martes, 4 de octubre de 2011

Rubalcaba, en la desesperada búsqueda del voto perdido

Paris bien vale una misa....

Tras la celebración de la Conferencia Política del PSOE en la que el único hecho noticiable fue la recuperación de la figura de Felipe González, que vistos los resultados de los últimos sondeos, tuvo que ser llamado para que actuara como salvavidas de urgencia; habrá que reconocer que, en lo que se refiere a mensajes políticos o electorales, la reunión constituyó un auténtico fiasco para las expectativas electorales del candidato; la mitad de las “novedosas” propuestas presentadas tuvieron que ser retiradas o matizadas conveniente o inconvenientemente, según se mire. Lo que sin duda puso de manifiesto la falta de ideas de la candidatura socialista. Ahora Rubalcaba ha tomado una decisión y ha radicalizado substancialmente su mensaje.

Ya no estamos en el estadio de los guiños a la izquierda o los mensajes sutiles, Rubalcaba ha hurgado en el baúl del más rancio izquierdismo y ha sacado a relucir una serie de propuestas, que resultarán muy atractivas a la izquierda más recalcitrante, pero que no creo que llamen la atención de la mayoría del electorado. No es que abandone la pesca de los votos más centrados o de la izquierda moderada, lo que ha hecho es aceptar que los votantes situados en esa zona más templada de la izquierda le han abandonado y por tanto tiene que echar sus redes en otros mares.

Todos sabemos cómo se las gasta la izquierda en sus relaciones con la Iglesia Católica, y para quien tuviera dudas al respecto, la última visita del papa seguro que les aclaró las ideas. Ahora Rubalcaba comienza a vender un nuevo concepto el “laicismo positivo”, Alfredo pretende vendernos que las religiones “tienen un lugar en la deliberación democrática, pero no pueden pretender sustituir o limitar la función del Parlamento” en una clarísima alusión a la Iglesia Católica y su postura contraria a la ley del aborto o el matrimonio homosexual.

Es falso que la Iglesia Católica haya pretendido sustituir al Parlamento. Éste legisla y la Iglesia explica cuál es su postura ante cuestiones que tienen que ver con la moral y las costumbres. Lo que no dice Rubalcaba, porque no le conviene, es  que no es la jerarquía católica la única que se ha pronunciado en contra de una serie de leyes que atentan contra un paradigma moral, que forma parte del canon común de muchas Iglesias. Lo que conocemos como los “protestantes”, los ortodoxos, los musulmanes se manifestaron contra el aborto y el matrimonio homosexual. Así que el problema, que resulta general, no radica en la oposición a una serie de normas que se consideran inmorales desde el pensamiento católico y el del resto de las iglesias y confesiones, el problema está en el viejo pensamiento enquistado en lo más profundo de la izquierda española de que el enemigo a eliminar en España es la religión…. la católica naturalmente.

Ahora a la desesperada radicaliza el mensaje y éste se centra en las viejas y estériles obsesiones de la izquierda de este país, la izquierda que existía antes de inventar lo del progresismo y lo progresista que ha servido para endulzar muchas ofertas que sin el maquillador adjetivo resultarían impresentables. Tenemos, sufrimos 5.000.000 millones de parados, que por cierto se han conseguido mientras Rubalcaba estaba en el gobierno, y lo que le preocupa a Alfredo es si en las escuelas públicas debe o no debe estar presente el crucifijo.

Por lo visto la idea que se hace Rubalcaba de la sociedad española es el de un conjunto de hombres y mujeres que esperan desesperadamente, con una urgencia vital, una ley que quite el crucifijo de las aulas o abra la puerta a la aplicación de la eutanasia a través de la ley de la Muerte Digna, y que claman desesperados para que sus hijos, por fin sean adoctrinados a través de la Educación para la Ciudadanía.

Rubalcaba se postula como remedio de nuestros males, los males que ayudó muy activamente a crear, y como es natural no tiene remedio para solucionar el pavoroso problema del paro, el déficit, la inevitable quiebra de muchas instituciones, los obligados recortes que habrá que aplicar gusten o no gusten y como digo, incapaz de ofrecer soluciones, se dedica a la “lírica radical”. Y nos ofrece una serie de leyes que van a solucionar problemas inexistentes o cuanto menos absolutamente secundarios.

Los parados de larga duración, los cientos de miles de jóvenes, ya no tan jóvenes, que no han conseguido siquiera su primer empleo, las familias que claman por la aplicación de la Ley de Dependencia que este señor recortó, todos pueden estar tranquilos, Rubalcaba luchará incansable para que el crucifijo no esté en las escuelas y este glorioso y heroico acto resolverá todos los problemas.

Cuesta trabajo entender cómo unas propuestas tan alejadas de la realidad social puedan tener una virtualidad positiva entre el electorado, muy probablemente sean acogidas con júbilo por parte de ese progresismo que ha decidido que la responsabilidad del paro debe recaer sobre los ricos y la banca y que el actual gobierno socialista nada ha tenido que ver con el problema. Un progresismo que así demuestra que está de acuerdo con lo que haga falta siempre y cuando sirva para que el PSOE mantenga el poder.

La ley de Igualdad de Trato  es otro de los antiguos proyectos legislativos que recupera Alfredo. Otra norma redundante e innecesaria ya que la legislación española defiende perfectamente la igualdad, pero el PSOE de siempre ha necesitado legislar para llevar a cabo su propaganda. No importa que la ley que sea, resulte superflua, lo verdaderamente importante en ese trabajo legislativo son los réditos, propagandísticos antes y ahora electoralistas,  que pueda sacar el PSOE del asunto.

Y en eso está Rubalcaba, a la búsqueda desesperada del voto perdido.

2 comentarios:

  1. Lo a que Rubalcaba, RbCb, Alfredo P. o señor Rubalcaba le preocupa es que siga adelante la ingeniería social masónica que durante estas dos legislaturas se ha llevado a cabo. Lo demás es "secundario".

    ResponderEliminar
  2. Qué busque, que continue rebuscando a ver quien cree todas las patrañas increibles que cuenta...Pero creo que va a encontrar la mayor pérdida de votos de toda la historia...Un saludo desde Madrid

    ResponderEliminar