jueves, 20 de octubre de 2011

Al final el PSOE resulta ser una olla de grillos

Eguiguren y Patxi López, ayer acusaciones y críticas, hoy sonrisas...

Una cosa es una cosa y dos son dos que decía Pero Grullo. Una cosa es la libertad de expresión, la pluralidad de pensamiento y el respeto que exige la sacrosanta libertad individual y otra muy distinta el desconcierto y la falta de una opinión común en un asunto de la importancia de la derrota de ETA y lo peor, la bronca pública que, a cuenta de este asunto, han protagonizado las principales "estrellas" del quehacer socialista en estos días.

Porque no sé dónde ha quedado aquella disciplina interna de la que siempre han presumido las organizaciones de izquierdas, supongo que arrumbada en el mismo rincón en que se guardaron los ideales solidarios, la lucha por la clase obrera, la protección al desfavorecido, el internacionalismo de la causa, la defensa por los más débiles;  y que, así de triste es la vida, han sido sustituidos por el oportunismo más feroz y ¡lo que son las cosas! por la amistad con los banqueros, el amor por el nacionalismo más irredento y la negación, de facto, de la figura de España como nación.

Llevan tiempo los socialistas empeñados en una soterrada pelea interna, producto sin duda de las pocas esperanzas electorales que tienen. Difícilmente el PSOE se puede ofrecer como solución el próximo 20 N; en primer lugar porque la percepción ciudadana tiene clara una cuestión muy importante, los mismos que se ofrecen como solución, son los que han creado el problema, y segundo por una razón que parece se empeñan en ignorar, si el hombre, como individuo, demuestra su grandeza en los momentos difíciles, lo mismo cabe esperar de una organización política de la raigambre e importancia del PSOE, que ante el problema en que se encuentra, en vez de reaccionar con la dignidad que se espera, en vez de preocuparse del problema de todos, se entretiene en la estéril tarea del apuñalamiento del compañero y la defensa a ultranza de las distintas “capillitas” que conviven mal, pero conviven, en el seno del PSOE.

Desde el comienzo de esta larguísima campaña pre electoral lleva el PSOE dando un espectáculo de desunión que ha trascendido hasta la opinión pública. La propia figura del candidato, el procedimiento de su elección, su intento de alzarse con el santo y la limosna y conseguir de un plumazo el nombramiento de candidato y el de Secretario General, su autoproclamación como nuevo “líder” del PSOE. Los constantes enfrentamientos que se han producido entre el aparato del PSOE y el “Rubalcaba team”, a cuenta de las propuestas programáticas del candidato que chocaban frontalmente con las del gobierno de ZP. Las críticas a distintas decisiones que tomó Zapatero en el gobierno de España, llevadas a cabo por el candidato y su equipo, en el inútil intento de separar a la figura de Rubalcaba de la de Zapatero, todo ello ha contribuido a crear un clima desolador que finalmente ha llegado al electorado, con las consecuencias fáciles de suponer.

Ni siquiera en una cuestión que resulta fundamental para todos los españoles, han sido capaces de ponerse de acuerdo o al menos de dar una imagen de unidad ante la opinión pública. Me refiero, como ustedes pueden suponer al terrorismo, una lacra que lleva sufriendo nuestra patria hace ya más de cincuenta años. Como decía, el terrorismo supone un problema fundamental para España y los españoles, en ese sentido el PSOE decidió atajar y buscar una solución, ficticia desde mi punto de vista, aunque para el PSOE esa “solución” traía debajo del brazo la respuesta a sus problemas electorales.

El candidato socialista y el PSOE habían puesto sus esperanzas en que ETA llevara a cabo una declaración de “auto disolución” durante la campaña electoral, eso les iba a permitir, relanzar la marchita figura de Rubalcaba que se iba a apropiar del activo de la lucha antiterrorista en España, para  ser proclamado por el PSOE como el héroe que había conseguido acabar con ETA, tampoco creo que este “triunfo” llenara de entusiasmo a Zapatero, que sigue contando nubes y pensando en la posibilidad que se le otorgue el Nobel de la Paz a cuenta de la desaparición de ETA. Pero a la fuerza ahorcan y de la necesidad tuvieron que hacer virtud y a esa tarea se han dedicado con un entusiasmo digno de mejor causa, porque es muy cierto que es necesario acabar con ETA, que debe abandonar la violencia sin condiciones, entregar las armas y disolverse y otra muy distinta es pactar una solución tan falsa como puede serlo un billete de siete euros marroquí.

Bueno pues en esa tarea desesperada estaban y la banda los llevó a aceptar lo de la Conferencia de Paz, que sería la llave que abriría la puerta a la tan esperada y salvífica, electoralmente hablando, declaración de ETA. Lo que se ha llevado a cabo en San Sebastián es una infamia, con la que deberán cargar sus organizadores, los que la han financiado y los del gobierno socialista que han permitido su realización, pero todo era aceptable para que ETA hablara.

El resultado ha sido tan malo, la burla tan abyecta, que en el PSOE se ha destapado la olla de los grillos  y las declaraciones socialistas han sido un espectáculo, denigrante, pero todo un espectáculo. Eguiguren ha puesto a parir, bueno a caer de un burro a Patxi López, su secretario general y ha acusado a su partido de falta de valor para “quemarse” por la paz.  Blanco, portavoz del Gobierno  y Vicesecretario del PSOE, manifestaba que el partido estaba informado de la presencia del PSE en la Conferencia, Rubalcaba – el actual líder del PSOE – lo niega, de lo que hay que deducir que existen dos PSOE,s.  Eguiguren contra todos porque se siente abandonado y todos, o casi todos, contra Eguiguren porque están hasta el gorro de este asunto que tan mal ha dejado al PSOE ante la opinión pública. Rubalcaba que “sí sabe y sí contesta”, no ha explicado que piensa sobre la Conferencia, aunque sorprendentemente ha defendido las declaraciones de Eguiguren y ya por finalizar y por no aburrirles, Felipe González que siente a lo que se ve, una atracción irresistible por meterse en el primer follón que vea, también ha echado su cuarto a espadas, bueno a puñales, en este asunto y ha hablado de la lucha contra  ETA, un asunto sobre el que debería pasar de puntillas, si conociera lo que es la vergüenza.

Me pregunto cómo puede el PSOE ante un asunto de la importancia que tiene la derrota del terrorismo para todos los españoles, dar la imagen que está dando. Pero es más, cómo pueden ser tan inútiles que ante un asunto vital de cara a mejorar las expectativas electorales de Rubalcaba, ni siquiera en defensa propia, sean capaces de adoptar una postura unida ante esta cuestión. Y además ¿es qué ni para la derrota del terrorismo etarra es  capaz  esta gente de ponerse de acuerdo?

Pues no, lo han demostrado de manera fehaciente. Ahora vendrá lo que tenga que venir, ETA hablará y ya veremos lo que dice y verán los socialistas si la declaración etarra les da  argumentos para su campaña electoral; pero el daño a la organización ya se ha producido.

El PSOE ha vuelto a demostrar que incluso en un asunto de este calado siguen instalados en la improvisación. Resulta incomprensible para los ciudadanos y para los socialistas suicida de cara a las elecciones del 20 N. Allá ellos.

3 comentarios:

  1. Más que hablar, lo que tienen que hacerles es "cantar la gallina". Porque tanto miedo, tantos pañitos calientes y tanto buenismo del P$OE con unos vulgares asesinos convictos y confesos escama a cualquiera.

    ResponderEliminar
  2. Ya habló. Acaban de dar la noticia y de poner el manifiesto de ETA en internet.
    Reivindica sus crímenes
    ETA anuncia una tregua 'definitiva', pero no su disolución.
    Y entre otras cosas dices:
    "Eta ha decidido el cese definitivo de su actividad armada y hace un llamamiento a los gobiernos de España yFrancia para abrir un proceso de diálogo directo que tenga por objetivo la resolución de las consecuencias del conflicto y que con esta declaración histórica muestra su compromiso claro, firme y definitivo."

    ResponderEliminar
  3. Y ya salió Zapatero, con voz dramática, echándose faroles. Menudo sinverguenza!!
    Al final vamos a tener que pedirles perdón a ellos por el daño que hicieron. Ya solo nos faltaba eso!! Y encima llevándose millones de euros del estado por el hecho de haber legalizado a Bildú.
    Es para morirse de asco.

    ResponderEliminar