viernes, 16 de septiembre de 2011

A vueltas con el dichoso impuesto sobre el Patrimonio

Dos de los "reiventores" del Impuesto sobre el Patrimonio

Se hace muy difícil justificar  la recuperación por la vía de la urgencia del impuesto sobre el Patrimonio, de hecho lo retiró este mismo gobierno que se pasa la vida en la contradicción absoluta. Habrá que recordar que el Impuesto sobre el Patrimonio se retiró por injusto e ineficaz, así lo decía el propio Zapatero. Por tanto ahora resulta difícil justificar su recuperación, muy difícil, porque probablemente la aplicación de esta nueva carga fiscal no se pueda justificar más allá de su utilidad electoralista

Esta es una medida que sólo demuestra la necesidad que tiene Rubalcaba de recuperar votos en el caladero de la izquierda más radical y el esfuerzo que tiene que hacer para presentarse como el adalid de la izquierda y  sobre todo para que quede claro como el agua, que para el  PSOE el único interés a defender, es el electoral. Entienden que necesitan presentar al candidato socialista como el adalid de los menesterosos, que cual nuevo Robín Hood le va a quitar dinero a los ricos para dárselos a los pobres. No voy a negar la mayor, ya lo hace el propio Rubalcaba cuando dice, que si gana va a eliminar definitivamente el impuesto, para implementar una serie de medidas que graven a los ricos y a los beneficios de la banca. A reconocimiento de parte … , lo que sobran son las explicaciones.

Tras escuchar al candidato, no puede quedar más clara la condición de medida propagandística al servicio del interés electoralista del PSOE. En Europa no ha gustado nada la decisión de nuestro gobierno, así que a los socialistas ni siquiera les cabe la excusa de intentar convencer a los ciudadanos de que la medida forma parte de la hoja de ruta impuesta por la UE. El Banco Central Europeo ha guardado un helado silencio ante la decisión de Zapatero, ni una sola palabra en apoyo de la medida. Pero en privado, la cúpula del BCE ha mostrado su malestar por lo que consideran la “penúltima” improvisación  del gobierno español. De hecho se subraya la incomodidad que sienten, ante una  medida que sólo se puede entender desde el electoralismo del PSOE y que además no ha tenido en cuenta la incertidumbre y desconfianza que puede generar esta decisión sobre la tan maltrecha solvencia española, eso es lo que dicen.

Así que, si fuera por “Europa” mejor que no. Mientras, los españoles pero también “los mercados”, asistimos perplejos al espectáculo de los miembros del gobierno y de la candidatura socialista contradiciéndose en algo tan básico, como es el número de contribuyentes que se verán afectados por esta medida recaudatoria. Elena Salgado daba una cifra, Pepe Blanco otra distinta y por fin Rubalcaba añadía otra. Ha tenido que ser El País el que los pusiera de acuerdo, no van a ser ni los 60.000 de unos, ni los 90.000 de otros, ni siquiera los 300.000 de Rubalcaba, serán, lo dice el País y hablando Blas, ya se sabe que punto redondo, serán pues, 160.000 los ciudadanos españoles que se verán obligados a pagar este impuesto.

Existen dudas sobre la capacidad recaudatoria de la medida, cada uno da una cifra, me quedo con las declaraciones del portavoz de los Inspectores de Hacienda del Estado que ha rebajado a algo más de 500 millones de euros la recaudación prevista por el Gobierno con la recuperación del Impuesto de Patrimonio a partir de 700.000 euros. Aclaró el portavoz que este impuesto y su recuperación nada tienen que ver con la idea  que se está vendiendo de que los que más tienen que pagar deben ser los ricos, este impuesto lo pagará parte de la clase media y  recordó que tener dos pisos en Madrid no supone poseer una gran fortuna.

Este impuesto lo recaudaban y lo recaudarán las CC.AA. Cuando en su momento los socialistas aprobaron la exención del impuesto al 100%, para compensar la falta de recaudación que suponía la retirada del Impuesto del Patrimonio se acordó entre Estado y Comunidades  Autónomas que éste repartiría 2.000 millones de euros para compensar la falta de recaudación. Esta semana Elena Salgado, advirtió según ella, amenazó si se escuchaba al PP, a las comunidades autónomas gobernadas por los populares  con penalizaciones si se negaban a aplicar de nuevo el Impuesto de Patrimonio.


Concretamente, aseguró que el Estado no les compensaría por los ingresos a los que renunciarían de no aplicar el recuperado impuesto. Se amenazaba/advertía con retirar la compensación a las comunidades gobernadas por los populares, que habían expresado su intención de no aplicar el impuesto. Parece que no va a ser así, con lo que aún se pone más de relieve la verdadera utilidad de la medida, ya ha dicho Rubalcaba que a ver cómo explican los populares a los ciudadanos que prefieren recortar en sanidad o asuntos sociales antes de recuperar el impuesto para que paguen los ricos.

Esta afirmación supone una falacia, pero una falacia de las de Rubalcaba, por lo tanto una falacia grande y hermosa. Vamos a ver el asunto desde la óptica que lo hace el propio Rubalcaba; me gustaría saber y seguro que a todos ustedes también, cuál fue el motivo que aconsejó al candidato socialista en su momento permitir y apoyar con su voto  que el gobierno, del que formaba parte, congelara las pensiones y redujera el sueldo a los funcionarios, en vez de recuperar entonces el Impuesto sobre el Patrimonio, que seguro que muchos se lo hubiéramos agradecido.

Así que si esta medida no gusta al BCE, si el propio impuesto es injusto e ineficaz – lo dicen y lo han dicho todos – si la recaudación prevista resulta desoladoramente mezquina, si no va a suponer ahorro alguno a las arcas del Estado, ya que mantendrá los 2.000 millones de compensación, si parece que puede perjudicar a la creación de empleo, si no lo van a pagar los ricos de verdad como sostienen los socialistas ¿cuál es el motivo por el que se recupera?

Muy sencillo, se lleva a cabo la maniobra para favorecer la imagen del candidato socialista y para poner piedras en el camino del gobierno popular, si como parece, ganan arrolladoramente las elecciones. Es triste pero es así, sigue el PSOE ocupado sólo en su interés electoralista, siguen impertérritos vendiendo humo y manejándose en el terreno de las promesas, en la contradicción constante, en la inanidad y en la falacia propagandística. No tienen remedio, a la vista está.

Mientras tanto, a España y a los españoles, que nos vayan peinando.

1 comentario:

  1. Son mu habiles y sutiles, pero esta vez si dios quiere no se van a salir con la,suya, les hemos visto el plumero demasiado, Bueno depende tambien de que la gente haya dejado de ser tan ignorante, o dela cantidad de interesados que sean realmente, en dicho partido, claro, ahora ddepnde de que la gente haya abierto los ojos , y de que el Rajoy le heche Pelotas, y sea de verdad,lo que,dice que es, y no se , se contradice demasiado a veces.Esto parece yá, cvasi una novela de folletin, en este pais que le queda algo de Pandereta, sinó bastante.

    ResponderEliminar