese adelanto de las elecciones, pero anunciado con cuatro meses de anticipación para que el candidato socialista tuviera tiempo de hacer su campaña, no ha cumplido tampoco con el objetivo de crecimiento de la economía española y ha fallado en sus previsiones en ¡un 40%! y nos los lo ha dicho de tapadillo, sigilosamente hace apenas un par de días.

Estoy de acuerdo en que la crisis es general, pero sus consecuencias son particulares, véase como no ha afectado por igual esta crisis que según algunos es inevitable e ingobernable, a Grecia que a Alemania, por poner dos ejemplos absolutamente contrapuestos, ¡Es que usted no puede comparar a Alemania y a Grecia!, pues eso digo que la crisis es general, pero sus consecuencias, sus efectos son particulares y que los efectos no son los mismos cuando un gobierno ha acertado o cuando se ha equivocado en su gestión.

Bueno, pues estamos donde estamos y no hay que llorar más sobre la leche derramada, que se ha derramado más leche que aceite se perdió en Redondela, simplemente reflexionar, yo lo estoy haciendo por escrito lo que aclara mucho las ideas, sé lo que han hecho los salientes y no sé qué van a hacer los entrantes, de hecho desconozco si los que todo el mundo cree que van a ganar, lo van a conseguir.

No sé qué es lo que harán los que se ofrecen, los que se postulan como solución, unos tienen una tacha, un defecto difícil de evitar, que es su origen, viciado por el hecho de haber compartido decisiones con el actual gobierno, otros se ofrecen desde la oposición, hay gente que dice que ocultan sus verdaderas intenciones, no lo creo, aunque no hay peor sordo que el que no quiere oír, nos espera, dicen, tiempos muy difíciles, no existen varitas mágicas, ni soluciones milagrosas, solo nos queda un camino estrecho, áspero, empinado y muy largo, que es el que hay que recorrer obligatoriamente si nos queremos salvar.

Nos dicen que hay solución, que no hay un duro, bueno igual algún duro se habrá quedado en la caja olvidado en un rincón, que no hay un euro en la caja, pero que somos un país capaz y si trabajamos y sufrimos juntos saldremos del atolladero. Somos como un enfermo que sufre cáncer, hay que extirpar el tumor, si la operación se realiza con éxito, se ha dado un paso importantísimo; pero después queda todavía un largo, difícil y angustioso tiempo de quimioterapia, etc., etc., hasta alcanzar la cura total. Así es la vida, nada se nos regala, sólo el esfuerzo conjunto y la buena dirección de su aplicación, puede garantizarnos el éxito.

¿Podemos alcanzarlo? Estoy seguro que sí; ya en otra ocasión España estuvo quebrada y sin ninguna oportunidad y el cambio de liderazgo nos colocó entre los mejores de Europa, es el momento, ahí está la oportunidad, recuerden que crisis significa cambio, ahí está la oferta que nos han hecho, y cada uno debe decidir en conciencia.

Es por tanto muy importante ir a votar, en el sentido que ustedes prefieran ¡faltaría más!, pero ir a votar. Lo de quedarse en casa responde al profundo sentido filosófico contenido en la siguiente frase ¡Qué se joda el sargento, que no como rancho!, ustedes verán, al fin y a la postre, nosotros somos los que libremente decidimos. ¡Suerte! Nos va a hacer falta.

2 comentarios:

  1. Calma no la vamos a tener, ya se encargarán los "indignados" de quitárnosla. Pensadores hay muchos. Aproximadamente unos cinco millones de personas piensan a diario como se las van a apañar para llegar a fin de mes y otros estarán pensando en como hacer para que una Chacón o un Bono no les desbanquen.
    A Rajoy le van a crecer los enanos trabaje bien, trabaje mal. Le van a dar por todas partes. Espero que mantenga la calma exterior que tuvo hasta ahora para pasar de ellos y de su interior la firmeza necesaria para ponerlos a todos en su sitio y sacar España adelante.
    Mañana a votar, nada de abstenerse.

    ResponderEliminar
  2. si señor todos a votar, la unica forma de expresar nuestro deseo de cambio es manifestarlo, asi que todos a la urnas mañana

    ResponderEliminar