sábado, 22 de octubre de 2011

Capitalizar la paz

Los "hacedores" de la paz


Hay muchas personas en nuestro país que opinan que todo esto de ETA no es otra cosa que la escenificación de un acuerdo, del que ignoramos los compromisos adquiridos por las dos partes que lo han consensuado. Ante la gratuita indignación de los progres de salón e izquierdistas a la violeta, muchos pensamos que la mayoría de los acuerdos ocultos, responden a concesiones políticas concedidas por el PSOE a los terroristas.

Sostener estas cosas, lleva a que automáticamente te acusen de “emponzoñar”, no “querer la paz”, estar dolido por la “pérdida de votos” y otras estupideces que por su falta de entidad y sobre todo por la falta de categoría del intelecto de quien las emite, no voy a recoger. Me parece que en estos casos lo más razonable es que cada uno viva discretamente su íntima comunión, con la estupidez que le haya tocado en suerte o la que haya cultivado cuidadosamente. 

Que gente con una formación intelectual sobresaliente sea capaz de sostener que si no estás de acuerdo con la declaración de ETA es que no quieres la paz, supone un ejercicio de reduccionismo de tal calibre, que sólo puede responder a una cínica y calculada  falsedad, que se lleva a cabo por aquello de  que el “fin justifica los medios” Se miente, se falta a la verdad, se falsea la realidad, se descalifica, pero se hace con buena intención y de manera progresista, solidaria y democrática, que para eso sí son muy mirados.

Como tengo tantos años, que incluso alguna bobilina me lo recuerda, bien que por la vía indirecta, como si tener años fuera algo malo, me inclino por los procedimientos clásicos, soy tan viejo como para utilizar una figura nacida en la vieja Roma y utilizada profusamente en los debates medievales, me refiero a la “auctoritas”. Si alguno no sabe a lo que me refiero y siente interés o curiosidad, le aconsejo que encomiende su afán a San Google Bendito, santo patrono de las dudas resueltas y seguro que el santo que es muy amable y sobre todo rápido, les atenderá con largueza.

Así que me van a permitir que me acoja a la indiscutible auctoritas que asiste a Jesús Eguiguren en todo aquello que haga a la negociación con ETA y la tan deseada “paz” socialista:

 En una entrevista concedida a El Periódico, entre otras cosas dwcía el compañero Jesús:

“La pena es que algunos lo han tenido delante de las narices y no se han dado cuenta de que era el momento de la paz” y también “ha permitido que Bildu se nos haya adelantado y capitalice la paz”.

¿Cómo?

“Ha permitido que Bildu se nos haya adelantado y capitalice la paz”.

¿Quién ha dicho semejante disparate?

Jesús Eguiguren el Presidente del Partido Socialista de Euskadi

¿Me puede repetir la frase?

“Ha permitido que Bildu se nos haya adelantado y capitalice la paz”.

¡Cómo va a decir un dirigente socialista un disparate así!

Ha permitido que Bildu se nos haya adelantado y capitalice la paz”.

¡No me lo puedo creer! Este tío o se ha vuelto loco o la ha comprado el PP, que son muy capaces

Ha permitido que Bildu se nos haya adelantado y capitalice la paz”.


Así que ya ven ustedes blanco y en botella…. ¡¡¡gasolinera!!! Eso también, pero basta ver el cabreo de Eguiguren por no poder capitalizar” la paz, para poder deducir qué es exactamente lo que pretende sacar de este asunto el PSOE.
No lo digo yo, que como soy de derechas, debería estar callado, lo dice Jesusito Eguiguren que no se cortó un pelo.


“Ha permitido que Bildu se nos haya adelantado y capitalice la paz”.


Por cierto.  Capitalizar: Utilizar en propio beneficio una acción o situación, aunque sean ajenas. Esto no lo dice Jesusito Eguiguren, lo dice el DRAE



Pues eso.

1 comentario:

  1. No es que nos acusen de empozoñar. Como bien sabes, Sr.Rives, desde los primeros tiempos de Felipe González, los únicos listos que había en España eran ellos, los demás todos analfabetos o ignorantes y claro, ellos eran nuestros salvadores, los maestros que nos iban a enseñar que solo si comulgas con su doctrina ibas a aprender. Mientras tanto, se reían en tu cara. Y vamos si aprendimos. Aprendimos a ver (yo al menos) que el socialismo es pura basura
    Un saludo.

    ResponderEliminar