miércoles, 12 de octubre de 2016

Los tres jardineros de Drácevo (Segunda entrega)


Como muchos de ustedes saben en “Al sol de Fuerteventura” tenemos la buena costumbre de no hablar de política los domingos, me parece que con seis días a la semana de comentar desgracias propias y ajenas es suficiente. El domingo pasado me despedí como costumbre hasta el próximo domingo, pero es que no me acordé que en esta semana, hoy concretamente, celebramos la Fiesta Nacional de España, así que hoy tampoco hablaremos de política, en su lugar y creo que salen ganando, por el tema no por otra cosa, les ofrezco la segunda entrega de “Los tres jardineros de Drácevo”, un relato que forma parte de mi libro “Legionario en Bosnia 1993”, en el que como ya saben explico a mi manera, una serie de experiencias que tuve la oportunidad de vivir, junto a los hombres de la II sección de la compañía Austria, que encuadrados en la VIII bandera expedicionaria de La Legión, participamos en Bosnia de la misión encomendada a la AGT Canarias.

Insisto que este relato les ayudará a comprender eso del “estilo legionario” del que tanto hablamos los que hemos tenido el honor de servir en La Legión y de paso y como ya les anticipaba el domingo pasado, podrán comprobar de primera mano la particular metodología de mando que se practica en La Legión, que entiendo puede parecerles interesante. Espero que la lectura de esta entrega les anime a adquirir el libro. Si así fuera les basta con clicar en la imagen de la publicación que se encuentra en la columna a la derecha del texto, exactamente donde dice "Compra Legionario en Bosnia 1993, aquí" el enlace los llevará hasta la página que les permitirá comprarlo en Amazon.

Espero que sea así, aquí les dejo el texto:

“…Mientras subía hacia los vehículos donde se encontraba la compañía dedicada a la limpieza de armamento y mantenimiento de vehículos y transmisiones, recordé los sucesos que nos habían llevado a la situación que les estoy relatando. Había entrado de guardia con parte de mi sección y creo que nos habían agregado el  pelotón de MM de la compañía con el sargento Hidalgo al frente para completar la guardia. No sé a qué se debía la novedad porque en Bosnia entrábamos normalmente de guardia con la sección al completo, lo que resultaba muy cómodo y sobre todo eficaz, pero así fue. Algún motivo habría pero lo cierto es que no lo recuerdo.

A lo largo de los seis meses que estuvimos en Bosnia hicimos más guardias que el palo de la bandera, personalmente prefería  con mucho un día de misión a una guardia. Las guardias por definición son aburridas, incómodas, fatigosas y monótonas hasta decir basta y esas características tan negativas contrastaban poderosamente  con las situaciones emocionantes que nos proponían los días de misión, por muy tranquilos que resultaran.

Probablemente la droga más poderosa de este mundo sea la adrenalina, eso dicen los que entienden de drogas, hablo de oídas así que no me hagan mucho caso, pero hay que reconocer que disfrutábamos de la excitación que nos proporcionaba y las guardias, normalmente no provocaban situaciones que la produjeran. 

Pero vamos a lo que vamos. El cuerpo de guardia de Drácevo ocupaba parte del barracón que se encontraba situado perpendicularmente a la  pista que llevaba al campamento.  Estaba en el cruce de caminos  en el que la pista que iba hacia la carretera se abría en dos brazos, uno que iba en dirección a unas casas situadas al oeste del cuerpo de guardia y el que rodeaba la instalación por el este y llevaba a la carretera.

El barracón era una instalación multiusos de forma rectangular, tendría unos quince metros de largo por ocho de ancho. Lo dividía en dos partes iguales un pasillo que dejaba a la derecha el cuarto del oficial de guardia y otro para el resto de la guardia, le seguía el botiquín donde se pasaba reconocimiento médico a los componentes del GT Colón y se atendía a los civiles que aparecieran por allí, los baños y terminaba en una sala que ocupaba toda la amplitud del barracón, en la que estaba instalada la cantina. Ésta era atendida por dos o tres mozas, exactamente igual que en Jablanica, con la diferencia que las de Dracevo eran croatas y las otras musulmanas, pero curiosamente actuaban como si hubieran aprendido su oficio en la misma escuela. Igual resultaba que existía en Bosnia un centro de formación profesional para camareras de cantinas de UNPROFOR y nosotros no nos habíamos enterado.

 A la izquierda del pasillo se encontraba el “teleclub” del destacamento, un televisor presidía la sala de aspecto desolado, en la que se alineaban dos grupos de  bancos que dejaban un pasillo entre ellos. Eran duros, estrechos y bajitos, ya lo he comentado en otra ocasión, eran de una incomodidad tan espectacular como sólo se puede encontrar en un  cuerpo de guardia. Cuando se habla de algo que es muy duro se califica su dureza de diamantina, pues para calificar la peor de las incomodidades habría que referirse a banco de cuerpo de guardia español. Se lo aseguro, si de lo que se trata es de incomodidad son lo más de lo más.

A la puerta del barracón  dos bancos algo más decentes que los del teleclub y dos morales muy frondosos ofrecían descanso y solaz a los desgraciados a los que les tocaba hacer guardia. Sostengo que las guardias eran monótonas y aburridas y esa era nuestra percepción, pero vistas con la perspectiva que da el tiempo, recuerdo unas cuantas en las que sucedieron cosas que hubieran inducido a algún oficial de guardia de los que hay  en muchos acuartelamientos de España a cortarse las venas o pedir la baja del ejército.

Bueno pues en esas nos encontrábamos, no serían ni las nueve de la mañana y todavía estábamos haciéndonos a la idea de que irremisiblemente nos tocaba estar en aquel barracón las próximas veinticuatro horas, a no ser que en Mostar se liara la mundial y el Mando en su infinita sabiduría, nos relevaba para que fuéramos para allí tal y como había pasado ya un par de veces. Ni siquiera estaba lista la cafetera que, como era tradicional en la sección, tenía que estar al fuego dos segundos después de acabar con el relevo y despedir a la guardia saliente.

Como digo, nuestro espíritu  no estaba aún de guardia  cuando aparecieron dos adolescentes entre los 14 o 15 años, que traían como podían a otro chaval de su misma edad, que lucía una laceración, entre herida y quemadura, en el centro geométrico de su cuero cabelludo y que iba desde la frente hasta la zona occipital, al que le flojeaban las piernas y que no era capaz siquiera de hablar. Lo sentamos en un banco, mientras que de forma sorprendentemente coordinada alguien le daba un toque al médico y el 1º Guerra llamaba a Mando para que nos mandaran un intérprete con urgencia.

El médico que salió a los pocos segundos, pidió que acercáramos con cuidado al chaval hasta el botiquín para poderlo reconocer. Dos legionarios lo cogieron, mientras que el 1º Arienza, ayudado por el cabo Dobao impedían que los dos colegas del averiado entraran en el barracón. 

Los chavales protestaban y nosotros andábamos en lo de polaco, polaco, nema problema (tranquilo, tranquilo, no hay problema) lo que no producía el menor efecto a los chavales, que eran unos críos, pero croatas y ya apuntaban maneras, cuando afortunadamente llegó la intérprete, Adriana - creo recordar - una tía genial, guapa, muy seria y que hacía un trabajo magnífico que se puso a hablar con ellos y en un minuto los tenía comiendo de su mano.

Entró para explicarle al médico que es lo que había sucedido. Los chavalines – juventud divino tesoro – estaban  en el domicilio de uno de ellos y como se aburrían se pusieron a trastear con el kalashnikov del padre y en ello estaban, cuando se les escapó accidentalmente un disparo que no le levantó al colega la tapa de los sesos porque Dios es grande.

Al ratito sacaron entre el médico y Adriana al accidentado, al que le habían pintado con yodo el rasponazo que le habían hecho sus colegas y que parecía  le hubieran hecho una raya en mitad del coco. El médico dijo que no tenía conmoción cerebral, simplemente tenía una quemadura, producto del roce del proyectil y que lo dejáramos un rato a la sombra a ver si se tranquilizaba, porque todavía no había abierto la boca ni para quejarse.

Adriana trasladó a sus amigos lo que había y cuando iba a irse, me vino una cuestión a la cabeza para la que necesitaba su colaboración. Llevaba tiempo dando vueltas a un asunto que me tenía muy mosca, a menos de cien metros del cuerpo de guardia vivía un miliciano del HVO que  durante la semana se iba a la guerra y los fines de semana volvía a su casa. Era un tipo mal encarado, vestía siempre de uniforme y nos miraba francamente mal cuando pasaba por delante del cuerpo de guardia.

Esas cosas no es que importaran demasiado, de hecho no nos importaban nada, el problema real es que al tío le gustaba muchísimo darle al jarro y cuando llegaba a su casa, a las tantas de la noche, harto de rakia, colocado como un piojo, cogía el kalashnikov y celebraba la cogorza disparando unas cuantas ráfagas al aire, lo que de manera automática ponía en pie de guerra a la guardia. La noche anterior había montado el numerito, lo sabía porque me había despertado con los disparos y me juré a mí mismo  que le iba a quitar al andoba las ganas de andar de jarana en las cercanías del cuerpo de guardia.

Así que aproveché la presencia de  Adriana que seguro me iba a traducir fielmente lo que le dijera aunque no le hiciera ninguna gracia lo de ir al domicilio de nuestro amigo y eso que no sabía lo que le iba a decir, pero cedió tras que se lo pidiera un par de veces y tras coger mi cetme - el atrezzo hay que cuidarlo - nos dirigimos a la casita. Al llegar le di un par de puñetazos a la puerta para que el amante de los disparos supiera de antemano que la visita no era amistosa, mientras la intérprete me miraba moviendo la cabeza para expresar su disgusto. Salió mi amigo, Adriana se apresuró a saludarlo y me miró interrogante.

Le dije ― Adriana dile a ese tipo que como se le ocurra volver a disparar y tenga la mala suerte de que esté de guardia le dispararemos sin previo aviso. No le vamos a dar el alto, ni mandangas de esas, le dispararemos en el acto.

Adriana le trasladó el mensaje, el tipo me miró, le sostuve la mirada y sin abrir la boca dio media vuelta y se metió en su casa. Fue mano de santo, en dos o tres meses no volvió a disparar jamás a la puerta de su casa. Después no tuve oportunidad de comprobar la eficacia de la amenaza sobre la reflexión, porque al pobre diablo se lo llevaron puesto en las cercanías de Mostar y se acabaron para él los disparos para siempre jamás.

Volví a mi guardia, comprobé que los chavales se habían ido, Guerra me indicó que el “herido” había salido por su pie y que cuando se fue hablaba animadamente con sus amigos. Tranquilizado al respecto me dediqué a las tareas propias de la guardia. Ésta fue pasando lenta y monótonamente, los relevos, las novedades, las llamadas de Mando, el control de los civiles que pasaban al botiquín, nada que pueda contarles que tenga el menor interés hasta las seis o siete de la tarde, hora en que  el Mando decidió a autorizar – lo hacía cuando buenamente podía - visto que los informes anunciaban calma en la zona, a que la gente libre de servicio se la transportara a Metkovic, en Croacia, para que se dieran una vuelta, compraran lo que les hiciera falta, se cortaran el pelo, telefonearan, se pusieran hasta arriba de alcohol o simplemente cenaran.

Así me lo comunicaron  y tres camiones aparcaron en la pista al costado del cuerpo de guardia, se fueron llenando con rapidez. Los legionarios que se iban a dar el garbeo a Metkovic y los de la guardia vacilaban y se lanzaban pullas y denuestos, pero con ánimo jocoso, ni en eso iba a haber la menor variación. Llegada la hora  y después de comprobar que la escolta estaba lista, agrupé a los legías en dos camiones, autoricé la salida y mandé al tercer camión, cuyo conductor me miraba desolado, a su aparcamiento.

A las tres horas estaban de vuelta, se notaba el efecto eufórico de las copas que habían ingerido porque el jaleo que producían era bastante más sonoro que a la hora de salida. Bajaron de los camiones y se dirigieron en grupos hacía sus compañías, dónde pasarían el control nocturno. Llamé a Mando y comuniqué que había recibido el “sin novedad” de la escolta y los conductores de los camiones.

Me ocupé de comprobar que la guardia hubiera cenado, incluidos los que estaban de puesto y salí al exterior del barracón huyendo del ruido que surgía de la cantina, miré el reloj, faltaban unos minutos para que tuviera que ordenar el cierre. Un trabajo feo, porque la gente se empeñaba en alargar el tiempo de permanencia como si  el mundo fuera a acabarse  esa noche y a veces costaba que salieran.

Comprobé la hora en mi reloj y a desgana fui a cerrar la cantina, fue de los días fáciles, menos dos de los que habían salido a Metkovic y que tenían sus facultades mentales algo perjudicadas, los demás salieron rápidamente. Fui controlando a los dos legionarios a los que les costaba volver al modo “chavalote se acabó la fiesta”, hasta la puerta y allí el aire fresco de la noche los espabiló y comenzaron la subida de la cuesta hacia sus unidades.

Mientras miraba como subían trabajosamente por la pista, encendí un cigarrillo y de golpe a unos metros de mí vi a tres legionarios de mi sección que a la carrera se incorporaban a la cuesta pero viniendo de la ladera que bajaba hasta la carretera, esos habían subido directamente desde la carretera. Tomé nota en mi agenda mental, para averiguar cuando saliera de guardia, qué pasaba con aquellos tres.

Terminé el cigarrillo y me senté en el banco de la puerta a charlar con la gente, a los pocos minutos un legionario que teníamos en la esquina para que nos avisara si bajaba algún  mando, me advirtió que se acercaba el capitán Romero, me acerqué hasta la esquina y efectivamente vi a Romero, pero acompañado por un HVO y uno de los intérpretes.

No me pregunten el motivo, pero en cuanto les eché el ojo encima, supe que pintaban bastos...”

Pero eso se lo contaré el domingo si les parece bien. No se lo pierdan porque es muy interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada