martes, 11 de octubre de 2016

En el PSOE por ahora sonrisas… más tarde lágrimas


La situación del PSOE se agrava poco a poco, indefectiblemente nos acercamos al día en que habrá que convocar elecciones si es que los socialistas no encuentran una solución al bloqueo que crearon. Pero es que además de que el plazo se va acortando, no pasa día en el que los medios no nos sorprendan con alguna desgracia institucional del PSOE, que de verdad parece le haya mirado un tuerto.

Mucha gente que no son socialistas pusieron sus esperanzas en Javier Fernández, el asturiano que dirige la Comisión Gestora que tiene que reconducir la difícil situación del PSOE; pero una cosa es la esperanza, que ya se sabe que es lo último que se pierde y otra bien distinta la realidad. 

No voy a criticar a Fernández que con la que le ha caído creo que tiene de sobra, pero me da la impresión que poco a poco se acerca al momento en el que se va a tener que afiliar al mismo sindicato que Albert Rivera: "El sindicato de las frases bonitas". Me da la impresión que la impotencia, la incapacidad para hacer algo plausible y eficaz en su partido, hace que se esfuerce en sus declaraciones, con lo que los sufridos ciudadanos españoles algo hemos ganado, sobre todo si las comparamos con las de Pedro Sánchez, que en lugar de hablar, parecía que daba coces.

Dice Javier Fernández que "La política no es poesía, no es sentimiento, es razón", la verdad es que la definición le quedó muy bonita y si se dice con cara de pesadumbre queda uno en televisión estupendamente, pero yo prefiero una menos bonita, mucho más antigua y que se ha utilizado con profusión, lo decía Aristóteles “La política es el arte de lo posible”. Pide Fernández y él lo sabe, un imposible a los socialistas cuando les anima a que apliquen la razón, como si no  llevara el PSOE ni se sabe el tiempo, utilizando la  demagogia y el sectarismo como mecanismos fundamentales de su discurso.

Dice el pobre Fernández que retrasará aún más la fecha del Comité Federal, que es el órgano que tiene que decidir qué es lo que va a hacer el PSOE en relación a la investidura de Rajoy; si atrasa la fecha es porque no lo tiene nada claro. En el PSOE corren vientos sediciosos –todo se pega menos la hermosura- mientras el PSC advierte que si el PSOE decide abstenerse en la investidura, sus diputados romperán la disciplina de voto porque no están dispuestos a ser "los títeres de Rajoy" y afirman que están decididos a romper con el PSOE, al que se unieron en aquellos lejanísimos tiempos de la Transición y el consenso.

Los de la Gestora no se atreven a tirar por la calle de en medio, dicen que por temor a que el partido se divida, lo que no deja de ser una afirmación absolutamente ilógica. Si en el PSOE hay diputados decididos a votar en el Congreso contra lo que disponga el Comité Federal y organizaciones territoriales dispuestas a escindirse, el  partido socialista no es que esté roto, es que está hecho trizas y por tanto la Gestora debiera encomendarse al viejo dicho que reza “Más vale una vez colorado que ciento amarillo” y tras el preceptivo análisis de situación, adoptar las medidas conducentes a restablecer en primer lugar la disciplina y después la calma y la reflexión.

No se atreven, dicen, los que dicen que saben de estas cosas, que mensajeros de la Gestora se han acercado al País Vasco por ver si el PNV les echaba una mano, de ahí aquellas declaraciones pidiendo al PP que buscara el apoyo de “otros partidos”, pero me da la impresión que no van a tener demasiado éxito. Parece que hoy por hoy lo más importante era decidir – cuestión que deberá afrontar el Comité Federal, porque la Gestora no se atreve - quién será el diputado socialista que defienda la abstención técnica, si se produjera.

La filtración creo que persigue la finalidad de dar que hablar, porque lo lógico es que el encargado de defender la abstención o cualquier otro asunto,  debe ser el portavoz del grupo parlamentario socialista, que por las cosas del querer, sigue siendo Antonio Hernando el diputado más “sanchista” del hemiciclo, que ha sido confirmado en su cargo por la Gestora.

Fernández y sus chicos no han tenido la misma finura con Iratxe García y  Óscar López que han sido cesados en sus respectivas portavocías en el Senado y en el Parlamento Europeo. ¿Qué cómo el que defendió el “No, es no” va a defender la “abstención técnica”? Con tranquilidad, lo de defender una cosa y en tres días la contraria, es algo tan normal en los socialistas, que no va a haber problema por eso. De hecho seguramente ni se lo habrán planteado como un inconveniente.

Le piden al PNV que los salve de la quema, retrasan el Comité Federal porque no tienen claro que pueda suceder, el PSC advierte que como se abstengan se van y ellos entretenidos en definir qué es la política, nombrar portavoces y aclarar quién defenderá la abstención. Ya sé que hay gente que dice que es que no trago al PSOE - lo que  por otra parte es muy cierto - pero incluso para los votantes socialistas  la situación habría que calificarla de confusa y vamos a dejarlo ahí, que hoy me he levantado caritativo.

¿Y el PP?, pues los populares respetuosos con el particular calvario socialista, pero filtrando que van a formar un gobierno continuista, sin grandes cambios con respecto al que se encuentra en funciones y dicen que en enero ya verán de proceder a unos cuantos cambios.

Por ahora la Gestora sonríe, vi la foto de la reunión y se me vino a la cabeza el título de aquella película de Robert Wise “Sonrisas y lágrimas”, ayer sonreían pero si no espabilan de una vez por todas, seguramente más pronto que tarde, llegarán las lágrimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario