lunes, 31 de octubre de 2011

La noche de los muertos vivientes




Hoy por lo visto, no me hagan mucho caso, que esta es una cuestión de las muchas que no domino, nos toca “celebrar” el “jálogüin”. Me van a perdonar la transcripción fonética, pero no pienso hacer el más mínimo esfuerzo para averiguar cómo diablos se escribe el nombre de la desdichada celebración que nos han impuesto los departamentos de mercadotecnia de los grandes almacenes y la inagotable capacidad de la sociedad española para tragar con lo que le echen. De hecho muchas personas  creen  que la celebración hace referencia a la “noche de los muertos vivientes”, cuando lo más cierto es que proviene de una expresión en inglés “All Hallow’s Eve” que significa aproximadamente “Víspera de Todos los Santos”.

Ésta es una tradición muy antigua que proviene de la cultura celta y que celebraba, desde el inicio de los tiempos (queda muy solemne, pero puede valer) el final del verano y el comienzo del otoño. Precisamente, gracias a nuestras raíces y a la rica tradición celta de la que disfrutamos aquí, en España hemos celebrado desde siempre, fiestas en la que los participantes conmemoraban la memoria de los difuntos. Las castañas, los panellets, los huesos de santo, los buñuelos de viento a pulso o rellenos, los “marrons glacés”, la mistela, la malvasía y en mi caso particular el cava, formaban parte intrínseca de la oferta gastronómica de esta celebración.

Ahora las celebraciones tradicionales simplemente malviven, aunque deben convivir gracias a nuestra estólida aceptación, con el desgraciado “jálogüín”. Una demostración más de que a los USA, en muchas ocasiones, no les resulta necesario utilizar a los marines ni al Sexto de Caballería para colonizar, que con el cine, la tele y la capacidad para el asentimiento paleto de nuestra sociedad, son capaces  de imponernos sus costumbres, me resisto a llamarlo cultura, aunque eso es lo que es, y nuestras tradiciones se baten en retirada para gozo y alborozo de gilipuertas varios y sobre todo de los comerciantes.

Porque hay que recordar que el “jalogüín” de las narices ya lo teníamos inventado aquí, al fin y a la postre, como tantas celebraciones tradicionales se trata de una de las fiestas relacionadas con la agricultura y las estaciones del año que fueron convenientemente cristianizadas por la Iglesia allá por el 700 creo recordar. ¿Cristianizadas? Pues sí, la Iglesia superponía una celebración cristiana a la pagana y así la desnaturalizaba y la hacía suya. Exactamente igual que hacen ahora los americanos que ahora nos superponen las calabazas, el terror y los niños haciendo esfuerzos extraordinarios para cultivar la obesidad, consumiendo los dulces, bombones, etc., que conseguirán gracias a lo del “truco o trato”.

No es una fiesta nueva, es una forma distinta, ajena a nuestras tradiciones, de celebrar la Víspera de todos los Santos. ¿Qué tampoco tiene tanta importancia?, pues depende, si a uno le interesa conservar el acervo cultural que suponen las fiestas tradicionales y la manera de celebrarlas, si a uno le molesta que le impongan costumbres ajenas, pues importa. Ahora bien, si aquí de lo que se trata es de cambiar nuestras tradiciones por otras, porque lo he visto en el cine y en la tele y además todos los niños lo hacen, pues adelante, arranquen a darle el coñazo a sus vecinos, que para eso están.

Pero que nadie intente convencerme que gastronómicamente hablando la festividad anglosajona del “háloguín” con sus tristes tartas de calabaza, puede competir con lo de las castañas, los panellets, una buena copa de malvasía y unos cuantos buñuelos de viento, lo de los “marrons glacés” desgraciadamente habrá que dejarlo de lado, al menos mientras nuestra santa esposa controle, por aquello de los triglicéridos; es que no hay color, las cosas como son.

Y por otra parte el hecho de que esta noche nos pasemos el rato, desde las siete de la tarde hasta que a los demás les parezca bien, atendiendo a grupos de inocentes criaturas, en demanda de caramelos, es algo que tampoco me parece natural. Uno tiene niños por muy distintos motivos, principalmente porque el procedimiento para fabricarlos resulta placentero, pero desde luego habrá que decir, que a cada uno de los que hemos asumido la paternidad nos ha tocado lidiar con nuestros hijos y en mis tiempos, uno de los objetivos a alcanzar, era que no molestaran al vecino y al resto de los ciudadanos, que maldita la culpa que tenían y tienen del feliz resultado de nuestra ansias reproductoras.

Ahora parece que el asunto está en el lado contrario de la cancha, los niños van a dedicar la noche a llamar a las puertas en demanda de los caramelos, ¡bendita infancia!. En el fondo tampoco es que los pobres tengan la culpa, bastante tendrán en la vida, creciendo en la sociedad que les ha tocado vivir y en la que vendrá. Así qué ¡feliz Halloween a todos! que la cosecha de caramelos sea abundante y los vecinos amables y generosos. Y les deseo de corazón que tengan la suerte de tener unos padres, que aunque víctimas de la generalización de la tontería, sean capaces de enseñarles cómo se ha celebrado esta fiesta en su país, que lo de los yanquis está muy bien, pero en la tele.

¿Qué hoy no hablo nada de política? Pues vamos allá, si por mi fuera y con permiso de todos, yo hubiera celebrado este año eso de “La noche de los muertos vivientes” el día 20 N.

domingo, 30 de octubre de 2011

El periplo canario de Rubalcaba

¿Lo canario, la canariedad, la insularidad...? NS/NC.


NOTA ACLARATORIA

En mi post de ayer manifestaba que de “fuente generalmente bien informada” se me había informado que Alfredo P. Rubalcaba había llegado a Fuerteventura en un avión militar. Lo escribí con la advertencia de que yo no había “visto” el suceso. Un buen amigo, socialista él, me dijo ayer por la tarde que Rubalcaba llegó a la isla en un aerotaxi, me basta su palabra y por tanto comunico a mis lectores, que sin duda alguna lo de la utilización del avión militar no se produjo. Dije que si se me demostraba fehacientemente rectificaría y así lo hago, no hay nada más fehaciente para mí, que la palabra de un amigo.

Y cumplido el trámite que exigía la veracidad con la que procuro escribir este blog, vamos a lo que hoy sí quiero tratar.

Recogía ayer una frase del acervo majorero que dice así “Para d’ir  y luego volver más vale no d’ir y decía ayer y lo digo hoy con más motivo, que le era de aplicación al viaje a Fuerteventura de Rubalcaba. Un viaje que en nada positivo contribuyó a la campaña del PSOE, con un mitin organizado a una hora absolutamente impropia, las 14,00 horas, que empezó con el retraso correspondiente y en el que Rubalcaba consiguió un récord difícil de alcanzar: A lo largo de su intervención no pronunció, ni se refirió a Canarias en una sola ocasión. Él mismo lo tuvo que reconocer en petit comité, un fallo descomunal, que no es nuevo, confesó que lo mismo le había sucedido en Zaragoza.

La gente que asistió al acto, poquita eso que quede claro, esperaba que el candidato les explicara cuáles eran las soluciones que proponía  a los problemas específicos de la isla y de Canarias, sin embargo, mientras se oían más las protestas de los estómagos vacíos que reclamaban el condumio cotidiano que los desmayados aplausos que consiguió, Rubalcaba sermoneaba sin demasiado convencimiento sobre las soluciones que pretende para España y cuando quiso dar las notas de color local, con las que se pretenden ocultar la  absoluta ignorancia que tiene el líder sobre el lugar en que se encuentra y que son típicas en estos actos, dejó bien a las claras que no tenía ni idea de lo que era Fuerteventura y que el “listo” que se las apuntó sabía de la Isla tan poco como él o era más tonto que el de Coria, con lo que consiguió que fuera peor el remedio que la enfermedad.

En Fuerteventura, tenemos la suerte de poder presumir de cuestiones mucho más importantes, muy por encima del tamaño de la isla o de la bondad de nuestro aeropuerto. Basta conocer algo de lo que, sobre la isla, escribió Unamuno - que para eso están los del equipo, los adláteres y los pelotas “indígenas” - si es que éstos han leído algo alguna vez en su vida, para poder defenderse en ese aspecto. La capital histórica de Fuerteventura, la villa de Betancuria, resulta que es el primer asentamiento europeo estable de Canarias, podía haber hecho referencia a la iglesia catedral de Santa María, la primera catedral de las islas o al patrimonio histórico de la Fuerteventura, a su condición de isla de señorío, podía haber hablado de sus pintores, de sus músicos …, en fin que Rubalcaba demostró que nada sabía del territorio que pisaba, ni de su gente y desde luego esa ignorancia pone bien a las claras la calidad humana e intelectual del equipo que le acompañaba. Aunque sí dijo algo que es muy cierto, el queso de cabra de Fuerteventura está entre los mejores del mundo y constituye una delicia gastronómica, que ha demostrado su extraordinaria calidad en los concursos internacionales más prestigiosos.

Así que la gente salió mosqueada y algún viejo militante al borde de una hipoglucemia, una faena de aliño decía yo ayer, un paripé me corregía un majorero de pro, apoyándose en la inexistente tradición taurina en Fuerteventura. Los asistentes salieron con la conciencia que habían asistido a un acto sin interés, en el que el que menos interés tenía – a los hechos me remito - era el propio Rubalcaba. Un asunto muy grave, estas cosas son de las que si salen bien tienen una importancia fundamental en el desarrollo de la campaña, compañero… y si salen como salieron, pues no tiene demasiada importancia porque al fin y al cabo la plaza era de tercera categoría y los votos a recolectar tampoco eran demasiado importantes. 

Yo disiento, no creo que esté el PSOE como para permitirse el lujo organizar un acto en el que se consigan más abstenciones que votos para Rubalcaba, y en el que además se consiga ofender a los habitantes de la Isla con las pedestres tonterías de color local que esgrimió Alfredo, aunque lo peor estaba por pasar. Ya a la tardecita Rubalcaba intervino en Las Palmas y allí sí que habló de Canarias y sus problemas y de asuntos que podían interesar a los socialistas del lugar, con lo que acabó de convencer a los de Fuerteventura que para Rubalcaba y el PSOE son votantes de tercera división.

Y alguno me dirá ¿tan importante es lo que sucedió en Fuerteventura? Al fin y al cabo es una anécdota. Yo digo que no, lo de Fuerteventura  no es que sea importante, es muy importante como síntoma, como expresión clara del desprecio que se hace desde las filas socialistas a los votantes que no viven en lugares que el equipo de campaña ha decidido que son de primera división. En esta campaña habrá en nuestro país muchas más “fuerteventuras”, muchas faenas de aliño, muchos paripés, sin el menor respeto por la militancia local y eso sí que es muy grave.

El PSOE, como cualquier otro partido, está fundamentado en la existencia de esos majoreros y majoreras que se sacrificaron y a la hora de comer asistieron a un mitin de su partido porque querían oír a Rubalcaba explicarles cómo les iba a solucionar sus problemas, querían escuchar a su líder explicarles por qué tenían que votarle y que es lo que les daría él a cambio de su voto, de su trabajo y su sacrificio. Esa es la gente importante, no Rubalcaba, Valenciano o los presuntos líderes locales que por allá andaban sonriendo, haciéndole la pelota y babeando ante Alfredo.

Bueno, es una cuestión interna de los socialistas ¡¡no!! Es una cuestión sobre la que deben reflexionar todos los votantes, si así trata Rubalcaba a los militantes socialistas, a la fiel infantería de su partido,  qué no hará con los ciudadanos a los que ni siquiera les reconozca el lazo – bien que casi invisible – de la militancia socialista. Si el candidato no tiene el menor empacho en defraudar a su gente, a la  más próxima, a su sacrificada militancia,  qué le espera al resto de los ciudadanos, si este buen señor consiguiera llegar a presidente de nuestro gobierno.

Aunque igual al queso majorero le iba  a ir de fábula, o no; vaya uno a saber...

sábado, 29 de octubre de 2011

¿Oiga cristiano y “pa” qué vino Rubalcaba?

Rubalcaba estuvo en Fuerteventura, parece que su visita no fue un éxito...

En Fuerteventura esta vieja isla en la que tengo la fortuna y el privilegio de vivir existe un viejo dicho que nos viene hoy, a ustedes y a mí, como anillo al dedo y mejor le hubiera venido a nuestro dilecto amigo Alfredo P. Rubalcaba - de profesión candidato electoral y muy conocido por sus viajes particulares a costa del Estado - si la hubiera conocido o alguien le hubiera hecho la reflexión. La frase dice poco más o menos, en mi particular transcripción fonética que conste, que “Para d’ir y luego volver, más vale no d’ir”, en definitiva que para ir a algún lugar y no hacer cosa de provecho, más vale quedarse en casa.

Esta es una de las frases que me llamaron la atención cuando llegué a la isla, me hizo gracia la manera de decirlo y en el fondo coincidía con lo que siempre he pensado, que de nada vale el ruido, el alboroto, la algarabía, el estruendo, para tapar la inanidad de una acción. La otra frase, la que da título al presente post se la escuche ayer a un veterano majorero que comentaba el acto electoral que ¿protagonizó? Rubalcaba ayer en Fuerteventura.

Yo no les voy a contar mi versión del acto, en primer lugar porque no asistí y además porque si lo hago se me van a echar encima los socialistas del lugar;  me voy a limitar a reproducir la noticia de lo que sucedió en el mitin o “encuentro con los militantes” que estos del PSOE es que se pirran por cambiarle el nombre a todo, digo que voy a reproducir el relato de los hechos conforme a lo que publica el digital majorero “Fuerteventura ahora” un digital nada sospechoso de ser portavoz de las derechas isleñas. Decía así el digital:
Rubalcaba: ''Fuerteventura tiene el mejor queso de cabra de España''
El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno de España hizo alusión a Fuerteventura en tres ocasiones.
El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno de España, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha participado en un encuentro con afiliados y simpatizantes en el Centro Bibliotecario Insular de Puerto del Rosario. Al inicio de su intervención, Rubalcaba ha afirmado que “Fuerteventura tiene el mejor queso de cabra de España”.
 Esta ha sido una de las pocas alusiones a la Isla que ha hecho durante su intervención en la que añadió que “Fuerteventura es la isla más grande en marea baja”, comentario que arrancó el aplauso de los asistentes.
 Rubalcaba dijo haber recibido una llamada del ministro de Fomento, José Blanco, minutos después de llegar a la Isla en la que le preguntaba por el aeropuerto, inaugurado por Blanco en noviembre de 2010. “He visto el aeropuerto y es fantástico”, concluyó.

 
Y yo añado que quizás para finalizar, dirigiéndose a los deslumbrados asistentes, diría “Ite mitin est” y se fumaría un puro, aunque he de suponer que algo más diría, pero a lo que se ve no tenía la importancia requerida para que  lo comentara el periodista o el medio.


Puedo asegurar que he hablado con periodistas de prestigio en esta Maxorata de nuestros pecados y la respuesta a mi pregunta ¿qué es lo que dijo Rubalcaba?,  ha sido contundente, aunque nada amable así que mejor nos la ahorramos. Bueno supongo que como con  los toreros en una mala tarde, hubo división de opiniones - y no me sean ustedes malintencionados - me refiero a que la militancia socialista saldría encantada de haber escuchado a su candidato, al compañero Rubalcaba y los que no estaban cegados por el amor al líder saldrían mosqueados, porque para que nos vamos a engañar;  la reunión tenía un horario bicóncavo, nada menos que a las 14:00 horas y amigos míos a estas horas no está uno para muchas filosofías, homilías políticas o entusiasmos mitineros.

Yo como un redivivo Bertrand du Guesclin, ni quito ni pongo rey, ni siquiera ayudo a mi Señor, me he limitado a buscar información y a recoger la noticia desde el punto de vista de un digital de la Isla. Así que no se me amontonen, no se me enfaden, no se indignen, no me condenen a las penas del particular averno laico socialista, que yo transcribo, no invento y si hay que enfadarse con alguien, háganlo con el candidato, los organizadores o si lo prefieren con el digital.

Porque si el director de Fuerteventura Ahora hubiera querido quedar bien, hubiera podido decir que Rubalcaba a lo largo de su brillante intervención se había referido a la importancia del sector primario en el desarrollo de Fuerteventura (lo del queso), tras lo que había llevado a cabo un profundo análisis de la importancia del territorio de Fuerteventura (el tamaño de la isla) para finalmente pasar revista a su sobresaliente infraestructura aeroportuaria y su destacada importancia para la población y la industria turística (lo de Blanco y el aeropuerto). Además de alabar el amor por la tradición artesana entre los ganaderos de Fuerteventura (otra vez el queso). Que  al fin y a la postre es lo mismo que han publicado, pero escrito con ganas de agradar.

Así que con toda probabilidad Calíope, la musa de la elocuencia y la poesía épica, no viajó en el séquito de Rubalcaba ¡qué le vamos a hacer!, sumen a ello las prisas y el cansancio y el resultado no creo que fuera tan horroroso como lo pintan los del Fuerteventura Ahora, pero desde luego por ahí le debió andar. Por mucho que me juren lo contrario y aunque hable de oídas, creo que Rubalcaba llevó a cabo una faena de aliño que fue recibida con división de opiniones y más pitos que palmas.

Aunque sí hay un tema, que debo tratar y que de ser cierto supone un escándalo. Me dicen, “fuentes generalmente bien informadas” que Rubalcaba llegó desde El Hierro hasta el aeropuerto de Fuerteventura en una estafeta, es decir un avión de transporte militar, un avión del ministerio de Defensa. Y si así fuera, que ya les digo que yo no lo vi, me gustaría que me explicara Rubalcaba, su equipo o un portavoz del PSOE en la isla, cómo pueden justificar que Alfredo utilice medios públicos, que pagamos todos, para cuestiones privadas, pues cuestión privada es que se venga a Fuerteventura  a dar un mitin, un ciudadano particular, por muy candidato socialista que sea.

Y si resulta muy grave que un miembro del gobierno se monte en un avión, que pagamos con nuestros impuestos, si no lo hace al servicio del interés general, que decir  de un particular que presuntamente utiliza los medios que pagamos todos los españoles para hacer propaganda electoral del PSOE. No me canso de repetir que confundir el partido con el gobierno es fascismo o totalitarismo en estado puro. Si realmente Rubalcaba se vino para acá a la salud del maltrecho presupuesto del ministerio de Defensa, debe saberse y que cargue con su responsabilidad, que en España hay mucha gente pasando hambre, mientras algunos, parece ser se gastan la pasta que no tenemos, en viajar más cómodamente.

Me cuesta trabajo creer que hayan cometido un error de este calibre, de todas maneras resultará muy sencillo desmentir este hecho y explicar a la opinión pública en que vuelo llegó  Alfredo a la Isla. Si no vino en un avión del EA, que nos expliquen que vuelo chárter se fletó y nos den los datos para comprobarlos en el Aeropuerto de Fuerteventura y así poder rectificar la noticia

Me parece que viendo los resultados, este viaje no requería alforjas y mucho menos un avión militar para el transporte del inefable candidato socialista y su séquito, creo con muchos majoreros que para d’ir y luego volver, más vale no d’ir y a esa filosofía debiera haberse ceñido Rubalcaba.

Si estos son los que piden que les votemos, si se reputan como solución a nuestros problemas, me parece que vistos de lejos, por la tele, tienen un pase, pero en las distancias cortas, al contrario que la colonia esa del anuncio, pierden mucho.

Tienen que estar los socialistas de Fuerteventura “encantados”, vamos que no tenían bastante con lo suyo, como para que vengan de fuera a complicarles la vida.
































jueves, 27 de octubre de 2011

Estas Navidades siente un etarra a su mesa

El nuevo Dúo Dinámico de la "reconciliación nacional"


Éste me parece, bueno para ser sincero estoy seguro de que va a ser un post molesto desde la cruz a la fecha. Cuando decidí el título, lo comenté con mi santa esposa y le pareció “desagradable”; así lo calificó exactamente y me insistió en que me lo ahorrara. Tengo claro por tanto que si el título despierta rechazo, para qué les cuento lo que puede ocasionar el texto. De hecho espero que moleste a algunos y que nos mueva a reflexión a todos. Me parece que hay que alzar la voz denunciando lo que está sucediendo.


Inexplicablemente, al menos para mí, estamos aplicando a finales de este 2011 de nuestros pecados, el mismo paradigma ético que aconsejó a los cobardes de turno, allá por los 80,  enterrar por la puerta de atrás, a hurtadillas, a los asesinados por ETA  y ahora después de los años y la “derrota” de ETA, vamos a reiterar la vergonzosa conducta, escudándonos en no sé qué historias sobre no sé qué paz.

Creo que me asiste la razón, y de hecho creo que cumplo con una exigencia ética irrenunciable, cuando a contracorriente, me empeño en señalar y denunciar las vergonzosas prisas que le ha entrado de repente a la casta política para perdonar a los etarras, por la vía de la excarcelación o de lo que haga falta; que a la infamia se apuntan muchos entusiastas y por cierto y para nuestra desgracia, desde casi todos los colores del arco ideológico.

Ayer a primera hora de la mañana, no podía creer lo que leía, Urkullu proponiendo, de manera subterránea, pero proponiendo, una amnistía general para los asesinos de ETA, y cometiendo la infamia de equiparar a las víctimas con sus verdugos. Además de  expresar, fanfarrón e impertinente, su alegría por la victoria de los abertzales y con ellos el de ETA, que a ver si así reconocen de una vez por todas los del PSOE, cual es el verdadero significado del comunicado de ETA. Hasta las víctimas de la ESO que hayan leído con atención el comunicado, se han dado cuenta que allí lo que se dice en realidad es que los etarras han ganado y que, tras la victoria obtenida, ya no hace falta pegar más tiros, porque los “españolistas”  nos hemos rendido.

Aunque yo lo ignorara, debía ser el Día Internacional de los Nacionalistas de Derechas o el de “Si no quieres caldo, toma dos tazas”; porque tras deglutir con serias dificultades las cositas de Urkullu, me encontré de hoz y coz con unas declaraciones del líder convergente José Antonio Durán y Lleida, que me va a excusar, pero como dicen en mi tierra debería hacérselo mirar. Lleva una temporada el democristiano disparatando con una frecuencia y una profundidad que nos tiene sorprendidos a propios y extraños, sorpresa que se puede expresar en catalán o castellano, que aquí somos muy considerados con estas cosas y no nos duelen prendas en un asunto tan sensible como es el de la lengua. He de suponer que tras agotar sus argumentos contra los andaluces, le ha dado por acordarse de las víctimas de ETA y se ha permitido advertirles que  deben entender qué es “hora de paz y no de venganza”.

Resulta inexplicable que a un político supuestamente de centroderecha, con fama de “hombre de Estado” y que como los del PNV, anda por la vida presumiendo de creyente, se le pueda ocurrir  una barbaridad semejante; no puedo por menos que preguntarme desde cuando pedir justicia, supone ejercer venganza. Lo cierto es que el divino calvo convergente ha demostrado que es otro cobarde infecto, dispuesto a decir lo que haga falta para alinearse con la mayoría. Así que lo siente mucho, pero las víctimas deben desaparecer o permanecer en silencio para no molestar, que lo del “proceso de paz” es una cuestión muy delicada y ahora no podemos estar para solucionar tonterías sentimentales, ni tolerar a insolidarios que pongan palos en la rueda del proceso de “reconciliación”.

Así que, entre Íñigo Urkullu, que pide tonante se tomen “medidas humanitarias” con el colectivo de presos etarras, se derogue la ley de partidos y se acerquen los presos a las cárceles vascas; Patxi López que se apunta a montar una oficina  para reinsertar con urgencia a los etarras huidos y además promete solemnemente que hará lo imposible por “resocializar” a los asesinos de la banda; y que todo Cristo – perdonen la manera de señalar - incluido el inefable Durán i Lleida, se está apuntando al coro de los infames, para que nadie les pueda acusar de pasivos en este proceso de reconciliación nacional; ya no sé qué pueden decir las víctimas y sus familias, que estupefactos se preguntan qué ha sucedido y como puede ser que ahora, tras la “victoria” de los demócratas, se pida más clemencia para los terroristas que justicia para ellos.

Claro que hay mucho “progre” que básicamente está de acuerdo con estos tipos, así que sea usted solidario y esta Nochebuena siente a un etarra a su mesa, ¿qué le vienen los suegros y los cuñados a cenar  y no le cabe ni una persona más en la casa?, bueno pues en su defecto puede  usted organizar una recogida de firmas entre sus amistades, que es una tarea muy “progre”, para que apoyen se les aplique a los pobrecitos etarras, víctimas de la violencia del Estado, la Ley Penitenciaria de manera que todos sean liberados de manera inmediata, de la condena impuesta por los opresores españolistas.

Y si eso le pareciera a usted un pelín exagerado, lo que dice muy poco de su sensibilidad como ciudadano progresista, póngase manos a la obra y procure que se proponga a los etarras para que se les conceda la Gran Cruz - pensionada eso sí - de San Raimundo de Peñafort, aunque si casualmente usted es de los que cree que lo de la condecoración es poca cosa, que haberlos los habrá, o simplemente prefiere la “internacionalización” de este asunto, a semejanza de los de ETA y el PSOE, puede impulsar la creación de una plataforma para que se les conceda a los asesinos el Nobel de la Paz o en su defecto el Príncipe de Asturias a la Cooperación Internacional.

¿Qué no se han arrepentido? Amigo mío me parece que usted navega amurado a estribor, cosa mala compadre. Que  igual me resulta usted un votante del PP, que ya se sabe que los de la derechona no quieren que ETA se acabe. ¿Qué no es verdad?, como se nota que usted no lee Público ¡si lo han dicho en los papeles! que ya está el PP añorando a los etarras ¡pero que poquita vergüenza tienen estos fascistas! ¿Qué no se han arrepentido? lo que usted pretende es que se ignore que de eso se va a ocupar el compañero Patxi López, que va a montar una oficina especializada en reinsertar asesinos huidos o deportados, con lo que ese fútil pretexto que usted y el resto de los fachas se han buscado, queda eliminado.

Así que ya saben, vamos a construir una España nueva y hay que pelear por lo que queremos, lo ha dicho el compañero Alfredo. Aquí lo que hace falta es que la ciudadanía se conciencie y ayude de manera activa a la resolución del conflicto, bastante tienen los políticos, pobrecillos, con lo de la deuda, Europa, el paro – el de sus cuñados claro - los mercados, etc., etc. Así que yo, no es que quiera presumir, pero ya hecho mis propuestas; si a ustedes se les ocurren otras, que no dudo serán mejores que las mías, les ruego me las hagan llegar, así ayudaremos todos a la casta política  que como saben, está pasando por el trance de la campaña electoral,  lo que supone una prueba muy difícil de  sobrellevar.

Sean generosos, nada es suficiente para que los pobres etarras se sientan cómodos y relajados tras su comunicado. Y lo lamento por las víctimas, de corazón créanme que lo siento, pero deberán tener presente que el interés individual está siempre subordinado al general. Que esta paz ha costado muchísimo (no lo sabemos bien todavía) y hay que mantenerla a toda costa, que con estas cosas no se juega...

¿Qué no están de acuerdo con lo que les solicito?, pues no saben lo que me alegro por ustedes y sobre todo por sus conciencias.


martes, 25 de octubre de 2011

Decíamos ayer...

Pasan los días, crece la tensión.

Efectivamente comentaba ayer el resultado de una encuesta sobre el efecto que la declaración de ETA había tenido sobre la opinión de los ciudadanos y las consecuencias que pudiera tener en su decisión electoral. Ayer lunes, a menos de un mes del 20 N,  la prensa escrita ofrecía los resultados de tres estudios demoscópicos cuyas conclusiones coincidían. Si el PSOE había puesto su fe en esa declaración de ETA, se había equivocado.

El efecto “paz” ha sido prácticamente nulo en la opinión pública, los tres estudios señalaban que el Partido Popular seguía ganado por goleada y que Rubalcaba, de acuerdo a los resultados recogidos, seguía en una  situación que lo llevaría a sufrir una derrota muy dura. Por otra parte hay que señalar un dato que a mí me parece muy importante. El 69% de los ciudadanos españoles no cree que ETA haya renunciado definitivamente a la violencia, queda claro pues que el inmenso trabajo propagandístico que pretendía preparar a la opinión pública para que aceptaran alborozados el suceso, no ha servido para nada.

Eso si hablamos de la ciudadanía en general,  hay gente mucho más incrédula, el 90% de los votantes del PP estiman que la declaración es falsa y que sólo responde a una maniobra propagandística para favorecer las expectativas electorales de la izquierda abertzale y de alguna manera “pagar”  los favores recibidos del gobierno.

De todas maneras las tres encuestas están de acuerdo en que el PP, si las cifras continúan así, obtendrá la mayoría absoluta. Es cierto que Público reduce la distancia entre el PP y el PSOE a 11,6 puntos mientras que La Razón apuntaba que de acuerdo a los datos recogidos Rajoy lograría el 46,2% de los sufragios, frente al 31,2% de Rubalcaba, lo que significa que el PP tendría mayoría absoluta con 186-189 diputados, frente a los 116-118 del PSOE. 

Independientemente de la diferencia observada entre la encuesta de Público que le da al PP 11,6 puntos de ventaja, mientras la Razón entiende que se mantiene en 15 puntos, habrá que recordar que al PP le basta mantener una ventaja de 8 puntos para obtener la tan ansiada mayoría absoluta. Por lo tanto creo que los populares se encuentran en una posición muy cómoda a la espera de que su adversario se decida a poner la sexta marcha con la intención de recortar distancias.

De ahí el giro que se le está dando a la campaña desde los cuarteles socialistas. Hay que pelear, hasta hace unos días lo más importante era la “paz”, ahora animan a los presuntos votantes socialistas a que peleen por defender sus derechos. El nuevo eslogan combinado con el superlativamente antiguo de ¡qué viene la derecha!, son los únicos argumentos electorales que parece les quedan a los socialistas. Magro bagaje me parece, pero es que la campaña de Rubalcaba ha ido de mal en peor desde su comienzo.

Creo que el PP ganará las elecciones y salvo intervención exógena, salvo catástrofe externa al proceso, lo hará con mayoría absoluta. Las elecciones del 20 N sólo las pueden perder los populares. Eso es algo que se palpa a todos los niveles, para los incrédulos una observación, mediten sobre el “cabreo” que tienen Elena Salgado, Zapatero y el propio Rubalcaba con las declaraciones de Sarkozy en las que el francés felicitaba a España por las acciones llevadas a cabo contra la crisis y lo hacía felicitando a Zapatero y Rajoy al alimón.

En el plano de lo internacional, en Europa, todos están convencidos del triunfo de Rajoy, la presencia de miembros de embajadas importantes en los actos del PP, señalan cuál es la tendencia. Por lo tanto ahora es el momento en el que el Partido Popular debe mantener la cabeza fría y los pies muy bien asentados en el suelo. No es momento para las alegrías, no es tiempo para la confianza, no hay peor ocasión para el relajamiento. Cuidado, que desde siempre el Partido Popular ha sido su peor enemigo.

Entre la militancia del Partido Popular existe el temor de que “algo” tuerza el camino hacia las elecciones, lo que yo llamaba unas líneas más arriba “intervención exógena”, bueno pudiera ser, aunque me parece muy improbable, una segunda catástrofe tipo 11 M, no creo que pueda barajarse. Hay que pensar que el PSOE ha apostado ciegamente en apoyar a ETA, cualquier atentado terrorista que se produjera les perjudicaría notablemente.

Nunca digas jamás, eso es muy cierto, pero también lo es que no hay que tener miedo al miedo. No parece que por la vía normal de los acontecimientos Rubalcaba pueda acortar la distancia que le separa de los del PP; es más, probablemente ésta se acentúe en el último tramo de la campaña. El miércoles el Consejo de Europa nos dirá que es lo que opina debemos hacer para mejorar nuestras expectativas económicas, eso le puede hacer mucho daño a Rubalcaba, que miren ustedes lo que son las cosas, se va a Europa a explicarles lo de la “rendición” de ETA al Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, una medida que electoralmente hablando supongo yo busca transmitir la idea de la “internacionalización” de Rubalcaba, que salta al ámbito europeo, pues parece que España y su territorio se le han quedado pequeños.

Mientras, Patxi López nos explica que hará lo posible y muy probablemente lo imposible por “resocializar” a los asesinos de ETA, a la vez Camacho sale a la palestra para explicar a los etarras que existe una oferta muy interesante de beneficios penitenciarios. Mal negocio para las expectativas electorales del PSOE, estas cuestiones no hacen más que subrayar el triunfo de ETA sobre el Estado de Derecho, son medidas que forman parte de la hoja de ruta comprometida por el PSOE con ETA. Su exhibición pública denota la falta de vergüenza, patriotismo y sentido de Estado de los dirigentes socialistas y favorece extraordinariamente las expectativas electorales de la izquierda abertzale que sigue celebrando el comunicado de ETA, como lo que es, el parte de la victoria.

Así que ya saben, hoy como ayer las encuestas machacan a Rubalcaba que se ve obligado a animar a la pelea a su gente y a pasear por Europa para pretender que se le reconozca su triunfo sobre ETA, el problema reside en que esto no se lo creen los ciudadanos españoles – lo dicen los estudios demoscópicos - ni nadie que tenga dos dedos de frente o que simplemente  dedique unos minutos a observar las  reacciones del entorno etarra.

¿Alea jacta est?, pues muy probablemente. Aunque como es sabido hasta el rabo todo es toro. Por tanto creo que tampoco resultaría aconsejable que unos  echaran por anticipado las campanas al vuelo, ni los otros llamaran con urgencia a las plañideras. Tiempo al tiempo.

lunes, 24 de octubre de 2011

Ni lo de ETA le sirve a Rubalcaba

Hoy por hoy, esto es lo auténticamente importante


Ayer titulaba mi post “La vida sigue igual” y parece que a pesar de la terquedad del gobierno de Zapatero y sobre todo del equipo electoral de Rubalcaba, que se empeñan, por la vía directa, la indirecta y la circunstancial, en mantener encendida la llama en el altar de la “derrota de ETA”, los ciudadanos tienen una percepción del asunto que carga con más plomo las ya heridas alas de la candidatura de Rubalcaba.

Poco a poco volverá la sensatez a las páginas de la prensa escrita y poco a poco se nos explicará que “lo” de ETA no es más que un anuncio, importante por lo que dice, pero que no es más que el primer paso de un largo camino en el que pueden suceder muchísimas cosas, y desde luego no todas buenas. Para cualquiera que conozca algo la historia reciente de Europa resulta fácil suponer que el camino que hay que seguir para alcanzar esa disolución de ETA puede durar años y no se puede desdeñar, bajo ningún concepto, la posibilidad que en ese tiempo se produzcan nuevos atentados, que la banda sufra una escisión, etc., etc.

Parece que no interesa que recordemos que la banda ya se disolvió allá por los ochenta y que sus miembros fueron convenientemente amnistiados. Bueno, pues desde aquella “disolución” hasta la fecha, centenares de muertos producidos por la banda “disuelta” nos contemplan. Me resulta difícil aceptar la reacción de los políticos que con una unanimidad que ya quisiera yo emplearan para otras cosas más productivas, se lanzaron a señalar el hecho como “histórico” y a hablar de victorias y derrotas con una facundia que desde luego no se correspondía con la realidad de las cosas.

Unos porque les convenía, otros por no meterse en camisas de once varas, todos anduvieron transitando por el camino de lo “políticamente correcto”, dijeron lo que creían debían decir, pero desde luego si dijeron verdad, lo cierto es que no dijeron toda la verdad y nada más que la verdad. Hemos pasado de una situación “permanente” a una “definitiva”, probablemente un experto en semántica, nos podría explicar la diferencia entre dos los conceptos, pero a efectos prácticos muy poca diferencia existe entre una y otra situación. Sumen a eso que quien comunica lo del “cese definitivo de la actividad armada” no son más que unos encapuchados que representan a un conjunto de asesinos y convendrán conmigo que el asunto es importante, pero que tampoco es como para tirar cohetes.

Mientras que los políticos andan discutiendo del sexo de los ángeles, asunto tan inexistente, como la buena voluntad de los asesinos, parece que los depositarios del sentido común en España, es decir los ciudadanos, andan por otras veredas. Obras son amores y no buenas razones es lo que parece que piensan los españoles, ayer se publicaba una encuesta de Metroscopia que ponía de relieve que el beneficio electoral de la noticia para la candidatura de Rubalcaba iba a ser mínimo, por no decir nulo.

Dice  el estudio sociológico que el 55% de los encuestados considera que el fin del terrorismo de ETA es mérito de todos los partidos, sin apenas diferencias entre las respuestas de los simpatizantes del PSOE y los del PP. Y el 57% asegura que sin violencia los resultados electorales en el País Vasco no cambiarán. Así que del aumento del tirón electoral a cuenta de la “auto disolución “de ETA, algunos han pasado al limbo del “fue bonito mientras duró”.

Pero es que además hace falta que alguien, el gobierno de Zapatero y el partido que lo sustenta, es decir el PSOE, se pongan a trabajar de una manera decidida en lo que importa y en lo que además les toca, porque en Europa lo de ETA no ha tenido repercusión alguna y en las reuniones llevadas a cabo estos pasados días por el Consejo Europeo se nos ha presionado durísimamente, sin que Elena Salgado haya conseguido  detener o al menos paliar las exigencias europeas que nos piden otro esfuerzo fiscal.

Bruselas se ha negado a incluir en  los planes de recapitalización de la banca europea los bonos convertibles y la provisión genérica, tal como pedían las entidades nacionales. Esto significa que nuestros cinco mayores bancos tendrán que captar fondos en el mercado o bien reducir su balance. A cambio, Europa no planteará la famosa quita del 20% sobre la deuda española, pero nos  obligará a valorarla a precios de mercado, lo que ocasionará pérdidas al sector aunque sean menores que los que se producirían aplicando la quita del 20% en la valoración de activos. Mala noticia pero no la peor.
Elena Salgado se fue a Bruselas con el único argumento que le quedaba, lo de la reforma constitucional y el empleo del mantra que utiliza siempre, ya saben, “nosotros ya hemos hecho los deberes”, pero incluso un ministro, Valeriano Gómez, es el que manifiesta que el efecto placebo de la reforma constitucional ya ha finalizado. Así que lo más probable es que el próximo miércoles sabremos si se confirma el contenido del borrador extraoficial del  Consejo Europeo  que nos coloca, parecer ser que irremisiblemente, ante la exigencia de  presentar  ajustes adicionales que sirvan para despejar la incertidumbre de los inversores hacia la deuda pública de nuestro país.
Así que en vez de discutir las diferencias semánticas que existen entre permanente o definitiva, si la declaración de ETA obliga o no a hacer concesiones políticas, si la victoria es de unos o de otros, si se rindió la banda o, por el contrario, su comunicado la presenta como victoriosa en este pulso que los totalitarios etarras han echado desde hace tanto tiempo a la democracia española. Digo que en vez de gastar tiempo en estas cosas, que al fin y al cabo pueden esperar - el propio portavoz del gobierno, José Blanco, ha advertido que por ellos esto ha quedado ahí, y que el que tendrá que lidiar con el asunto de ETA será el próximo gobierno - creo que va siendo hora que nos centremos en lo que realmente está pasando hoy y no en lo que vendrá después de las elecciones.
Por una parte terminar con la inacción del gobierno que parece ha claudicado ante Europa, que nos va a imponer un recorte fiscal importantísimo y por otra poner nuevamente nuestra atención en la cuestión electoral, que en esa apuesta nos jugamos los cuartos para los próximos cuatro años.  Hay que obligar a los candidatos a que vuelvan a su trabajo y nos expliquen lo que van a hacer en cuestiones como la lucha contra el paro, la sanidad pública, la presión fiscal, la calidad de la educación, etc., etc.
Y cuando llegue el momento de poner en marcha el “proceso” de la presunta autodisolución de ETA, a quién le toque esa tarea – el gobierno que salga de las urnas - que la lleve a cabo. Hay que terminar de una vez por todas con el estéril esfuerzo de intentar capitalizar la paz, tentación a la que ha sucumbido sin duda el PSOE. Otra cosa es lo que hagan los abertzales, que están encantados con la victoria de las tesis de ETA. Ellos sí lo tienen claro, la declaración de ETA supone un triunfo muy importante para su causa.
Espero que los padres putativos de las negociaciones con ETA, que hasta aquí nos han traído, respondan del resultado de sus acciones.

domingo, 23 de octubre de 2011

La vida sigue igual….

Lágrimas socialistas, es lo que tiene el ser sensible...

Desde la declaración de los tres encapuchados de ETA, un detalle que se ha comentado poco, pero que desde luego dice mucho, digo que desde que la organización terrorista acudió puntual a esta representación que comenzó hace muchos meses, escrita en comandita por el  PSOE y ETA, pudiera parecer que el mundo se ha detenido. Me van a perdonar, pero lo único que sucedió el 20 de este mes es que alguien, unos individuos que se arrogaban la representación del conjunto de los asesinos, comunicaban que “ETA ha decidido el cese definitivo de su actividad armada”.

¿Y ya está?¿le parece poco?, pues no, es que no me parece ni poco ni mucho, es que considero que solamente se ha producido una declaración y que “obras son amores y no buenas razones” y que por lo tanto cuando esta declaración cristalice en cuestiones concretas, si realmente los hechos están en la línea que se anunciaba esta pasada semana, entonces y no ahora, me alegraré infinitamente que ETA haya acabado con sus sangrientas acciones y después ya veremos si gustándome el “qué” me parece bien el “cómo”.

Usted – la gente que me lleva la contraria en el post, es siempre muy respetuosa – lo que pretende es echar agua al vino y restar importancia a la derrota de ETA, ¡ETA se ha rendido y usted dice que no ha pasado nada!

Pues no, no quiero echar agua al vino, en primer lugar porque no hay vino que aguar, hemos asistido a una declaración de intenciones, que estas cosas no son, como se nos relata en la Biblia, la creación de nuestro mundo:

Y la tierra estaba sin orden y vacía. Había tinieblas sobre la faz del océano, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Entonces dijo Dios: “Sea la luz,” y fue la luz.

Así que esto no es decir “cesa la actividad armada” y fue la paz. No nos engañemos, el pasado jueves, alguien – un tal Pla, dicen – de acuerdo a lo que fijaba el guión de una obra teatral escrita a dos manos por ETA y PSOE, a la hora exacta y con el attrezzo y vestuario que fijaba el guión, dijo lo que dijo y no hay más. Tras esto cuando toque, más tarde que pronto,  veremos si esta declaración de intenciones cristaliza en la desaparición de la violencia de cualquier tipo, que estos malnacidos han aplicado inmisericordes a España y los españoles durante más de cincuenta años. ¿Qué es una declaración muy importante?, bueno lo importante será en todo caso su resultado.

Por ahora, de acuerdo a las conductas y las reacciones observadas parece que efectivamente es una declaración muy importante, aunque solamente para los que se están beneficiando de ella, electoralmente hablando; la izquierda abertzale que la ha recibido como un triunfo espectacular de la causa y los del PSOE que siguen empeñados en aprovechar propagandísticamente un asunto que no tiene un pase.

Y antes de que se me acuse de la primera barbaridad se les ocurra, a las almas sensibles que me leen, voy a recordar lo que ha dicho el portavoz del gobierno sobre este asunto, unas declaraciones que dejan bien a las claras que lo de la declaración sólo tiene una finalidad, la de su explotación electoral por los aparatos de propaganda que se metan en el asunto y que ya está, no hay más; por mucho que haya gente que se encalabrine (que es una forma fina de decir que por mucho que se empeñen, no tienen razón) en justamente lo contrario.

Decía D. José Blanco que: "Con toda prudencia, el diagnóstico que hace el Gobierno y que ha sido compartido por el conjunto de partidos democráticos es que ayer asistimos a la confirmación de la derrota del terrorismo. Estamos en un nuevo tiempo y le corresponde al nuevo Gobierno y al Parlamento que salga de las urnas gestionarlo”. Los presos, las armas, “la solución política”,  las mesas de negociación, el derecho a la autodeterminación, todo eso le queda a Rajoy, que sin duda poco tiempo va a tener para aburrirse, con lo que éstos le están dejando.

Traducido al cristiano, ellos se limitan a disfrutar del hecho de la “derrota de ETA”, aprovechan el tirón electoral - ya Guerra se ha apresurado a declarar que los ciudadanos recordarán siempre que la banda se rindió a un gobierno socialista - y las cuestiones espinosas, lo difícil para los populares, que todo el mundo sabe que son mala gente y ahí les queda el embolado para que cuando fracase el “proceso” carguen con la responsabilidad, que se van a enterar entonces lo que vale un peine.

El Sr. Presidente del Gobierno no pudo resistirse a la tentación y sus servicios le fabricaron una frase para la historia, dijo que “Seremos una democracia sin violencia, pero con memoria”. Ya sabemos que en este asunto se pacta hasta la semántica, porque lo de  llamar al tiro en la nuca o al coche bomba, “violencia”, me parece la demostración de hasta que límite, hasta que detalle, ha llegado este nauseabundo pacto. El Presidente del gobierno de España en declaración solemne, al terrorismo le llama “violencia”, y aquí paz – nunca peor dicho – y más allá gloria celestial.

Recordar a los poco avisados que las declaraciones del fin de una contienda las hacen siempre los vencedores. El 1 de abril de 1939 no fue Azaña el que escribió aquello de “Cautivo y desarmado…” lo escribió Franco, aquí no ha acabado ninguna guerra, y ni siquiera se puede afirmar que haya cesado la “actividad armada”, sólo nos han dicho que eso es así. Los que eso nos cuentan, mientras sacan pecho y se cuelgan las medallas correspondientes también nos dijeron que no había crisis y para que les cuento, o que en la economía española ya se veían unos brotes verdes, y… mentira, o que lo peor de la crisis ya ha pasado y…mentira contumaz, o he dado orden de romper todos los contactos con ETA y…mentira repugnante.

Así que precaución, lo digo yo, ojalá esto acabe bien, pero por ahora no tenemos más que palabras, y lo dice el portavoz del gobierno pero en politiqués, ellos han llegado hasta aquí y para las reclamaciones, el nuevo encargado, es decir Rajoy. Aunque convendría recordar que la vida continúa; mientras los socialistas lloran ahora, que no antes, por las víctimas, mientras se aplaude a Eguiguren como un héroe, mientras los abertzales salen a la calle, retroalimentados por la declaración y exigen la liberación de los “presos políticos vascos” y la independencia, que hay que ver cómo celebra esta gente las derrotas. Mientras todo esto pasa aquí, en Europa, la UE que sabe que estas cosas no tienen la menor importancia práctica, hasta el momento en que del estadio de las intenciones se pase al de los hechos, nos reclama un recorte fiscal de 30.000 millones de euros y allí está Elena Salgado intentando obtener una rebaja.

Y para obtener ese ahorro de 30.000 millones de euros habrá que llevar a cabo unos recortes brutales, que supongo también Blanco preferirá que los lleve a cabo Rajoy y su gobierno, que así ellos se encargarán de criticar los “tijeretazos” debidos a las imposiciones de Europa que nos serán impuestas y aceptadas por el gobierno socialista. Así que creo es hora de dejar de intentar sacar rédito electoralista de la puñetera declaración de los siniestros encapuchados y ponerse a trabajar que esto cada día pinta peor.

O nos arriesgamos a tener una democracia sin violencia, con memoria, pero sin capacidad de creación de empleo, con una sanidad y educación pública arrasadas por este recorte de 30.000 millones de euros que se le imponen a Zapatero y a su gobierno para evitar la quiebra del país, que hasta esta situación nos ha llevado esta alegre pandilla de inconsecuentes que ahora están exultantes, porque los etarras les han echado una mano con la declaración de marras.

Tenía un par de frases de Unamuno y Ortega y Gasset, pero teniendo en cuenta la monstruosa inanidad con la que se producen, ahí queda la frase de un hombre que ha tenido un peso importantísimo en la conformación del pensamiento español contemporáneo:


Al final las obras quedan, las gentes se van
Otros que vienen las continuarán, la vida sigue igual.
(Julio Iglesias)


Así nos va.