jueves, 20 de octubre de 2016

En España la izquierda ha perdido la brújula

En la foto  los "cienes" y "cienes" de manifestantes podemitas ante el CIE
Cuesta trabajo aceptar el papelón protagonizado a diario por los dirigentes de la izquierda española, me refiero a los del PSOE, Podemos, IU y demás grupúsculos que se amparan en la denominación de origen de izquierda, izquierda progresista o lo que ya es el culmen del desvarío, la izquierda que se denomina nacionalista, lo que sin duda es un oxímoron conceptual, porque desde el punto de vista ideológico, un izquierdista, al menos cuando éstos eran gente que sabía lo que pensaban y defendían, no podía ser nacionalista bajo ningún concepto.

Pero la zurda, como aquel banderillero de Belmonte, apellidado Miranda que llegó a gobernador civil de Huelva, un día que presidía un festival benéfico al que asistía el Pasmo de Triana, hubo quién le preguntó si era cierto que el gobernador civil había sido banderillero en su cuadrilla, cuestión que confirmó Belmonte y el amigo le preguntó cómo había hecho Miranda para desde banderillero llegar gobernador y Juan Belmonte, serio, cachazudo y con toda la retranca del mundo le contestó “Pues cómo va a ser, degenerando”. Como les decía la zurda, degenerando, degenerando lleva un camino que no se puede ni debe tolerar, porque como les dejemos acabarán  primero con el sistema que nos dimos todos los españoles y ya después con España.

Llevamos semanas hablando del PSOE, que ciertamente lleva lo suyo, pero será que los podemitas le han cogido el gusto a esto de salir en los papeles y en la tele, que desde hace unos días no pierden ocasión para que los retraten, bien retratados. 

Resulta inconcebible que a cuenta de un incidente, motín o revuelta que cada uno lo llama como le sale del alma, con poca precisión por cierto, digo que a cuenta de que 31 argelinos decidieran montar la mundial en el CIE de Aluche, ante la proximidad de su expulsión, se subieran al tejado y anduvieran allí a lo suyo; los concejales podemitas de Carmena se presentaran ipso facto en el Centro, con la intención de “colaborar” decían los de Ahora Madrid  y según los responsables policiales a meter cizaña entre los maderos y los argelinos.

Lo normal es que cuando se producen desórdenes en dependencias del gobierno, sea la Policía Nacional la que actúe, pero a los podemitas no les parece oportuna esa actuación y de hecho manifiestan su indignación porque “Los concejales y otros miembros de Ahora Madrid han acudido al CIE de Aluche para apoyar a los internos en el intento de reivindicar unos derechos básicos, para expresar nuestro rechazo a esta institución fracasada y para que hubiese testigos oficiales e institucionales”. Vamos que para esta gentuza, la Policía Nacional no es oficial ni institucional.

Pero las fuerzas policiales represoras se opusieron a que unos concejales y “otros miembros” se personaran en el interior del CIE para apoyar a los revoltosos. Que independientemente de la jurisdicción indiscutible de los “nacionales”, me parece una medida más que prudente prudente, porque conociendo de las costumbres “reivindicativas” de esta gentuza, se me abren las carnes sólo de pensar la que se podría haber organizado si a la concejala Rita Maestre, le da por pasarse por Aluche y para dejar clara su indignación, hubiese llevado a cabo otra exhibición pectoral como la que realizó en la capilla de la Complutense. Si eso llega a ocurrir estaríamos lamentando desgracias personales, estoy convencido que ante la visión de la Maestre, a los argelinos no los hubieran detenido ni los GEOS.

Para rematar la fiesta, la alcaldesa se descuelga acusando de opaca la actuación que permitió restablecer el orden, porque los concejales y su alcaldesa entienden que lo suyo hubiera sido que los dejaran entrar, que me imagino la asamblea democrática y circular que habrían montado con los compañeros argelinos. 

Ahora bien, llámenme mal pensado, pero resulta llamativo que unos concejales a los que habitualmente les cuesta mucho trabajo discernir cuál es exactamente su mano izquierda - de la derecha ni hablamos - y que son incapaces de responder ante los problemas que son de su incumbencia, reaccionen con tal rapidez y coordinación, a no ser que supongamos que sabían la que se iba a liar y en lugar de advertir a los responsables del CIE como era su obligación, decidieran sacar ventaja política de un asunto tan delicado que a ellos les debía parecer una juerga, porque invitaban por Twitter a los ciudadanos a presentarse ante el lugar de la revuelta.

Pero la izquierda siempre puede mejorar una tontería y para eso está D. Pablo Iglesias que en una entrevista afirmó “Gracias a motines como estos, en las sociedades avanzadas tenemos democracia y derechos civiles” y se quedó tan tranquilo el angelito. Bueno muy tranquilo no, porque el hombre estaba molesto pues los argelinos, que por lo visto son unos informales de miedo, se rajaron antes de tiempo y no pudo acercarse hasta Aluche a que lo fotografiaran, aunque Podemos asegura solemne, que a pesar de la ausencia de su líder, "van a continuar supervisando el proceso para asegurar que el final de la protesta se realice de manera pacífica y se garanticen los Derechos Humanos", con lo que demuestran que son unos oportunistas de manual y unos indocumentados porque los argelinos ya están en su tierra.

Así que ya saben ustedes: Los argelinos que estaban a lo suyo, es decir montando follón porque no querían ser expulsados, son los que garantizan nuestra democracia y derechos civiles; la Policía Nacional como poco, sospechosa de no respetar los derechos humanos y Carmena y sus concejales que no son capaces de solucionar los problemas que les atañen, meando fuera del tiesto y aprovechando la oportunidad para salir en los medios.

Y estamos degenerando porque hay ciudadanos que en lugar de molestarse o reírse ante la ridícula actuación de los de Ahora Madrid y las chorraditas del de la coleta, se los toman en serio y encima los apoyan.

Lo que les decía, degenerando… y sin brújula. Será eso o es que tienen que cambiar de proveedor.


1 comentario:

  1. Bueno, yo diría que la izquierda más que perder la brújula vuelve a sus raíces. Lo anómalo, quizá, es que participase civilizadamente en el juego democrático.
    La campeona del "diálogo" podría haber penetrado en el CIE y exhibir su capacidad persuasora...

    ResponderEliminar