martes, 23 de agosto de 2016

El PSOE se niega a rectificar y nos lleva al desastre


Ayer se reunía por sorpresa la Ejecutiva socialista que ha puesto en marcha las labores conducentes a vestir el triste “No, es no” de Sánchez con aportaciones de las distintas Secretarías Ejecutivas del PSOE a las que se les ha solicitado contribuyan con datos y argumentos que ayuden a construir el discurso de Pedro Sánchez. La dirección socialista ha decidido que seguirán cerrados a cualquier cambio, sea en las dos votaciones de la primera Investidura, sea en la segunda, si se produjera o ante cualquier cambio que pudiera presentarse en esta insoluble situación.

Se van a mantener en el No, es no, ciegos y sordos a las presiones que reciben de la mayoría de sus votantes que prefieren que el PSOE se abstenga, antes de ir a otras elecciones o a las que expresan cargos muy importantes del seno del PSOE y la mayoría de la opinión pública, que no entiende esta postura, sencillamente porque es incomprensible. 

Claro que ya sabemos que los del PSOE son maestros en la manipulación semántica, inventaron lo del crecimiento negativo, por poner un ejemplo cercano y por ese camino transita Patxi López secretario ejecutivo de Acción Política, que manifestaba muy solemne: “Tenemos una posición que es coherente, es la responsabilidad exclusiva de Mariano Rajoy y tiene que buscarla entre quienes tenga afinidades políticas y desde luego ahí esas no existen con el PSOE que sigue pensando que éste no es el Gobierno que necesita España".

Han decidido, como les decía ayer, que ir a las elecciones les va a favorecer, no sé si lo creen o simplemente lo afirman porque conviene a su discurso, desde luego cualquier exploración que se haga entre la opinión pública, contradice frontalmente el optimismo de Ferraz, que ayer mismo manifestaba que si se producía una nueva convocatoria de elecciones y tocaba votar el 25 de diciembre "A Pedro Sánchez les saldrá rentable la coherencia".

Supongo que el contumaz bloqueo, el “No, es no”, la cerrada negativa siquiera a hablar de cuestiones tan importantes como el techo de gasto o los Presupuestos, a Ferraz le parecen el epítome de la coherencia, pero ya se sabe que los dioses ciegan a aquellos que quieren perder y parece que eso es lo que está sucediendo. 

En el PSOE han decidido que de perdidos al río y como conocen la negativa absoluta de su líder a cualquier tipo de rectificación, tienen que vestir al santo como buenamente pueden. Ciertamente la encuesta del CIS decía que el PSOE subiría en intención de voto en unas posibles elecciones, pero hablaban de subidas de un punto o punto y algo, pero se han agarrado a esto para jugar a que una “victoria” sobre UP en la guerra que por el liderazgo de la izquierda mantienen  socialistas y podemitas justificaría la posición de Pedro Sánchez en su pelea por la Secretaría General del partido socialista.  

Por otro lado en Ferraz acusan a Podemos ser  los primeros interesados en la abstención del PSOE para apoderarse del liderazgo de la oposición y cierran el triste argumentario socialista con el que pretenden justificar su negativa a abstenerse en la Investidura explicando que en el  Congreso Federal del PSOE, Sánchez sabe que "quien rubrique la abstención a un Gobierno del PP no podrá seguir al frente del partido". 

Así que ya saben, “No, es no” hasta el final y si hay que ir a votar otra vez, con el pavo, el besugo, los peces en el río y los pastores de Belén, pues se va y a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga, fum, fum, fum.

Supongo que a ustedes como a mí, les habrá llamado la atención que en las explicaciones que desde Ferraz trasladan los trileros del equipo de Sánchez, nadie habla de España o del interés general de los españoles, los problemas económicos, el paro, los impuestos. Se habla de lo que conviene al liderazgo de Pedro Sánchez y de asuntos internos del PSOE y se utiliza el problema de todos en esa pelea partidista.

Nada les importa lo que suceda, en tanto esa triste cohorte de fracasados, con Pedro Sánchez a la cabeza, pueda seguir mangoneando y viviendo del dinero público. Que por penoso que resulte, al final eso es lo único que interesa.

El PSOE debería salir a esas elecciones con el eslogan de “Por el pan, baila el can”, que es lo único que defienden. El triste y amargo pan que comen los que vuelven la espalda a España y los españoles por defender su penosa y misérrima parcela de poder, mientras que los barones socialistas callan vergonzantes porque temen la reacción de la militancia.

Y como se sabe, sobre todo en este PSOE, con las cosas de comer no se juega. 

4 comentarios:

  1. El planteamiento general es impecable, Miguel, pero el corolario final resulta brillante y genial porque lo sintetiza todo: "por el pan baila el can". No olvidemos que, aunque fuese nombrado sólo por un día Presidente de Gobiero el nieto del General Minguijón, su futuro económico quedaría resuelto de por vida. Sus subalternos optarían a prebendas semejantes. Satisfacer sus bajos instintos (venganza por habérselo impedido) iría adjunto en el paquete encanallado. No olvidemos que ninguno ha ganado laboralmente ninguna opción estable. De Sánchez para abajo, la política es su única opción. El interés nacional es lo que puede mover... a otros.

    ResponderEliminar
  2. De Pachi López hablaremos otro día, aunque hay poco que añadir a lo que muestra la elementalidad de su expresión y gestualidad (su biografía aparte)

    ResponderEliminar
  3. Si los votantes les dan aunque sólo sea un punto más, será palmario que tenemos los políticos que nos merecemos.

    ResponderEliminar
  4. *Rectificación: No es el nieto del General Minguijón, sino del General Castejón. Las cosas como son.

    ResponderEliminar