jueves, 6 de octubre de 2011

Zapatero y los suyos, para no variar, de disparate en disparate

Zapatero, a última hora  de paloma a gavilán ...

Reza un vieja sentencia china que “Jamás se desvía uno tan lejos, como cuando cree conocer el camino” Creo que este pensamiento le es de aplicación tanto a Zapatero, como al PSOE que lo aupó y mantuvo en una posición que le ha permitido ir de disparate en disparate hasta donde hoy estamos y a los votantes de ZP. Es muy cierto que cuando alguien, sumido en la ignorancia, pero convencido de conocer el camino, cuando se quiere dar cuenta está totalmente perdido, sin que sea capaz ya de tornar a la senda correcta de la que se desvió.

Y está claro que todos nos podemos equivocar, de hecho todos nos equivocamos, pero lo que distingue a la gente más o menos normal de los iluminados, es la capacidad de reconocer el error y actuar en consecuencia. Zapatero es el máximo responsable, en tanto que presidente del gobierno, de los errores cometidos. Lo sabe el PSOE que lo ha declarado amortizado, lo sabe la clase política y lo que es peor, al menos para los intereses socialistas, lo saben lo votantes. Una etapa para olvidar, podría ser el epitafio del zapaterismo y conste que hoy me he levantado con mi espíritu caritativo a tope, sino la inscripción en la lápida funeraria del proyecto de Zapatero podría ser infinitamente más cruel, sin que me apartara un ápice de la verdad.

Decía que lo que distingue a las personas normales de los iluminados es su capacidad para reconocer los errores y rectificar, pues bien Zapatero sigue impertérrito y flemático, organizando unos jaleos que resultan inadmisibles en un presidente que por voluntad propia, se encuentra en un  régimen de interinidad desde que anunció con una anticipación muy imprudente la fecha de disolución de las Cortes y que ahora tras ese trámite debiera reconocer que se halla “en funciones” lo que debiera impedirle tomar según que decisiones.

Ayer los que leemos la prensa, que tal como viene me parece más vicio que virtud, nos sorprendíamos con una noticia extraña e incomprensible. Parece ser que Zapatero, el hombre de la paz, ha visto la luz y reconoce que fue “paloma” cuando lo que quería ser  es “gavilán”. Que conste que mientras estas cosas de José Luis, si  no pasan del fuero interno del ciudadano Rodríguez Zapatero ni me preocupan, pero cuando estos súbitos cambios los hace a costillas de la Nación, ahí amigos míos, la cosa cambia.

Zapatero que lleva una temporada que no lo reconocería casi nadie, ahora resulta que se ha apuntado y con él, nos ha apuntado a todos, al célebre escudo antimisiles que ideó Bush, en aquellos tiempos casi del cuplé. Zapatero lo anunció ayer en la sede del Cuartel General de la OTAN en Bruselas, junto al secretario general de la Alianza  y el secretario de Defensa de EEUU. Lo que les digo, de paloma a gavilán sin anestesia. Supongo que esta decisión debe formar parte del catálogo de puñaladas que desde el entorno de ZP se propinan al autoproclamado líder del PSOE y candidato socialista  Alfredo P.  Rubalcaba. O lo que es peor igual resulta ser una decisión personal que busca la retribución correspondiente, ahora que el porvenir político de ZP parece más negro que el tricornio de un guardia civil, y ustedes perdonarán la manera de señalar.

De acuerdo a lo que manifiestan fuentes “generalmente bien informadas” – anda que no tenía yo ganas de escribir esto – Zapatero pondrá a disposición de la OTAN la base aeronaval de Rota para que desde ésta se dirija el escudo antimisiles en la cuenca mediterránea. Las mismas fuentes no pudieron o no quisieron confirmar si además de la cesión de la base marítima, España contribuiría en la defensa antimisil con las  fragatas F-100, equipadas con el sistema AEGIS, o elementos del Regimiento de Artillería Antiaérea número 74, también capacitados para rechazar ese tipo de ataques.

Y alguno habrá que se pregunte qué es lo que me parece mal de esta decisión, pues es muy sencillo, lo que me parece gravísimo es que en la misma línea que otros asuntos de tipo económico ZP y sus cuates están tomando determinaciones que desde el punto de vista legal ya tienen su aquél, pero que desde el punto de vista ético y desde la honestidad política no tienen un pase.

Nos encontramos en una situación en la que estando como están las Cortes disueltas, no existe Parlamento que controle las decisiones del Ejecutivo, por lo tanto estas cosas que no requieren una acción inmediata, cuya inmediatez no esté justificada por una urgencia sobrevenida, debieran esperar a que, tras las elecciones con el Legislativo funcionando, éste pudiera controlar de manera efectiva las acciones del  Ejecutivo.

A mí me parece una decisión, la que anunció en el Cuartel General de la OTAN nuestro Presidente en funciones, que podía esperar un par de meses o un semestre completo, no creo que haya justificación a una de la últimas “ocurrencias” zapateriles, aunque me parece un desprecio absoluto a nuestro régimen democrático. No se deben tomar según qué decisiones, cuando un gobierno está en funciones y las Cortes se hallan disueltas. No se puede privatizar Loterías del Estado, no se puede privatizar AENA y desde luego no se puede meternos de hoz y coz en lo del escudo antimisiles, sin que el contrapeso que fija nuestra Constitución, pueda ejercer el mandato constitucional de controlar las acciones del Ejecutivo.

Pueden suceder dos cosas, no hay otra explicación, o Zapatero acepta este compromiso para sacar ventaja personal o quizás es que escucha voces en su cabeza que le han aconsejado meterse en lo del dichoso escudo. Estos socialistas jamás cambiarán. Instalados en su más que dudosa, inexistente superioridad moral, siguen demostrando que el único mandamiento que respetan es aquello de que “el fin justifica los medios” y a ello se dedican a fin de conseguir sus intereses.

Mala, horrorosa, deleznable ha sido la legislatura que ya ha acabado, pero la despedida de esta gente absolutamente deshonesta y sólo preocupados por asegurarse el porvenir de ellos y de sus amigos, me resulta detestable. Abominaron de todo los que habían prometido, renegaron de su programa electoral y se tornaron en más liberales que cualquier liberal que hubiera en este país; ahora  desde el “no a la guerra” se apuntan a lo del escudo antimisiles, sin el menor empacho. Siguen mintiendo a los españoles, vean las declaraciones de Elena Salgado afirmando que pese a los más de 95.OOO compatriotas que han  mandado al paro el pasado septiembre, el empleo repuntará antes de que finalice el año. O lo de Pepiño Blanco, con los 400.000 euros, la gasolinera, los del CNI siguiendo a la jueza que lleva el asunto, el robo de documentación “sensible” que se ha producido, etc. etc.

Estos no cambian ni que los vuelvan a parir, y hay que tener presente que Rubalcaba es de la misma camada, eso es lo que hay que tener claro. El socialismo no se puede ofrecer como solución, porque realmente ha sido y es el problema.

El que no lo siga siendo es cuestión de los ciudadanos. El 20 N, en defensa de España y los españoles, no se puede votar socialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario