martes, 25 de octubre de 2016

Desde Ferraz piden socorro a Rajoy

Desde Ferraz piden a Rajoy que les ayude para que la militancia les perdone
En mi opinión, esta gente del PSOE tiene dos características que les diferencia del resto de los ciudadanos. Por un lado me cansan, me aburren, me tienen hasta los pelos de tanta tontería, de tanta demagogia, de tanta cobardía individual y colectiva, de tanta mentira... y lo que quieran ustedes añadir y la segunda es que pese a que los tengo más que vistos, siempre son capaces de sorprenderme con el ejercicio del cinismo más feroz.

La izquierda de este país va a terminar como esos insectos que viven en cuevas y que al  vivir permanentemente en la oscuridad, la evolución los ha convertido en ciegos. El mismo riesgo corren los socialistas que llevan tantos  años negándose a aceptar la realidad que como se descuiden llegará el día, si es que no ha llegado ya, en el que no podrán reconocerla aunque lo pretendan.

Todo el mundo sabe que si la Gestora del PSOE ha trabajado por conseguir que el Comité Federal votara a favor de abstenerse en la investidura, lo ha hecho por evitar al partido el desastre electoral y el sorpasso que iban a sufrir irremisiblemente en las elecciones del próximo mes de diciembre. Bueno todo el mundo no, todo el mundo que nada tenga que ver con el PSOE y sus terminales mediáticas, ahí están los portavoces socialistas explicando que ellos se han sacrificado por desbloquear la situación política, en un alarde de generosidad democrática.

Un caso más del síndrome del “bombero pirómano”. Resulta que todos tenemos que estar agradecidos al PSOE porque después de organizar un bloqueo durante casi un año, ellos que fueron los que esgrimieron el “No, es no” como único argumento, ahora se presentan como los salvadores de la situación. No crean que me lo invento, ayer el editorial de El País decía: “A tan solo ocho días de que España se viera abocada a la celebración de unas terceras elecciones generales (…) el PSOE ha actuado con un sentido de Estado encomiable".

Así que la decisión de la Gestora a la que le han salido callos en la lengua explicando que elegían la abstención como el mal menor para el partido, para El País supone la muestra de un “sentido de Estado encomiable”, dos afirmaciones que sólo pueden cuadrar en una mente socialista. Por eso les digo que son absolutamente incapaces de reconocer la realidad si ésta les perjudica o simplemente les resulta incómoda.

Pero eso es lo de menos, ahora desde la dirección del PSOE comienza a lanzarse una idea sorprendente por el cinismo que destila, pero viniendo como viene de gente del partido socialista, tampoco hay que extrañarse demasiado. Dicen que: “Rajoy puede jugar un papel bastante preciso en el apaciguamiento de nuestras tensiones internas, dejándonos margen para rechazar en el Parlamento las políticas más reaccionarias y promover, al mismo tiempo, reformas que puedan ser bien acogidas por nuestro electorado”.

Así que ese gobierno al que Javier Fernández no está dispuesto a dar la estabilidad necesaria, tiene que servir de salvavidas a la cúpula socialista permitiendo que se luzcan en el Parlamento, de tal manera que “las políticas más reaccionarias” las presente el PP, para que ellos puedan demostrar lo buenos que son, oponiéndose a ellas y tras rechazarlas, implementar las suyas.

Los socialistas señalan algunos de los temas que consideran prioritarios: La contrarreforma laboral, la reforma de las pensiones, un pacto nacional por la educación, la consolidación financiera de la Ley de Dependencia que ellos no hicieron, una “solución” al conflicto catalán, etc., etc. 

Les hago una pregunta ¿todas estas cuestiones no les suenan? ¿No? Pues deberían sonarles, porque formaban parte de la oferta que hizo Mariano Rajoy al PSOE justo después de las elecciones del 20D. Pero lo que son las cosas, entonces el PSOE a aquella propuesta de un gobierno constitucionalista, contestó con lo de “le hemos dicho 17 veces que no” para redondear el disparate con aquella frase que todos debemos recordar cuando el PSOE empieza a presumir de “sentido de Estado” ¿Qué parte del no, no han entendido?

Son incapaces de aceptar el terrible error que cometieron, ahí están los hechos para demostrarlo; lo normal sería que nos explicaran que entonces se equivocaron, pero que nunca es tarde si la dicha es buena, que al fin y a la postre quien tiene boca se equivoca y que rectificar es de sabios, por poner algunas de las excusas que comúnmente se utilizan en casos semejantes, una detrás de otra.

¡Qué va! No hubo error, porque el PSOE jamás se equivoca, a pesar que tienen un historial de errores siderales que justifican aquella maldad que rezaba que los socialistas sólo aciertan cuando rectifican. Llevamos viendo el desastre que se estaba organizando desde hace muchísimo tiempo, hemos asistido a la bronca interna que poco a poco ha ido creciendo, desde que Sánchez proclamaba a los cuatro vientos que jamás pactaría con los populistas y los barones se lo querían comer crudo. Después los dos bandos protagonizaron un sorprendente giro copernicano a cuenta de la defensa de sus particulares intereses.

Y los españoles tenemos que leer que de siempre el PSOE es el que ha demostrado sentido de Estado, por encima del PP. Un partido que tuvo que dar un golpe de mano, porque su Secretario General tenía un acuerdo con los independentistas calanes que le garantizaba alcanzar el gobierno. No porque lo diga yo, lo contaban los de ERC por los pasillos del Congreso a quién quisiera escucharlos.

Por lo visto lo que pretenden es que les estemos sumamente agradecidos por lo de la abstención, bueno por lo de la abstención, por jurar por lo más sagrado que no van a dar estabilidad al gobierno y porque no van a aprobar los Presupuestos, pero eso sí pretenden que el PP, mientras se busca la vida para poder gobernar como buenamente pueda, les ponga las cosas fáciles en el Parlamento para que ellos puedan apaciguar sus “tensiones internas”. Vamos  para que los que están ahora mandando en Ferraz reciban la absolución plenaria y progresista de su  militancia.

La verdad es que además de falaces, resultan insoportables y bastante estúpidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada