sábado, 8 de octubre de 2011

Sepamos de dónde viene el PSOE



En estos últimos días he comentado en distintas ocasiones las declaraciones de prohombres del PSOE, portavoces sindicales y gente de la izquierda, que sorprendentemente no se tapan para advertir que no van a aceptar el resultado que se obtenga en las urnas y que insisten en la “conveniencia” de un pacto entre PP y PSOE para evitar que las calles se “incendien”.
No creo que quede nadie en la izquierda de este país, que no haya afirmado que no piensan permitir, ya sea por las buenas o por las malas, que el Partido Popular aplique las políticas que le parezcan oportunas a fin de reconducir la angustiosa situación a la que nos han llevado precisamente los socialistas.
Hay personas a las que han molestado mis comentarios, les parece injusto que yo comente la pulsión golpista que ha animado al PSOE a lo largo de su historia, y se me dice que invento un universo virtual, inexistente, para justificar lo que afirmo, que no es otra cosa que todas las advertencias y amenazas vertidas a lo largo de estos días son profundamente antidemocráticas y están teñidas de golpismo puro y duro.
El PSOE parece que anda más preocupado intentando ganar la batalla del Ebro o vender que el PP es heredero del franquismo, que  en ocuparse de sacar a España del pozo en el que la han metido. El que los “hijos de los que ganaron la guerra” estén profusamente representados en la cúpula socialista y  ocupen puestos en el Consejo de Ministros o en la Presidencia de las Cortes, no parece que se entienda desde la doctrina socialista como problema. Ellos han dicho que el PP es heredero del franquismo y cualquier persona de bien sabe, que en España lo que dicen los socialistas va a misa.
Bueno, pues veamos de donde viene, ideológicamente hablando, el PSOE. Me van  a permitir que repita el post que publiqué el 31 de octubre del 2010. Trataba de las amenazas vertidas por Rubalcaba en el Congreso de los Diputados y recogía las declaraciones de los “padres” del socialismo, cuyo contenido acredita sobradamente mi afirmación de que el PSOE es un partido profundamente antidemocrático y golpista. Comprendo que haya gente que prefiera mirar hacia otro lado y crearse una seráfica imagen del partido de sus amores, ya dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Aquí les dejo el post de entonces, léanlo les va a interesar.

"Mi ventaja es que yo sé todo sobre todos...."
... No teman no es me haya vuelto loco y en un delirio narcisista me haya echado al monte y desde allí esté lanzando dicterios y soflamas, desgraciadamente no es este el caso, es mucho peor. Lo ha dicho Alfredo Pérez Rubalcaba, Vicepresidente del Gobierno de España y tras decirlo, he de suponerlo aunque no me conste, se ha fumado un puro.

Teniendo en cuenta que la afirmación, advertencia o amenaza – que cada uno es muy libre para darse por concernido como quiera – no proviene de un tuercebotas cualquiera, sino del hombre que coordina todos los servicios de información españoles, la afirmación suena de una manera rotunda a amenaza o cuanto menos a advertencia amenazadora o sea a tres cuartos de lo mismo.

Vivimos en un país en el que la mayoría ciudadana vive en un mundo ideológicamente nebuloso que, cuando es preguntada por su posicionamiento, responde que es de izquierdas o que se considera progresista. Qué significan exactamente esas afirmaciones constituyen parte de los misterios irresolubles clásicos, tales como la cuadratura del círculo, la Santísima Trinidad o que se entiende en España por progresismo.

Pero está muy claro que los benditos ciudadanos, que en realidad andan más bien ayunos de ideología, repiten esa afirmación como un mantra tranquilizador que les permite vivir con la frente alta y dormir tranquilos. Al fin y al cabo comparten con la mayoría de sus conocidos una idea nebulosa de lo político que si no resuelve, conforta y eso amigos míos tiene una importancia capital en los tiempos que sufrimos.

Y el paradigma de esa progresía bienintencionada, que comparten la mayoría de los ciudadanos españoles que la profesan, está representada, políticamente hablando, por el PSOE que se presenta ante los españoles como el adalid y representante en exclusiva de la verdad, la honradez, el cambio, el consenso, el diálogo, la defensa de los derechos sociales, la libertad y por supuesto la democracia.

Lo cierto es que uno a veces se extraña de la aceptación pastueña de todas y cada una de las afirmaciones – que no verdades – que la habilísima sección de la agitprop (agitación y propaganda) socialista pone en circulación. Y me extraña porque habrá que recordar que su Secretario General y Presidente del Gobierno D. José Luis Rodríguez Zapatero manifestó en unas declaraciones al periódico “El Mundo” que había mentido a los españoles en algo tan importante como aquel engendro que tituló la propaganda partidista “Proceso de Paz” y después de reconocer la gravísima mentira no sé si se fumó el puro ese que señala el lugar común o le soltó un discurso de los suyos a un bonsái de los que dejó en Moncloa, Felipe González.

Y me extraña todavía mucho más, que el portavoz del gobierno socialista del GAL, es decir Alfredo Pérez Rubalcaba, sea el miembro más valorado del gobierno por parte de la ciudadanía. Un hombre que miente como él mintió cuando lo del GAL y estamos hablando de asesinatos, secuestros, torturas, etc., un hombre que se atreve a soltar la frase que da título a este escrito no puede inspirar otra cosa que rechazo.

Pero claro como basta disentir, para ser calificado de facha, me he molestado en entresacar unas frases entre el abundantísimo material que existe en las hemerotecas que demuestran sin lugar a dudas de que materia moral está hecho el PSOE y pido excusas a todos aquellos, que mal informados hasta la fecha, han puesto su confianza en un partido que reputándose como defensores de la República y de la democracia, no pasaron de ser una triste pandilla de matones guerra civilistas, enemigos hasta la médula de la libertad.

Para los que duden de mis palabras, recordarles que las hemerotecas están ahí y más todavía que tengan presente que desde que se inventó San Google bendito, todo o casi todo, está al alcance del ciudadano que pretenda informarse.

Comenzaremos por dos párrafos de un discurso de Pablo Iglesias, fundador del PSOE conviene tenerlo presente, en el Congreso de los Diputados:

Día 10 de julio de 1910, Pablo Iglesias el irreprochable linotipista, paradigma de la honradez y conocido cariñosamente por “El abuelo”; en nombre del PSOE dijo lo que sigue en el Congreso de los Diputados: “hemos llegado al extremo de que, antes que su señoría (Antonio Maura) suba al poder, debemos llegar hasta el atentado personal”. Dos días después, Maura era víctima de un atentado que le hirió de bala en una pierna y en un brazo.

Y el mismo año el 7 de julio, nunca un día de San Fermín ha dado tanto juego “parlamentario” manifestaba: “El partido que yo represento aspira a concluir con los antagonismos sociales y esta aspiración lleva consigo la supresión de la MAGISTRATURA, la supresión de la IGLESIA, la supresión del EJÉRCITO y la supresión de otras INSTITUCIONES necesarias para este régimen"... y este partido -el PSOE- estará en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; y fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones"....

Más claro agua, pero vamos a ver qué opinaba el ilustre prohombre socialista Largo Caballero: El 20 de enero de 1936 en un mitin en Linares, “La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución”.

O el 10 de febrero del mismo año en el cine Europa: “Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos”.

Y ya para finalizar y demostrando que la izquierda nunca ha sido amiga de la libertad, el Lenin español manifestó en Ginebra: “No creemos en la democracia como valor absoluto. Tampoco creemos en la libertad”.

Todas estas afirmaciones confirman que los valores que ha heredado el PSOE no pueden ser los que defienden la democracia, la no violencia, ni la libertad. No lo digo yo que me limito a transcribir, lo dicen los hombres creadores de ese socialismo que no dudó en colaborar con la Dictadura de Primo de Rivera y que jugó siempre a sacar ventaja partidista.

Y si han mentido ahora y lo han hecho, desde que los ciudadanos españoles tenemos memoria, presentando al PSOE como el defensor de la democracia y la República tal y como demuestran las declaraciones recogidas aquí, sola cabe una conclusión: Hoy como ayer al socialismo español sólo le interesa y preocupa el poder y su ejercicio.

3 comentarios:

  1. ¡Hola Miguel! Buena e ilustrativa entrada sobre los que se esconde tras este atajo de indivuduos que nos han llevado a la ruina económica, moral, social, educativa...Su triunfo es la muerte del país, de la prosperidad, de la convivencia pacífica, de los valores...Su poder es la mentira que la ignorancia acérrima a unos ideales que no van con el mundo en que vivimos les creen...
    Un abrazo desde Madrid

    ResponderEliminar
  2. Tal vez deberíamos anticiparnos y prepararle la lápida, pero son tan arteros que seguro resucitan. Les deseo más descalabro electoral que el que tuvo Almunia. Ojalá podamos algún día escribir con letras muy grandes: RIP Psoe.
    Me gusta su blog, Miguel.

    ResponderEliminar
  3. Genial, no conocía este blog, me apunto

    ResponderEliminar