martes, 2 de septiembre de 2014

La cara y la cruz de Podemos, las encuestas y la disidencia interna

Las bases de Podemos están inquietas


Resulta curioso observar la reacción de los ciudadanos ante los resultados de las encuestas que sobre intención de voto ofrecen El Mundo y La Razón en estos días, parece que los partidarios de Podemos, los neutrales y los que no los tragan ni a tiros, todos a una, aceptan esas encuestas como si de verdad revelada se tratara. Parece lógico que los podemistas defiendan la exactitud de  las cifras por la cuenta que les trae, ya que anuncian unas cifras extraordinariamente propicias para ellos, pero convendría no olvidar que las encuestas sobre las elecciones europeas fallaron estrepitosamente en cuanto a los resultados que iba a obtener Podemos, me parece que casi todo el mundo recordará que los sondeos les daban un resultado mucho peor que el que obtuvieron realmente los circulares, así que convengamos que lo de la demoscopia no es una ciencia que acierte siempre.



Pero como los españoles somos así de raros, a pesar de tener la experiencia si no calentita al menos tibia, todos, repito, todos, han dado por cierto y exacto el resultado que ofrecen las empresas que se dedican a estos menesteres. Tampoco es de extrañar en un país en el que los ciudadanos que proclaman su hartazgo sobre las mentiras que les han contado los políticos, abominen de los que les han mentido y se alisten, alegres y confiados en las filas de la sección de cuentos de hadas políticos, que ofrece Podemos a diario. Me parece que hubiera sido más lógico que los ciudadanos hubieran reflexionado sobre la aparición y las promesas que hacían y hacen unos recién llegados de los que nadie sabe gran cosa, pero no ha sido así. Están todavía en el estadio del deslumbramiento que ocurre en todos los flechazos, como sabrán todos aquellos que hayan tenido la fortuna de experimentarlo

Hay que ver lo que son las cosas del querer, los desconfiados, los avisados, los escépticos, se han tragado el cebo populista de la sección de agitprop circular, con sedal y plomo incluidos y ya puedes intentar enfrentarlos a las contradicciones objetivas que producen muy abundantemente los de Pablo Iglesias y adláteres, que si flaquean en los argumentos, entonces esgrimen el aburrido y sobado argumentario circular y si no aceptas lo que dicen con la fe del carbonero, es que los odias, les tienes miedo o estás vendido al oro del capital y es precisamente por ese odio, oro o miedo, por lo que sostienes, por ejemplo, que lo de la Renta Básica Universal que prometieron es un cuento chino de  tamaño sideral y que eso de que nos van a dar un sueldo a todos por arte de birlibirloque, no se lo traga ni el que asó la manteca. 


Dice la encuesta de El Mundo, publicada el pasado domingo, que Podemos obtendría un 21,2% de los votos, muy cerca del PSOE, que, estancado, obtendría el 22,3%., mientras que La Razón publica otra que afirma que de celebrarse hoy las elecciones Podemos tendría un 15% de los votos, a ocho de un PSOE que no notaría ningún "efecto Sánchez" y se quedaría con un 23%, 10 puntos por debajo de un PP que sube varios puntos respecto a su resultado en las elecciones europeas y los de IU se quedarían en un cortísimo 5.6%.


Encuesta El Mundo
Sobre los resultados de las encuestas no merece la pena discutir, porque si de lo cierto resulta difícil debatir, de lo incierto ya para que les cuento, sólo queda, a imitación de tanto sandio, afirmar que la única encuesta fiable es la que dan las urnas. Personalmente siempre he sostenido que lo verdaderamente importante de los sondeos demoscópicos es el estudio de las tendencias que arroja su evolución, mucho más importante y significativa que las cifras que se ofrecen. Y si a eso nos referimos, habrá que convenir que Podemos tiene una sostenida tendencia al alza, al menos hasta hoy en día, al igual que el PP y que IU y el PSOE están ahora mismo para el arrastre.

Eso es así y no hay que negarse a verlo, pero de lo que no se habla o se hace con poco empeño es de las dificultades internas que sufre Podemos de cara a las elecciones municipales, que como ya advertí hace tiempo, le están creando una serie de problemas internos de muy difícil solución, porque homologar la estructura y procedimientos de Podemos a la de los partidos existentes, les va a resultar muy difícil.

No es porque sean buenos, malos o regulares, de izquierdas o de derechas, veraces o falaces, sencillamente los problemas nacen de su propio origen. Ya saben, un grupo numeroso y heterogéneo de personas, dispuestas a derribar al régimen y acabar con la “casta” política, para conseguir eso del empoderamiento popular, palabro que por cierto han puesto de moda, utilizando  la horizontalidad como principio básico de organización y la utilización del método asambleario como recurso de debate, discusión ideológica y toma de decisiones.

Con estos mimbres les va a costar hacer el cesto que necesitan urgentemente para llegar a las elecciones municipales en condiciones, de al menos, revalidar el triunfo electoral de las europeas.
Encuesta La Razón
¿Y qué es exactamente lo que sucede? Pues que las bases están inquietas desde la elección de un grupo de trabajo cerrado que está organizando la Asamblea de Otoño, una elección llevada a cabo con un procedimiento profundamente antidemocrático, anunciando la fecha de la elección con tan poca antelación que así se evitaba la posibilidad de que hubiera unas primarias abiertas a toda la militancia que así lo deseara. Fue tan escandalosa la alcaldada que la cúpula “eclesial” tuvo que sacarse de la manga o de la cofia, vaya uno a saber, una candidatura de un Círculo de Enfermeras, muy conocido en su casa, pero desconocido para las bases de la organización, para que la de Iglesias no fuera la única candidatura que se presentara. Monedero intentó justificar la tropelía explicando que se hizo para evitar un golpe de estado de IA. Sin comentarios.

Lo cierto es que no sabremos lo que sucederá, hasta que la Asamblea se lleve a cabo en el mes de octubre, pero es público y notorio que la idea de Iglesias es llegar a las municipales como único líder de Podemos y sin oposición organizada en el seno de la organización, lo de la horizontalidad ha pasado a mejor vida, ante el compromiso electoral. Y por ser público y notorio lo de la centralización del poder en la figura del líder y un grupo de allegados, las bases expresan su descontento y advierten que “Nosotros [ los Círculos] decidiremos en cada sitio (sic) las alianzas electorales” y pretenden que “cada Círculo lo acuerde en su ciudad”.

Así que ya están repartidas las cartas, centralismo férreo por parte de la actual cúpula de Podemos, de tal manera que como dice IA se corre el riesgo de que "dada la heterogeneidad de los círculos y el calado que tiene el discurso de la promotora, es probable que los poderes territoriales ahora existentes [los Círculos] sean desmantelados políticamente, despojados de capacidad decisoria y mantenidas sólo sus funciones organizativas y de difusión". Pero ante esa tesitura advierten los influyentes trotskistas que "las condiciones de auto-organización que se han dado en algunos territorios, así como la dificultad del nuevo aparato para llegar a todos los lugares del Estado, posibilitan en cierta medida la emergencia de poderes con prácticas y discursos más radicales, por ejemplo en la Comunidad de Madrid, que podrían constituirse en pequeños bastiones políticos para la izquierda transformadora".

Así que los problemas para la organización existen, se pongan como se pongan, porque no es la vil canalla de la prensa, vendida a la “casta” la que escribe, son artículos publicados en la revista de referencia de Izquierda Anticapitalista  “Viento Sur”, los que cito. Problemas de definición en el modelo de organización, problemas en la financiación, que con el asunto de la “afiliación” han dejado a los Círculos (más de 800 en España) con una mano delante y otra detrás, problemas en las políticas de pactos y ya para que les cuento el problema para crear listas creíbles para los municipios y sobre todo problemas para decidir quien va a ser el que escoja a sus miembros.

Así que ya saben, Podemos como casi todo en esta vida tiene cara, los excelentes números que les dan las encuestas y tiene también la cruz de los impresionantes problemas a los que tienen que hacer frente, que esto no es tan sencillo como ir a lucirse en tertulias con presentadores sobreprotectores.

Una cosa es la dialéctica, sea marxista o no, que hablar es muy fácil y otra muy distinta buscar solución a los problemas de la vida, que para eso hay que hablar poco y hacer mucho, justo lo contrario a lo que están acostumbrados la selecta cúpula de Podemos.



1 comentario:

  1. Aun así, yo creo firmemente que no se debe subestimarlos, por hacer un simil futbolero, mira lo que le pasó al R.Madrid este fin de semana, iba ganando 0-2 y estaba además apalizando a la real pero luego...

    Y en un partido de fútbol eso da igual, solo es "circo", es irrelevante pero esto es política, aquí nos la jugamos todos y si estos tíos llegan a alcanzar el suficiente poder, no digo para gobernar pero si para bloquear acciones parlamentarias e incluso "colar" alguna de sus propuestas a base de pactos con otros mindunguis como ellos,nos podemos ver abocados a un auténtico desastre.

    Porque si mala es la situación ahora, con toda la corrupción del bipartidismo, a mi que me sigan dando bipartidismo antes que estar en manos de esta panda de bolcheviques.

    Saludos.

    ResponderEliminar