sábado, 6 de agosto de 2016

El PSOE dice que sufre una conspiración. No sé a quién me recuerdan

Éstos no quieren que haya gobierno
Esto se está poniendo muy difícil para todos, lo que sucede en nuestro escenario político es algo que no se ve en ningún lugar. Me río yo de aquella Italia devorada por el multipartidismo e incapaz de conformar un gobierno durable. Lo nuestro es más grave, porque lo de Italia era mucho más complejo si nos referimos a la fragmentación de su representación parlamentaria, que no es nuestro caso. Aquí tenemos un problema que se resuelve si tres partidos políticos deciden ponerse medianamente de acuerdo.

No hace falta que les guste, el asunto está en formar un gobierno, viable, duradero y eficaz, aunque gobierne en minoría y eso se consigue pactando la investidura y los asuntos de Estado antes de la ceremonia parlamentaria y aquí se acabó el problema. Resueltos los asuntos que pueden acabar con nuestra incipiente recuperación y consiguiendo un grupo parlamentario de 170 diputados que apoyen al gobierno en minoría, la cuestión estaría solucionada.

¿Qué eso es muy difícil?, que no les engañen, no lo es. Si suman ustedes los diputados populares, con los de C,s y CC, salen 170; después habría que negociar a lo largo de toda la Legislatura, pero a seis escaños de la mayoría absoluta y contando con los 5 del PNV, no tiene por qué ser un problema insoluble. 

Sólo hace falta voluntad por sacar a España del atolladero, sin que los intereses partidistas y aún los personales tengan que ver en las decisiones a tomar. No hay margen para otra cosa, lo dicen todos muy convencidos, no nos podemos permitir otras elecciones, pues ya saben a ponerse de acuerdo, recordando eso sí, que en un pacto todos tienen que ceder.

Poca o ninguna fe tengo en el PSOE, que andan más perdidos que el barco del arroz. Se han puesto en manos de un equipo que los va a llevar de cabeza a la ruina política, porque la económica ya la están sufriendo y cuando el PSA cierre el grifo, se va a armar la mundial. Pusieron su fe en un equipo que en lugar de afectar ser gente dedicada al bien común, tienen un careto que parece que les deben y no les pagan y lo malo es que en este caso, los de Ferraz hacen bueno ese dicho tan viejo que asevera que “la cara es el espejo del alma”.

La llevan montando desde el 20D, tiempo en que engañaron a buena parte de la ciudadanía, entre la que hay que incluir al “ciudadano Borbón” que diría el bobilín de Alberto Garzón, en un jaleo de mil pares de  diablos, con vetos, líneas rojas, negativas a negociar bajo ningún concepto con el PP, que ofreció lo del pacto constitucional, una medida lógica y que fue denostada y ridiculizada por Sánchez, Luena, Óscar López y Hernando, cada uno por su turno, para acabar haciendo historia y pinchando en hueso por primera vez en nuestra democracia, en las dos votaciones de investidura.

Se fueron a las elecciones del 26J y volvieron a hacer historia – es decir, tuvieron un resultado todavía peor – y entonces muy dignos se encastillaron en el “no, es no” y ustedes sabrán perdonar pero es que como somos de izquierdas, no podemos apoyar a la derecha representada por el PP. 

Parece que los hayan sacado a todos ellos de un tonticomio, porque todavía no se han enterado que se les ha visto el truco y ya no cuela. Ellos defienden sus poltronas en el PSOE y del asunto que les debería ocupar, concitar un acuerdo que permitiera un gobierno, pasan y advierten que eso es cosa de la derecha, que ellos son músicos y se acuestan a las ocho.

Y ha llegado a tal grado el hartazgo de los ciudadanos que, como era se suponer, han empezado a cosechar rechazos  y es que a los tipos estos le están dando caña hasta los suyos; me parece que El País ha sido siempre su biblia y Felipe González su referente primigenio y en lugar de reflexionar sobre ello, han decidido sostenella y no enmendalla. Parece que nacieron cabreados y hasta la fecha mantienen esa suerte de cabreo congénito que atesoran y a falta de mejor excusa ahora empiezan a quejarse de los chantajes que sufren y de las conspiraciones que les cercan.

Se quejan de los medios de comunicación, flaca memoria tienen, porque hasta que Pedro Sánchez demostró que era un inútil como la copa de un pino, incapaz de conseguir un gobierno, los medios lo jalearon, mantuvieron, aplaudieron y excusaron su escasa habilidad para el consenso y sus salidas de tono. Ahora como es lógico les hacen menos caso, pero es que ni siquiera son capaces de ver que el “no, es no”, les aísla de la actualidad informativa y que populares y naranjitos están en las primeras planas porque están haciendo algo y ellos no.

No tienen remedio, han actuado desde el 20D con una torpeza infinita y unos modales  tabernarios, inaceptables en representantes electos, no han hecho nada positivo y ahora a un genio de Ferraz se le ha ocurrido advertir que existe una conspiración contra ellos.

Miren que estas cosas de las conspiraciones y contubernios, me parecían superadas; pero en Ferraz están a milímetros de hablarnos de la conspiración judeo masónica orquestada desde Génova y financiada… pues no  sé yo por quién, pero eso lo arreglan ellos en tres minutos.

Preocuparse por el interés de España no, pero cabrearse, buscar excusas y ponerse dignos, eso les sale fenomenal. 

1 comentario:

  1. El Secretario General no se ha enterado que está rodeado de una cuadrilla de interesados que le manejan a su antojo. Bueno, no se entera de eso ni de nada.

    ResponderEliminar