martes, 18 de octubre de 2011

¿Conferencia de paz?

Loa angelitos que anuncian la paz

Ayer parieron los montes y los “selectos” miembros - está claro que a uno lo pueden escoger o seleccionar por ser muy bueno o por todo lo contrario - como parece que es el caso; decía que los sumos sacerdotes de la paz internacional se dignaron leer un comunicado que traían preparado desde casa o se les había hecho llegar desde la herriko taberna más cercana, porque ya me dirán ustedes qué diablos se puede acordar y escribir en tres horas de sesiones.

Lo cierto y verdad es que el comunicado está a la altura ética de los organizadores que no es que se hayan gastado demasiado las neuronas, firmaron un  comunicado para que  sirva de plataforma a ETA y así los asesinos puedan cómodamente anunciar “a instancia de parte” exactamente lo mismo que dijeron, en ese anuncio de tregua, que parece ser disfrutamos hoy en día. Y alguno dirá que cómo se me ocurre que personajes tan selectos, con Premio Nobel de la Paz incluido, sean capaces de leer un comunicado que se haya escrito al dictado y no sea el fruto de su denodada labor por la paz.

Pues lo digo porque basta leer el contenido y observar el estilo del comunicado final de la “Conferencia de Paz”, para percibir que, el lenguaje, los eufemismos, las elipsis, en definitiva el “vokabulario” y el talante son los mismos que en cualquier comunicado etarra. De hecho la declaración de los “mediadores internacionales” recoge el mismo texto, los mismos conceptos, las mismas peticiones que lo hacía aquel que se leyó, por un encapuchado de ETA, cuando la tregua del 2006.

La misma petición de la creación de dos mesas, una de carácter “técnico” para discutir entre ETA y el gobierno español la cuestión de los presos y el asuntillo de las armas y otra mesa “política” en la que  se discuta a través de partidos políticos, sindicatos y agentes sociales “no violentos”, la “cuestión política”. He de decir que como muchísimos ciudadanos yo sostengo que  aquí no cabe lo de la cuestión política, porque por mucho que les pese a algunos, que se llenan la boca con el termino de demócratas, en España disfrutamos de una democracia parlamentaria de corte europeo, irreprochable y no creo que haya que solucionar ningún asunto político en otro escenario, que no sea el parlamento correspondiente.

Claro que lo de las mesas si se habla en lenguaje normal, traducido al lenguaje llano supone simplemente que unos cuantos se reúnan para tratar de la amnistía de los presos de la banda, mientras otros hablan del proceso de autodeterminación. Dos asuntos que, lo que es la vida, son anticonstitucionales y cuya discusión y posterior acuerdo se pretende llevar a cabo en un escenario que no es el previsto en nuestra Carta Magna. Nuestra Constitución prohíbe las amnistías y sobre la secesión ya para que les cuento. Por ponerlo fácil le sucede lo mismo que a  aquel vasco del chiste, que preguntado sobre lo que había dicho el párroco en su sermón, que versaba  sobre el pecado; contestó rotundo: “No le es partidario”, pues eso.

Esta Conferencia no es más que otro de los atajos que los violentos pretenden imponer; una Conferencia que hace tabla rasa y considera en régimen de igualdad al “estado español” y a los asesinos de ETA, una Conferencia que coloca al mismo nivel a las víctimas y a sus asesinos, a sabiendas de que por aquí hay mucho bobilín dispuesto a tragarse lo que haga falta si con ello consiguen la “paz”. Que en tres horas se pretendan solucionar más de cincuenta años de bárbara violencia,  de asesinatos y de la utilización del terror más abyecto contra los demócratas,  me parece una osadía de tal tamaño, que resulta imposible que nadie pueda tragarse semejante tontería.

Eso sí, todo el mundo está de acuerdo en una cuestión, ETA contestará rápidamente a la petición que se le hace desde esta presunta Conferencia de Paz, no puede ser de otra manera si consideramos que, salvo la financiación de este circo, todo lo demás se ha hecho a medida de los deseos de ETA, y no se me amontonen, ni se ofendan, ni se duelan, que aquí repito, hay mucho bobilín dispuesto a que lo engañen, pero la verdad es como la luz del sol, se podrá tamizar, matizar, polarizar, ensombrecer, pero resulta imposible ocultarla.

No quiero continuar, creo que todo esto es un engaño manifiesto, quizás expresar un deseo, me gustaría que desde el “estado español”, se nos explicara quién ha financiado este aquelarre.  Les dejo con lo que ayer les dijo a  esa pandilla de vividores internacionales nada más y nada menos que Jesús Eguiguren, presidente de los socialistas vascos, responsable de aquel proceso de paz que la banda terrorista cerró a su estilo, con el atentado de la T4 del aeropuerto de Barajas,  el hombre que desde el PSOE más ha luchado por una salida negociada con ETA.

Les dijo así a la alegre pandilla de indocumentados:

 “Quienes nos visitan por primera vez habrán comprobado que aquí no hay muros de alambre de espino ni patrullas del ejército por las calles. Porque en nuestro país no ha existido un conflicto violento con dos bandos enfrentados sino, fundamentalmente, el ataque deliberado y sistemático de una banda terrorista, de una minoría totalitaria y violenta, a la convivencia democrática y a la pluralidad de la sociedad vasca (…) El final definitivo de ETA sigue siendo un objetivo irrenunciable. Y por ello todos exigimos a ETA, de forma pública y tajante, que deje todas las actividades terroristas y que se disuelva sin contrapartida ni condición”.

Creo que dejó las cosas claras y en su lugar.



1 comentario:

  1. Los asesinos con los asesinos. Es decir, me da igual en nombre de que capo de la mafia extorsiones y asesines, lo primero que hay que hacer con los etarras es internarlos con los presos comunes, fuera privilegios. Pero claro, ese tal Kakofi es el mismo del programa petróleo por alimentos, el mismo que desoyó las peticiones del Teniente General Roméo Alain Dallaire en Rwanda.

    ResponderEliminar