lunes, 15 de septiembre de 2014

Para pensar con calma, lo primero pensar…

Espera que les cuente lo del "populismo", van a flipar
Se  celebró, es un decir, porque no creo que en Ferraz haya nada que celebrar, el Comité Federal del PSOE, una reunión del órgano más importante del partido entre congresos. No fue un buen día ni para Pedro Sánchez, que a falta de otras cosas anunció que se presentaría a las primarias a candidato a la Presidencia del Gobierno, primarias que ya se encargó en su momento de retrasar a julio del próximo año, hombre precavido vale por dos; ni tampoco para el PSOE, que por mucho que pretendan los portavoces socialistas, saben que con este hombre se juegan definitivamernte el estatus del partido socialista en el ámbito político español.

Dijo D. Pedro  que hay que actuar deprisa y pensar con calma, francamente no parece que ni él, ni su equipo estén por la labor de hacer ni una cosa ni la otra. Porque pensar con calma, supone que hay que hacerlo sobre algo concreto y por lo visto hasta la fecha, más parece que Pedro Sánchez esté devanándose los sesos para encontrar algún proyecto que ofrecer, que madurando unas ideas que vayan a llevar al triunfo a su partido.

No creo que le valgan como esas ideas de las que parece huérfano, ese invento de bautizar a Podemos como “populismo”, al que se aferra desesperadamente, aunque su gente ignora ese cambio semántico y habla de Podemos o el tímido proyecto de presentar al PSOE como una especie de UCD rediviva, de tal manera que los socialistas ocuparían el centro del espectro del panorama político español, ocupando la extrema derecha el PP, que ya le gustaría a los populares ser siquiera derecha y a su zurda, pero bien lejos, el “populismo”.

A lo peor alguien en Ferraz, o más al sur,  ha pensado en revivir el fenómeno centrista que triunfó en la Transición y pretenden presentarnos un PSOE, centrado, moderado, europeísta, al mando de un chico guapo, peleando por el interés general de los españoles contra los dos monstruos, la extrema derecha (PP) y la extrema izquierda (Podemos) ocupados en destruir a los de Ferraz, eso dice Sánchez, mediante la utilización de aquella pinza que tanto éxito tuvo.

En el comité hubo mucha gente descontenta con la falta de solvencia personal del secretario general y desde luego disconformes con su discurso, aunque sepan que no pueden crear una oposición interna que supondría el suicidio político de la organización. Lo de señalar a Podemos – el populismo dijo Sánchez – como el enemigo del PSOE, intranquilizó a unos cuantos barones, a los que las generales les quedan muy lejos y las autonómicas y municipales se les acercan más rápidamente de lo que ellos quisieran. Por ese motivo se escucharon voces – la del portavoz de Izquierda Socialista, por ejemplo – que advirtieron  “En política de alianzas, nunca digas nunca jamás”.

Y es que Pedro Sánchez ya ha definido quiénes son sus enemigos, de hecho dijo textualmente  que el PSOE “no puede pactar con los populistas”, aunque tuviera que reconocer que era la derecha su enemigo principal. El PP y Podemos son sus adversarios, pero eso sucede en el ámbito de lo nacional, por eso hay barones autonómicos que no pueden aceptar esa postura, porque saben o suponen que en las autonómicas y municipales. que se celebran antes que las generales, van a necesitar el apoyo postelectoral de Podemos para poder gobernar y ya se sabe que con las cosas de comer no se juegan. Ese es el caso de Gómez en Madrid, de Susana Díaz en Andalucía o del valenciano Puig, por eso apuestan por una política, no diré de acercamiento a Podemos, pero al menos de no agresión.

¿Populismo? ¡qué bueno es el nuevo!
La idea es evitar el enfrentamiento directo con los “populistas"  hasta  las elecciones autonómicas y municipales para encontrar un ambiente propicio en cada lugar  y cuando los discursos se “sectorialicen” por CCAA y municipios, cada can, se lamerá… eso que ya saben ustedes, porque la aritmética electoral será la que será y en ese momento a los barones y alcaldes socialistas les va a importar un bledo lo que diga Pedro Sánchez, que al fin y al cabo con su pelea con el “populismo” pretende defender su parcela, tal y como ellos defenderán la suya, llegado el momento.

Por mucho que gallee el Secretario General, debe preocuparle la significativa ausencia de Susana Díaz, en viaje a Marruecos, gracias a las gestiones de nuestra casa real, que prefirió no estar presente en el Comité Federal, aunque sí lanzó su mensaje, bien que por boca de Juan Cornejo, el secretario de Organización andaluz, que  declaró a los medios que “populismo es un término genérico que yo no voy a aplicar a nadie”, para añadir que “Podemos es una formación política que recibe unos votos muy respetables de los ciudadanos, como cualquier otro partido”. Así que ya sabe Pedro Sánchez y con él todo el PSOE qué es lo que piensa Susana Díaz sobre los pactos con Podemos. Tiene que ser muy triste para el equipo de “pensadores” de Ferraz que su mandante hable de “populismo” y los barones impertérritos hablen de Podemos, el cambio semántico no ha sido aceptado siquiera por la cúpula socialista, como no lo ha sido la negativa expresada por Sánchez de pactar con los circulares.

Tibios aplausos y negativa a aceptar la parte mollar del discurso, por parte de muchos de los asistentes al Comité Federal, todo un éxito para Pedro Sánchez, que como en la municipales y autonómicas el PSOE sufra un revolcón, igual no llega a las generales como candidato del partido socialista.


Para pensar con calma o sin ella, lo primero es tener ideas y en el Comité Federal Sánchez dio la impresión de no tener ninguna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario