lunes, 3 de octubre de 2016

Pedro Sánchez…genio y figura hasta la sepultura

El pasado 27 de septiembre publiqué el que ha sido hasta hoy mi último comentario en “Al sol de Fuerteventura”. Tomé la decisión de dejar pasar unos días, harto de hablar del PSOE, de Pedro Sánchez, del Comité Federal que se iba a celebrar el día uno del presente mes, de los críticos, de los afines, de los mediopensionistas y de la madre que los parió. Hastiado de todos esos temas, harto ya de  tanta tontería, como cantaban los de “Amistades peligrosas”, decidí dar a mis sufridos lectores unos días de vacaciones que en mi opinión se habían ganado a pulso.

El sábado pasado, el Comité Federal del PSOE, en contra de lo que yo había supuesto, decidió plantarle cara a Pedro Sánchez y a su corte de orates y tras 11 horas de un ridículo difícil de superar; tras 11 horas en los que los miembros de “… el máximo órgano del Partido entre Congreso y Congreso” demostraron una falta de categoría política, ética y personal, que pese a la paupérrima opinión que siempre me han merecido, superó de lejos mis expectativas. Si esa caterva, si esa manada de seres vociferantes, son los que dirigen colegiadamente al PSOE, que me perdonen los socialistas, pero así tiene que ser el partido.

Que hubiera dos convocatorias ya advertía que esa capacidad para el diálogo de la que siempre presumen los socialistas, sólo existe en su imaginación. Lo que sucedió en Ferraz  tiene muchos responsables, pero en cabeza se encuentra Pedro Sánchez, al que muchos conocen por su facilidad para repetir de manera incansable que “No, es no”, pero que sin embargo se ha negado contumaz a aceptar que ha sido a él al que le han dicho los votantes “No, es no” en dos elecciones generales consecutivas, en las que cosechó dos correctivos “históricos”; tras los que hubiera tenido que tener bien presente aquello que sostenía tan aguerridamente en mayo de 2015. 

Decía entonces Sánchez: “En el Reino Unido quien pierde elecciones dimite y en Andalucía quien pierde elecciones se queda para bloquear la creación de un Gobierno socialista con Susana Díaz al frente”, por tanto y aplicándose su propia medicina debiera haber dimitido in continenti tras el 20D o en su defecto, por vergüenza torera, el 26J.

Le dijeron dos veces no, los votantes y le dijo no, su propia Comisión Ejecutiva, que le dejó listo de papeles cuando le dimitieron los críticos y la Comisión decayó al no tener el quorum suficiente para poderse reunir, lo que obligaba a dimitir al secretario general y se negó. Le dijo que no el Comité de Garantías, cuando tres de sus cinco miembros explicaron reiteradamente que confirmaban el cese del secretario general que se había quedado sin ejecutiva y que sólo esperaban a ser convocados para proceder.

Y a sabiendas que los números del Comité Federal del PSOE le eran desfavorables, tenía que saber que si se producía una votación iba a perder por unos 25 votos, en lugar de negociar una solución discreta prefirió montar el esperpento de Ferraz, organizado por un “Secretario de Organización en funciones” con la policía protegiendo la sede socialista de sus propios militantes y reventar la imagen de su partido antes de reconocer su derrota.

Y cuando tras once horas de un disparate imposible, tras intentar una votación con una urna que nadie controlaba y que tuvieron que retirar porque a los oficialistas se los iban a comer vivos los asistentes al aquelarre socialista, el Comité Federal del PSOE lo liquidó votando en contra de la hoja de ruta que había establecido para, a través del procedimiento del “congreso exprés, asegurarse otra vez su puesto de Secretario General, ante lo que tuvo que dimitir y para despedirse utilizó un argumento falaz que lo consagraba como mártir de la pureza ideológica socialista, acusando a quiénes habían votado contra un congreso exprés, de echarlo para que no pudiera intentar un gobierno del cambio y de poner al PSOE a disposición de Rajoy.

Lo que quiso decir es que ahora lo echaban pero que volvería, cuestión que tenía programada hace ya unos días, cuando estableció una dicotomía absolutamente falaz en unas manifestaciones en las que advertía que quién no estuviera con él, es que estaba con Rajoy, afirmación con la que buscaba conseguir el apoyo de la militancia. Así que ya saben, me voy pero volveré, que esto no es como empieza sino como acaba.

Volverá a presentarse a las primarias y como se descuiden los socialistas las volverá a ganar, para eso se ha encargado de dividir al partido y de enfrentar a la militancia con la estructura orgánica del partido. Una cuestión peligrosa, porque el PSOE está roto  y estas cosas, como sucede con las armas de fuego, las carga el diablo… pero se le disparan siempre a los gilipollas, que es la segunda parte de la frase que nunca se dice y creo que merece la pena hacer constar.

Ahora volveremos a que si el Comité Federal del PSOE decide continuar con el bloqueo a Rajoy o prefiere ir a nuevas elecciones. Me inclino por la idea de que, a última hora, cuando no haya tiempo material para negociar, el PSOE decidirá abstenerse para que Rajoy sea investido, a sabiendas que de esa Investidura nacería un gobierno inviable, incapaz de imponer sus tesis en el Parlamento y no me vengan con la milonga de la incompetencia para dialogar de los peperos porque ahí está el “No, es no” socialista para demostrar la verdad, a quien quiera verla.

Cerraba mi comentario el pasado 27 de septiembre diciendo: “Por mucho que nos disguste,  estamos en las manos de los socialistas; ahora sólo nos queda saber si ganarán los malos o los peores”. Pues seguimos en las mismas, sólo pueden desbloquear la gobernabilidad de España los socialistas; quede claro que no hablo de investidura sino de capacidad para gobernar, así que hay que echarse a temblar.

Ayer parece que ganaron los malos frente a los peores, pero ésta es una situación que como cualquier circunstancia susceptible de empeorar, lo hará indefectiblemente. No esperen juego limpio de los “críticos”, el procedimiento socialista siempre ha sido el mismo y ese estilo no va a cambiar.

Así que ya saben, paciencia y barajar…No nos queda otra.

1 comentario:

  1. Pues la hartura de Pedro la comparto, pero echaba de menos este espacio. Se pueden encontrar otros temas a comentar pero me parece que este equipo de Ferraz no nos dejarán fácilmente descansar de ellos.

    ResponderEliminar