jueves, 6 de octubre de 2016

En Ferraz afilan el hacha mientras contratan plañideras



Susana Díaz seguro que es de las que piensa que se hace camino al andar y que está muy bien lo de salir en los medios y en las tertulias, aunque eso se lo deje a los de la Gestora, mientras ella, que es quién realmente mueve los hilos viendo como están las cosas en el PSOE antes que perder el tiempo intentando convencer a los barones afines a Pedro Sánchez - que los hay - tiene muy claro que resulta más barato, más rápido y sobre todo más eficaz, cortarles el cuello por la vía de los congresos territoriales, que ya se sabe que muerto el perro se acabó la rabia.

Por eso es que nadie en Ferraz y mucho menos Susana Díaz tienen la menor urgencia por convocar ese congreso extraordinario que queda pendiente. Antes de eso la sultana se asegurará de dejar el escenario socialista limpio de gente afín a Pedro Sánchez y para conseguirlo se va a asegurar que se cumpla puntualmente el calendario orgánico en lo que se refiere a los congresos de las distintas organizaciones territoriales. Tiene decididas las víctimas y sus recambios, así que se exigirá a las distintas federaciones que se apresuren a convocar sus congresos, sin esperar al federal.

Las federaciones socialistas de Madrid, La Rioja y Galicia van a sufrir directamente esa suerte de purga orgánica, en esos territorios habrá candidatos “susanistas” apoyados por la estructura oficial. Por ahora dejará en paz al PSC, que se le antoja difícil de mover e intentará negociar con los actuales responsables de las organizaciones socialistas de Baleares y Aragón, para llevarlos a su bando. Si consigue lo que se propone, tendrá pocos problemas para desembarcar en Madrid o colocar en Ferraz a alguien de su confianza.

Eso por un lado, por el otro está el problema que se le presenta al PSOE con lo de la abstención sí, abstención no. Comentaba ayer que desde la gestora se ha puesto en marcha una campaña lacrimosa y lacrimógena exigiendo que Rajoy no exija pactos previos a la investidura y doliéndose del “chantaje” que pretenden los populares.

Llevo mucho tiempo explicando la diferencia entre investidura y gobernabilidad, pero ayer me encontré con una charla en Facebook entre un amigo mío de toda la vida, enemigo acérrimo del PP, independentista y hombre de la izquierda, izquierda, que comentaba desolado que viendo las encuestas al final el PSOE tendría que abstenerse, todo antes de ir a unas terceras elecciones. Le contestaba un amigo suyo que decía literalmente:

“Veien aixo casi que se abstingui el psoe i obliguen al pp a gobernar en minoría dependent i controlat per la mayoría de esquerres i nacionalista del congres de aquesta manera els tendremos controlats sino será un altre cop una rodillo absolut”.

Lo traduciré para aquellos que no hablan catalán siquiera en la intimidad:
“Viendo esto, casi (…mejor) que se abstenga el PSOE y obliguen al PP a gobernar dependiendo y controlado por la mayoría de izquierdas y nacionalista del Congreso, de esta manera los tendríamos controlados, si no será otra vez un rodillo absoluto”. 

Creo que no hay gran cosa que añadir, es sabido que del enemigo el consejo, así que me ahorraré volver a explicar mi idea, la refleja mucho mejor que yo la gente independentista y de la izquierda radical, que no se cortan un pelo para explicar sus intenciones.

Por eso es lógico que Rajoy exija una serie de pactos previos que aseguren su capacidad para gobernar; asegurarse que va a ser capaz de administrar con eficacia desde el ejecutivo nada tiene de chantaje, por el contrario parece una medida lógica y prudente; pero ni así  podríamos estar tranquilos, porque viendo como está lo del Congreso Federal y conociendo a esta gente del PSOE - que el sábado votaron para cargarse a Sánchez, pero que dentro de cuatro días pueden estar pidiendo la cabeza de Javier Fernández - si Mariano Rajoy accede a ser investido, con todos los pactos del mundo firmados, quién puede garantizar que, en la primavera que ya se sabe que la sangre altera, el PSOE celebre su dichoso Congreso Federal y no aparezca por allí Pedro Sánchez se vuelva a llevar el gato al agua y tras ello rompa todos los acuerdos pactados por la Gestora o le monte una moción de censura a Rajoy.

¿Qué eso es imposible?, amigos míos les recuerdo que estamos hablando del PSOE y recuerdo también que cuando Sánchez resultó ganador de las primarias, sin haber tomado siquiera posesión de su cargo como secretario general, se ciscó en el pacto firmado por el PSOE en la UE para los nombramientos de los cargos del parlamento y ordenó a sus europarlamentarios votar en contra de lo acordado. Que supongo que habrá quién lo recuerde, al fin y al cabo tengo una memoria muy normalita y me acuerdo perfectamente, así que todos estamos advertidos de lo que pueden llegar a valer los pactos firmados por la Gestora, al cambio, lo que vale un billete de tres euros marroquí.

Así, como Susana Díaz entre bambalinas prepara la limpieza de “sanchistas”, lo que parece a todas luces una medida prudente; Mariano Rajoy debe ir a terceras elecciones, bien está que exista el PSOE, pero tampoco hay que darles demasiadas facilidades.

Que cada vez que recuerdo que el PP hizo lehendakari a Patxi López, sin pedir nada a cambio, se me revuelven las tripas, sobre todo viendo como corresponden los hijos de…Ferraz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada