jueves, 13 de octubre de 2016

Si el PSOE no está a la altura, que pague las consecuencias


Si no los conociera tan bien, escuchando al flamante presidente de la Gestora socialista que empieza a contar desgracias y no para, sentiría la tentación de solidarizarme con el triste papel que le espera; pero francamente lleva uno mucho tiempo viendo como la gente del PSOE, sean de la tendencia que sean,  jamás reconocen la responsabilidad que les pueda corresponder, la culpa siempre es de los demás y cuando incumplen un pacto o compromiso, les sale en automático el cuento de la lágrima y así esperan excusar lo que pueda suceder.

En ese trabajo está Javier Fernández que cuando aceptó el cargo, supongo yo que asumiría la carga que éste conlleva, porque resulta comprensible que algún ciudadano poco avisado  pensara que con la dimisión de Pedro Sánchez estaba todo solucionado, aplicando equivocadamente lo de que muerto el perro se acabó la rabia; pero eso que resulta tolerable como digo, entre la gente que no está en el ajo, no es aceptable para Javier Fernández, que lleva toda su vida en el PSOE y por tanto sabía, tan bien como yo, que liquidando a Pedro Sánchez, el “No, es no” seguía vigente y que la gran mayoría de los miembros del Comité Federal estaban cerradamente en contra de apoyar a Rajoy ni siquiera a través de una abstención.

El PSOE se encontraba en una situación extraordinariamente difícil, porque sabía que si bloqueaba la investidura y tenía que ir a otras elecciones, el desastre electoral socialista iba a ser de los de órdago a la grande y eso que electoralmente hablando, parece que ya tienen hecho el cuerpo a los palos que reciben en las urnas. Por lo tanto de manera automática, pusieron en marcha una campaña que supongo yo tendrían ya organizada por la rapidez con la que reaccionaron.

Una campaña dirigida a cargar a Mariano Rajoy con la responsabilidad de esas elecciones, con lo que esperaban aminorar su desastre; pero como a perro flaco todo son pulgas, Rajoy reaccionó explicando que él consideraba un disparate acudir a otras elecciones y por tanto no le iba a poner condiciones al PSOE y ahí se acabó lo del chantaje popular o lo de la chulería del PP.

Así que ahora optan por contarnos el cuento de la lágrima, están en la Gestora que los ahorcan con un hilo, porque ustedes no se lo van a creer ni yo tampoco, pero están abrumados porque según cuentan compungidos y lacrimosos, en Ferraz están recibiendo “multitud de resoluciones de agrupaciones locales” contra la gestora en la última semana, en las que entre otras cosas, manifiestan unánimemente “Nuestro voto es “NO” a la investidura de un Gobierno del PP como muestra de rechazo a sus políticas” y añaden por si las cosas no quedan lo bastante claras, que la Gestora no cuenta con el aval de esas agrupaciones locales, para abstenerse.

Cuando el PSC se descuelga advirtiendo lo mismo que las agrupaciones locales y amenaza con irse con la música a otra parte y la gente se extraña de reacciones semejantes, siempre hay un progre que solícito y amable te explica que al ser el PSOE un partido federal estas cosas son normales. 

Y uno que ya está viejo para discutir chorradas, pone al mal tiempo buena cara y guarda silencio, pero que ahora D. Javier Fernández pretenda convencer a los votantes españoles que las agrupaciones locales, actuando por su cuenta y riesgo e ignorando a sus correspondientes organizaciones territoriales, por su cuenta cargan contra la dirección del partido para ponerle los puntos sobre las íes, francamente suena a cuento chino y a excusa de mal pagador.

Y ya el remate de todos los remates es la infantil solución que pretenden desde la gestora, que poco a poco, esta gente están haciendo buenos a César Luena y Óscar López. Dicen que lo suyo sería buscar once diputados que se abstuvieran y acabado el problema. 

A eso le llaman “abstención técnica” y justifican la medida explicando que se haría para evitar que se vuelva a visibilizar la fractura socialista que surgió en el último Comité Federal. Vamos que buscarían - no sé yo si por sorteo, por antigüedad o vaya uno a saber cómo - a once diputados que se abstuvieran y así pretenden que no darían la imagen de partido dividido, que sin embargo no han tenido el menor empacho en mostrar, filtrando las resoluciones de las agrupaciones locales.

Me parece que D. Javier Fernández pretende vendernos la burra con un descaro que ofende. Parece que pretenda que ignoremos que son los partidos los que van a las elecciones, forman grupo parlamentario, adoptan acuerdos, firman pactos, etc., etc. Es el PSOE el que debe abstenerse a través de los votos de su grupo parlamentario, lo único que pretende Fernández y los suyos es salvar la cara sin comprometerse, porque qué tipo de gobierno puede nacer en esas condiciones y que no me hablen de la incapacidad para el diálogo del PP, que lo del “No, es no” es socialista y además están hartos de demostrar que no son capaces de ponerse de acuerdo ni entre ellos. Ni tampoco me vale lo de que el PP ha demostrado que es incapaz de articular una mayoría parlamentaria, porque ellos tampoco pueden hacerlo, a no ser que acepten pactar con ERC, Bildu y los secesionistas de Más.

¿Saben lo que pretenden hacer? Pues lo que aconsejó hace bien poco Rubalcaba, decía el químico: "Esto no tiene solución busquemos una salida" y Fernández la está buscando pero para el PSOE.

Pretende investir a Rajoy, en una burla sangrienta,  con los votos de once “arreplegats” que dirían en mi tierra o si lo prefieren con los de once mindundis y a partir de ese momento a esperar las elecciones que tendría que convocar el PP para el mes de junio del año que viene, ante la inviabilidad de un gobierno sin apoyos parlamentarios. ¿Qué eso nos perjudicaría a todos? Clarinete amigo mío, pero ¿desde cuándo le ha preocupado eso al PSOE?

Si el PSOE no es capaz como partido de hacer frente a esta situación, que pague en las próximas elecciones su división y el clamoroso desprecio que sienten por el interés general.


2 comentarios:

  1. El PSOE se debate en un dilema entre los parlamentarios, que buscan no peligrar su escaño en nuevas consultas y las agrupaciones, donde el pedrismo permeó profundamente y piden votar no. Afiliados, normalmente razonables, afirman que no hubo riesgo de rescate y que 'sobra dinero' para multas, elecciones o para hacer innecesarios ninguno de los 'recortes' efectuados. Afirmaciones de locos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar