viernes, 30 de septiembre de 2011

Todo son “defensores” para el PP, qué Dios los coja confesados.

Bono otro zorro con pelo nuevo, pero con las mañas de siempre


Esto resulta imparable, no hay día que pase sin que al Partido Popular le salgan “amigos” para después de las elecciones. Desde aquí llevo mucho tiempo denunciando  una percepción que comparto con muchos compatriotas, no es que me las dé de listo; simplemente es que está tan clara, que lo que resultaría más difícil sería ignorar  su existencia. Muchísimos pensamos que tras las elecciones y la victoria, por mayoría absoluta, del Partido Popular, el PSOE pondrá en marcha a los del 15 M, sindicatos y otros grupos de la izquierda radical y antisistema, para incendiar las calles de España y debilitar las opciones de los populares para llevar a buen fin su acción de gobierno.

Tanto se ha extendido la creencia, que llevamos unos días recibiendo mensajes “tranquilizadores” de la izquierda, que personalmente me ponen los pelos de punta, porque conociendo por experiencia cómo se comportan los zurdos de este país, resultan extraordinariamente inquietantes. De esas declaraciones, opiniones, charlas en confianza, lo que se trasluce es que desde la izquierda española están decididos a que no gobierne el PP  y defenderán ese objetivo por las regulares, las malas o las peores.

Todo el mundo, salvo los que por su cargo no pueden hablar claro, está convencido que el triunfo electoral del Partido Popular es inevitable. Las urnas van a hablar y ni los llamamientos a la abstención masiva de “indignados” y acompañantes, ni la triste campaña de Rubalcaba, van a evitar, salvo desastre mediante, el triunfo de los populares. Los ciudadanos estamos hasta el mismísimo moño de esta panda de incompetentes y nos lo vamos a cobrar en las urnas.

Los más duros o los más simples de Ferraz, están dispuestos a lo que haga falta. ¿Qué los del PP ganan?, pues se les monta un circo en la calle de los que hacen época que les impida gobernar, se paraliza el país a base de huelgas salvajes y se crea una imagen “a la griega” que impida la restauración de la confianza de Europa. Con eso inevitablemente se perjudica a España y los españoles, pero, no se puede hacer una tortilla sin romper huevos compañero, que diría el socialista de turno. Conviene recordar que para el PSOE el único interés al que hay que servir, es el de su partido.

Otros en el PSOE, más hábiles o maniobreros, que no es que no se atrevan a tanto, no son mejores que los “duros”, pero piensan que siempre habrá tiempo para ponerse en lo peor, han decidido actuar más sibilinamente y comienzan a surgir una serie de mensajes que preparan el terreno para un pacto entre PP y el PSOE que haga posible un gobierno, que estos demócratas de vía estrecha, entienden no puede nacer de las urnas.

Que ya sé que lo que digo es muy grave, pero no es por lo que yo cuente, la gravedad está en la maniobra que se está preparando, cuya finalidad principal es negar la viabilidad al gobierno del PP. ¿Dónde queda lo de la voluntad popular, la libertad de elección, la democracia, etc? Yo se lo digo, todo queda olvidado ante el interés partidista de los socialistas, que no pueden permitir que los del PP pongan en marcha el país y su economía. El éxito del PP y de los españoles, el matiz es importante, les condenaría a tres legislaturas sin tocar poder y eso no lo pueden tolerar.

¿Qué soy un paranoico? tal y como me decía un amable lector, creo que no. Veamos, hace un par de días se publicaban las opiniones de un ministro en activo que advertía que el PP tendría que pactar con el PSOE para evitar la reacción popular. Hoy mismo Bono, en unas declaraciones radiofónicas ha explicado lo mismo que yo sostengo, él lo hace en alto politiqués y yo en castellano, esa es la única diferencia.

Hoy nos comentaba Bono que las calles “se inflamarán” tras el 20 N, y ha exigido al PP y al PSOE un pacto para evitar que el perdedor aliente los desórdenes. No ha desmentido, pero tampoco ha contestado a la pregunta sobre si se presentaría como candidato al congreso extraordinario, que se llevará a cabo tras la casi segura derrota electoral socialista y ha reiterado que el "PSOE y PP están obligados a entenderse" y "ojalá, si nos entendiésemos, sea antes de las elecciones".

Decía yo hace unos días en este mismo blog…”me parece que esta es la senda que pretende seguir el PSOE: Tras la derrota electoral, un Congreso extraordinario y tras afectar una nueva imagen y sobre todo nuevas ideas, colocarse al lado del PP como elementos “imprescindibles” para intentar llevarse parte de los réditos obtenidos. Eso o la bronca descomunal…”

Me parece que lo que dice Bono, parapetado tras su reconocida hipocresía, es exactamente lo mismo que yo anunciaba, pero por si hubiera alguna duda los “sindicatos”, es decir UGT y CC.OO, salían a la prensa con otro mensaje “tranquilizador”. Dicen los angelitos que tienen  asumido el triunfo del PP en las elecciones generales y añadía su portavoz que “están dispuestas a convertirse en una fuerza de oposición, respaldando la actividad del PSOE y otros partidos de izquierda”.

Si señor ¡con un par! ahora los sindicatos se dedicarán a la política en vez de ocuparse de defender los derechos de los trabajadores. Pero como en este país se ha perdido la vergüenza y además sale gratis, el sindicalista terminaba manifestando, que ese apoyo será mucho más claro si los socialistas salen muy debilitados de las urnas. Eso sí, afirmó que no están preparando una inmediata huelga general, pretenden por lo visto dar a los populares seis meses de plazo, antes de tomar decisión alguna.

Bueno yo entiendo mejor el alto politiqués que el alto sindicalés, pero me parece que lo que dice nuestro avispado sindicalista es que los sindicatos están a lo que ordene el PSOE y que cuando éste los quiera en la calle allí estarán y hay que subrayar, que para que nadie se llame a engaño, el portavoz advirtió que los sindicatos pueden paralizar a la nación ya que “que estamos implantados en todos los servicios públicos esenciales de este país”.

Así que yo me hago la siguiente composición de lugar, el PSOE sabe que va a perder las elecciones y que el PP podrá formar gobierno, pero también sabe que no lo puede permitir porque acabaría con su papel de partido hegemónico; por tanto advierten a los populares que si quieren gobernar en un ambiente tranquilo, tendrán que aceptar la “colaboración socialista” lo que les permitiría cobrar parte de los réditos electorales de la acción de gobierno del Partido Popular.

Lo de los sindicatos no hace falta explicarlo. Lo ha dicho el liberado con todo cinismo, lo que ha dicho simplemente es: Mira compañero yo soy músico y me acuesto a las ocho, si me dicen que a la calle, pues a la calle y si me dicen que a casa, pues a casita que llueve. Eso depende de lo que nos ordene el PSOE. El plazo de los seis meses está pensado para darle tiempo al PSOE para llevar a cabo su congreso y así pueda presentarnos al nuevo líder que pretenden consiga “pactar” con el pobrecito PP que, vaya por Dios, no será capaz de mantener las calles tranquilas.

Así que reflexionen sobre lo que les digo y que no les pillen con la guardia baja. Esta izquierda que sufrimos, si da algo, da disgustos. No esperen otra cosa.

jueves, 29 de septiembre de 2011

El zorro cambia el pelo, pero no las mañas…

Rubalcaba empeñado en su particular lucha contra el desguace del estado del bienestar


Pasan los días, pasan los años, pasan los candidatos y estos del PSOE, siempre vuelven a sus orígenes, ni siquiera se molestan en renovar sus argumentos electorales; lo que resulta paradójico ya que presumen de progresistas, pero en lo que se refiere a la propaganda electoral y en otros asuntos que también consideran muy importantes, sorprendentemente andan anclados en lo de siempre.

Rubalcaba que a  cada día que pasa ve como las encuestas lo mandan al matadero electoral e inevitablemente percibe el descomunal fracaso de su candidatura; arrinconado, puesto entre la espada y la pared por el fiasco que le espera a la vuelta de la esquina el 20 N, ha liquidado aquello de “escuchar hablar y explicar”, ha guardado en el armario el disfraz de dulce pedagogo, mandado el Skoda rojo a la cochera y  ha decidido volver a lo tradicional, a lo clásico, que no le garantizará el éxito pero al menos le da la seguridad de moverse en terreno conocido.

Así que él y su equipo y con ellos el PSOE, cautivo y desarmado ante la dudosa autoridad del líder autoproclamado, tornan a los antiguos y oscuros  caminos que todos los candidatos socialistas han transitado una y otra vez con una pasión digna de mejor causa. Vuelve por tanto al discurso socialista aquello de ¡qué viene la derecha”! o ¡cuidado que la derecha os quitará las pensiones!, lo del doberman no ha podido ser, porque seguramente la Sociedad Protectora de Animales se haya opuesto, argumentando que la imagen del mejor amigo del hombre, no puede prostituirse utilizándola para dar miedo a niños, parados y pensionistas.

Pero de todas maneras supongo yo que Rubalcaba habrá pensado y no le falta razón, que para asustar estando él presente, sobran todos los dobermans del mundo. Así que tras mandar al pobre perro a Ferraz, nos ha obsequiado con una Jornada de Lucha - qué eso de la “lucha” es un concepto suena de izquierdas a tope - para protestar por los recortes que llevan a cabo los populares en las CC.AA. en las que gobiernan. Y protesta el mismo individuo que era ministro del único gobierno que, hace nada, ha congelado las pensiones. Rubalcaba debe pensar instalado en la “superioridad moral de la izquierda” que si los recortes sociales los lleva a cabo un gobierno socialista, solidario y progresista, naturalmente el resultado no puede ser otro que la mejora del “estado del bienestar”.

Me resulta entre patético e inmoral que un paisano que, hasta hace cuatro días con pasado mañana, cuando no era ministro del gobierno que ha protagonizado el mayor recorte social de la democracia, resulta que era el vicepresidente del mismo, un tipo que formaba parte del gobierno que se despide con 5.000.000 de parados, las economías familiares de muchísimos ciudadanos destrozadas, con muchos padres y madres de familia esperando a que los lancen de su casa por no poder pagar la hipoteca, con los pequeños y medianos empresarios liquidados por la inexistencia del crédito, un caballero que apoyo con su voto la decisión de un  gobierno que ha tenido el descaro, sin que le obligara Europa, de socializar las pérdidas de la banca, que ha saneado sus balances a cuenta del dinero de los impuestos de todos los españoles, como les digo me resulta patético y me escandaliza que con este currículo a la espalda se atreva a criticar la conducta de los populares.

Rubalcaba sabe, le consta, que los recortes no se llevan a cabo por gusto, que no se implementan a cuenta de una ideología, sino debido al "pequeño detalle" de que los socialistas no han dejado un céntimo en la caja y sí un montón de deuda oculta que ha empezado a aflorar tras perder el poder en las CC.AA. y no hay más remedio que sanear las cuentas, pues a pesar de ello, tiene la desfachatez de acusar al PP de querer “desguazar el estado del bienestar”.

En esa línea acusa al PP de pretender congelar las pensiones y bajar los sueldos, naturalmente cualquier ciudadano que tenga un mínimo de sentido común, se preguntará entre extrañado y asqueado cómo puede ser que al que le pareció muy oportuna la congelación de las pensiones y votó a favor de la medida; ahora critique los recortes con esa ferocidad. Porque si tenemos en cuenta la cronología de los hechos, la Jornada de Lucha de ayer debiera haberse convocado contra Zapatero y su gobierno, que de esos, sí sabemos que congelaron las pensiones y les bajaron el sueldo a los funcionarios y aquí ni Cristo abrió la boca.

Pero es que además del uso repugnante de la demagogia que utiliza en el asunto de los recortes del PP, pretende que ignoremos que al fin y a la postre, ellos eran los que gobernaban cuando se produjeron las “disfunciones” y ahora les toca otra vez a los populares, poner remedio a la situación. Cabe hacer otra reflexión, Rubalcaba sabe que su discurso es electoralismo en estado puro, porque si se produjera un milagro y ganara las elecciones, tendría que aplicar obligatoriamente las mismas medidas que están aplicando los populares en las distintas comunidades autónomas. Y para el que tenga dudas al respecto, ahí están los documentos presentados al ministerio de Hacienda por Barreda cuando presidía Castilla-La Mancha, en los que se proponían medidas  que si no eran las mismas, sí son muy parecidas a las que ahora  aplica Dolores de Cospedal.

Para calificar la campaña que comentamos les dejo que ustedes que escojan el adjetivo, insisto, escojan, no se corten, hay barra libre: Falacia, demagogia, cinismo, fraude, dolo, desfachatez, desvergüenza, insidia, sofisma, manipulación, obscenidad, populismo, electoralismo…, cualquiera de los conceptos es aplicable a la precampaña de Rubalcaba, lo bueno que tiene el catálogo que les propongo, está en que se pueden añadir o quitar adjetivos, pero les garantizo que todos los que están en la lista le son de aplicación a la conducta de Rubalcaba en ese deleznable intento de justificar la “Jornada de Lucha”.

¿Lo bueno?, fácil, muy desesperado debe andar Rubalcaba para tener que llevar a cabo estas cosas que entran de lleno en lo demagógico y rozan el esperpento; quizás por buscar algo positivo en este disparate, alegrarme de ver que el pobre doberman se ha librado, de algo le tenían que valer los trienios que ha perfeccionado en la amarga tarea de asustar a pensionistas y parados.  ¿Lo malo?, sencillo también, estamos en la precampaña; como las cosas sigan igual de mal para las expectativas socialistas, a ver quién es el guapo que soporta la campaña.


Precaución amigo conductor... vayan con cuidado, recuerden que como les decía el zorro cambia el pelo, pero no las mañas…

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Se acerca el 20 N, se aproxima la hora del 15 M

El 15 M en Sol

Es un rumor, la antesala de la noticia dicen algunos, un rumor que comentan gentes de cualquier color político. Desde la acera del PP y también desde la de enfrente, parece que todo el mundo da por hecho que al Movimiento del 15 M le está llegando la hora para llevar a cabo su verdadero propósito. Antes de continuar con lo que escribo quiero que conste en “acta” que me consta que en ese “movimiento” están numerosísimos ciudadanos de buena fe, que participan activamente en las acciones que el 15 M protagoniza.

Aunque también estoy convencido que dentro del movimiento hay gente que maneja los hilos y que está dispuesta a ocupar la calle en cuanto el PP gane las elecciones y llevar a cabo concienzudamente el trabajo que tienen asignado. El momento de su creación – justo antes de unas elecciones locales – el trato de favor recibido por las autoridades, socialistas naturalmente, y sobre todo de Rubalcaba actual candidato, dicen mucho a favor de mi convencimiento; pero si recordamos  que en las acciones contra la visita del Papa, uno de los eslóganes más coreados fue el de “con Rubalcaba esto no pasaba”, creo que queda claro que la pública y multitudinaria declaración de parte, me excusa de la labor de demostrar lo que sostengo.

Sé cómo se las gastan algunos de sus elementos, de hecho comenté en un post  la manipulación que estaba llevando a cabo Rubalcaba sobre el 15 M y mi opinión me consiguió ocho (8) folios de insultos de estos amantes de la libertad, que así me demostraron de manera indiscutible que en cuestión de "libertades" nada más defienden la suya y la de sus amigos. Me consta que no son todos iguales, pero se enfrentan  a un problema: Siendo el 15 M un movimiento “horizontal”, lo dicen ellos, está claro que cualquier acción que se produzca, sea positiva o negativa, será responsabilidad de todos sus miembros.

Por lo tanto esa horizontalidad me excusa de eso tan pesado de “algunos” o “una parte”, etc. El movimiento 15 M es un grupo de personas que ejercen de manera horizontal la protesta y por tanto las consecuencias de sus acciones recaen, al menos  moralmente, sobre todos aquellos que se sientan pertenecientes al grupo. Viene a cuenta el proemio porque el Fiscal Superior de la Comunidad de Madrid ha expresado una serie de reflexiones sobre el 15 M, que creo merece la pena comentar.

Para el fiscal de Madrid, conductas tales como la  ocupación ilegal de vías públicas, la obstaculización de la labor de parlamentos autonómicos o corporaciones locales democráticamente elegidos por los ciudadanos o el impedir ejecutar resoluciones judiciales firmes, "deslegitiman a los que así actúan y con ello exteriorizan su ignorancia sobre los valores que deben inspirar la convivencia democrática", lo que nos da la razón a los que sosteníamos eso, hace ya algún tiempo.

Creo que era necesario que un jurista nos recordara a todos que la democracia se sustenta en la existencia del Estado de derecho y el imperio de la ley, fuera de estos dos conceptos no existe democracia posible y que toda aquella conducta que ataje o incumpla el mandato de la ley es fundamentalmente mala y repudiable. En democracia el respeto a la norma resulta imperativo, conviene que todo el mundo lo recuerde, especialmente esa izquierda que revestida de la túnica del “progresismo”, sigue demostrando que permanece anclada en su viejo y falaz paradigma moral de que el fin justifica los medios...

Vendrá bien recordar estas cosas, sobre todo ahora que, desde muchos lugares se advierte del papel que va a jugar muy probablemente el 15 M tras las elecciones generales. Decía en mi post del día  6 de agosto hablando del 15 M, ustedes sabrán perdonar la autocita:  “Pues eso, han ido degenerando y se están convirtiendo en las fuerzas auxiliares del candidato Rubalcaba y la reserva espiritual socialista por si, la más que presunta derrota electoral, deja a los del PSOE sin capacidad parlamentaria alguna, utilizarlos como germen que les permita nuclear en torno de los “indignados”  a la resistencia” callejera con la que pretenderán poner palos en las ruedas al gobierno del PP que salga de las elecciones.

Bueno lo que entonces me valió la insultante repulsa de unos cuantos indignados, se está haciendo realidad. Nadie duda ya que los del 15 M serán junto a los sindicatos, la punta de lanza de la acción socialista en las calles y plazas de España,  si el PSOE, como parece, tiene que pasar a la oposición. Conviene por tanto recordar que por mucho que lo nieguen, para eso fueron creados y mantenidos, sin que para nada  les sirva de justificación esa presunta representatividad de la que inútilmente alardean.

Desde aquí modestamente, hacer una llamada a los ciudadanos de bien para que no se dejen arrastrar y mucho menos engañar. Resulta muy difícil de aceptar, porque de hecho es inaceptable que, tras el triunfo del PP, los sindicatos recuerden de repente su papel reivindicativo y los del 15 M tras quitar el polvo de las pancartas olvidadas este tiempo, salgan a la calle a presionar al gobierno que salga de las urnas, es decir a aquellos que han sido elegidos por la voluntad popular.

Nadie podría dar por buena  una conducta de este tipo; pero si los desórdenes y las algaradas se producen, todos los demócratas, sin excusa ni pretexto, deberemos estar a lo que afirma el Fiscal que sostiene con razón ,que todos los derechos tienen sus límites y el primer límite a respetar, no es otro, que el respeto a los derechos de los demás.

Algunos debieran reflexionar al respecto, sería bueno para todos.

martes, 27 de septiembre de 2011

Parece que sólo interesa el 21 N...

Mariano Rajoy al que todos dan por vencedor el 20 N
Cuando uno lleva a cabo la obligada lectura de la prensa diaria percibe claramente que muchísima gente da a la cita electoral del próximo 20 N el carácter de un simple trámite, obligado pero ya resuelto de antemano. Da la impresión que tanto de un lado como del otro se ha decidido que ya está todo "ventilado". Por resumir, que el triunfo del PP resulta inevitable y que todos, unos y otros, se están preparando para lo que les espera a partir del “día después”. ¿Y a nosotros? Pues si Dª María, me alegra verla por aquí, tiene usted toda la razón y a nosotros ¿qué?, pero eso está, permítame que se lo diga, en segunda prioridad.

En ese sentido ayer leía un artículo que reflejaba esta realidad, en ese trabajo periodístico se recogían las confidencias de un ministro del actual gobierno de Zapatero, del que se decía que probablemente no continuara en la política activa, ni siquiera de diputado. Decía el hombre que “El PP no sabe lo que le viene encima. Tendrá que pedirnos ayuda, porque no cuenta con equipo para afrontar una crisis tan brutal”.

Una afirmación rotunda que a mí me pareció gratuita, si algo le sobra al Partido Popular es “equipo” para afrontar lo que se le venga encima. Pero seguía manifestándole el ministro al periodista que “La calle no será lo que ha sido hasta ahora. Que se vayan preparando” y advertía que para evitar los problemas en la calle “tendrán que buscar la complicidad de partidos significativos del arco parlamentario para arroparse y mantener la calle en calma”.

Una serie de advertencias que a nadie sorprenden porque en principio pueden resultar obvias. Aunque a mí me gustaría hacer una reflexión; creo que no existe duda sobre la falta de habilidad para sortear los efectos de la crisis, de Zapatero, sus ministros y ¡ojo! el partido que sustentó ciegamente a ese gobierno. Creo que en el PSOE existen ya voces, bien que discretas, que comienzan a reconocer la inmensa responsabilidad que el partido ha contraído con España y los españoles, pero no son muchas; otras hay que siguen pensando en cómo solucionar el tema del fiasco electoral, por decirlo claro, hay gente, entre los socialistas, que acepta la responsabilidad y la derrota y otros que buscan una solución que le permita al PSOE permanecer a flote.

Gobierne quien gobierne, sean de uno u otro lado de la cerca “ideológica”, el que gane las elecciones y sea capaz de formar gobierno – que las dos cosas suenan parecidas, pero son distintas - se va a ver obligado a llevar a cabo recortes durísimos, que pueden movilizar a los ciudadanos, que llevan mucho tiempo tascando el freno, hartos de lo que ha sucedido sobre todo en los últimos tres años, pero que en un momento dado arremeterán contra el que aplique la tijera.

Parece que el PSOE tiene previsto y muy probablemente desee un escenario a la “griega”,con la calle incendiada, disturbios, huelgas, etc., etc., seguramente sea lo más fácil de conseguir. A mí, la amable charla del ministro que el periodista no identifica, me ha parecido más un aviso a navegantes que un consejo desinteresado o una opinión sin más, que aquí y en estos momentos, ya nadie da puntada sin hilo.

¿Es que hay un sector del PSOE que apuesta por una “colaboración” con el gobierno del PP que salga de las urnas y a través de esa colaboración garantizar la paz social? Estamos analizando una situación cómo lo que tantas veces hemos visto en las películas de mafiosos. Ya saben, el protagonista pregunta ¿esto es una amenaza? y el del puro, la brillantina en el pelo y el sombrero sobre la nuca le contesta, no, es simplemente una advertencia…

Resulta curiosa la advertencia: "El Partido Popular tendrá que buscar la complicidad de partidos significativos del arco parlamentario para arroparse y mantener la calle en calma"…Llama la atención el adjetivo: significativos. No habla de minoritarios, como lo haría si hablara de los nacionalistas, aliados tradicionales de todos los gobiernos débiles que en esta España de nuestros pecados han sido; ¿habrá alguno más significativo en el arco parlamentario que el PSOE, por muy mal que le vayan las elecciones?

Realmente, me pregunto, si lo que se dice en la charla, una vez traducido del alto politiqués al castellano llano, significa que el PSOE le está advirtiendo al PP que si no cuenta con ellos tras la derrota socialista, van a movilizar a los del 15 M, sindicatos, okupas, elementos de la izquierda radical y antisistemas varios, y les van a organizar un cisco descomunal, al objeto de obtener un “escenario a la griega” como decía antes y así debilitar al gobierno.

Pues no les extrañe, los socialistas saben, otra cosa es que lo digan, que el Partido Popular pondrá orden y rigor en la política presupuestaria, conseguirá aminorar significativamente la desconfianza de Europa y los mercados y en un par de años comenzarán a verse los resultados. Necesitan participar en ese trabajo, que les permita ponerse las medallas correspondientes y harán lo que haga falta para conseguirlo.

¿Qué tengo mucha imaginación?, muy poquita comparada con la que tienen algunos líderes socialistas, ojalá me equivoque, pero me parece que esta es la senda que pretende seguir el PSOE: Tras la derrota electoral, un Congreso extraordinario y tras afectar una nueva imagen y sobre todo nuevas ideas, colocarse al lado del PP como elementos “imprescindibles” para intentar llevarse parte de los réditos obtenidos. Eso o la bronca descomunal.

Llámenme malpensado, pero es que uno tiene ya muchos años.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Para lo que me queda en el convento…

Salgado en Washington

Esta gente del actual gobierno sigue instalada en el disparate, porque aunque cueste tenerlo presente, es cierto que todavía Zapatero y sus ministros, siguen a cargo del gobierno de la nación. Comprendo que la situación resulte extraña, está claro que ni al que asó la manteca se le hubiera ocurrido anunciar la fecha de disolución de las Cortes con la antelación que lo hizo ZP, supongo que se empeñó en finalizar su mandato imponiendo su desastrado y desastroso estilo.

El problema está en que esta agonía voluntaria solo ha servido para que Zapatero y sus ministros se pusieran a las órdenes de Rubalcaba, lo que ya supone una barbaridad y para que llevaran a cabo la difícil misión de empeorar, más aún, el panorama que todos contemplamos y además sufrimos. Estoy convencido que están jugando premeditadamente al inicuo juego del “cuanto peor, mejor”, al objeto de dejar tras de sí una espacio político y social absolutamente desolado.

Y todo lo que antecede viene a cuento porque hace dos o tres días Elena Salgado, nuestra aún vicepresidenta económica, viajó a Washington para asistir a las asambleas generales del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial; lo hacía por última vez, ante la inminencia de las elecciones generales. Una visita que debiera haberse saldado con eso tan socorrido de “… bueno pues hasta aquí hemos llegado, ha sido un placer, muchas gracias por todo y ya saben dónde nos tienen para lo que ustedes quieran…”. Una visita protocolaria que debiera haberse cerrado sin pena ni gloria.

Pero en esa política de tierra arrasada, en la que parece están instalados los miembros del gobierno zapateril, nuestra dilecta ministra de Economía y Hacienda, se ha permitido montar un numerito en los medios de comunicación ¡al propio FMI! He de suponer que cómo en la reunión la ministra pintaba poco, tirando a nada y esas reuniones deben ser un tostón de los de alivio;  aburrida, harta de todo y de todos, decidió poner los focos de la atención mediática sobre su persona y declaró en una rueda de prensa, que entendía que España no tenía razón alguna para encargar una auditoría externa sobre su sistema financiero, para devolver la confianza a los mercados.

La pregunta de los medios a Salgado y su respuesta viene dada por unas declaraciones anteriores del director para Europa del Fondo Monetario Internacional, que debe andar el hombre preocupado por nuestra situación y  que había afirmado durante el transcurso de las sesiones que “Sería positivo que alguien de fuera hiciera una valoración de la situación de la banca española, como se hizo con éxito en Irlanda”

Bueno yo no voy a entrar en la oportunidad de esas declaraciones, porque no son demasiado oportunas, pero creo que la  ministra debiera procurar estar a bien con el FMI a cualquier precio. Habrá quien mantenga que Elena Salgado lo que ha hecho es defender el prestigio de nuestra banca ante los mercados, yo lo que digo es que es tarde para acordarse de la dignidad, hace mucho tiempo que no estamos en situación de ponernos “dignos”. Al fin y al cabo esta ministra es la misma que cuando la crisis de la deuda el pasado mes de agosto, aceptó humildemente que “Europa” – léase Merkel y Sarkozy -  nos impusiera una modificación constitucional como condición para llevar a cabo la compra de deuda española y se la comió con papas.

Nuestra situación me recuerda irremisiblemente a la del “cliente” en la antigua Roma, un figura a la que se acogían ciudadanos libres que voluntariamente se ponían bajo la protección de una persona rica. Una figura, la de la clientela, que en los primeros tiempos suponía una relación íntima y casi sagrada entre patrón y cliente, pero que se convirtió durante el Imperio en una relación de alquiler: el cliente pasó a ser una figura decorativa, mal pagada y peor tratada, en el séquito de su señor.

Bueno pues cambien ustedes al patrón romano,  por el FMI y “Europa” y al cliente, por España y ahí tienen perfectamente definida cuál es nuestra situación actual. No digo que debamos aceptar mansamente todo lo que se nos imponga, pero estas cosas no se discuten en los titulares de los periódicos, si lo que realmente se persigue es defender los intereses nacionales. De hecho ya se ha filtrado a la prensa que en el FMI no ha gustado nada la salida de pie de banco de Elena Salgado en su despedida oficial, claro que a ella y a su gobierno les va a dar igual, el que venga detrás que arree.

Habrá quién pretenda que Elena Salgado ha defendido el honor nacional, otros creemos que se niega a lo de la auditoría externa de nuestros bancos, porque conoce su situación y prefiere que ésta no se sepa, que la cosa ya no está para demasiados líos.

De todas maneras tal y como estamos, listos de papeles en mitad una “tormenta perfecta”, con una crisis que no perdona a nadie, creo que resulta imprudente darle en la boca en público al FMI, estas cosas se pagan y nosotros francamente no estamos ya para pagar nada.

Así que ya ven ustedes como están las cosas, hemos pagado un viaje a Washington a Elena Salgado y a su séquito para que la ministra se haya dado el regalado gusto de hacerle un feo a los de la pasta. Supongo que pensaría aquello de Luis XV “après moi, le déluge” – después de mí el diluvio – porque con lo fina y educada que es, me resulta imposible sospechar que pensara eso tan escatológico de “para lo que me queda en el convento, me c… dentro”.

Aunque pensara lo que pensara, el resultado ha sido el mismo, “mosqueo” importante del FMI y problemas añadidos para el relevo que llegue el 20 N.


domingo, 25 de septiembre de 2011

Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente

Los dos protagonistas

Hay que reconocer que desde hace tiempo, la percepción que se tiene de la candidatura de Rubalcaba no puede ser peor. Comenzó su andadura con la decidida voluntad de estar permanentemente presente en los medios de comunicación, supongo yo con la peregrina idea de hacerlo más “cercano” a los posibles votantes. Esta sobreexposición les ha proporcionado al candidato, a su equipo y al PSOE, no pocos problemas y desde luego, muchos quebraderos de cabeza.

Es difícil conseguir ser noticia a diario, cuando uno no tiene gran cosa que decir, lo mejor, lo que aconseja la prudencia es permanecer callado. La propia dinámica de su campaña le ha hecho víctima de algo que está recogido en el acervo popular: Quién mucho habla, mucho yerra. Paradigma de lo que le está sucediendo a Alfredo es el encontronazo habido con un periodista a cuenta de lo de “señor Rubalcaba si no le importa”. Molesto, tenso, harto de tener que adoptar un papel que no es el suyo – el del candidato cercano, paciente… - saltó como un resorte y… metió la pata hasta el corvejón para desesperación de su equipo, que no se hacían cruces porque eso está muy mal visto en Ferraz.

Casi todo le sale mal, tiene la suerte de espaldas y no hay tema electoral que surja que le ayude. La declaración de los presos etarras ha pasado sin pena ni gloria y a no ser que simplemente sea el aperitivo de algo más gordo, no le ha servido electoralmente. Lo decidido por la Audiencia Nacional sobre el caso Faisán resulta preocupante para sus intereses, catorce magistrados en fila han reconocido la existencia del delito, ya para rematar, la intervención de Felipe González hablando del chivatazo y reduciéndolo a un “presunto caso”, le está haciendo muchísimo daño.

Hay que suponer conociendo a Felipe González, que es de los que no da puntada sin hilo, que la intervención tenía muy mala voluntad. El presunto “señor X de los GAL”, no debe tocar el tema terrorista ni con una vara de quince metros. Eso lo saben el propio Felipe, Rubalcaba, su equipo y cualquiera que tenga siquiera dos micras de frente. Con amigos como Felipe, no necesita enemigos  el “señor Rubalcaba, si  no le importa”.

Por otra parte el “fuego amigo” se encarniza con el candidato de la triste figura, hace un par de días el Laboratorio de Alternativas, una organización adscrita al PSOE y dirigida por Belén Barreiro, presidenta del CIS hasta hace relativamente poco, publicaba un estudio que concluye que el electorado sin adscripción ideológica, que representa la cuarta parte de todos los votantes, votará en masa a Rajoy. Subrayar que no se está hablando del electorado de “centro” sino del que manifiesta no tener ideología alguna, que está mayoritariamente compuesto por pensionistas y amas de casa “con pocos estudios y sin demasiada información política”.

Lo grave de la noticia es que ese electorado desde siempre había votado mayoritariamente al Gobierno, independientemente de su color político y aún en medio de una situación económica adversa. Y para que no quedara resquicio por donde escapar, el estudio recuerda contundente, que: "Al margen de la coyuntura política y económica, el Gobierno siempre ha contado con el apoyo de este colectivo" Bueno pues esta gente con la que se contaba desde la candidatura de Rubalcaba, se ha pasado con armas y bagajes a Rajoy.

A Rubalcaba cada vez le queda menos terreno en el que cosechar los votos que necesita, no para conseguir la victoria, que eso parece que ya ni siquiera se maneja, pero sí para evitar la mayoría absoluta del Partido Popular, que parece el objetivo. En ese sentido ha llevado a cabo una actividad muy destacada en Andalucía y Cataluña, dos reconocidos graneros socialistas, aunque las encuestas, tozudas, siguen negándole los votos que tan desesperadamente persigue.

Parece que  desde el “otro lado” de la cerca ideológica todo marcha según lo previsto, todo transcurre en la plácida crispación – permítaseme el oxímoron – que se esperaba; todo funciona como una máquina perfectamente engrasada. Todo funciona tan bien, los números son tan buenos, las previsiones tan generosas, que creo que ha llegado el momento de preocuparse.

El adversario del PP, se ha caracterizado siempre por manejarse mejor en la crispación que en la placidez; son dueños de una habilidad innegable para manejar la opinión pública; son los inventores, y si no lo son merecerían serlo, de la utilización de la agitación y la propaganda como armas políticas; dueños y señores de los medios de comunicación y ahora, cuando se juegan lo que se juegan, aparecen inermes, abatidos, presos de una especie de parálisis desconocida, que los lleva hacia un desastre colosal, con una tranquilidad de espíritu, una conformidad y una mansedumbre, que llaman la atención.

No me lo creo, no veo al PSOE aceptando mansamente una derrota electoral tan grave, conmigo están muchos. Unos son de partidarios de la teoría de la “catástrofe dirigida” Temen, esperan, que por sorpresa suceda “algo” que le dé la vuelta a este escenario electoral. Naturalmente los que en eso piensan, basan sus afirmaciones en el recuerdo del 11 M  y en el papel protagónico que asumió Rubalcaba en las horas siguientes a los atentados, aprovechando la catástrofe para echar agua a su molino electoral.

Otros como yo, no saben, no contestan, pero tienen la impresión de que todo va demasiado bien. Ya saben cómo en las viejas películas del Oeste, cuando el intrépido explorador le decía al novato Teniente del Séptimo de Caballería: No me gusta esto, todo está demasiado tranquilo… y faltaban tres segundos para que los apaches iniciaran la feroz emboscada.

Hay que estar atentos, ser prudentes y precavidos, no nos enfrentamos a los apaches mescaleros, pero estamos hablando del “rubalcaba team” que tampoco son mancos.

Si no quieren llorar sobre la leche derramada, recuerden que “Al camarón que se duerme se lo lleva la corriente…”

sábado, 24 de septiembre de 2011

La caballería etarra llega, con poco ímpetu, en apoyo de Rubalcaba

Estos visitan a sus hijos en la cárcel, otros muchos sólo pueden rezar por los suyos

Pues sí, una vez más la caballería etarra acude en ayuda del candidato al que prefieren en la presidencia del gobierno de España. Dijo, hace bien poco la organización asesina que sólo llegaría a un acuerdo con el gobierno que saliera de las urnas el próximo 20 N; creo que a nadie se le oculte con quien prefieren negociar y a ello están dedicados.

La prensa “amiga”, de los etarras claro, anunciaba hace unos días que una mayoría de los internos de la banda que cumplen condena en las cárceles españolas, apoyarían el contenido del acuerdo tomado en Guernica hace un año, en el que se emplazaba a la banda a "un alto el fuego permanente, unilateral y verificable por la comunidad internacional como expresión de voluntad para un definitivo abandono de su actividad armada".

Un pacto, cuyo nombre oficial era y es ”Acuerdo para un escenario de paz y soluciones democráticas”, lo que a mí me parece una auténtica burla a la buena fe, suscrito naturalmente en Guernica y que incluía: La petición de la derogación de la Ley de Partidos, de la Ley Antiterrorista, que la Audiencia Nacional no fuera competente en delitos de terrorismo, el cese de "todo tipo de amenazas, presiones, persecuciones, detenciones y torturas contra toda persona por razón de su actividad o ideología política", el acercamiento de presos a sus lugares de origen, medidas de libertad para presos gravemente enfermos, la eliminación de la doctrina Parot y una revisión de los procesos judiciales; vamos el catálogo completo de las reivindicaciones de ETA.

Bueno pues la declaración de apoyo se ha producido y en un comunicado ampuloso y retórico como todos los suyos, los etarras presos piden a ETA que abandone la violencia, pero ya de paso enseñan la patita y exigen explícitamente la “necesidad de un reconocimiento, reconciliación y reparación de “todas” las víctimas”, para, ya metidos en harina, ocuparse de lo que les interesa y exigir lo mismo que reivindicó ETA en las “conversaciones de paz” con Zapatero, es decir: el fin de la dispersión; la liberación de los internos gravemente enfermos; la concesión de libertades condicionales a los etarras que cumplan los requisitos legales y de libertades provisionales para los que están pendientes de juicio; la aplicación de beneficios penitenciarios y la derogación del Código Penal que eleva de 30 a 40 años el periodo máximo de cumplimiento.

Los presos etarras le dicen a ETA, sostienen algunos titulares, pero los etarras que están en la cárcel  ¿a qué organización delictiva pertenecen si no es a ETA? Por tanto el titular debería decir “Los asesinos etarras que están trincados, le dicen a los etarras que todavía no han caído,  que abandonen la violencia”.

Me parece que queda clarísimo que esta declaración, escrita al dictado de la propia ETA, supone simplemente un movimiento táctico que busca fundamentalmente dos finalidades. En primer lugar los presos etarras pretenden que se les ponga en libertad sin pagar por sus delitos y en segundo lugar esta declaración tiene una finalidad propagandística en apoyo de los intereses electoralistas de Rubalcaba. O es que alguien ha olvidado que ETA declaró ya una tregua, para ser preciso "Un alto el fuego permanente, unilateral y verificable por la comunidad internacional como expresión de voluntad para un definitivo abandono de su actividad armada".

Volvemos al mismo lugar de partida, la banda asesina a través de sus terminales mediáticas y propagandísticas nos ofrece dejar de matar si somos buenos, humildes y mansos de corazón y además les concedemos lo que se nos lleva exigiendo, por la vía de la sangre, hace muchísimos años. La liberación de los presos, la entrega de Navarra, la independencia del País Vasco… etc. Los etarras no se han movido ni un milímetro de sus posiciones iniciales y esto que se nos vende como el principio del fin de los asesinos, no es más que otro movimiento táctico con la finalidad de conseguir lo que siempre han perseguido.

Envueltos en su repugnante retórica, lo que realmente nos dicen es que si “tragamos” y nos rendimos, la banda dejará de matarnos. Y ya verán ustedes como se hablará del abandono de la violencia, pero “de toda la violencia”, que esa es otra, aunque ETA anunciará indefectiblemente, que no abandonará las armas para “garantizar” el buen fin del proceso. Así que ya saben hasta donde nos han llevado las tonterías zapateriles, si somos buenos los etarras no nos matarán. Claro que habrá que ponerles un sueldo vitalicio, porque de algo tienen que vivir los que no conocen otro oficio que el de asesino y torturador, que ya se sabe que hay que dar de comer a las fieras para que, hambrientas, no terminen comiéndose al cuidador.

Así que lo que realmente se propone, es que España como nación y sus ciudadanos nos rindamos ante ETA y yo digo que no estoy de acuerdo, pero además ningún bien nacido puede apoyar esa rendición invocando la necesidad de la paz, porque llegamos  a esta situación con más de 800 muertos a las espaldas. Estos asesinos llevan pidiendo lo mismo, con una regularidad de metrónomo y una insistencia digna de mejor causa desde el año 1978. ¿Entonces no y ahora sí?, ¿para qué?, para que una pandilla de malnacidos y de cobardes aplaudan con las orejas la rendición del Estado de Derecho a los asesinos. No creo que pueda pensarse en una infamia peor.

Y ahora toca a aguantar que a los que creemos que por encima de todo está la dignidad de la patria, de las víctimas y de sus familiares, se nos tache de no querer “acabar” con ETA, lo que resulta una falacia muy rentable. “Los españoles quieren la paz” dicen los malnacidos, yo digo que para empezar no estamos en guerra por lo que no hay paz que valga, simplemente sufrimos una banda de delincuentes que no pueden sacar ventaja de los asesinatos, de las torturas inferidas, de la extorsión…

O es que pretendemos vivir en un país en el que se premie a los sicarios olvidando, la sangre de las víctimas y el terrible dolor inferido. A mí me parece una infamia, pero para los infames, sus aprendices y para los demasiado “prudentes” un aviso: ¡Cuidado! estamos mandando un mensaje peligroso, en España resulta rentable el empleo de la violencia.

Por finalizar una advertencia para los traidores, compañeros de viaje progres y demás tontos útiles e inútiles, mucho cuidado  con ETA, no se puede acabar aplicando una solución “política” porque lisa y llanamente no existe un problema político; desgraciadamente nos enfrentamos a unos asesinos, eso es lo que hay y no otra cosa.

Ahora el que tenga vocación de mandril sumiso, ya sabe en qué postura debe colocarse, conmigo desde luego que no cuenten…

viernes, 23 de septiembre de 2011

Un “faisán” merece algo mejor que este potaje

El Magistrado Instructor del caso "Faisán"


Ayer vivíamos las consecuencias de la decisión tomada por el Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que reunido por su presidente el magistrado Gómez Bermúdez (11 M), sorprendía a todos - salvo a los iniciados - decidiendo sobre un tema distinto para el que había sido convocado.

Gómez Bermúdez decidió, arguyendo la complejidad jurídica del asunto – la calificación del delito cometido - que en lugar  que decidiera la Sala Segunda, sobre una apelación de las defensas que hasta la fecha era  la que entendía del llamado caso “Faisán”, lo hiciera el Pleno de la Sala. Llama la atención que subrayara la “complejidad jurídica” del asunto a resolver: Decidir si los procesados lo eran por los delitos de “colaboración con banda armada, encubrimiento y revelación de secreto", como sostenía el Magistrado Instructor, o simplemente por “revelación de secreto” como pretendían las defensas y la fiscalía.

Y llama la atención lo de la complejidad y las dudas ante este asunto de un magistrado como Gómez Bermúdez que en la  sentencia que dictó sobre el 11 M  tenía meridianamente claro lo del delito de colaboración con banda armada o terrorismo. De hecho y para que no haya duda reproduciré unos párrafos de la mencionada sentencia. Decía entonces, que parece tenía las cosas bastante más claras que ahora, que para la existencia del delito de colaboración: “ … sólo exige que se realice voluntariamente una acción o aportación a la banda terrorista que facilite su actividad criminal… y ello prescindiendo de la coincidencia de los fines, pues lo que aquí se sanciona no es la adhesión ideológica… ni siquiera exige que el colaborador comparta los fines políticos o ideológicos de los terroristas, sino que basta con saber que se pone a disposición de esos criminales un bien o servicio, que se les está ayudando o facilitando su ilícita actividad”.  Sabía perfectamente lo que era y no era la colaboración con banda armada, pero lo que entonces valía para un minero asturiano, resulta no ser de aplicación para unos funcionarios del Ministerio del Interior.

Cuál es el verdadero motivo por el que lo tenía tan claro entonces y ahora se debate en un mar de  dudas, es algo que seguro nos gustaría saber a todos… o a casi todos. Presumíamos saber para qué se reunía el Pleno; pero miren ustedes lo que son las cosas, ya saben que una cosa trae otra, que si nos pusimos a charlar y cuando nos dimos cuenta…, efectivamente cuando se dieron cuenta los magistrados habían decidido revocar el procesamiento de los tres acusados, por entender que no había suficientes indicios y devolver la causa al Instructor para que continuara  investigando el asunto. Sobre la calificación del delito ni palabra, que con las cosas de comer no se juega.

Aunque no era necesario que se pronunciaran al respecto, sigo sosteniendo lo que ayer afirmaba, que al reconocer el Pleno la existencia de un delito y no pronunciarse sobre el tipo delictivo, al devolver la Instrucción a una Sala de la Audiencia Nacional, se reconocía de facto que el presunto delito, cuya existencia reconocía, tiene que ver con el terrorismo, ya que únicamente la Audiencia Nacional entiende de estos delitos.

Las reacciones fueron inmediatas, el PSOE se lanzó en tromba a proclamar su victoria, dando por cerrado el caso y anunciando su archivo. Rubalcaba, Blanco y todos los demás se apresuraron a salir a los medios, utilizando los mismos argumentos, lo que hace pensar  en la existencia de un “argumentario”  preparado para la ocasión. Naturalmente el PP entendió que la noticia les daba la razón, existía delito, los procesados veían revocado el auto de procesamiento, pero seguían en su condición de imputados y sólo hacía falta profundizar en el proceso de la Instrucción, lo que no les preocupaba porque tenían toda su fe depositada en el buen hacer de la Justicia.

Está claro que si el Pleno reconoce que el chivatazo existió y por tanto se cometió un delito, cuya investigación debe instruir la Audiencia Nacional, la fiesta no es como la cuentan los socialistas. Si hubo chivatazo, sólo se pudo llevar a cabo desde el Ministerio del Interior; desde el punto de vista político da igual si lo hizo Juana o su hermana. De todas maneras el estudio del tráfico de llamadas en la hora en que se producía físicamente el chivatazo, dará para nuevas sorpresas. Llamadas desde Ferraz a Moncloa por ejemplo o el tráfico del teléfono de Camacho – actual ministro del Interior - pueden abrir nuevas vías que nada van a gustar al PSOE.

Por otra parte el Instructor ha decidido a reforzar los indicios contra la cúpula de Rubalcaba y de momento, el magistrado no tiene pensado archivar la causa y tratará de reforzar su investigación. Según han señalado fuentes cercanas al instructor, éste no piensa dar carpetazo al asunto sino por el contrario estima que durante su investigación ha encontrado indicios suficientes como para que la cúpula policial del Ministerio de Interior en 2006, actualmente imputada en la causa, se siente en el banquillo de los acusados.

Parece y así lo dice la prensa, que el juez Ruz esperará a conocer exactamente el contenido del  auto del Pleno que se publicará dentro de quince días aproximadamente, para saber cuáles son las lagunas en la investigación que aprecian los magistrados de la Sala de lo Penal de la Audiencia y así poder profundizar en la misma.

Así que la furiosa, aunque unánime reacción del PSOE, sólo denota la preocupación que sentían los socialistas por este tema, un tema que por mucha ayuda externa que reciban, va a salpicar la campaña de Rubalcaba, aunque lo que son las cosas y probablemente las filtraciones, el PP ya había anunciado hace días que el caso Faisán no formaría parte de sus argumentos de campaña.

Un asunto que está muy claro, gracias a la instrucción del juez Ruz, que consiguió con su empeño que la Fiscalía pasara de pedir el archivo del caso a  solicitar se investigara el chivatazo que ahora todos conocen, pero que entonces muchos negaban y a acusar a dos de los tres imputados por un delito de revelación de secretos. Lo que sucedió está tan claro y lo que no lo está es porque aún no se ha investigado, que el Pleno de la AN ha decidido que lo mejor, no sé para quién, era ganar tiempo, aunque a mí me parezca que lo que se ha hecho es perderlo, al objeto que pasen las elecciones y ya después sabiendo quién se sienta en Moncloa y en qué condiciones, en ese momento con tranquilidad  y sin correr demasiados riesgos se decidirá.

Este “faisán” merecía terminar de manera mejor que guisado deprisa y corriendo en un hediondo potaje, que desde luego perjudica claramente al interés de la Justicia, pero que atenta muy fundamentalmente a la imagen de sus servidores, que han demostrado una vez más que, en este país cuando se entiende de asuntos que tengan que ver con la política, el interés que prima es el “político” quedando en segundo y hasta en tercer plano el interés de la Justicia.

Así que habrá que conformarse, después del 20 N hablaremos del… Faisán.