martes, 9 de septiembre de 2014

Pablo Iglesias favorece a ETA

Una intervención de Iglesias en Israel, cuatro y el cabo... y muchas gracias

Anda Pablo Iglesias, el líder carismático de figura inmarcesible, el inefable jefecillo de circulares y podemistas en Israel, dando la matraca a los medios de comunicación afines a la zurda europea y digo eso porque acuden más periodistas que espectadores a sus actos en los que se reúne con organizaciones pacifistas y afirma que está intentando entrar en Gaza para comprobar que han hecho los israelitas en la dichosa franja.

Sé perfectamente que Iglesias ha ido a Israel a sacar brillo a su imagen aprovechando el sidol del supuesto genocidio israelita. En las tertulias televisivas le han cogido la medida y los presentadores “sobreprotectores” que le ayudaban, están de capa caída, porque se les ha visto de tal manera el plumero partidista que han tenido que aflojar un punto, en aquella repugnante tarea a la que se dedicaban de cerrarle la boca al contertulio que le plantaba cara a  Don Pablo, así que ha puesto tierra por medio a la espera de tiempos mejores  y ha dejado a Íñigo Errejón y a Teresa Rodríguez para que les partan la de comer en las tertulias – dialécticamente hablando –  que para eso están, para servir al líder y a otra cosa mariposa.

Hoy me he tomado el trabajo de repasar el muro de un “círculo” de Podemos que radica en un pueblo cercano al lugar en que vivo. Ya sé que es una manera muy rara de entretenerme, pero siempre he creído en la información y desde luego no hay mejor información sobre Podemos que la que proporciona una lectura crítica de una página de esa gente. Dos cosas me han llamado la atención, la primera el “toque” que le daba uno que debe andar de jefecillo, responsable o portavoz a uno de los participantes, que no debía ser de los dogmáticos y se había permitido colgar un enlace a unas declaraciones de Pablo Iglesias en las que éste  reconocía que el programa que vendieron era de imposible cumplimiento, y le decía con maneras muy cortantes que no escribiera más en el muro, que sus comentarios no favorecían a la causa, como si no supiera todo el mundo que lo de la Renta Básica Universal o lo de jubilarse a los 60 años son milongas que se colocaron en el programa de Podemos para, mediante engaño, conseguir votos. Y yo que me había creído lo de la horizontalidad, el empoderamiento popular y la posibilidad de que todo aquel que quisiera intervenir en Podemos, lo hiciera, pues ya ven que no, tanto en las redes sociales como en las asambleas circulares, más vale no disentir, porque te enseñan la puerta  incontinenti.

Sin embargo no mereció reproche alguno, una aportación  que a mí me pareció bastante más crítica, en la que un simpatizante se quejaba de que la cúpula hiciera tantas declaraciones, porque al final se decían cosas que perjudicaban al movimiento. No vayan a creer que estaba solo el que de eso se quejaba, repasé unas cuantas páginas semejantes de otros lugares y la queja se repetía con cierta frecuencia, así que la propia militancia de Podemos, dice lo mismo que digo yo, que hablan demasiado, se vienen arriba, sueltan el disparate consiguiente y luego le toca a los podemistas de infantería arremangarse, dar explicaciones e insultar a un  montón de gente que comenta la chorrada de turno.

Bueno, volvamos a Israel. Dice Pablo Iglesias que las autoridades israelitas no le dejan entrar en Gaza y los israelitas, que tienen autoridades y no lo que aquí “disfrutamos”, le dicen que el de Podemos y el resto de sus acompañantes no han venido representando al Parlamento Europeo y por tanto si quieren girar una visita privada a la  franja, que entren por Egipto, que seguro que los dejan pasar encantados, pero como lo que quiere Iglesias es publicidad y hablar de temas nuevos, se ha quedado en Israel y ha cometido el error que señalaba uno de sus seguidores: Siente la necesidad de hablar, no tiene nada que decir, saca entonces a relucir una frase que se le antoja brillante y mete la pata hasta el corvejón. Dijo nuestro amigo que: "Una posición de equidistancia es, en la práctica, favorecer a Israel" y tras articular lentamente la frase, parece ser que sonrió, satisfecho de su ingenio.

No le voy a discutir su afirmación, pero sí haré algo que se cae de maduro, aplicaré el concepto que nace de la privilegiada mente del jefe supremo de Podemos y afirmaré que cuando él, para juzgar los asesinatos de ETA, dice que: "El terrorismo de ETA causó dolor, pero tiene explicaciones políticas”, nadie podrá negar que en esa frase maneja la equidistancia más repugnante en el juicio sobre los delitos de ETA y sus consecuencias y que por tanto D. Pablo Iglesias, de acuerdo a lo que él mismo sostiene en Israel y supongo que lo mantendrá aquí o en Mongolia Exterior, favorece descaradamente a ETA.

Y por si quedara alguna duda, que hay gente para todo, sobre todo entre los coleguitas de los circulares habrá que reflexionar si la afirmación “eclesial”  de que  “Hay otra forma de entender la política; entenderla como boxeo. Entender que la paz no es más que el resultado de una guerra. Así entendieron en ETA la política, e hicieron una guerra que apenas ha terminado” no resulta de una equidistancia difícil de sobrepasar y por tanto quien sostuvo eso, conforme a la teoría de D. Pablo Iglesias favorece a ETA, que no lo digo yo, lo dice él, que como habla demasiado se complica la vida y luego se enfada y habla de cazar fachas, prepararse para tomas las armas o le pega a unos "lúmpenes", porque presume, a boca llena, de ser extremadamente violento.

Pero lo que son las cosas, en Israel se vio aquejado de una mudez repentina y sorprendente, cuando sus coleguitas, los pacifistas israelitas, en una reunión que mantuvieron con el circular refiriéndose a la solución del conflicto de Gaza, manifestaron que “La solución no es militar, sino política, tiene que pasar por un acuerdo, por una negociación, y ello solo ocurrirá si se pone fin a la ocupación”. Que me parece que lo suyo hubiera sido que Pablito le hubiera explicado a la israelita Vivien Silver  lo de entender la política como boxeo y al callar dejó meridianamente claro que además de favorecer descaradamente a ETA mostrando una repugnante equidistancia entre víctimas y victimarios, dice cosas distintas según le pille y le convenga.

Un firma de mucho cuidado, no me extraña que algunos de sus militantes pidan en sus foros, muros y páginas que cierre la boca y no hable tanto. Que en Israel no es que haya dejado claro que está mucho más cerca de ETA y de sus asesinos que de las víctimas, que eso ya lo sabíamos todos, aunque él lo negara esforzadamente. Pero ahora lo que ha dejado bien claro es que según el propio Iglesias la equidistancia ajena favorece a Israel y por lo tanto la suya con respecto a ETA, favorece, lo dice él, a ETA.

Repugnante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario