martes, 27 de septiembre de 2011

Parece que sólo interesa el 21 N...

Mariano Rajoy al que todos dan por vencedor el 20 N
Cuando uno lleva a cabo la obligada lectura de la prensa diaria percibe claramente que muchísima gente da a la cita electoral del próximo 20 N el carácter de un simple trámite, obligado pero ya resuelto de antemano. Da la impresión que tanto de un lado como del otro se ha decidido que ya está todo "ventilado". Por resumir, que el triunfo del PP resulta inevitable y que todos, unos y otros, se están preparando para lo que les espera a partir del “día después”. ¿Y a nosotros? Pues si Dª María, me alegra verla por aquí, tiene usted toda la razón y a nosotros ¿qué?, pero eso está, permítame que se lo diga, en segunda prioridad.

En ese sentido ayer leía un artículo que reflejaba esta realidad, en ese trabajo periodístico se recogían las confidencias de un ministro del actual gobierno de Zapatero, del que se decía que probablemente no continuara en la política activa, ni siquiera de diputado. Decía el hombre que “El PP no sabe lo que le viene encima. Tendrá que pedirnos ayuda, porque no cuenta con equipo para afrontar una crisis tan brutal”.

Una afirmación rotunda que a mí me pareció gratuita, si algo le sobra al Partido Popular es “equipo” para afrontar lo que se le venga encima. Pero seguía manifestándole el ministro al periodista que “La calle no será lo que ha sido hasta ahora. Que se vayan preparando” y advertía que para evitar los problemas en la calle “tendrán que buscar la complicidad de partidos significativos del arco parlamentario para arroparse y mantener la calle en calma”.

Una serie de advertencias que a nadie sorprenden porque en principio pueden resultar obvias. Aunque a mí me gustaría hacer una reflexión; creo que no existe duda sobre la falta de habilidad para sortear los efectos de la crisis, de Zapatero, sus ministros y ¡ojo! el partido que sustentó ciegamente a ese gobierno. Creo que en el PSOE existen ya voces, bien que discretas, que comienzan a reconocer la inmensa responsabilidad que el partido ha contraído con España y los españoles, pero no son muchas; otras hay que siguen pensando en cómo solucionar el tema del fiasco electoral, por decirlo claro, hay gente, entre los socialistas, que acepta la responsabilidad y la derrota y otros que buscan una solución que le permita al PSOE permanecer a flote.

Gobierne quien gobierne, sean de uno u otro lado de la cerca “ideológica”, el que gane las elecciones y sea capaz de formar gobierno – que las dos cosas suenan parecidas, pero son distintas - se va a ver obligado a llevar a cabo recortes durísimos, que pueden movilizar a los ciudadanos, que llevan mucho tiempo tascando el freno, hartos de lo que ha sucedido sobre todo en los últimos tres años, pero que en un momento dado arremeterán contra el que aplique la tijera.

Parece que el PSOE tiene previsto y muy probablemente desee un escenario a la “griega”,con la calle incendiada, disturbios, huelgas, etc., etc., seguramente sea lo más fácil de conseguir. A mí, la amable charla del ministro que el periodista no identifica, me ha parecido más un aviso a navegantes que un consejo desinteresado o una opinión sin más, que aquí y en estos momentos, ya nadie da puntada sin hilo.

¿Es que hay un sector del PSOE que apuesta por una “colaboración” con el gobierno del PP que salga de las urnas y a través de esa colaboración garantizar la paz social? Estamos analizando una situación cómo lo que tantas veces hemos visto en las películas de mafiosos. Ya saben, el protagonista pregunta ¿esto es una amenaza? y el del puro, la brillantina en el pelo y el sombrero sobre la nuca le contesta, no, es simplemente una advertencia…

Resulta curiosa la advertencia: "El Partido Popular tendrá que buscar la complicidad de partidos significativos del arco parlamentario para arroparse y mantener la calle en calma"…Llama la atención el adjetivo: significativos. No habla de minoritarios, como lo haría si hablara de los nacionalistas, aliados tradicionales de todos los gobiernos débiles que en esta España de nuestros pecados han sido; ¿habrá alguno más significativo en el arco parlamentario que el PSOE, por muy mal que le vayan las elecciones?

Realmente, me pregunto, si lo que se dice en la charla, una vez traducido del alto politiqués al castellano llano, significa que el PSOE le está advirtiendo al PP que si no cuenta con ellos tras la derrota socialista, van a movilizar a los del 15 M, sindicatos, okupas, elementos de la izquierda radical y antisistemas varios, y les van a organizar un cisco descomunal, al objeto de obtener un “escenario a la griega” como decía antes y así debilitar al gobierno.

Pues no les extrañe, los socialistas saben, otra cosa es que lo digan, que el Partido Popular pondrá orden y rigor en la política presupuestaria, conseguirá aminorar significativamente la desconfianza de Europa y los mercados y en un par de años comenzarán a verse los resultados. Necesitan participar en ese trabajo, que les permita ponerse las medallas correspondientes y harán lo que haga falta para conseguirlo.

¿Qué tengo mucha imaginación?, muy poquita comparada con la que tienen algunos líderes socialistas, ojalá me equivoque, pero me parece que esta es la senda que pretende seguir el PSOE: Tras la derrota electoral, un Congreso extraordinario y tras afectar una nueva imagen y sobre todo nuevas ideas, colocarse al lado del PP como elementos “imprescindibles” para intentar llevarse parte de los réditos obtenidos. Eso o la bronca descomunal.

Llámenme malpensado, pero es que uno tiene ya muchos años.

2 comentarios:

  1. Excelente articulo Miguel. Espero que los españoles estén a la altura, y tengan la paciencia necesaria para apoyar al PP, y conseguir salir del agujero que nos ha metido el Psoe

    ResponderEliminar
  2. No, no tiene usted mucha imaginación, sr. Rives. Es la pura realidad. Se ve venir la revuelta. Ya lo están haciendo en las comunidades donde han perdido. Es posible que el PP gane con mayoría absoluta, pero viendo lo que se ve también es posible que nos llevemos alguna sorpresa. Creo que la actitud de Rajoy en ciertos aspectos, durante estas legislaturas, así como la del PP en otras Comunidades, hará que muchos simpatizantes lleven su voto a otro lugar, y en estos momentos deberíamos hacer todos como se hizo en el 82: Votar todos a la derecha (en aquel entonces se votó a la izquierda), así, de paso, nos quitamos a los aprovechados nacionalistas de encima.

    ResponderEliminar