jueves, 8 de septiembre de 2011

No hay peor cuña que la de la misma madera

El día de su proclamación como candidato, todavía no le molestaba el logo del PSOE


Hay que ver el desgaste que sufre en estos días la militancia socialista, entre defender al PSOE y su acción de gobierno, hacer frente con buena cara a los resultados de las encuestas, soportar con paciencia franciscana las salidas de pie de banco de muchos de sus dirigentes o las declaraciones contradictorias de los ministros socialistas, parecería que hubieran llegado ya al límite de lo soportable,  pues no,  todavía les quedaba tener que contemplar boquiabiertos, el reconocimiento palmario del rechazo a sus siglas de su “flamante” candidato que acaba de sacar un vídeo publicitario, en el que presenta su imagen de cara a las elecciones en el que el PSOE sólo aparece en el último plano.

Cómo estarán las cosas para que el candidato socialista y su equipo hayan gastado tiempo, dinero y se supone que ingenio, en esconder las siglas socialistas al precio que hiciera falta ¡en el vídeo de la próxima campaña electoral! Ya sabíamos todos del empeño de Rubalcaba de separar su imagen  de la figura de Zapatero, misión imposible, aunque comprensible. Ahora le toca el turno al partido.

Creo que cualquier crítica al PSOE que pudiera venir de la derecha, por acre que fuera, resulta un piropo ante el desprecio que al partido, a su historia y a sus siglas  les ha hecho su hijo predilecto, su candidato, su “number one”. Por lo visto parece que Alfredito ha decidido no salir en público en malas compañías y prefiere que el PSOE aparezca el menor tiempo posible, asociado a su imagen y a su campaña.

Ayer hablaba de la presentación del PP y decía, me van a perdonar la auto cita: “Una campaña basada en el realismo y el conocimiento de lo que piden y necesitan los ciudadanos, poca mercadotecnia política, poco trabajo de imagen, nada de prestidigitación y mucho menos de fuegos de artificio”

Pues exactamente lo contrario es lo que tengo que decir del vídeo del PSOE ¡perdón! del vídeo de Rubalcaba. Me pregunto cuál es el motivo por el que los socialistas son incapaces de hacer una campaña en la que el protagonismo lo tengan las ideas y los proyectos, en vez de la mercadotecnia y el trabajo de gabinetes de imagen.  Habrá que preguntarse si tan poco valen las ideas, tan deleznables son las propuestas de Rubalcaba, tan vacío de contenido está el proyecto del candidato socialista, que el principal trabajo de su equipo está aplicado en la venta de algo que es rotundamente falso, la lejanía de Rubalcaba con Zapatero y en esconder el logo socialista. Han conseguido al tiempo descalificar a Zapatero  y a la vez poner de relieve el desprecio que sienten por la imagen del PSOE. Resulta escandalosamente sorprendente pero es el “equipo Rubalcaba” el  que considera que “lo socialista” perjudica las expectativas electorales de “Rubalcaba, sí”.

Por mucho que les pese el pasado más reciente, si fueran honestos se presentarían como lo que son, socialistas de toda la vida y zapateristas convencidos, al menos durante el tiempo en que colaborar con Zapatero les beneficiaba a título personal. Poco, por no decir nada, se puede esperar de un equipo que en cuanto las cosas pintan mal reniegan de lo que son, escondiendo el logo de su partido y reconociendo de facto que la “marca” socialista es mala para sus aspiraciones.

Todos sabemos lo que son, pero ellos pretenden vender otra cosa, si así empiezan habrá que ver quien les vota al final de estos días que cada vez van resultarles más difíciles, porque esa dificultad  a la que se enfrentan, se la han ganado a pulso con lo que le han hecho a España en estos últimos siete años. Muchos ciudadanos hablan de la crisis, del paro, de la incapacidad del gobierno socialista para hacer frente a la situación, de la reforma constitucional y tienen motivos sobrados para recordar estas cosas porque son graves y nos han afectado negativamente a todos.

Pero conviene no olvidar lo del fracasado “proceso de paz” con ETA que le costó la vida a dos ciudadanos ecuatorianos, aquello de “aceptaremos todo lo que venga del Parlamento catalán” una estupidez de ZP, que nos costó lo del Estatut y el repugnante espectáculo del Constitucional, conviene no olvidar que tozudamente el PSOE y con él Rubalcaba, insistieron en sus tratos con los terroristas y tenemos a Bildu en las instituciones. Las víctimas de los etarras están en sus  tumbas, mientras que los asesinos pasean por  las calles o se encuentran en las cárceles más cómodas. Hoy mismo asistimos a la rebelión de un gobierno autonómico que poyado por el PSC se niega a obedecer una sentencia y desafía a la Justicia, mientras Zapatero, “Rubalcaba sí” y el PSOE se ponen de perfil y miran para otro lado.

Por lo tanto comprendo que a Rubalcaba se le remuevan los centros ante la idea de presentarse bajo un cartel inmenso en el que figuren las siglas del PSOE, mucho tienen que pagar a España y a los españoles los socialistas; pero si uno piensa así, con no presentarse a las elecciones tiene. Extraña en un laico, la imposible pretensión de estar en la procesión y repicando campanas. Rubalcaba pretende utilizar todos los medios que el PSOE pone a su alcance, pero procurando que la imagen de su partido no le manche; me parece absolutamente increíble y además deshonesto.

Nadie ha podido hacer jamás mayor desprecio al PSOE y a su militancia que la que le han hecho los del “Rubalcaba sí “. Puedo entender que tengan, si no en la conciencia, si en el entendimiento la certeza que la terrible carga negativa que arrastra el PSOE resulta inconveniente para el candidato, es cierto que es una carga muy difícil de manejar y asumir, pero habrá que recordar que en otros tiempos, cuando pintaban oros en vez de bastos, apoyaron  y aplaudieron todas y cada una de las medidas de las que ahora abominan y lo proclaman por la vía del rechazo al logo del PSOE.

Saben lo que les digo: Que arrepentidos los quiere el Señor, hasta ahí de acuerdo, pero a tiempo amigos, no cuando conviene. Habrá que decir que a  Rubalcaba y a su equipo  les resulta de aplicación aquello tan viejo pero a la vez tan cierto que “No hay peor cuña que la de la propia madera”

2 comentarios:

  1. Rubalcaba y su programa están desgastados antes de presentarse...Están desfasados, desgastados, hundidos y sin posible lavado de imagen...
    buena e interesante entrada...
    Saludos desde Madrid...

    ResponderEliminar