lunes, 22 de agosto de 2016

Algo tendrá el agua cuando la bendicen (1)



Cuando ya estamos prácticamente encima de la última curva de esta carrera en la que nadie puede negar que vamos cuesta abajo y sin frenos, parece que todo lo que está sucediendo se debe a una cuestión  que nada tiene que ver ni con el interés general, ni con el sentido de Estado, ni siquiera con asuntos de índole ideológica, aunque parezca mentira nos enfrentamos al peligro de unas terceras elecciones porque hay un señor que no quiere que gobierne Rajoy.

No es que lo haya ocultado demasiado D. Pedro Sánchez que lleva desde la larguísima campaña del 20D utilizando como único argumento su afirmación de que había que echar a Mariano Rajoy de La Moncloa al precio que hiciera falta. Claro que así le fue, porque los populares les dieron un repaso importante al PSOE, que la gente al final desconfía de las campañas basadas en argumentos “ad hominem”, que en las urnas nos jugamos mucho.

Para que les cuento la que se le vino encima al adusto secretario general del PSOE, después del fracaso histórico que cosechó siendo rechazado dos veces como candidato por prácticamente todas las fuerzas políticas, exceptuando a Ciudadanos y CC. 

Tras el revolcón volvió a las urnas, insistiendo en lo de Rajoy no, tras haber presumido de haberle dicho que no diecisiete veces y faltarle al respeto con aquella frase de ¿qué parte del no, no entiende? El resultado todos lo conocemos el PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, le metió como quien lava, 2,5 millones de votos y 52 escaños de diferencia, lo que ya es decir.

Huérfano de cualquier idea, Pedro Sánchez ha utilizado dos vectores propagandísticos, por un lado menospreciar a la persona de Rajoy, tildándole de bobalicón, vago y corrupto y por el otro encastillarse en el “No, es no”, pensando que así daba una imagen de seriedad y firmeza. Se ha equivocado en las dos. Ha errado gravemente en su concepto sobre su adversario, lo ha menospreciado y el gallego le ha dado dos repasos electorales de los de alivio y un par de revolcones parlamentarios de órdago a la grande.

No entiendo cómo no se han dado cuenta que, cuanto más atacan a Rajoy, del que dicen sólo lee el Marca, que no trabaja, que no negocia, más hunden su propia imagen, porque de ser cierto que Mariano Rajoy sea un “vagoneta” que no trabaja y no sabe nada de nada ¿En qué lugar les deja eso a ellos?, que siendo tan listos, inteligentes y trabajadores y a pesar de ello han sido derrotados dos veces por el gallego, que además, los hechos lo demuestran, se bandea bastante mejor que lo que los de Ferraz presumían, navegando a contracorriente.

Los populares no votaron el acuerdo con Ciudadanos en el Comité Ejecutivo Nacional del PP y el PSOE armó la mundial, el mismo PSOE que celebró un Comité Ejecutivo en el que tampoco se votó nada, total que la liaron, preocupadísimos por las cosas de Mariano y al final, resulta que, otra vez el “vagoneta” los llevó al jardín. 

Ciudadanos cedió después de prometer urbi et orbi que no lo iba a hacer y me parece que el nombre de Bárcenas no figura ya en el texto acordado por Hernando y Girauta y el líder de los peperos que sabe manera le ha negado la foto de la firma a Albert Rivera, con lo que le gustan las fotos al naranjito.

En el PSOE ya saben que ellos podrá decir lo que quieran, pero pintan bastos, ahí está la encuesta de NC Report para “La Razón, que explica claramente cuál es la voluntad de los votantes socialistas: El 62,4% de sus votantes están a favor de la abstención del PSOE. 

Puedo comprender que después de la que la han armado en Ferraz, cueste una barbaridad, hacer eso que por otra parte hacen tan frecuentemente los socialistas, ya saben decir Diego, dónde dijeron digo, es por ello que el domingo podíamos leer el siguiente titular: “El PSOE podría plantearse su abstención en una segunda sesión de investidura con otro candidato del PP”. 

Vuelta la burra al trigo, un argumento copiado de los deseos de Albert Rivera, pero a falta de mejores argumentos tendrán que conformarse, claro que habría que preguntarse si era necesario empezar ahora con esto, cuando los de Ciudadanos por fin se han olvidado del tema . Tampoco es que sea nuevo el intento, se lo dijo Pedro Sánchez a Felipe González, quiero exhibir la cabeza de Rajoy como trofeo, y en eso está. Aunque  no me parece que el PP vaya a caer en esa trampa saducea, que no busca otra cosa que la debilitación del PP y su fractura interna, pero si cuela, cuela.

De todas maneras cuidado, que a Pedro Sánchez le pide el cuerpo ir a unas terceras elecciones, si como parece, no le dejen pactar con Iglesias. Según las cuentas que ha echado el infausto equipo de Ferraz, a ellos les iría bien y siendo así, a los demás que les vayan peinando. 

Así que vayan organizando la agenda, que el 25 de diciembre igual les toca ir a votar en familia, con la pandereta, la botella de anís del Mono y la zambomba, una experiencia brutal que deberemos todos a la grandeza de espíritu de D. Pedro Sánchez.


(

1 comentario:

  1. Fantástico escrito, bien argumentado y con claros conocimientos de la vida política. Lo único que le faltó al autor es que, la Ejecutiva Federal del Partido Socialista, no se dé cuenta, que van perdiendo votos a espuertas, y que la imagen de Pedro Picapideras está por los suelos, y se ha convertido en el político más odiado y antipopular de toda España. Problema gordo si que vamos a tener si no formamos gobierno antes de fin de Octubre, porque nos esperan unas sanciones durísimas por parte de la Union Europea que nos pondrá otra vez a las puertas de hace 4 años en el asunto de los recortes. 6.100 millones de euros, congelación de las ayudas a las Comunidades autónomas, se nos va a ser muy duro de soportar. LA CULPA NO ES DEL CHA CHA CHA, LA CULPA ES DE PEDRO SANCHEZ, SUS MARIACHIS, Y POR SUPUESTO, LA EJECUTVA NACIONAL DEL PSOE.

    ResponderEliminar