lunes, 8 de agosto de 2016

Pedro Sánchez y sus mariachis, sigue con sus mandangas

Estos tres "cerebritos" no quieren que haya gobierno
No hay peor ciego que el que no quiere ver y en ese caso están los componentes del equipo de Pedro Sánchez, empeñados en impedir que haya un gobierno, aunque para ello tengan que sacrificar en el altar del súper ego del zote de su líder buena parte de los objetivos alcanzados en el crecimiento de la economía y la creación de empleo. 

Es de imaginar que  siguen creyendo en la posibilidad de formar un gobierno con los de UP, los secesionistas y los que hagan falta, aunque eso situaría al PSOE ante una crisis gravísima, porque por mucho que desconfíe del partido socialista se me hace muy cuesta arriba que acepten gobernar con los que pretenden la destrucción de España.

Por otra parte se enfrentan a un problema del que nadie habla, hay que considerar si SM el Rey aceptaría encargar de nuevo la formación de un gobierno  a un candidato que ya fracasó en la tarea de la investidura no una, sino dos veces. Lo más probable es que si Mariano Rajoy decide no presentarse a la investidura, cuestión factible por mucho que aúllen los socialistas, D. Felipe VI, busque el procedimiento que le permitiría la indefinición de la Constitución en estos asuntos y convoque nuevas elecciones.

Desde el PSOE, no desde Ferraz, se escuchan voces pidiendo que se deje gobernar a Mariano Rajoy. Alfonso Guerra es partidario de aquella propuesta que permitiría una abstención general de todos los grupos parlamentarios, pero sin compromiso alguno con el gobierno, que se enfrentaría a un escenario inviable y que nos llevaría a otras elecciones a mediados del año que viene, con la ventaja electoralista de poder culpar a Mariano Rajoy y al PP de todo lo que sucediera.

Es por eso que el PP, ya ha advertido que lo que hay que negociar no es únicamente la investidura de Rajoy, el popular ya se encargó de advertir  que además del acuerdo para la Investidura, necesitaba acordar “unos mínimos imprescindibles para poner en marcha la Legislatura” como el objetivo de estabilidad presupuestaria y el techo de gasto. De nada sirve permitir la creación de un gobierno que sea incapaz de hacer frente al “todos contra Rajoy” de una oposición encabezada por el PSOE que obligaría a disolver las Cortes tal y como ya he dicho.

Hay algo que todos tienen claro, no pueden ir a otras elecciones, pero no quieren a Rajoy en el Gobierno, pues tal y como están las cosas es una cosa o la otra, no existen más alternativas.

Los ciudadanos lo tienen claro, ayer domingo La Razón publicaba una encuesta sobre la intención de voto en unas supuestas nuevas elecciones. Crece de manera importante la abstención, el 40% de los ciudadanos declaran que no irían a votar, el partido que perdería menos seguidores sería el PP (9,2%), seguido de Unidos Podemos (15,7%), PSOE (16,7%) y Ciudadanos (25%),  pero si llegan las elecciones, es de suponer que el castigo a los partidos del bloqueo, sea todavía más importante.

En Ferraz siguen insistiendo en que no los van a quebrar, cómo si Sánchez y los suyos defendieran algo distinto a su interés personal. Decía hace un par de días que a esta gente la gente ya les ha tomado la matrícula, saben que defienden únicamente sus cargos en el PSOE, que de eso viven y no tienen demasiado porvenir en el panorama laboral real.

Así que por mucho que intenten disfrazar su penosa defensa personal como una lucha sin cuartel por el interés general, no cuela, lo saben hasta en Pernambuco. Podrán quejarse de chantajes, de confabulaciones, contubernios, conspiraciones y lo que se les ocurra, pero los ciudadanos no les creen. Desde Ferraz sólo saben contar milongas y mandangas (DRAE: 2. f. pl. Tonterías, cuentos, pejigueras.) y eso al final se paga, la gente está hasta los pelos de aguantarlos.

La última mandanga, de un cinismo descomunal, se la debemos al brillante intelecto de Óscar López que afirma muy serio que "La anomalía de nuestro país es que tenemos un partido incapaz de pactar con nadie" y eso lo dice un dirigente del PSOE, que inventó aquel cordón sanitario contra el PP y  propuso, impulsó y firmó el Pacto del Tinell, por el que sus firmantes se comprometían a no pactar jamás con el PP, que eso sí me parece una preocupante anomalía democrática y  es lo que han estado haciendo desde el 20D, hasta la fecha.

Claro que el que lo dice es el tipo que organizó, coordinó y dirigió la estrategia de campaña socialista del 26-J, lo que quiere decir que si no fuera un trepa y tuviera aunque fuera un ápice de dignidad, hubiera dimitido irrevocablemente  la noche del 26J, después de llevar  al PSOE a una derrota brutal, derrota que esta pandilla de infelices transformaron en victoria porque los de UP, otros que tal bailan, no los habían superado.

Ese es el problema del PSOE de hoy, ese que dice Pedro Sánchez que no conoce Felipe González, no sale a ganar las elecciones, salen a que no les ganen los podemitas y a evitar como sea que gobierne Rajoy, que esa ha sido su divisa desde la campaña del 20D “No a Rajoy” y si para eso hay que sacrificar el interés general, se sacrifica y tal día hizo un año.

Antes el PSOE era otra cosa y lo que son las cosas, ganaba elecciones...


No hay comentarios:

Publicar un comentario