martes, 8 de noviembre de 2016

Al final... las cifras cantan


Llevo mucho tiempo discutiendo una afirmación que casi todo el mundo acepta como si de verdad revelada se tratara; mucha gente dice que todas las opiniones son respetables, lo que es rotundamente falso. Lo que siempre hay que respetar es el derecho a opinar, luego cuando se ejerce ese derecho, se emiten opiniones respetables y otras que no lo son. 

Ahora bien hablando de opiniones sí hay que aceptar que todas son discutibles, pero lo que resulta indiscutible son los datos; por mucho que moleste los datos son indiscutibles; no me acuerdo quien era el que decía que sólo un imbécil puede discutir los datos.

Por eso  modestamente titulo que al final las cifras cantan y viene eso a cuento de los resultados que ofrece la última encuesta del CIS, que da la razón a la Gestora del PSOE cuando explicaba a su gente que debían abstenerse en la investidura de Rajoy por evitar la catástrofe que les ocasionaría a los socialistas ir a unas terceras elecciones. 

Les da la razón en lo que decían entonces y se la quita ahora cuando, falaces, nos explican que el PSOE se abstuvo en la investidura de Rajoy por sentido de Estado, tal y como afirman de manera sospechosamente unívoca todos los intervinientes socialistas en las tertulias televisivas, se percibe claramente el influjo del argumentario socialista parido en Ferraz.

Nos dice el CIS que el PSOE tras mostrar su fractura, de ir hoy a unas elecciones, obtendría el 17% de los votos emitidos, frente al 23,1% que obtenía en la última encuesta del mes julio. El Partido Popular sigue subiendo y alcanza el 34,5%, dos puntos más de los que obtenía en la anterior encuesta. Los de UP (Podemos, Compromís y todas sus confluencias) alcanzan el 21,8% en la encuesta de intención de voto y suben 2,2 puntos y  Ciudadanos sube, aunque en menor medida: pasa del 12% de julio al 12,8%. Estos son los resultados que ofrece la encuesta de intención de voto del CIS para el mes de octubre.

El desastre socialista es de tal magnitud que el PSOE no sólo sufriría el sorpasso de UP, que se instalaría como segunda fuerza política en el Congreso, sino que si continua en caída libre, a lo peor tendría que pelear en unas elecciones generales con los naranjitos por ser la tercera fuerza  política.

El PSOE está roto de tal manera que ya lo de “coser al partido” no es más que suerte de perífrasis que nada tiene que ver con la realidad de lo que sucede en Ferraz. Si no quieren ir de cabeza a la irrelevancia política y social, los socialistas deberán reinventarse, no pueden seguir instalados en este perpetuo sí pero no - una modalidad suavizada del "No, es no" - que ejercen; porque al final Mariano Rajoy puede entender que no van a colaborar en la gobernabilidad tal y como anuncian y decida romper la baraja y llevarlos a esas elecciones diferidas al mes de junio, para que se enteren de una vez por todas de lo que vale un peine y ahí será el llorar y crujir de dientes.

Ferraz debe hacer frente a sus problemas y de la necesidad hacer virtud, para ello deben abandonar todas esas zarandajas de que no van a aprobar los presupuestos y no van a colaborar en la gobernabilidad de España, no porque entiendan que es su obligación, sino porque de no hacerlo caminan hacia la debacle.

Mientras el PSOE sigue sumido en un maremágnum que le impide siquiera ejercer una oposición responsable, el gobierno del Partido Popular ha comenzado a mover los hilos en Bruselas con la intención de conseguir que se rebaje la factura de 5.500 millones que quiere pasarnos la UE.  Parece que en este sentido Mariano Rajoy entiende que cuenta con los argumentos y apoyos necesarios para conseguir paliar de alguna manera el ajuste fiscal que pide Bruselas, aun en el supuesto de que sea imposible sacar adelante los nuevos Presupuestos para 2017.

Así que los populares a lo suyo, que casualmente es lo nuestro, lo que interesa a todos los españoles que somos los paganos y los del PSOE dedicados a lo suyo, que no podrán solucionar hasta que los de la gestora no decidan ir a por todas. 

Vergüenza ajena da la noticia de que un grupo de militantes ha interpuesto una demanda penal contra Hernando, Susana Díaz, Javier Fernández y algún otro que se me escapa, por coacciones a los diputados del PSOE en la votación de la Investidura y usurpación de funciones, demanda que ya ha tenido consecuencias porque el juzgado correspondiente ha abierto diligencias previas.

La rebelión interna crece y los sanchistas - mientras Pedro Sánchez se va a EE.UU a echarle un cable a la Clinton - se organizan y exigen que se convoque el congreso cuanto antes, la Gestora guarda silencio e intenta solucionar con mercromina, lo que necesita cirugía urgente. Si no son capaces de gobernar su propio partido, no entiendo cómo se dedican a dar lecciones.

Creo que si Javier Fernández es capaz de aguantar, el PSOE no va a tener más remedio que aceptar “colaborar” con el gobierno, porque no parece que puedan permitirse el lujo de bloquear al Ejecutivo o permitir que los Presupuestos no sean aprobados y tras hacer la gracia esperar a junio, que está políticamente hablando a la vuelta de la esquina, para ir a las urnas a obtener un resultado peor que el del 26J. 

Claro que para hacer eso necesitan llevar a cabo dos trabajos ineludibles, por un lado “pacificar” al grupo socialista en el Congreso, para evitar el triste espectáculo que protagonizaron en la votación de la investidura y por el otro llevar a cabo una labor pedagógica entre su militancia, que les permita organizar un Congreso en condiciones y para eso necesitan tiempo.

En cuanto oí ya hace unos meses que el PSOE estaría siempre en la solución, supe que la afirmación era más falsa que un billete de tres euros, ahora, les guste o no, van a tener que hacerla realidad, va a ser eso o su destrucción. 

No lo digo yo, lo dicen las cifras... los datos.

1 comentario:

  1. En efecto, hay opiniones que son inaceptables y que no deberían quedar amparadas por la libertad de expresión cuando sean nocivas para terceros.
    Pora otro lado ¿alguien cree que Hillary sabe quién es Pdr Schz?
    Creo que no.

    ResponderEliminar