miércoles, 24 de agosto de 2016

¿Son las terceras elecciones la peor solución?


A este trío no le interesa ir a elecciones

Las cosas se están complicando de tal manera en el escenario político, que todos los caminos que exploramos nos  conducen a la convocatoria de unas nuevas elecciones, una mala solución que todos reconocemos como un fracaso a nivel nacional. 

Por ahora la opinión pública parece que carga la responsabilidad de ese fracaso, al PSOE y a Pedro Sánchez ese líder mal encarado que se sacaron de la manga los que mandan de verdad en el partido socialista y que parece les ha salido rana, pierde las elecciones, se inventó lo del “No, es no”, se encuentra comodísimo en esa tesitura y de ahí no lo apean ni a cañonazos.

Claro que todos tenemos memoria y recordamos como el partido socialista prometió incansablemente que no habría terceras elecciones. No es que me vaya a fiar de las promesas socialistas, bueno ni yo ni nadie, pero por mucho que gallee Ferraz no parece razonable que fuercen la situación de tal manera – ayer mismo andaban diciendo que seguiría siendo No, en el caso de ir a una segunda Investidura y aunque el candidato del PP no fuera Rajoy-  que haya que ir a unas terceras elecciones porque la responsabilidad del acto, tendría que perjudicarles electoralmente o tendríamos que reconocer que a los españoles nos va la marcha y que esto no tiene arreglo.

En el otro lado de la cancha está el PP intentando pactar con Ciudadanos. Una tarea más bien difícil de soportar, porque hay que ver lo pesados que son los naranjitos. Lo cierto es que no entiendo muy bien la posición negociadora de los chicos de Albert Rivera, que pretenden firmar un pacto con el PP, extenso, rígido, prolijo, detallado, exigente, un pacto que excede en su contenido a un acuerdo de investidura y que recuerda mucho a un pacto de legislatura y que sin embargo no van a apoyar, porque ya han explicado a los que tienen orejas para oír y capacidad para escuchar, que ellos van a darle el Sí a Rajoy para la Investidura y pare usted de contar. 

La idea es que en cuanto vote que sí el último diputado naranjito se van a ir directos a la oposición, en la que solos o preferentemente en compañía del PSOE, piensan hacerle un pie agua al gobierno de los populares. Que no lo digo yo, lo decía por escrito en El País el “niño Albert”, no hace ni dos semanas.

Así que tenemos, por un lado al PSOE explicando que así se caiga el mundo ellos no van a apoyar la investidura  de un gobierno del PP y por el otro lado está Rajoy que juega a lo que juega, porque tampoco es que le quede gran cosa que hacer. Acudirá a la Investidura pero me parece que de fracasar en las dos vueltas de la Investidura, no creo que dé muchas opciones a acudir a esa segunda investidura de la que habla todo el mundo.

A Ciudadanos lo tenemos jugando a lo que han jugado siempre. Con poco éxito en las elecciones, intentan hacer de su necesidad virtud y ya organizaron un pacto con el PSOE con el que pretendieron ganar la relevancia que no habían conseguido en las urnas y que fracasó. Parece que con éste del PP llevan el mismo camino, asunto que no pueden permitirse, porque ya saben cómo fueron castigados por el fracaso del pacto con Pedro Sánchez, asunto que podría repetirse a peor en esas terceras elecciones.

Así que me da en la nariz que al final lo que se pretende es hacerle la envolvente al Partido Popular, mediante la ampliación de aquel invento naranjito de la “abstención técnica” al resto de las fuerzas políticas y así forzar en el último momento la Investidura de Mariano Rajoy con los votos del PP y la abstención de la totalidad del resto de fuerzas políticas. 

Tendríamos gobierno, se evitarían aparentemente esas elecciones que nadie quiere, pero en realidad lo único que estaríamos haciendo es posponer esa cita electoral a mayo del 2017, porque ustedes comprenderán que el ejecutivo sería incapaz de gobernar con toda la oposición en contra, pero al resto de las fuerzas políticas eso es precisamente lo que les interesa.

Una vez investido Rajoy, bastaría con que Ciudadanos, PSOE y UP volvieran a lo de "Rajoy no habla con nadie, el PP no es capaz de negociar" …y naturalmente cargar la responsabilidad a un gobierno que sería manejado por la oposición,  el sueño de todos ellos. Harían lo que les pareciera, legislarían lo que les saliera del alma, derogarían lo que les diera la gana  y la responsabilidad sería del Ejecutivo, todo un chollo de cara a esa elecciones del segundo trimestre del 2017 que Mariano Rajoy se vería obligado a convocar.

Por lo tanto no sé yo si no sería mejor para todos, ir a unas terceras elecciones lo más rápidamente posible, lo que podría hacerse si tras el fracaso de la Investidura se disolvieran las Cortes de manera inmediata, porque es ahora y no en mayo de 2017 cuando las cosas están más claras para los votantes y eso es muy importante.

¿Y la multa de la UE?, eso parece estar solucionado con la introducción de las medidas necesarias en el Decreto Ley que acompaña de manera automática a la prórroga de los Presupuestos Generales del Estado, como ya expliqué hace unos días.

Deberíamos reflexionar qué sería mejor, la investidura de un gobierno débil y por tanto inviable o unas nuevas elecciones, no vaya a ser que con tanto jaleo al final sea peor el remedio que la enfermedad.

3 comentarios:

  1. No dejo de preguntarme que es lo que mueve a estos individuos a meterse a políticos. La búsqueda del bien común, parece que nó. ¿Será por los rácanos sueldecillos, menos merecen, y el poderr de hacernos a todos la puñeta?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo que les mueve son distintos aspectos de lo mismo: un trabajo sin acreditar ninguna formación ni experiencia previas, buenos salarios, sentimiento de ser "importantes" (engordar el ego), no someterse a disciplinas laborales, ausencia de responsabilidades, obtención de diversos "privilegios" o "prebendas"...
      ¿Parece poco?. Hacernos la puñeta se desprende de lo anterior...

      Eliminar
  2. De mi parte prefiero que Rajoy no acepte las condiciones bochornosas de Ciudadanos, o terceras elecciones o que los deje a los rufianes de turno que formen gobierno, se maten entre ellos y de paso el pueblo los eche a patadas de todos los organismos gubernamentales, porque nada bueno puede salir de ninguno de ellos, desde el inicio se han complotado para echar al PP del gobierno, y los suelos de estas gentes debieran ser los mismos que cobra un jubilado 600 euros, no habría tantos aspirantes a politicos

    ResponderEliminar