miércoles, 19 de octubre de 2011

Desencanto y problemas en Ferraz

Rubalcaba sí sabe, si contesta... Según y como

Tras el fiasco de la “Conferencia de Paz” en la que los bien pagados mediadores internacionales pusieron la cara y el cazo para, tras tres horas de “arduo” trabajo, pedirle a ETA que abandonara “definitivamente” la violencia y alinearse al milímetro, qui paga mana dicen en mi tierra, con las tesis y reivindicaciones de la  banda, el PSOE se ha visto obligado a recomponer, al menos temporalmente, las  líneas maestras de su campaña electoral.

Es cierto que mucha gente esperaba otra cosa de esa carísima conferencia  de la que ignoramos el origen de su financiación; el militante socialista tenía puesta su esperanza en que se produjera una declaración más de acuerdo con la tesis que llevaba tiempo vendiendo el PSOE  y en la que iban a apoyar el mayor esfuerzo de la campaña. Como digo se esperaba, y todavía hay quién la espera, una declaración de ETA que les permitiera vender a la opinión pública, que gracias a la labor de Rubalcaba en el ministerio del Interior, la banda había sido derrotada y obligada a declarar su disolución.

A primera vista no parece que haya sido este el resultado, por el contrario los alegres mercenarios de la paz lo que han producido es el reconocimiento internacional de ETA y con ese reconocimiento han dado legitimidad a las reivindicaciones históricas de la banda sin que ésta se sienta obligada a ceder ni un ápice en sus demandas. De ahí una serie de reacciones desde el PSOE  en el que algunos se empiezan a alinear con la única tesis que se puede defender en este asunto, la banda debe disolverse inmediatamente, abandonar el uso de las armas y no puede exigir condición alguna para hacerlo. Aunque parece  que el equipo del candidato no da por cerrada totalmente esa puerta y esperará a la declaración de ETA, para hacer pública su postura.

Ayer en una rueda de prensa, Rubalcaba se negaba reiteradamente a comentar cualquier cosa sobre este asunto, remitiendo a los periodistas a la hemeroteca. El que se negara a abrir la boca, por mucho que lo intentaron los periodistas presentes, con un cartel  a su espalda que lucía el lema de “Rubalcaba sí sabe, sí contesta", define muy bien la inconsistencia de su equipo de campaña y la incómoda postura en la que se encuentra el candidato socialista, al que pudiera parecer le marcan los tiempos y las acciones de la campaña, nada más y nada menos que los etarras.

Lo que dejó claro con su silencio es que Rubalcaba entiende que no es prudente explicar cuál es su posición ante la Conferencia de Paz y se escuda en que su postura es sobradamente conocida, una clarísima excusa de alguien que pudiera sostener aquello tan viejo de que “mientras hay vida, hay esperanza” o quizás lo que realmente está pensando es “quién ríe el último, ríe mejor”.

No puedo creer que el PSOE ignorara lo que iba a suceder en San Sebastián, ni siquiera creo que no conocieran exactamente el contenido del documento que se iba a anunciar. Estas cosas no se hacen así, estos asuntos no están sujetos a la improvisación, por lo tanto entiendo que la organización de la Conferencia y lo del comunicado de ETA no persiguen otros objetivos que: Uno, buscar algo que se pueda vender medianamente  bien para intentar evitar una derrota aplastante del PSOE. Dos, de no conseguir el resultado apetecido, meter por anticipado palos en las ruedas del gobierno popular que salga de las urnas, que les guste o no a los populares, se van a encontrar con un panorama distinto ante ETA, con los consiguientes problemas.

Creo que me he explicado, el silencio de  Rubalcaba, se justifica sólo por un motivo, sabe lo que ETA va a anunciar en ese comunicado, que probablemente se produzca el día en que comience la campaña electoral, conoce el contenido y sabe que será lo suficientemente ambiguo como para permitirle venderlo como un éxito, no un gran éxito, pero le permitirá manipularlo lo suficiente como para animar algo a su parroquia que necesita urgentemente alguna buena noticia.

Así qué aquí nadie dé por terminado este asunto de la  autodisolución de la banda asesina, esto va a dar todavía mucho que hablar, la intervención del propio Felipe González, quitando hierro al asunto y manifestando que “Si hay una declaración de final de la violencia nadie debería de discutir de buena fe que eso es lo que importa. Que el relato es un relato equivocado, sin duda. Pero como el relato no lo van a escribir los terroristas sino los demócratas en este país, ya lo veremos".

Así que ya ven ustedes por dónde van los tiros, lo importante será el anuncio en sí, y nadie puede de buena fe discutir el aserto, el texto no tiene la menor importancia, porque ese texto al final lo van a escribir los demócratas. Cambien “demócratas” por socialistas y el “nadie” por el Partido Popular y ya tienen  la idea fuerza del aprovechamiento electoralista del comunicado de ETA.


Así están las cosas en Ferraz. No importará lo que digan, lo importante será el hecho de que hayan hablado y del texto definitivo ya se encargará Rubalcaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario